CRI­MEN Y CAS­TI­GO

«Con­tra la idea ge­ne­ra­li­za­da del “ni­ño echa­do a per­der por sus amis­ta­des”, el ni­ño-de­lin­cuen­te bus­ca la com­pa­ñía de otros, ge­ne­ral­men­te ma­yo­res, que pue­dan adies­trar­le en la vio­la­ción de las nor­mas es­ta­ble­ci­das. Cuan­do al­can­za su ma­yo­ría de edad, ha llega

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - LA TERCERA - POR JO­SÉ MA­RÍA CA­RRAS­CAL JO­SÉ MA­RÍA CA­RRAS­CAL ES PE­RIO­DIS­TA

LA pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, un oxí­mo­ron, pues si es per­ma­nen­te no pue­de ser re­vi­sa­ble y si es re­vi­sa­ble no es per­ma­nen­te, es­tá a la or­den del día, con de­ba­te par­la­men­ta­rio so­bre si se eli­mi­na o am­plía. Su­ce­dá­neo de lo que era la ca­de­na per­pe­tua, unos creen que vio­la la Cons­ti­tu­ción, que in­clu­ye la «re­in­ser­ción» de los reos co­mo uno de los ob­je­ti­vos de las pe­nas. Mien­tras otros pien­san que sus me­tas prin­ci­pa­les son el pa­go de la deu­da que el de­lin­cuen­te ha con­traí­do con la so­cie­dad y evi­tar que vuel­va a cau­sar da­ño, man­te­nién­do­le apar­ta­do. Con lo que lle­ga­mos al nú­cleo de la cues­tión; ¿qué ocu­rre con los de­li­tos que des­bor­dan en ve­sa­nia to­dos los ni­ve­les y con aque­llos de­lin­cuen­tes que no quie­ren, o pue­den, ser re­in­ser­ta­dos?

El me­jor es­tu­dio has­ta la fe­cha so­bre el te­ma lo reali­zó el Dr. Sa­muel Yo­chel­son, tras pa­sar­se quin­ce años y ocho mil ho­ras en­tre­vis­tan­do no só­lo a pre­sos, sino tam­bién a fa­mi­lia­res, maes­tros, no­vias, ami­gos, pa­tro­nos y so­cios en la na­da fá­cil ta­rea de en­con­trar la cau­sa de su com­por­ta­mien­to. El re­sul­ta­do son los tres vo­lú­me­nes de

The cri­mi­nal per­so­na­lity, y no pue­de ser más ló­bre­go; el de­lin­cuen­te na­ce, no se ha­ce. De ahí que no se reha­bi­li­te más que en ca­sos ra­rí­si­mos. La po­bre­za no pro­du­ce la de­lin­cuen­cia. Mu­chos de los ana­li­za­dos ve­nían de fa­mi­lias en bue­na po­si­ción. Prác­ti­ca­men­te to­dos te­nían her­ma­nos nor­ma­les. Ellos, sin em­bar­go, eran «di­fe­ren­tes, con una ten­den­cia a men­tir y hurtar pe­que­ñas co­sas a par­tir de los cin­co años». Otra de las fal­sas ideas es que el de­lin­cuen­te se es­pe­cia­li­za, uno es la­drón, otro, ase­sino, es­ta­fa­dor, etc., Yo­chel­son con­clu­ye que se tra­ta más de una «pro­fe­sio­na­li­za­ción» por ra­zo­nes de co­mo­di­dad o fa­ci­li­dad, pe­ro que pa­san fá­cil­men­te de un de­li­to a otro. «El ni­ño­de­lin­cuen­te, lee­mos, tien­de a ser des­pier­to, há­bil, in­quie­to, bien pa­re­ci­do, pe­ga­do a su ma­dre, an­sio­so de lo nue­vo, pe­ro in­cli­na­do a per­der pron­to el in­te­rés por ello. Pre­coz en ma­te­ria se­xual y mie­do­so an­te la os­cu­ri­dad, los true­nos, los re­lám­pa­gos, la os­cu­ri­dad y la muer­te. Ha­cia los nue­ve años, es­te ni­ño, por cau­sas aún des­co­no­ci­das, pier­de sus mie­dos al mis­mo tiem­po que sus emo­cio­nes in­hi­bi­to­rias, jun­to al sen­ti­mien­to de cul­pa o com­pa­sión res­pec­to a los de­más. Es­te cor­to­cir­cui­to emo­cio­nal do­mi­na­rá ya to­da su vi­da, per­mi­tién­do­le con­se­guir por el ca­mino más rápido lo que desea sin el me­nor re­mor­di­mien­to. Pa­ra­le­la­men­te, pier­de el in­te­rés por la es­cue­la, la fa­mi­lia y los jue­gos de equi­po, ex­cep­to cuan­do pue­de di­ri­gir­los, e in­clu­so en­ton­ces los de­ja pron­to, pa­ra con­ver­tir­se en un so­li­ta­rio se­cre­tis­ta, que elu­de res­pon­sa­bi­li­da­des. Con­tra la idea ge­ne­ra­li­za­da del «ni­ño echa­do a per­der por sus amis­ta­des», el ni­ño-de­lin­cuen­te bus­ca la com­pa­ñía de otros, ge­ne­ral­men­te ma­yo­res, que pue­dan adies­trar­le en la vio­la­ción de las nor­mas es­ta­ble­ci­das.

Cuan­do al­can­za su ma­yo­ría de edad, ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que el mun­do exis­te pa­ra ser­vir­le. No re­co­no­ce otras emo­cio­nes y de­re­chos que los su­yos. Su ego es co­lo­sal. Se con­si­de­ra su­pe­rior a to­dos y cree que pue­de ser lo que quie­ra, un gran ar­tis­ta, un fa­mo­so es­cri­tor, un re­co­no­ci­do mú­si­co, con tal de pro­po­nér­se­lo. Só­lo que no ve la ne­ce­si­dad de de­mos­trar­lo.

Jun­to a to­do ello, es un su­per­op­ti­mis­ta y no só­lo en­cuen­tra justificación pa­ra to­dos sus ac­tos, sino tam­bién cree que nun­ca se­rá atra­pa­do. Si lo es, fue ma­la suer­te o cul­pa de otros. Aun­que de­ba­jo de ese op­ti­mis­mo y au­to­con­fian­za per­sis­ten los mie­dos in­fan­ti­les, que tra­ta de en­mas­ca­rar con un es­ti­lo de vi­da ex­tra­va­gan­te, co­ches de­por­ti­vos, mu­je­res es­pec­ta­cu­la­res, men­ti­ras so­bre sí mis­mo. Pre­sen­tar­se co­mo mé­di­co, pi­lo­to, abo­ga­do, sa­cer­do­te in­clu­so, es fre­cuen­te. En la prác­ti­ca, es­tá in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra la vi­da nor­mal, dia­ria, a la que des­de­ña. Su re­la­ción con los de­más se fun­da en la ex­plo­ta­ción de ellos. Con­fía só­lo en las per­so­nas que con­tro­la, y ni si­quie­ra del to­do. No to­le­ra crí­ti­cas, y en los mo­men­tos de de­pre­sión tien­de a la vio­len­cia, a ve­ces sin sen­ti­do.

El es­tu­dio advierte que el úl­ti­mo mo­tor de sus ro­bos no es el di­ne­ro, ni el de sus vio­la­cio­nes, el se­xo. En am­bos ca­sos, in­ten­ta mos­trar su su­pe­rio­ri­dad so­bre la víc­ti­ma y so­bre la so­cie­dad, de la que sa­be no for­ma par­te, sin te­ner cla­ro si la cul­pa es su­ya o de ella. Mu­chos de­li­tos inex­pli­ca­bles se ex­pli­can así.

En re­su­men, con­clu­ye el doc­tor Yo­chel­son, es­ta­mos an­te un men­ti­ro­so cró­ni­co, dis­pues­to a cual­quier co­sa con tal de ob­te­ner lo que desea, maes­tro en la au­to­jus­ti­fi­ca­ción, con­ven­ci­do de que su ac­ti­vi­dad tie­ne que ser ad­mi­ti­da, y ada­man­tino en cuan­to a un cam­bio de vi­da.

De ser ver­dad só­lo una mí­ni­ma par­te de lo que el es­tu­dio ase­gu­ra y de­mues­tra con ci­fras, el en­te­ro sis­te­ma de reha­bi­li­ta­ción pues­to en mar­cha en Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses oc­ci­den­ta­les du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das des­can­sa so­bre ba­ses fal­sas. «El de­lin­cuen­te pro­fe­sio­nal –es­cri­be el doc­tor Yo­chel­son– no pue­de ser reha­bi­li­ta­do. En el me­jor de los ca­sos, ha­bi­li­ta­do». Pa­ra ello, lo pri­me­ro es ha­cer­le res­pon­sa­ble de to­dos sus ac­tos, in­clui­dos los mí­ni­mos. El pro­gra­ma que em­pren­dió con su co­le­ga el Dr. Sa­mer­nof, ba­jo los aus­pi­cios de las au­to­ri­da­des neo­yor­qui­nas, co­men­za­ba con la con­fron­ta­ción del de­lin­cuen­te dis­pues­to a se­guir­lo con sus ver­da­de­ras al­ter­na­ti­vas: o cam­bia­ba de arri­ba aba­jo, no só­lo su ac­ti­tud ex­ter­na, sino tam­bién la es­truc­tu­ra in­ter­na de su «per­so­na­li­dad cri­mi­nal», o se­guía co­mo has­ta en­ton­ces. La úni­ca ter­ce­ra al­ter­na­ti­va era el sui­ci­dio, al no ha­ber tér­mi­nos me­dios.

El plan de ha­bi­li­ta­ción era ri­gu­ro­so. Co­men­za­ba por con­ven­cer al de­lin­cuen­te de que era «al­guien or­di­na­rio», del mon­tón. Y, por lo pron­to, te­nía que cum­plir es­cru­pu­lo­sa­men­te con las obli­ga­cio­nes de las per­so­nas or­di­na­rias –lle­gar en pun­to al tra­ba­jo, no usar dro­gas, no abu­sar del al­cohol, no te­ner se­xo ex­tra­ma­ri­tal, ser ama­ble con los de­más, etc.– vi­gi­lán­do­se de cer­ca ca­da pa­so que da­ba. Una brus­ca con­tes­ta­ción ya era con­si­de­ra­da mo­ti­vo de alar­ma. Al­guno lo ca­li­fi­có de «ca­rre­ra de san­ti­dad».

Sur­tió efec­to en unos trein­ta hom­bres, aun­que só­lo nue­ve de ellos pu­die­ron con­si­de­rar­se to­tal­men­te reha­bi­li­ta­dos. Yo­chel­son ad­mi­te que ese por­cen­ta­je se man­ten­drá cuan­do el pro­gra­ma se am­plíe. Muy po­cos se­rán ca­pa­ces de al­can­zar el gra­do de «dis­gus­to con­si­go mis­mo» que se ne­ce­si­ta pa­ra cam­biar ra­di­cal­men­te la per­so­na­li­dad y, con ella, de con­duc­ta. Al res­to, el in­ves­ti­ga­dor de la de­lin­cuen­cia só­lo pue­de ofre­cer­le «una vi­da de con­fi­na­mien­tos pe­rió­di­cos en las me­jo­res con­di­cio­nes hu­ma­na­men­te po­si­bles», que pue­den con­ver­tir­se en una pér­di­da to­tal de la li­ber­tad, «sin que la so­cie­dad de­ba sen­tir re­mor­di­mien­to». No es la po­bre­za o las in­jus­ti­cias so­cia­les, o des­equi­li­brios men­ta­les tra­ta­bles, lo que pro­du­ce el de­lin­cuen­te, que na­ce, no se ha­ce, y ni si­quie­ra la ame­na­za de la cár­cel le fre­na por­que, sen­ci­lla­men­te, no cree que se­rá atra­pa­do. Si se le en­car­ce­la, es pa­ra im­pe­dir que si­ga le­sio­nan­do el cuer­po so­cial y, tal vez, dar­le una opor­tu­ni­dad, de ocu­rrir el mi­la­gro. Pe­ro sin ha­cer­se ilu­sio­nes.

El día en que nues­tro Con­gre­so de­ba­te la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, me pa­re­ce una re­fle­xión opor­tu­na. Y fría.

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.