«La novela so­cial tie­ne me­nos pres­ti­gio por­que se en­fan­ga las ma­nos»

El se­vi­llano re­gre­sa a la pe­ri­fe­ria de las gran­des ciu­da­des con tres no­ve­las cor­tas de li­te­ra­tu­ra so­cial agru­pa­das ba­jo el tí­tu­lo «Ma­le­za»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - CULTURA - Da­niel Ruiz Es­cri­tor JE­SÚS MORILLO

A Da­niel Ruiz (Se­vi­lla, 1976) no le in­co­mo­da que le ha­blen de li­te­ra­tu­ra so­cial o rea­lis­ta pa­ra re­fe­rir­se a sus no­ve­las. Al­gu­nos de sus au­to­res fa­vo­ri­tos, co­mo Juan Mar­sé, Nelson Al­gren, John Dos Pas­sos o Rafael Chir­bes, se han mo­vi­do en ese te­rreno que «ha bus­ca­do el re­fle­jo de una realidad so­cial», más que la li­te­ra­tu­ra del «ma­la­ba­ris­mo» y de lo «me­ta­li­te­ra­rio». Las tres no­ve­las cor­tas que com­po­nen «Ma­le­za» (Tus­quets) son un buen ejem­plo de ello: re­la­tos en­cla­va­dos en la pe­ri­fe­ria, con per­so­na­jes que se sa­len del mol­de de la nor­ma­li­dad, don­de el as­cen­so so­cial se ha con­ver­ti­do en una qui­me­ra y los fi­na­les se es­cri­ben con la tin­ta ne­gra del pe­si­mis­mo. —Los re­la­tos es­tán pro­ta­go­ni­za­dos por per­so­na­jes que se sa­len de lo que se de­no­mi­na la nor­ma­li­dad. —Siem­pre me han in­tere­sa­do los per­so­na­jes que se sa­len del mol­de de la nor­ma­li­dad. Uno de los hi­los co­mu­nes,

apar­te del pai­sa­je de las tres his­to­rias, es que se tra­ta de per­so­na­jes que es­tán lle­va­dos al ex­tre­mo de sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Son his­to­rias que tie­nen que ver con cier­to des­arrai­go, cier­ta pre­ten­sión de mo­vi­li­dad ha­cia otro si­tio... —Una mo­vi­li­dad so­cial que es­tas his­to­rias di­bu­jan co­mo im­po­si­ble. —La mo­ra­le­ja ex­tra­po­la­ble se­ría que, aun­que pre­ten­da­mos el as­cen­so so­cial, es im­po­si­ble cuan­do uno es­tá de­ter­mi­na­do por las cir­cuns­tan­cias bio­ló­gi­cas de vi­vir en un si­tio de­ter­mi­na­do. —Y más cuan­do se re­la­cio­nan con lo que su­po­ne un ba­rrio pe­ri­fé­ri­co. —El asun­to de la pe­ri­fe­ria siem­pre me ha in­tere­sa­do co­mo te­ma li­te­ra­rio y so­cio­ló­gi­co. Es un es­pa­cio don­de la vi­da pal­pi­ta de ma­ne­ra más in­ten­sa que en los cen­tros. Y más aho­ra que vi­vi­mos un mo­men­to en el que los cen­tros his­tó­ri­cos se han con­ver­ti­do en es­pa­cios de car­tón pie­dra, en pai­sa­jes va­cíos con to­do el te­ma de la gen­tri­fi­ca­ción y el tu­ris­mo ma­si­vo… y al fi­nal uno se tie­ne

que ir al ex­tra­rra­dio pa­ra en­con­trar el pál­pi­to de la vi­da. Que­ría trans­mi­tir ese es­pa­cio de pe­ri­fe­ria por­que he cre­ci­do en ese am­bien­te, que ha te­ni­do un es­ca­so re­fle­jo en la li­te­ra­tu­ra. —Sal­vo en no­ve­las co­mo «Tiem­po de si­len­cio», «Úl­ti­mas tar­des con Te­re­sa» o «El Ja­ra­ma», la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la ape­nas ha en­tra­do en ese fi­lón. —No ha si­do ex­ce­si­va­men­te ex­plo­ta­do y, cuan­do lo ha si­do, se ha aso­cia­do a la novela so­cial de los cin­cuen­ta, que ha caí­do un po­co en des­gra­cia, según la crí­ti­ca, por esa ex­ce­si­va su­bli­ma­ción del con­te­ni­do so­bre el con­ti­nen­te, esa pre­ten­sión de de­nun­cia so­cial. Sin em­bar­go, lo pe­ri­fé­ri­co es una mi­na des­de el pun­to de vis­ta ex­pre­si­vo. Tie­ne una gran po­ten­cia­li­dad pa­ra con­tar his­to­rias

que se sa­len de la con­ven­ción, y aho­ra hay gran­des bol­sas de po­bla­ción cu­yo pai­sa­je ha­bi­tual es lo pe­ri­fé­ri­co. Hay una ten­den­cia a una ex­pul­sión por la ca­res­tía de la vi­vien­da, pe­ro tam­bién por­que lo cen­tral es­tá ocu­pa­do por las fuer­zas vi­vas. Hay un re­la­to de la pe­ri­fe­ria que no se es­tá con­tan­do. —¿La cri­sis ha he­cho que la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la se vuel­va so­bre lo so­cial, tras años en con­tex­tos muy es­ca­pis­tas? —Me mi­ro en el re­fle­jo de au­to­res co­mo Hu­bert Selby Jr, que ha­ce un rea­lis­mo so­cial con un pre­ten­sión lí­ri­ca muy po­ten­te, o Nelson Al­gren. Son au­to­res que hi­cie­ron su no­ve­lís­ti­ca en mo­men­tos de cri­sis y en los que hay una gran bús­que­da de la be­lle­za. Es el ca­so tam­bién de Cur­zio Ma­la­par­te o Cé­li­ne. Te­nía es­pe­ran­za de que la cri­sis alum­bra­ra no­ve­las con un com­po­nen­te más so­cial, pe­ro al fi­nal es­toy vien­do que se es­tá vol­vien­do a cier­ta li­te­ra­tu­ra re­crea­ti­va, a po­co que se me­jo­ran las con­di­cio­nes o se ol­vi­dan los ma­los mo­men­tos. —¿Lo so­cial se si­gue vien­do co­mo lo an­ti­li­te­ra­rio? —Y pa­re­ce men­ti­ra, cuan­do ha alum­bra­do no­ve­las co­mo «Úl­ti­mas tar­des con Te­re­sa», que es un ejem­plo cla­ri­vi­den­te de una novela que apues­ta por una exi­gen­cia for­mal im­pre­sio­nan­te, o más re­cien­te­men­te Rafael Chir­bes. Tris­te­men­te, creo que no sal­drá de ahí por­que tie­ne el es­tig­ma de lo so­cial, y al fi­nal im­po­ne. Cuan­do mi­ro ha­cia atrás en la li­te­ra­tu­ra, co­mo lec­tor y co­mo crí­ti­co la li­te­ra­tu­ra que más me ha in­tere­sa­do en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años es la que tie­ne que ver con lo so­cial; la que in­ten­ta no res­pon­der, por­que la li­te­ra­tu­ra no res­pon­de a na­da, pe­ro sí bus­car el re­fle­jo de una realidad so­cial. Pe­ro, a pe­sar de to­do eso, si­gue te­nien­do más pres­ti­gio la li­te­ra­tu­ra del ma­la­ba­ris­mo, de la pres­ti­di­gi­ta­ción, de lo me­ta­li­te­ra­rio, por­que pa­re­ce que no se en­fan­ga las ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.