EL GO­BIERNO PROHI­BI­RÁ EL USO PRI­VA­DO DEL MO­DE­LO DE LAN­CHA DE LOS NAR­COS

Las au­to­ri­da­des las po­drán in­ter­ve­nir in­clu­so si no lle­van es­tu­pe­fa­cien­tes

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - ABC 2 - MAR­CO NA­YA MA­DRID

El Go­bierno apro­bó ayer un an­te­pro­yec­to de ley pa­ra prohi­bir el uso pri­va­do sin au­to­ri­za­ción pre­via de las em­bar­ca­cio­nes neu­má­ti­cas y se­mi­rrí­gi­das de al­ta ve­lo­ci­dad, tam­bién co­no­ci­das po­pu­lar­men­te co­mo «nar­co­lan­chas». El ob­je­ti­vo del Eje­cu­ti­vo es in­cor­po­rar una nue­va he­rra­mien­ta ju­rí­di­ca pa­ra lu­char con­tra el nar­co­trá­fi­co y las ma­fias del con­tra­ban­do de­fi­nien­do co­mo «gé­ne­ro prohi­bi­do» es­te ti­po de em­bar­ca­cio­nes, que son las más uti­li­za­das pa­ra in­tro­du­cir dro­ga y ta­ba­co ile­gal en las cos­tas es­pa­ño­las.

Al tér­mino del Con­se­jo de Mi­nis­tros de ayer, la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Montero, ex­pli­có que, con es­ta me­di­da, se re­for­ma la Ley Or­gá­ni­ca de Represión del Con­tra­ban­do pa­ra que las au­to­ri­da­des pue­dan de­co­mi­sar las em­bar­ca­cio­nes con las ca­rac­te­rís­ti­cas de las «nar­co­lan­chas» en el mo­men­to en que sean lo­ca­li­za­das.

Co­mo de­ta­lló Montero, en la ac­tua­li­dad es muy com­pli­ca­do ac­tuar con­tra las «nar­co­lan­chas» cuan­do no son sor­pren­di­das con car­ga ilí­ci­ta, pe­ro la nue­va nor­ma ser­vi­rá pa­ra que las au­to­ri­da­des pue­dan re­cu­rrir a con­si­de­rar pa­rá­me­tros ob­je­ti­vos, co­mo son las ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas de la em­bar­ca­ción o su ti­tu­la­ri­dad, pa­ra in­cau­tar­las,

aun­que és­tas se en­cuen­tren en tie­rra.

La re­for­ma afec­ta­rá a las neu­má­ti­cas y se­mi­rrí­gi­das que ten­gan más de ocho me­tros de es­lo­ra, a las que ten­gan una lon­gi­tud in­fe­rior pe­ro que cuen­ten con una po­ten­cia má­xi­ma igual o su­pe­rior a 150 ki­lo­va­tios, y a cual­quier otra en el ca­so de que exis­tan in­di­cios ra­cio­na­les ta­sa­dos de que pue­den ser uti­li­za­das por or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les.

La po­se­sión, fa­bri­ca­ción, cir­cu­la­ción, reha­bi­li­ta­ción y co­mer­cia­li­za­ción de las mis­mas cons­ti­tui­rá, sal­vo que se cum­plan los re­qui­si­tos le­ga­les, una in­frac­ción ad­mi­nis­tra­ti­va si el va­lor de las em­bar­ca­cio­nes in­cau­ta­das no su­pera los 50.000 eu­ros. En el ca­so de que es­ta can­ti­dad sea su­pe­rior, po­drá ser con­si­de­ra­do un de­li­to de con­tra­ban­do, san­cio­na­do con pe­na de pri­sión de uno a cin­co años y mul­ta de has­ta seis ve­ces el va­lor de los bie­nes in­cau­ta­dos.

Asi­mis­mo, el Go­bierno abre la puer­ta a le­ga­li­zar aque­llas que es­tén ads­cri­tas

Em­bar­ca­cio­nes afec­ta­das Las neu­má­ti­cas y se­mi­rrí­gi­das con más de 8 me­tros de es­lo­ra o una po­ten­cia su­pe­rior a 150 kW

a la de­fen­sa na­cio­nal, las ex­tran­je­ras que se en­cuen­tren le­gal­men­te en aguas es­pa­ño­las, las de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y las que fun­cio­nen co­mo au­xi­lia­res.

De igual ma­ne­ra, con au­to­ri­za­ción pre­via y tras ser ins­cri­tas en un re­gis­tro, tam­bién po­drán ser uti­li­za­das en la­bo­res de sal­va­men­to y asis­ten­cia ma­rí­ti­ma y las de actividades em­pre­sa­ria­les, de­por­ti­vas, de in­ves­ti­ga­ción o for­ma­ción. En el ca­so de que cum­plan los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos, tam­bién po­drán re­gis­trar­se em­bar­ca­cio­nes de re­creo de uso pri­va­do. Con la en­tra­da en vi­gor de la nor­ma, se abri­rá una mo­ra­to­ria de seis me­ses pa­ra re­gu­la­ri­zar las em­bar­ca­cio­nes afec­ta­das.

Idea del PP

La re­for­ma de la ley está en­cau­za­da pa­ra com­ba­tir a los nar­cos des­pués de que es­tos ha­yan re­cru­de­ci­do su ac­ti­vi­dad en zo­nas co­mo Cam­po de Gi­bral­tar y cons­ti­tu­ye el pa­so de­fi­ni­ti­vo a una ini­cia­ti­va que fue pues­ta en mar­cha por el Go­bierno del PP. El pa­sa­do mes de mar­zo, el an­te­rior mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, ya anun­ció que el Eje­cu­ti­vo es­ta­ba pre­pa­ran­do un real de­cre­to pa­ra sa­car de cir­cu­la­ción las «nar­co­lan­chas». Es­tas em­bar­ca­cio­nes son apro­ve­cha­das por su ra­pi­dez pa­ra elu­dir a los Cuer­pos de Se­gu­ri­dad por los nar­co­tra­fi­can­tes, que has­ta cuen­tan con as­ti­lle­ros pro­pios don­de es­con­den las lan­chas.

A pe­sar de que se bus­ca dar un gol­pe al nar­co­trá­fi­co, la nor­ma tam­bién afec­ta­rá a em­bar­ca­cio­nes de uso re­crea­ti­vo. Las neu­má­ti­cas son ha­bi­tua­les en zo­nas tu­rís­ti­cas de la cos­ta por lo que las em­pre­sas de al­qui­ler de bar­cas con las que ha en­tra­do en con­tac­to ABC se mues­tran des­con­cer­ta­das y reconocen que la prohi­bi­ción sí po­dría afec­tar­les si no con­si­guen la au­to­ri­za­ción co­rres­pon­dien­te.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.