EL AN­TI­SE­MI­TIS­MO EN EL ES­PE­JO

«El an­ti­se­mi­tis­mo en Es­pa­ña tie­ne 71 dipu­tados, sus­ten­ta al Go­bierno y tie­ne la al­cal­día de las gran­des ciu­da­des, co­men­zan­do por Ma­drid y Bar­ce­lo­na»

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - OPINIÓN - POR ÁNGEL MAS ÁNGEL MAS ES PRE­SI­DEN­TE DE AC­CIÓN Y CO­MU­NI­CA­CIÓN PA­RA ORIEN­TE ME­DIO

EL pa­sa­do fin de se­ma­na, el ma­yor diario de Is­rael, «Is­rael Ha­yom», pu­bli­có a to­da pa­gi­na mis de­cla­ra­cio­nes co­mo pre­si­den­te de ACOM. Al­gu­nas per­so­nas han mos­tra­do su sor­pre­sa por el ti­tu­lar del ar­tícu­lo, que des­ta­ca­ba si­mi­li­tu­des en­tre la Es­pa­ña de hoy y la Ale­ma­nia de los años trein­ta en lo que res­pec­ta a los ju­díos. No­so­tros no ele­gi­mos los ti­tu­la­res más o me­nos pro­vo­ca­do­res de una en­tre­vis­ta, o los pá­rra­fos de una con­ver­sa­ción de ho­ra y me­dia que se­rán usa­dos en una pie­za pe­rio­dís­ti­ca. Pe­ro sir­va to­do ello pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la in­co­mo­di­dad que ge­ne­ra en una so­cie­dad ver al­gu­nos de los per­fi­les más des­agra­da­bles de su as­pec­to re­fle­ja­dos en el es­pe­jo de un me­dio ex­tran­je­ro.

La cues­tión es que en Es­pa­ña hay de­ce­nas de ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes y par­la­men­tos re­gio­na­les que de­ci­die­ron dis­cri­mi­nar a los ju­díos por ser quie­nes son y creer en lo que creen lla­man­do a su boi­cot. ¿Y có­mo de le­jos está eso de las Le­yes de Nu­rem­berg? Esos ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes y re­gio­nes no to­ma­ron esa ini­cia­ti­va con­tra ma­rro­quíes por el Saha­ra. Ni con­tra tur­cos por Chi­pre o el Kur­dis­tán. Ni con­tra ru­sos por Cri­mea o con­tra chi­nos por el Tí­bet. Só­lo con­tra Is­rael. Y el Con­gre­so de los Dipu­tados apro­bó por una­ni­mi­dad una pro­po­si­ción no de ley que le­gi­ti­ma­ba ese en­sa­ña­mien­to.

Las mo­cio­nes del mo­vi­mien­to Boi­cot, De­sin­ver­sión y San­cio­nes (BDS) a Is­rael bus­can la ex­clu­sión de la vi­da so­cial, política, eco­nó­mi­ca y cí­vi­ca de los ami­gos de Is­rael en sus lo­ca­li­da­des y te­rri­to­rios. Y lo ha­cen con el apo­yo de po­de­res del Es­ta­do. Eso se lla­ma an­ti­se­mi­tis­mo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do. Se ha con­ver­ti­do en ha­bi­tual pe­ro, pa­ra un país ci­vi­li­za­do, muy nor­mal no es. Y no ha ha­bi­do más de­cla­ra­cio­nes de boi­cot, no por­que el Go­bierno de la na­ción ha­ya in­ter­ve­ni­do, ni por­que el fis­cal ge­ne­ral ha­ya actuado de ofi­cio, sino por­que un gru­po de ciu­da­da­nos ha pues­to sus re­cur­sos y su tiem­po a la tris­te ta­rea de te­ner que de­fen­der­se ju­di­cial­men­te del Es­ta­do en su pro­pio país.

Na­die acep­ta en Es­pa­ña ser an­ti­se­mi­ta, pe­ro mu­chos (en el po­der) só­lo sien­ten sim­pa­tía por los ju­díos en tan­to que ya es­tén muer­tos, y só­lo acep­tan a los vi­vos mien­tras sean dó­ci­les, dé­bi­les, man­sos, co­bar­des y trai­cio­nen a su pue­blo. Aque­llos que pa­tri­mo­nia­li­zan su pa­pel en las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra apli­car­las a hos­ti­gar a los ju­díos só­lo nos to­le­ra­rán en nues­tro país co­mo ciu­da­da­nos de se­gun­da, im­po­nién­do­nos la hu­mi­lla­ción de de­nun­ciar al Es­ta­do Ju­dío y re­nun­ciar a su de­re­cho a exis­tir.

Hay si­tua­cio­nes tan ge­ne­ra­li­za­das que ya no nos pa­re­cen lo es­can­da­lo­sas e inacep­ta­bles que en reali­dad son. Por ejem­plo, que los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad de cual­quier si­na­go­ga y ora­to­rio ju­díos en Es­pa­ña te ten­gan que de­cir que te qui­tes la ki­pá o te pon­gas un go­rro pa­ra ocul­tar­la al sa­lir del re­zo y an­te el te­mor de ser agre­di­do. Esa es la reali­dad. Y no su­ce­de en Me­xi­co, Londres o Nue­va York. De­be­mos asu­mir que esos ser­vi­cios de se­gu­ri­dad en Es­pa­ña no son pa­ra­noi­cos y que los de otros paí­ses no son irres­pon­sa­bles. Al­go su­ce­de en Es­pa­ña. Yo no ten­go un me­di­dor de an­ti­se­mi­tis­mo pa­ra saber si nues­tro país está en es­te te­ma peor o me­nos mal que otros. So­mos es­pa­ño­les y des­de la leal­tad de­nun­cia­mos lo que su­ce­de aquí .

Yo no creo que en Es­pa­ña ha­ya un an­ti­se­mi­tis­mo «tra­di­cio­nal» ma­yo­ri­ta­rio. Ni si­quie­ra ex­ten­di­do. Pe­ro sí hay un an­ti­se­mi­tis­mo que in­ten­ta ocul­tar la ver­da­de­ra ca­ra de su odio en­fer­mi­zo. Lo ha­ce de­mo­ni­zan­do al ju­dío co­lec­ti­vo, re­pre­sen­ta­do por Is­rael. Sus li­be­los de­mo­ni­za­do­res, des­hu­ma­ni­za­do­res, no se di­fe­ren­cian en na­da del an­ti­se­mi­tis­mo atá­vi­co y an­ces­tral. Ese an­ti­se­mi­tis­mo que su­fri­mos hoy en Es­pa­ña es tan vi­ru­len­to que per­mi­te ex­pre­sio­nes de odio e in­ci­ta­ción que en cual­quier otro país pon­drían en la cár­cel a sus per­pe­tra­do­res. Y que si en Es­pa­ña se ex­pre­sa­ra así con­tra cual­quier otra mi­no­ría cau­sa­ría es­cán­da­lo y re­pul­sa.

Y, sí, está ex­ten­di­do. Tie­ne 71 dipu­tados, sus­ten­ta al Go­bierno de la na­ción y tie­ne la al­cal­día de las gran­des ciu­da­des de Es­pa­ña, co­men­zan­do por Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Es inacep­ta­ble y muy, muy preo­cu­pan­te. El prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te del an­ti­se­mi­tis­mo que des­cri­bo, tan pe­cu­liar, pe­li­gro­so y agre­si­vo, cuen­ta con el apo­yo di­rec­to del 21 por cien­to del elec­to­ra­do. El can­di­da­to a pre­si­den­te del Go­bierno del par­ti­do que lo li­de­ra, apo­yo fun­da­men­tal del Eje­cu­ti­vo de Sán­chez, tie­ne un pro­gra­ma en la te­le­vi­sión del ré­gi­men ge­no­ci­da ira­ní y des­de ella lan­za dia­tri­bas an­ti­se­mi­tas clá­si­cas, co­mo la úl­ti­ma so­bre el con­trol glo­bal de los ju­díos. Y los in­ten­tos de dis­cri­mi­na­ción del BDS se ha­cen gra­cias a la sub­ven­ción cuan­tio­sa y di­rec­ta del Es­ta­do a sus gru­pos pa­ra que hos­ti­guen a la mi­no­ría ju­día y pro Is­rael en nues­tro país.

To­das es­tas si­tua­cio­nes son ob­je­ti­va­men­te ex­tra­or­di­na­rias y, si su­ce­die­ran en cual­quier otra na­ción, lle­ga­rían a las por­ta­das de to­dos los me­dios glo­ba­les. El pa­sa­do fin de se­ma­na lle­ga­ron a «Is­rael Ha­yom» y pa­re­ce que mu­chos se aca­ban de en­te­rar de lo que su­ce­de fren­te a sus pro­pias na­ri­ces, en sus pro­pias ciu­da­des. Bien em­plea­dos es­tán, pues, los ti­tu­la­res pro­vo­ca­do­res.

MA­YA BALANYÀ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.