LA EX­CEP­CIÓN DE LOS HEREJES

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - ECONOMÍA - IG­NA­CIO MARCOGARDOQUI

Las es­pe­ran­zas que alum­bró el nom­bra­mien­to de Na­dia Cal­vi­ño co­mo mi­nis­tra de Eco­no­mía se han des­va­ne­ci­do en po­cas se­ma­nas. En su an­te­rior pues­to en Bru­se­las, ac­tua­ba co­mo «ama del ca­la­bo­zo pre­su­pues­ta­rio», en­car­ga­da de vi­gi­lar y, cuan­do era ne­ce­sa­rio, im­po­ner la dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria. Pe­ro ha tras­pa­sa­do la lí­nea que se­pa­ra a la Policía de los... in­cum­pli­do­res y aho­ra ne­go­cia no ya la im­po­si­ción de la or­to­do­xia, sino la ex­cep­ción de los herejes.

Co­mo anun­ció ayer su co­le­ga, la mi­nis­tra de Ha­cien­da, el dé­fi­cit se re­la­ja en me­dio pun­to, lo que li­be­ra ca­si 6.000 mi­llo­nes de eu­ros. El Go­bierno del bue­nis­mo po­drá se­guir prac­ti­can­do su bon­dad. Ha­brá di­ne­ro pa­ra ca­si to­do. Pa­ra las pen­sio­nes, la uni­ver­sa­li­za­ción de la sa­ni­dad, la eli­mi­na­ción de los co­pa­gos, la re­cu­pe­ra­ción pú­bli­ca de la au­to­pis­tas y, tras su­frir el em­ba­te de Do­nald Trump, has­ta pa­ra su­bir el por­cen­ta­je que su­po­ne la de­fen­sa en el PIB.

¿La fór­mu­la má­gi­ca? La de siem­pre, más dé­fi­cit y nue­vas subidas de im­pues­tos. El Go­bierno po­dría ha­ber mos­tra­do al­gún pe­que­ño signo de con­ten­ción del gas­to, de eli­mi­na­ción de al­gu­na de las in­nu­me­ra­bles du­pli­ci­da­des com­pe­ten­cia­les, de la me­jo­ra de la efi­cien­cia en al­gu­nos ca­pí­tu­los, pe­ro no. Res de res, que di­ría el ami­go ca­ta­lán a quien an­tes lla­má­ba­mos Le Pen y aho­ra re­ci­bi­mos en La Mon­cloa y pa­sea­mos por sus jar­di­nes. Peor, co­mo ya nos han di­cho que «Es­pa­ña no tie­ne un pro­ble­ma de gas­to, sino de in­gre­so» pues am­plia­mos en cua­tro las car­te­ras mi­nis­te­ria­les, con su abi­ga­rra­da cor­te de al­tos car­gos, con­se­je­ros, ase­so­res y de­más per­so­nas im­pres­cin­di­bles ¿pa­ra ad­mi­nis­trar me­jor la co­sa pú­bli­ca? No, por Dios, ¡que ocu­rren­cia!, pa­ra so­lu­cio­nar el em­pleo de «friends & fa­mily».

Se­gui­mos sin te­ner el mí­ni­mo res­pe­to por el dé­fi­cit pú­bli­co y la deu­da acu­mu­la­da. Ni si­quie­ra aho­ra, cuan­do atis­ba­mos por el ho­ri­zon­te cer­cano una subida de ti­pos que va a po­ner en un pi­co el ser­vi­cio de la deu­da. ¿Qué pa­sa­rá con ella cuan­do eso su­ce­da y cuan­do el BCE de­je de com­prar bo­nos en can­ti­da­des hi­po­po­tá­mi­cas? ¿Hay al­guien en es­te país preo­cu­pa­do por ello? Se­gu­ro que mu­chos, pe­ro nin­guno de ellos han te­ni­do la suerte de en­trar en el Go­bierno bue­nis­ta de Pe­dro Sán­chez. Se­rá por­que son ma­los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.