Las pe­li­gro­sas «tro­chas» por las que hu­yen los ve­ne­zo­la­nos a Co­lom­bia

Más de 20 per­so­nas han muer­to al in­ten­tar cru­zar el río en es­tos me­ses de llu­via

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - GABRIELA PON­TE

Ve­ne­zue­la com­par­te con Co­lom­bia más de 2.200 ki­ló­me­tros de fron­te­ra. A lo lar­go de to­do ese te­rri­to­rio exis­ten sie­te cru­ces ofi­cia­les con­tro­la­dos por Mi­gra­ción Co­lom­bia y más de un cen­te­nar de «tro­chas» (pa­sos fron­te­ri­zos clan­des­ti­nos) que uti­li­zan los ve­ne­zo­la­nos, a pe­sar del ries­go que re­pre­sen­tan, pa­ra es­ca­par del dra­ma del ham­bre y la mi­se­ria de su país. El puente Si­món Bo­lí­var es el prin­ci­pal pa­so pea­to­nal por don­de sa­len aque­llos que tie­nen sus do­cu­men­tos en vi­gor, de­ba­jo de la es­truc­tu­ra se en­cuen­tra el río Tá­chi­ra, el pa­so clan­des­tino más tran­si­ta­do por don­de cru­zan los que no tie­nen pa­sa­por­te o car­né de mi­gra­ción.

La ma­yo­ría de las lla­ma­das «tro­chas» es­tán cus­to­dia­das por gru­pos gue­rri­lle­ros co­mo el ELN y las FARC, y por con­tra­ban­dis­tas que, apro­ve­chán­do­se de la ne­ce­si­dad del ve­ne­zo­lano, co­bran en­tre 10.000 y 12.000 pe­sos (3,30 eu­ros, la mi­tad del sa­la­rio mí­ni­mo) pa­ra de­jar­los pa­sar. Tan­to co­lom­bia­nos co­mo ve­ne­zo­la­nos han aban­do­na­do sus tra­ba­jos pa­ra con­ver­tir­se en «tro­che­ros», (per­so­na que trans­por­ta mer­can­cía o in­di­vi­duos de un la­do al otro del río), un ofi­cio más ren­ta­ble, pe­ro que po­ne dia­ria­men­te en pe­li­gro sus vi­das.

Por me­dio de una cuer­da tren­za­da ama­rra­da de un ex­tre­mo a otro, los «tro­che­ros» cru­zan el río don­de el agua les lle­ga nor­mal­men­te por las ro­di­llas. Pe­ro, es­tas úl­ti­mas se­ma­nas las fuer­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes han au­men­ta­do el cau­dal y han si­tua­do el ni­vel del agua a la al­tu­ra de los hom­bros.

Isaac Pa­ni­za (31 años), fo­tó­gra­fo «y cris­tiano», co­mo sub­ra­ya a ABC, se tras­la­dó a la fron­te­ra pa­ra do­cu­men­tar el éxo­do de sus pai­sa­nos. Su te­le­ob­je­ti­vo co­men­zó a fo­to­gra­fiar a los que atra­ve­sa­ban el río Tá­chi­ra cuan­do de re­pen­te uno de los «tro­che­ros» per­dió el con­trol de la mer­can­cía, se res­ba­ló y lo arras­tró el agua. «Las tro­chas que es­tán cer­ca del puente son más com­pli­ca­das que las que es­tán río aba­jo, pe­ro el ries­go es dis­tin­to: o te en­fren­tas a la fuer­za del agua o coin­ci­des con los pa­ra­mi­li­ta­res», ex­pli­ca Pa­ni­za, que ase­gu­ra que la po­li­cía fron­te­ri­za per­dió el con­trol de la zo­na.

El hom­bre, que pe­re­ció aho­ga­do, se lla­ma­ba Julio Cé­sar Quin­te­ro y se ga­na­ba la vi­da tras­la­dan­do mer­can­cía por la fron­te­ra. An­tes era maes­tro fi­bre­ro, pe­ro la fal­ta de ma­te­ria pri­ma lo obli­gó a bus­car otro sus­ten­to. Has­ta la fe­cha, 20 per­so­nas más han muer­to tra­tan­do de cru­zar el río en una aven­tu­ra que des­cri­ben co­mo un «com­ple­to sui­ci­dio».

El Pá­ra­mo de Ber­lín

La Agen­cia de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos (Acnur) y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM) in­for­ma­ron es­ta se­ma­na que el nú­me­ro de mi­gran­tes y re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos as­cen­día ya a tres mi­llo­nes. Es­te dato los con­vier­te en la se­gun­da po­bla­ción más des­pla­za­da del mun­do, so­lo su­pe­ra­da por Si­ria. Se­gún los in­for­mes, en el pri­mer se­mes­tre del año unos 3.000 ve­ne­zo­la­nos in­gre­sa­ban dia­ria­men­te a Co­lom­bia, en el se­gun­do se­mes­tre la ci­fra se ha dis­pa­ra­do a 5.000.

Pe­ro la aven­tu­ra no se aca­ba al cru­zar el río. Las per­so­nas in­do­cu­men­ta­das no tie­nen opor­tu­ni­dad de com­prar un pa­sa­je en autobús de 620.000 pe­sos (173 eu­ros) pa­ra ir a Pe­rú o 110.000 pe­sos (30 eu­ros) has­ta Bo­go­tá, por lo que su des­tino se li­mi­ta a una lar­ga ca­mi­na­ta de 170 ki­ló­me­tros des­de Cú­cu­ta has­ta Bu­ca­ra­man­ga (la ciu­dad más pró­xi­ma), don­de de­ben atra­ve­sar el fa­mo­so Pá­ra­mo de Ber­lín ba­jo tem­pe­ra­tu­ras que pue­den lle­gar has­ta los ce­ro gra­dos. La ma­yo­ría no cuen­ta con ro­pa ade­cua­da pa­ra el frío y pier­den sus za­pa­tos en el tra­yec­to, así que con­ti­nuan des­cal­zos.

Mar­ta Du­que (56), co­lom­bia­na, ha­bi­li­tó su ca­sa ubi­ca­da en Pam­plo­na –a 70 ki­ló­me­tros de Cú­cu­ta– co­mo re­fu­gio pa­ra hos­pe­dar y ali­men­tar a los cien­tos de ve­ne­zo­la­nos que des­can­sa­ban en la ca­lle des­pués de tres días ca­mi­nan­do. Lo mis­mo hi­zo el se­ñor Dou­glas, su ve­cino. «De­jo en­trar a mi ca­sa a las mu­je­res y ni­ños, los hom­bres tie­nen que dor­mir fue­ra cu­bier­tos con bol­sas de plás­ti­co y man­tas. Tam­bién les pre­pa­ro una so­pa con ver­du­ras y arroz pa­ra que se ca­lien­ten», ex­pli­ca Du­que a es­te dia­rio. Al­re­de­dor de 500 per­so­nas pa­san to­dos los días por su ca­sa. «Por la llu­via, la gen­te se ha de­mo­ra­do en avan­zar. Ade­más lle­gan en­fer­mos o des­nu­tri­dos por­que lle­van días sin co­mer», ase­gu­ra la mu­jer.

Eli­za­beth Mar­tí­nez (32) cuen­ta a ABC que per­dió su bol­so cuan­do cru­za­ba el río. «Me pres­ta­ron el se­ca­dor de ca­be­llo pa­ra echar­me ai­re y ca­len­tar­me por­que me mo­ría de frío. No sa­bía que era tan fuer­te el ca­mino», ase­gu­ró la jo­ven, quien via­ja con sus dos hi­jos pe­que­ños, de 4 y 6 años, pe­ro no se la­men­ta.

En­tre los «ca­mi­nan­tes» se dis­ti­guen an­cia­nos, mu­je­res em­ba­ra­za­das, ma­dres sol­te­ras con sus hi­jos que bus­can un fu­tu­ro me­jor, que les niega Ve­ne­zue­la. Da­nie­la Gon­zá­lez (25) vi­ve en Pam­plo­na y ayu­da en la red de re­fu­gios: «Hay mu­je­res que han per­di­do a su be­bé, a un ni­ño le dio hi­po­ter­mia y otros han su­fri­do con­vul­sio­nes. Has­ta la fe­cha, 18 per­so­nas, en­tre ellas al­gu­nos ni­ños, han per­di­do la vi­da atra­ve­san­do el Pá­ra­mo», ase­gu­ra.

Los «ca­mi­nan­tes» coin­ci­den que pre­fie­ren co­mer una vez al día du­ran­te el tra­yec­to, que una vez a la se­ma­na en su país. Yu­kets­war Rin­co­nes (20) ha lo­gra­do ali­men­tar­se gra­cias a la ayu­da que ha re­ci­bi­do en Co­lom­bia. No sa­be has­ta dón­de lle­ga­rá, lo úni­co que quie­re es «tra­ba­jar».

Ve­ne­zo­la­nos cru­zan ile­gal­men­te la fron­te­ra con Co­lom­bia. Julio Quin­te­ro, el pri­me­ro a la de­re­cha, mu­rió al ser arras­tra­do por la fuer­za del agua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.