En­tre­vis­ta: Xis­co Gil, di­rec­tor téc­ni­co de la Fe­de­ra­ción Ba­lear

Xis­co Gil lle­va to­da la vi­da en la ve­la. Co­ci­ne­ro an­tes que fraile, es juez de re­ga­tas y re­ga­tis­ta so­li­ta­rio

ABC - Vela - - Front Page - PE­DRO SAR­DI­NA

Francisco Gil es el Ofi­cial Prin­ci­pal de Re­ga­tas del Tro­feo Prin­ce­sa So­fía y Di­rec­tor Téc­ni­co de la Fe­de­ra­ción Ba­lear de Ve­la. En él es­tán pues­tas to­das las mi­ra­das es­ta se­ma­na de re­ga­tas en la bahía de Pal­ma. —¿Quién es Francisco Gil? —Un apa­sio­na­do de la ve­la que tie­ne la suer­te de po­der tra­ba­jar en lo que le gus­ta. —¿Cuán­to tiem­po lle­va en la ve­la? —Des­de siem­pre. Pa­sé de re­ga­tis­ta a mo­ni­tor de ve­rano en el Club Náu­ti­co La Rá­pi­ta, don­de as­cen­dí a responsable de la sec­ción de ve­la en 1992. Seis años des­pués co­men­cé a tra­ba­jar en el Club Náu­ti­co El Are­nal co­mo di­rec­tor deportivo, has­ta que en 2007 pa­sé a di­ri­gir la ve­le­ría Quan­tum que se ins­ta­ló en Ma­llor­ca. En 2009, me ofre­cie­ron la di­rec­ción téc­ni­ca de la Fe­de­ra­ción Ba­lear de Ve­la, car­go que ocu­po des­de en­ton­ces. —Veo que ha si­do us­ted co­ci­ne­ro an­tes que fraile. ¿Qué re­ga­tas de al­to ni­vel ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir?

—Prin­ci­pal­men­te las re­ga­tas in­ter­na­cio­na­les que or­ga­ni­za­mos en la eta­pa en el Club Náu­ti­co El Are­nal: Mun­dial de 470, Eu­ro­peos de las clases Finn, Tor­na­do y Star, en­tre otras. —¿Go­za de sa­lud la ve­la es­pa­ño­la, o hay un pa­rón? —Creo que la sa­lud de la ve­la es­pa­ño­la es bue­na. Te­ne­mos mu­chos re­ga­tis­tas com­pi­tien­do con bue­nos re­sul­ta­dos tan­to en ju­ve­nil co­mo en ab­so­lu­to. Si se re­fie­re a me­da­llas olím­pi­cas, creo que la pla­ni­fi­ca­ción olím­pi­ca uti­li­za­da has­ta la fe­cha ha ca­du­ca­do, ha per­di­do efec­ti­vi­dad. En mi opi­nión, de­be­ría dar­se un em­pu­jón por par­te de la RFEV, abrien­do ca­mino a un nue­vo pro­gra­ma olím­pi­co ac­tua­li­za­do al al­to ni­vel de exi­gen­cia que tie­ne aho­ra el de­por­te olím­pi­co, y con una ne­ce­si­dad de com­pro­mi­so glo­bal por par­te de to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos. —¿Cuán­tos Tro­feos So­fía lle­va a sus es­pal­das? —Tra­ba­jo en el Tro­feo Prin­ce­sa So­fía Ibe­ros­tar des­de 1990. Y ha­ce ocho años que ejer­zo co­mo Ofi­cial Prin­ci­pal de Re­ga­tas. —¿Es el Prin­ce­sa So­fía un buen es­ca­pa­ra­te profesional? —Sin du­da, es una de las me­jo­res re­ga­tas del mun­do en clases olím­pi­cas, así que es un gran es­ca­pa­ra­te en to­dos los as­pec­tos, no so­lo pro­fe­sio­nal­men­te. Nos ocu­pa­mos de la or­ga­ni­za­ción de la re­ga­ta el mis­mo equi­po lo­cal des­de ha­ce mu­cho tiem­po, así que he­mos ido cre­cien­do con la re­ga­ta y pro­fe­sio­nal­men­te es­tá cla­ro que el So­fía nos ha abier­to puer­tas a to­dos. Par­te del equi­po de co­mu­ni­ca­ción, por ejem­plo, lo fi­chó World Sai­ling pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Río y pa­ra otras re­ga­tas. La em­pre­sa que nos lle­va la web tam­bién ha sal­ta­do a otras re­ga­tas, por po­ner otro ejem­plo. Así que sí, es un buen es­ca­pa­ra­te profesional, pe­ro tam­bién tu­rís­ti­co pa­ra Ma­llor­ca. Es una de las re­ga­tas más que­ri­das por los re­ga­tis­tas, la que no quie­ren per­der­se, por va­rios mo­ti­vos, co­mo el cli­ma, las in­fra­es­truc­tu­ras, la hos­pi­ta­li­dad, la me­teo­ro­lo­gía de la bahía de Pal­ma… Es­to ha­ce que ca­da año par­ti­ci­pen en el So­fía cer­ca de mil re­ga­tis­tas de unos 55 paí­ses, y con ellos vie­nen tam­bién los equi­pos téc­ni­cos, los acom­pa­ñan­tes, los di­ri­gen­tes de las clases, los jurys… Así que atrae a unas 2.000 per­so­nas, y mu­chos equi­pos in­ter­na­cio­na­les con la ex­cu­sa de la re­ga­ta en­tre­nan to­do el in­vierno aquí, lo que ayu­da a deses­ta­cio­na­li­zar el tu­ris­mo. Y du­ran­te esa se­ma­na los ojos de la ve­la mun­dial es­tán pues­tos en la is­la, así que en cuan­to a ima­gen tam­bién es un buen es­ca­pa­ra­te. —Co­mo re­ga­tis­ta, ¿qué se sien­te cuan­do se ubi­ca uno en la di­rec­ción de la re­ga­ta? —Un pe­so tre­men­do, sien­to en mi piel lo que se es­tán ju­gan­do los re­ga­tis­tas en las prue­bas que or­ga­ni­za­mos du­ran­te esa se­ma­na. Por ello to­do el equi­po del Prin­ce­sa So­fía Ibe­ros­tar tie­ne cla­ro que es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra los re­ga­tis­tas y per­se­gui­mos la ex­ce­len­cia en ca­da com­pe­ti­ción que rea­li­za­mos. Dí­ga­me la ver­dad, ¿la cla­se cru­ce­ro tie­ne ca­bi­da en el So­fía? —Sí, creo que tie­ne ca­bi­da en fe­chas cer­ca­nas al So­fía de clases olím­pi­cas. Me gus­ta­ría que co­gie­se nue­va­men­te la fuer­za del even­to que te­nía ha­ce ya de­ma­sia­dos años, cuan­do era una de las re­ga­tas re­fe­ren­tes del cru­ce­ro a ni­vel na­cio­nal. Sien­to nos­tal­gia de aque­lla épo­ca. —Es­te año el Tro­feo Prin­ce­sa So­fía ha­ce de «co­ne­ji­llo de In­dias», ¿por qué? —La or­ga­ni­za­ción del Tro­feo Prin­ce­sa So­fía Ibe­ros­tar siem­pre in­ten­ta es­tar muy cer­ca del re­ga­tis­ta y de las clases, quie­nes en es­ta edi­ción han pe­di­do pro­bar nue­vos for­ma­tos de com­pe­ti­ción. Se sien­ten có­mo­dos en es­ta re­ga­ta, y co­mo la par­ti­ci­pa­ción es muy ele­va­da es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra que to­dos lo pue­dan pro­bar y opi­nar. Los di­ri­gen­tes de las clases, y los mis­mos re­ga­tis­tas, tie­nen la con­fian­za y la se­gu­ri­dad de que to­do el equi­po del So­fía Ibe­ros­tar se vol­ca­rá en or­ga­ni­zar es­tos nue­vos for­ma­tos, y que es­tas prue­bas no irán en de­tri­men­to de la ca­li­dad del even­to. —¿Qué les ha lle­va­do a ha­cer del FX una cla­se «Open»? —La cla­se in­ter­na­cio­nal es la que ha so­li­ci­ta­do que FX sea Open, al igual que las pe­ti­cio­nes de nue­vos for­ma­tos. Es­ta cla­se la uti­li­zan mu­chas fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les co­mo cla­se puen­te pa­ra el Na­cra 17 o el 49er, pa­ra que sus jó­ve­nes de en­tre 16 y 22 años apren­dan las ha­bi­li­da­des de na­ve­gar en bar­cos rá­pi­dos. Abrir­les la cla­se per­mi­te que pue­dan com­pe­tir a un ni­vel más com­pe­ti­ti­vo, y tam­bién las tri­pu­la­cio­nes fe­me­ni­nas sal­drán ga­nan­do, por­que la com­pe­ti­ción per­mi­te el pro­gre­so. —¿La nue­va fór­mu­la de «me­dal ra­ce» es lo su­fi­cien­te­men­te jus­ta pa­ra los re­ga­tis­tas? —En mi opi­nión de re­ga­tis­ta, ju­gar­se to­do un even­to a una so­la prue­ba no se­ría lo más ade­cua­do. En­tien­do las ra­zo­nes que lo pro­mue­ven y eso im­pli­ca adap­tar el de­por­te de la ve­la a ello, así que es jus­to por­que to­dos com­pi­ten ba­jo ese for­ma­to y sim­ple­men­te de­ben readap­tar­se. —Ex­plí­que­nos eso de «Thea­tre Sty­le Ra­cing » —En po­cas pa­la­bras es di­fí­cil de ex­pli­car. Bá­si­ca­men­te se tra­ta de un re­co­rri­do bar­lo­ven­to so­ta­ven­to muy cor­to y li­mi­ta­do por cor­che­ras en los ex­tre­mos, lo que obli­ga a los 49er a ma­nio­brar den­tro de un re­co­rri­do muy aco­ta­do. Es­to im­pli­ca que se mul­ti­pli­can las ma­nio­bras y se com­pi­te bar­co contra bar­co, muy jun­tos, con muy po­co es­pa­cio en­tre ellos. — El sis­te­ma de com­pe­ti­ción de las ta­blas pa­re­ce in­tere­san­te — El sis­te­ma pro­pues­to por las ta­blas es aún más res­tric­ti­vo que la Me­dal Ra­ce, es de­cir, el que ga­na la úl­ti­ma prue­ba se pro­cla­ma ven­ce­dor ab­so­lu­to. Da igual to­do lo rea­li­za­do en jor­na­das an­te­rio­res. Es­te for­ma­to se ba­sa en mul­ti­tud de de­por­tes, don­de to­do se jue­ga en una úl­ti­ma fi­nal. —El sis­te­ma del Finn y 470 no es­tá muy cla­ro, ex­plí­que­lo —Bá­si­ca­men­te, el sis­te­ma de la cla­se Finn es muy si­mi­lar al de las ta­blas: se rea­li­zan unas prue­bas de cla­si­fi­ca­ción y des­pués una se­mi­fi­nal y una fi­nal, el que ga­na la úl­ti­ma prue­ba ha ga­na­do sin im­por­tar re­sul­ta­dos an­te­rio­res. En el ca­so del 470, se ha­cen unas prue­bas cla­si­fi­ca­to­rias tras las cua­les, un to­tal de 20 bar­cos pa­sa a un gru­po lla­ma­do oro arras­tran­do co­mo una pun­tua­ción lo rea­li­za­do en las cla­si­fi­ca­to­rias. Una vez fi­na­li­za­das las prue­bas en el gru­po oro se celebra a la Me­dal Ra­ce, arras­tran­do tam­bién la pun­tua­ción ob­te­ni­da en las prue­bas del gru­po oro. Es de­cir, la Me­dal Ra­ce se­rá de­ci­si­va pe­ro tie­ne va­lor lo rea­li­za­do an­te­rior­men­te. —Pa­se­mos a su otra ver­tien­te, ¿Por qué « Fra­gil » ? —Por mis ini­cia­les. Con mis pa­dres te­nía­mos que de­ci­dir el nom­bre pa­ra mi pri­mer Op­ti­mist y ga­nó FRAncisco GIL. — ¿ Es la ve­la en so­li­ta­rio la gran des­co­no­ci­da de la ve­la es­pa­ño­la? — Sin du­da. Ca­da vez han ido des­apa­re­cien­do más com­pe­ti­cio­nes na­cio­na­les, con lo que hoy en día la na­ve­ga­ción en so­li­ta­rio en Es­pa­ña es ca­si una anéc­do­ta. — ¿ Cuál es su re­to en la ve­la en so­li­ta­rio? — En mi ac­tual si­tua­ción es di­fí­cil plan­tear­se un re­to co­mo na­ve­gan­te so­li­ta­rio. Hoy en día hay más sue­ños que re­tos. —¿Qué le ha pa­re­ci­do la ma­cha­da de Dí­dac Cos­ta? — Es la de­mos­tra­ción de los va­lo­res del de­por­te más im­por­tan­te rea­li­za­da por un es­pa­ñol en los úl­ti­mos tiem­pos. Un ges­to im­pre­sio­nan­te de que­rer es po­der y de com­pro­mi­so per­so­nal. En cual­quier otro país, se­ría el hom­bre del mo­men­to. Ha si­do una de­cep­ción el he­cho de que, co­mo siem­pre, al­go así pa­se des­aper­ci­bi­do y ape­nas se le ha­ga ca­so.

ES­CA­PA­RA­TE «ES UNA DE LAS ME­JO­RES RE­GA­TAS DEL MUN­DO Y UN GRAN ES­CA­PA­RA­TE»

TRA­BA­JO DU­RO «TRA­BA­JA­MOS SIN DES­CAN­SO PA­RA EL RE­GA­TIS­TA»

Xis­co Gil lle­va mu­chos años al fren­te del Tro­feo Prin­ce­sa So­fía re­sol­vién­do­lo con gran éxi­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.