MU­CHO RUI­DO, PE­RO PO­CAS NUE­CES

ABC - Vela - - Abc De La Náutica -

Leo en la pren­sa que Ale­jan­dro Blan­co se va a con­ver­tir en el pre­si­den­te del COE más lon­ge­vo de la his­to­ria gra­cias a los vo­tos de los pre­si­den­tes de las Fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas na­cio­na­les. Es cu­rio­so, que de un tiem­po a es­ta par­te, los Pre­si­den­tes de las Fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les se mues­tren tan con­for­mis­tas y vo­ten una y otra vez a Blan­co pa­ra que di­ri­ja los des­ti­nos del de­por­te olím­pi­co de es­te país.

¿Na­die más se pre­sen­ta o hay mu­cho mie­do en lan­zar una can­di­da­tu­ra opues­ta a la que hay? Me pa­re­ce que es lo se­gun­do. El de­por­te de es­te país, des­de que sa­lió Gó­mez Na­va­rro de la Pre­si­den­cia del Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes, se ha ido con­vir­tien­do en dis­tin­tos «reinos de Tai­fas», don­de al­gu­nos pre­si­den­tes ha­cen y des­ha­cen a su an­to­jo sin que na­die les lla­me la aten­ción. La ex­cep­ción a la re­gla ha si­do el tenis, el rugby y el ba­lon­ces­to, los de­más si­guen en­ca­ra­ma­dos a la pol­tro­na, ex­cep­tuan­do los pre­si­den­tes de los lla­ma­dos de­por­tes mi­no­ri­ta­rios que bas­tan­te tie­nen con po­der man­te­ner sus fe­de­ra­cio­nes de una for­ma más o me­nos al­truis­ta.

Du­ran­te cua­tro años le he­mos es­ta­do pi­dien­do a Mi­guel Car­de­nal, que nos des­glo­sa­ra las cuen­tas de COE y más con­cre­ta­men­te las de Ale­jan­dro Blan­co co­mo pre­si­den­te de la en­ti­dad, y no ha ha­bi­do ma­ne­ra de que las pu­sie­ra en­ci­ma de la me­sa. Se su­po­ne que son cuen­tas pú­bli­cas a las que to­do el mun­do de­be­ría de te­ner ac­ce­so, pe­ro no es así.

He lla­ma­do per­so­nal­men­te al COE pa­ra in­ten­tar que al­guien me di­je­ra lo que co­bra su pre­si­den­te y la con­tes­ta­ción es que «to­do es­tá en­glo­ba­do en el pre­su­pues­to anual». ¿Qué pa­sa?

Es­pa­ña tie­ne un pro­ble­ma con la co­rrup­ción po­lí­ti­ca, eso es­tá más que

SE­GUI­MOS A LA ES­PE­RA DE QUE AL­GUIEN MUES­TRE A LOS DE­POR­TIS­TAS LAS CUEN­TAS DEL CO­MI­TÉ OLÍM­PI­CO ES­PA­ÑOL

de­mos­tra­do, y co­mien­zan a ver­se bro­tes de co­rrup­ción en los de­por­tes, aun­que son bro­tes que lle­van bro­tan­do des­de ha­ce mu­chos años. Aquí na­die va a la cár­cel por na­da. Cual­quier em­pre­sa pi­de jus­ti­fi­can­tes de los gas­tos de las tar­je­tas de cré­di­to, pe­ro se ve que en las fe­de­ra­cio­nes no exis­te eso, es de­cir, son «tar­je­tas black». Gas­tos al an­to­jo del con­su­mi­dor. Las fe­de­ra­cio­nes se arrui­nan y no pa­sa na­da. El Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes sigue dán­do­les sub­ven­cio­nes co­mo si tu­vie­ra obli­ga­ción de ha­cer­lo, sin em­bar­go, las au­di­to­rías que ha­ce no las re­fle­ja en nin­gún la­do.

En de­fi­ni­ti­va y de muy buen ro­llo voy a co­men­zar a pe­dir a Jo­sé Ra­món Le­te des­de es­te es­ca­pa­ra­te que sa­que una ley de trans­pa­ren­cia en la fe­de­ra­cio­nes y or­ga­nis­mos de­por­ti­vos, ade­más de po­ner­se ya a re­no­var la ley del de­por­te, que la que hay no va­le pa­ra na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.