LA MEDSEA ABRE UNA LUZ DE ES­PE­RAN­ZA

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - SER­GIO W. SMIT

tos en­can­ta­dos de dar­te la bien­ve­ni­da a su hu­mil­de mo­ra­da.

Sin lu­gar a du­das, uno de los ob­je­ti­vos cla­ros de es­te via­je náu­ti­co es re­mon­tar el Gua­dal­qui­vir co­mo lo hi­cie­ron mi­les de ma­ri­nos, so­bre­to­do, a par­tir del si­glo XV. ¿Sa­bías que Cris­to­bal Co­lón no re­mon­tó nun­ca con vi­da el Gua­dal­qui­vir? Al me­nos no que­dan datos que de­mues­tren que nin­gún na­vío co­man­da­do por es­te his­tó­ri­co al­mi­ran­te es­pa­ñol lo hi­cie­ra. Si lo hi­zo ya fa­lle­ci­do a bor­do del ya­te “Gi­ral­da” cua­tro si­glos des­pués de su muer­te en bus­ca de su sex­to en­tie­rro co­no­ci­do.

Co­men­za­mos nues­tro via­je náu­ti­co-flu­vial en la Ma­ri­na de Chi­pio­na. Cal­cu­lar el tiem­po que du­ra­rá nues­tra tra­ve­sía es al­go com­pli­ca­do ya que se­gún es­té la ma­rea su­bien­do o ba­jan­do, la co­rrien­te pue­de ba­jar a ma­yor o me­nor ve­lo­ci­dad, im­pi­dien­do nues­tro avan­ce nor­mal. Es por eso que es muy re­co­men­da­ble sa­ber co­mo se en­cuen­tra la ma­rea y co­mo se va a en­con­trar en nues­tro ca­mino ya que pue­de ha­cer­nos errar en los cálcu­los. Lo más re­co­men­da­ble, pre­gun­tar­le a al­gún ma­ri­ne­ro lo­cal.

A po­cas mi­llas de Chi­pio­na nos en­con­tra­re­mos a es­tri­bor San­lú­car de Ba­rra­me­da co­mo pri­me­ra po­bla­ción y un pun­to in­tere­san­te den­tro de nues­tra tra­ve­sía. Con pla­yas de are­na fi­na co­mo las de Ba­jo de Guía o La Cal­za­da a pie del pa­seo ma­rí­ti­mo, es un buen si­tio pa­ra fon­dear pe­se a ha­ber co­men­za­do nues­tra tra­ve­sía. Un buen Bar­ba­di­llo fres­qui­to y unas tor­ti­tas de ca­ma­rón bien pue­den me­re­cer es­ta pa­ra­da pa­ra em­pe­zar con fuer­zas nues­tro ca­mino has­ta Se­vi­lla.

El ba­luar­te de Do­ña­na

A par­tir de es­te mo­men­to, su­bien­do por el río a ba­bor es­ta­re­mos bor­dean­do Do­ña­na con lo que es re­co­men­da­ble es­tar muy aten­to pa­ra po­der di­vi­sar la fau­na que allí ha­bi­ta.

Se­gui­mos na­ve­gan­do y nos en­con­tra­mos la pri­me­ra zona don­de ten­dre­mos que pres­tar al­go de aten­ción a nues­tra na­ve­ga­ción ya que en los mean­dros de Tre­bu­je­na es don­de nos po­de­mos en­con­trar la co­rrien­te más bra­va e in­clu­so mar mon­ta­da. Pe­ro tam­bién es don­de nos en­con­tra­re­mos uno de los me­jo­res se­cre­tos guar­da­dos del Gua­dal­qui­vir. Os ha­blo del res­tau­ran­te Venta Las Com­puer­tas don­de pue­des de­lei­tar­te con pla­tos tan im­pre­sio­nan­tes co­mo el pa­to, las an­gu­las o la gran es­pe­cia­li­dad de la ca­sa, el al­bur de es­te­ro.

A par­tir de es­te pun­to, la na­ve­ga­ción es pla­cen­te­ra cru­zan­do in­men­sos arro­za­les y zo­nas de cul­ti­vo de gran va­lor de­bi­do a la ri­que­za de sus tie­rras de­bi­do a los se­di­men­tos que el río Gua­dal­qui­vir les re­ga­la. Tam­bién ve­re­mos fon­dea­dos las bar­cas que sir­ven pa­ra cap­tu­rar la an­gu­la, tam­bién uti­li­za­dos por los ar­tis­tas del con­tra­ban­do. Y es que no po­de­mos ol­vi­dar que el ba­jo Gua­dal­qui­vir, así co­mo es un des­tino de tu­ris­mo flu­vial in­creí­ble, tam­bién ha atraí­do a co­mer­cian­tes de otros pro­duc­tos muy de­man­da­dos por la so­cie­dad y mu­cho me­nos ho­no­ra­bles. Es por ello que no es de ex­tra­ñar cru­zar­te con los bar­cos de la Guar­dia Ci­vil o sen­tir­te ob­ser­va­do des­de el ai­re…

Ma­gia pu­ra

Lle­ga­mos a Pue­bla del Río y Co­ria del Río, don­de la na­tu­ra­le­za da pa­so de nue­vo a la ci­vi­li­za­ción en la mar­gen de­re­cha del Gua­dal­qui­vir, has­ta lle­gar a la ex­clu­sa de la dár­se­na in­te­rior del puer­to de Se­vi­lla, don­de co­mien­za otro de los mo­men­tos más má­gi­cos de nues­tro via­je.

Si no has en­tra­do por el río a Se­vi­lla te has per­di­do una de las gran­des ma­ra­vi­llas de es­ta his­tó­ri­ca ciu­dad. Ma­gia pu­ra na­da más pa­sas el puen­te del Quin­to Cen­te­na­rio o po­pu­lar­men­te lla­ma­do “Pa­qui­to”.

Una vez den­tro, de­jar­se flo­tar al atar­de­cer con la To­rre del Oro, la Maes­tran­za y la Ca­lle Be­tis de fon­do, bue­na com­pa­ñía, unas bue­nas ra­cio­nes de gam­ba de Huel­va y un vino blan­co fres­qui­to se­rá una de esas co­sas que no ol­vi­da­rás en la vi­da.

Si el mes pa­sa­do me ocu­pa­ba de Ali­can­te co­mo Puer­to de Sa­li­da de la Vol­vo Ocean Ra­ce, es­ta vez Ali­can­te vuel­ve a ser no­ti­cia por la ce­le­bra­ción del I Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Ac­ti­vi­da­des Acuá­ti­cas, bau­ti­za­do co­mo MedSea.

Al prin­ci­pio, cuan­do me lle­gó la in­for­ma­ción so­bre la MedSea, a de­cir ver­dad me dio un po­co de pe­re­za, pen­san­do «otra vez con lo mis­mo…» pe­ro al fi­nal, una lla­ma­da de un crack del padd­le surf en Es­pa­ña me ani­mó, dán­do­le un vo­to de con­fian­za y vi­si­tán­do­lo co­mo un afi­cio­na­do más a la náu­ti­ca. Y os ten­go que re­co­no­cer que me equi­vo­qué pre­juz­gan­do es­te even­to náu­ti­co.

Na­da más en­trar, la sen­sa­ción que me dio fue co­mo cuan­do en­tra­ba ilu­sio­na­do en el Sa­lón Náu­ti­co de Barcelona, ha­ce ya al­gu­na dé­ca­da, cuan­do es­ta­ba en Mont­juïc.

Si bien es ver­dad que es­te sa­lón inau­gu­ral de ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas que se ha ce­le­bra­do en IFA - Ins­ti­tu­ción Fe­rial Ali­can­ti­na - se le no­ta que aca­ba de na­cer, el sa­bor de bo­ca que te de­ja es muy es­pe­ran­za­dor. Am­bien­te, ac­ti­vi­da­des, net­wor­king y al­go de negocio han he­cho que asis­tir a la MedSea ha­ya me­re­ci­do la pena.

A par­te de IFA, el Pa­tro­na­to de Tu­ris­mo de la Cos­ta Blan­ca ha si­do el mo­tor pa­ra que es­ta pri­me­ra edi­ción ha­ya vis­to la luz. Ade­más de con­tar con la co­la­bo­ra­ción de la Agen­cia Va­len­cia­na de Tu­ris­mo.

Es­tos tres es­ta­men­tos han apos­ta­do por que la MedSea sea una reali­dad, pro­mo­cio­na­do y sub­ven­cio­nan­do par­te de los gas­tos pa­ra que las más de dos­cien­tas em­pre­sas que se han da­do ci­ta pu­die­ran me­jo­rar sus ra­tios de ren­ta­bi­li­dad.

Pe­ro si es­ta vez hay que fe­li­ci­tar a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que ges­tio­nan el tu­ris­mo náu­ti­co en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, tam­bién hay que ha­cer­lo a los em­pre­sa­rios que han apos­ta­do por es­te I Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Ac­ti­vi­da­des Acuá­ti­cas. Em­pre­sas lo­ca­les, co­mo Pa­rres Cen­ter, o no tan lo­ca­les co­mo Mar­days, y mar­cas in­ter­na­cio­na­les, co­mo Aqua­lung, han arries­ga­do apo­yan­do es­ta ini­cia­ti­va.

Lo que me ha pa­re­ci­do cho­can­te es que la Vol­vo Ocean Ra­ce no es­tu­vie­ra pre­sen­te en es­te even­to. Un signo de des­co­ne­xión con su puer­to de sa­li­da que no me ha gus­ta­do na­da.

La MedSea ya tie­ne el apro­ba­do al­to des­pués de es­ta de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes pe­ro es­pe­ro que es­te no sea su ob­je­ti­vo.

A es­te I Sa­lón In­ter­na­cio­nal de Ac­ti­vi­da­des Acuá­ti­cas le fal­ta una bue­na do­sis de mar­ke­ting, una ho­ja de ru­ta con­tras­ta­da, mu­cha más co­mu­ni­ca­ción, ma­yor promoción y se­guir apo­yan­do a las em­pre­sas pa­ra que si­gan apos­tan­do por lo me­nos du­ran­te las pró­xi­mas dos edi­cio­nes, si quie­ren no des­va­ne­cer­se.

LE FAL­TA UNA BUE­NA DO­SIS DE MAR­KE­TING, MA­YOR PROMOCIÓN Y CO­MU­NI­CAR CON CA­BE­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.