En­tre­vis­ta a Matt Allen, ga­na­dor de la Sid­ne­yHo­bart 2017

Ga­nar la Sid­ney Ho­bart es una de las vic­to­rias más pres­ti­gio­sas de la vela mun­dial. Un TP 52 lo ha he­cho es­te año

ABC - Vela - - Front Page - JAVIER SOBRINO

[6-7]

El pre­si­den­te de la Aus­tra­lian Sai­ling, la fe­de­ra­ción aus­tra­lia­na de vela, cum­plió su sue­ño de ga­nar la Ro­lex Sid­ney Ho­bart, la re­ga­ta oceá­ni­ca más im­por­tan­te del He­mis­fe­rio Sur. Matt Allen ha te­ni­do que com­pe­tir en 28 edi­cio­nes pa­ra al­zar la Tat­ter­sall Cup co­mo ar­ma­dor de su «Ichi Ban» (nú­me­ro uno en ja­po­nés), un nue­vo TP52 di­se­ña­do por Mar­ce­lino Bo­tín que se im­pu­so en­tre una flo­ta de 102 bar­cos en la edi­ción más rápida de los 73 años de his­to­ria de la re­ga­ta.

Pa­ra ga­nar la re­ga­ta de 628 mi­llas en­tre Sídney y Ho­bart (Tas­ma­nia), Matt Allen y su tri­pu­la­ción tu­vie­ron que na­ve­gar su TP52 a un rit­mo nun­ca an­tes vis­to en un bar­co de qui­lla fi­ja en las sie­te dé­ca­das de his­to­ria de la Ro­lex Sid­ney Ho­bart, ce­le­bra­da inin­te­rrum­pi­da­men­te ca­da año des­de 1945. Ichi Ban com­ple­tó el re­co­rri­do con un sor­pren­den­te re­gis­tro de 1 día, 19 ho­ras, 10 mi­nu­tos y 20 se­gun­dos a una me­dia de más de 14,5 nu­dos, le­jos del es­tra­tos­fé­ri­co ré­cord ab­so­lu­to es­ta­ble­ci­do por el ga­na­dor en tiem­po real, el su­per­ma­xi de 30,5 me­tros «Comanche» de Jim Coo­ney (1 día, 9 ho­ras, 15 mi­nu­tos y 24 se­gun­dos, a ca­si 19 nu­dos de me­dia), pe­ro su­fi­cien­te pa­ra al­zar uno de los tro­feos más co­di­cia­dos de la vela oceá­ni­ca mun­dial y el cro­nó­gra­fo Ro­lex gra­ba­do con su ha­za­ña.

Allen, pre­si­den­te de Aus­tra­lian Sai­ling y ex co­mo­do­ro del Crui­sing Yacht Club of Aus­tra­lia (or­ga­ni­za­dor de la re­ga­ta jun­to al Ro­yal Yacht Club of Tas­ma­nia y Ro­lex), ya lo ha­bía in­ten­ta­do an­tes con ge­ne­ra­cio­nes previas de su «Ichi Ban», in­clu­yen­do otro TP52, un Farr 52, un Jo­nes 70 y un Car­keek 60. Co­mo tripulante, ga­nó la edi­ción de 1983 a bor­do del «Spark­man & Step­hens Cha­llen­ge II» de Lou Abrahams, pe­ro «es­ta vez ha si­do es­pe­cial, ga­nar con mi pro­pio bar­co ha si­do in­creí­ble», con­fie­sa. — ¿Cuá­les han si­do las claves pa­ra la vic­to­ria en la Ro­lex Sid­ney Ho­bart 2017? —En mi opi­nión la cla­ve ha es­ta­do en con­tar con una tri­pu­la­ción muy ex­pe­ri­men­ta­da (140 edi­cio­nes en­tre to­dos). La ma­yor par­te de no­so­tros ya ha­bía­mos ga­na­do la re­ga­ta an­tes, y eso es un ac­ti­vo muy va­lio­so. Por otra par­te, ha in­flui­do mu­cho el con­tar con un bar­co cons­trui­do con lo úl­ti­mo en di­se­ño y pen­sa­do pa­ra com­pe­ti­ción oceá­ni­ca de me­dia dis­tan­cia. Por úl­ti­mo, di­ría que re­sul­tó esen­cial ha­ber to­ma­do bue­nas de­ci­sio­nes en la elec­ción de ve­las, lo que nos per­mi­tió lo­grar una bue­na ven­ta­ja res­pec­to a nues­tros in­me­dia­tos com­pe­ti­do­res du­ran­te la pri­me­ra jornada de com­pe­ti­ción. Ese día era don­de se iba a de­ci­dir la re­ga­ta, y hubo un mo­men­to en el que sim­ple­men-

PA­SA­DO «YA GA­NÉ EN 1983, PE­RO CO­MO TRIPULANTE»

te nos di­ji­mos: «ol­vi­dad las ve­las, se­guid apre­tan­do. Si rom­pen, es­ta­mos fue­ra; si no apre­ta­mos, es­ta­mos fue­ra». Era to­do o na­da. —¿Po­dría enu­me­rar en qué por­cen­ta­je han in­ter­ve­ni­do bar­co, tri­pu­la­ción, con­di­cio­nes y suer­te? —Yo atri­bui­ría un 50% a la tri­pu­la­ción y el otro 50% al bar­co. Fui­mos ca­pa­ces de ga­nar la re­ga­ta fren­te a los bar­cos si­mi­la­res en ta­ma­ño, y eso no es cues­tión de suer­te. Por otro la­do, tam­bién es cier­to que hay un fac­tor suer­te a la ho­ra de im­po­ner­se a los bar­cos de ma­yor y me­nor es­lo­ra que el nues­tro, pe­ro a par­tir de ahí es to­do tri­pu­la­ción y bar­co. Los de es­lo­ras si­mi­la­res a la nues­tra fue­ron los más com­pe­ti­ti­vos de to­da la flo­ta, y de no ser no­so­tros, el ven­ce­dor ha­bría sa­li­do de ese ran­go de 45-55 pies (en­tre 13,7 y 16,7 me­tros). Las con­di­cio­nes son las me­jo­res que he vis­to en mis 28 par­ti­ci­pa­cio­nes, pe­ro en es­ta oca­sión les da­ría un ce­ro por cien­to. — ¿Por qué eli­gió un di­se­ño Bo­tín? —Pa­ra ga­nar la Ro­lex Sid­ney Ho­bart tie­nes que acertar en la elec­ción de tri­pu­la­ción y de bar­co. Al fi­na­li­zar la pa­sa­da edi­ción, ha­blé con mi ami­go Gor­don Ma­gui­re la po­si­bi­li­dad de cons­truir un nue­vo cas­co de TP52 adap­ta­do a na­ve­ga­ción oceá­ni­ca de me­dia dis­tan­cia, y es­pe­cial­men­te a las ca­rac­te­rís­ti­cas de la Ro­lex Sid­ney Ho­bart. Un bar­co que pu­die­ra ser com­pe­ti­ti­vo en di­fe­ren­tes con­di­cio­nes. Tu­vi­mos cla­ra la elec­ción del mo­de­lo, y me de­can­té por Bo­tín sen­ci­lla­men­te por­que es el me­jor di­se­ña­dor de la cla­se TP52. Le in­cor­po­ra­mos la jar­cia de nues­tro an­te­rior TP52, y lo bo­ta­mos en oc­tu­bre. —¿Por qué in­sis­te en atri­buir el mé­ri­to a su tri­pu­la­ción? —No vas a ga­nar es­ta re­ga­ta si no es­tás dis­pues­to a dar­lo to­do en to­do mo­men­to, y la tri­pu­la­ción reali­zó un tra­ba­jo sen­ci­lla­men­te in­creí­ble. Cuan­do tu­vi­mos que apre­tar fuer­te, siem­pre se mos­tra­ron dis­pues­tos pa­ra afron­tar el re­to y ren­dir al má­xi­mo. Ni mos­tra­ron can­san­cio, ni co­me­tie­ron errores cuan­do to­có na­ve­gar en con­di­cio­nes muy di­fí­ci­les. Nun­ca he vis­to un gru­po de per­so­nas tra­ba­jar tan du­ro por el bar­co y por el res­to del equi­po. Cual­quie­ra de no­so­tros iría al fin del mun­do por el res­to. —¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted ha­ber ga­na­do la re­ga­ta co­mo aus­tra­liano, co­mo re­ga­tis­ta y co­mo pre­si­den­te de Aus­tra­lian Sai­ling? —Es ha­cer reali­dad el sue­ño de to­da una vi­da. Des­de que vi la re­ga­ta por pri­me­ra vez en 1976, la he se­gui­do ca­da año. Hi­ce mi pri­me­ra Sid­ney Ho­bart en 1980, con só­lo 17 años, y des­de en­ton­ces he par­ti­ci­pa­do en 28 edi­cio­nes. Es sim­ple­men­te mag­ní­fi­co se­guir na­ve­gan­do sien­do el pre­si­den­te del de­por­te en mi país, y por en­ci­ma de to­do ha­ber po­di­do ga­nar la re­ga­ta oceá­ni­ca más im­por­tan­te del He­mis­fe­rio Sur. —¿En qué sec­cio­nes di­vi­di­ría el re­co­rri­do de 628 mi­llas en­tre Sídney y Ho­bart? —En es­ta oca­sión creo que ha ha­bi­do seis sec­cio­nes bien di­fe­ren­cia­das: La bahía de Sídney, don­de tu­vi­mos una sa­li­da len­ta y se de­mos­tró que no es po­si­ble ga­nar la re­ga­ta en ese tra­mo, ¡pe­ro sí per­der­la!; la cos­ta de Nue­va Ga­les del Sur, don­de to­có na­ve­ga­ción de tra­vés y uti­li­za­mos un A3 fren­te al có­di­go ce­ro que eli­gió la ma­yo­ría, lo que nos per­mi­tió na­ve­gar más rá­pi­do que nues­tros ri­va­les; el pa­so del Es­tre­cho de Bass, con con­di­cio­nes de po­pa du­ra que des­tro­za­ron nues­tro spin­na­ker, ha­cien­do que ce­dié­ra­mos te­rreno fren­te a nues­tros ri­va­les has­ta que iza­mos nues­tra si­guien­te vela; la cos­ta de Tas­ma­nia, de po­pa has­ta que lle­ga­mos al lay­li­ne en Tas­man Is­land, lue­go de tra­vés has­ta Storm Bay con un per­fec­to lay­li­ne y en el la­do co­rrec­to de un buen ro­le; el pa­so por Storm Bay, con un buen tra­vés en pre­sión ra­zo­na­ble; y por úl­ti­mo re­mon­tar el río Der­went, don­de una tran­si­ción en la bri­sa nos de­jó sin vien­to du­ran­te 25 mi­nu­tos, pro­vo­can­do una ten­sa es­pe­ra a que lle­ga­ra la nue­va bri­sa. A par­tir de que cru­za­mos la me­ta, mu­chos ner­vios con­fian­do en te­ner to­da­vía el tiem­po su­fi­cien­te fren­te a nues­tros opo­nen­tes. —¿Qué con­vier­te a la Ro­lex Sid­ney Ho­bart en un icono de la vela? —El desafío que su­po­ne na­ve­gar la cos­ta es­te de Aus­tra­lia y com­pe­tir con­tra la me­jor flo­ta po­si­ble. Y, por su­pues­to, el re­ci­bi­mien­to en Ho­bart. Pa­ra con­se­guir man­te­ner­se en la éli­te de la na­ve­ga­ción oceá­ni­ca mun­dial re­sul­tó cru­cial la en­tra­da de Ro­lex co­mo pa­tro­ci­na­dor ofi­cial en 2002, lo que ha ga­ran­ti­za­do que la re­ga­ta des­pier­te in­te­rés in­ter­na­cio­nal y atrai­ga a los me­jo­res bar­cos y tri­pu­la­cio­nes. — ¿Có­mo ha si­do la evo­lu­ción de la vela des­de su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en 1980? —Los bar­cos han evo­lu­cio­na­do mu­cho y son mu­chí­si­mo me­jo­res en to­dos los sen­ti­dos. Es in­creí­ble lo rá­pi­do que pue­des na­ve­gar hoy con un 52 pies. Du­ran­te mu­cho tiem­po na­ve­ga­mos li­te­ral­men­te su­mer­gi­dos, con agua por to­das par­tes, pe­ro el bar­co se com­por­tó in­creí­ble­men­te bien. Lo que no ha cam­bia­do es el con­cep­to de ca­ma­ra­de­ría y amis­tad, que si­gue sien­do idén­ti­co. —¿Se ve na­ve­gan­do con 88 años co­mo lo hi­zo Syd Fis­cher en 2015? —Fue in­creí­ble ver com­pe­tir a Syd du­ran­te tan­to tiem­po. Es­pe­ro lle­gar a eso, ¡pe­ro Syd Fis­cher só­lo hay uno!

GA­NA­DOR «PA­RA GA­NAR ES­TA RE­GA­TA TIE­NES QUE ACERTAR EN EL BAR­CO Y LA TRI­PU­LA­CIÓN»

Matt Allen re­co­gió el Ro­lex que le cer­ti­fi­ca ser ga­na­dor de la Sid­ney Ho­bart

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.