El fa­ro del nue­vo Ham­bur­go

Es­te año se ha inau­gu­ra­do el nue­vo edi­fi­cio que aco­ge la se­de de la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba

ABC - Viajar - - Viajar - POR JA­VIER CARRIÓN

Ham­bur­go, la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Ale­ma­nia, des­ta­ca por sus zo­nas ver­des, su ani­ma­da vi­da noc­tur­na y su in­du­da­ble en­can­to que des­pren­de un mar­ca­do aro­ma ma­ri­ne­ro. No so­lo su vie­jo cen­tro his­tó­ri­co bri­lla en es­ta her­mo­sa ciu­dad co­mer­cial del nor­te de Ale­ma­nia. El El­ba, el Als­ter, el Ree­per­bahn (su ba­rrio más gol­fo), la Spei­chers­tadt (la ciu­dad al­ma­cén), con su tra­di­cio­nal ar­qui­tec­tu­ra de la­dri­llo neo­gó­ti­ca, el Mer­ca­do de Pes­ca­do, y des­de el 11 de enero de 2017 el edi­fi­cio de la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba se ofre­cen co­mo gran­des atrac­ti­vos en es­te im­por­tan­te nú­cleo de la vie­ja Li­ga Han­seá­ti­ca.

En 2015 Ham­bur­go vi­vió su mo­men­to de gloria cuan­do uno de sus mo­nu­men­tos, la Spei­chers­tadt co­no­ci­da co­mo « ciu­dad al­ma­cén», en­tra­ba en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mundial de la UNES­CO. Es­ta era la pri­me­ra vez que el pres­ti­gio­so or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal po­nía sus ojos en un mo­nu­men­to de es­te lan­der ale­mán y lo ha­cía pa­ra des­ta­car es­te con­jun­to de al­ma­ce­nes cons­trui­do en la­dri­llo ro­jo a fi­na­les del si­glo XIX con una red de ca­na­les co­nec­ta­dos con el puer­to. En­tre 1883 y 1927 es­ta zo­na por­tua­ria se con­vir­tió en uno de los ma­yo­res al­ma­ce­nes del mun­do co­mo puer­to fran­co, al en­car­gar­se de las mer­can­cías que lle­ga­ban a la ciu­dad a tra­vés del El­ba. Ca­fé, ca­cao, ta­ba­co, es­pe­cias, al­fom­bras se al­ma­ce­na­ban en es­tos edi­fi­cios que su­cum­bie­ron en un cin­cuen­ta por cien­to al ser bom­bar­dea­da la zo­na du­ran­te la II Gue­rra Mundial. Has­ta 1967 es­tos al­ma­ce­nes no fue­ron re­cons­trui­dos y des­de 2003 es­te área del puer­to pa­só a ser par­te de la ciu­dad con una po­bla­ción de unos 20.000 ve­ci­nos. Hoy, apar­te de las vi­vien­das, hay ofi­ci­nas, ban­cos, ba­res, res­tau­ran­tes y va­rios mu­seos in­tere­san­tes, co­mo el del Ca­fé, abier­to en 2015 en una ca­sa de 1667 con 8.500 ob­je­tos, el Mu­seo de la Adua­na, el Mu­seo de las Es­pe­cias o el Mu­seo Spei­chers­tadt, que mues­tra en un mar­co au­tén­ti­co las mer­can­cías y los úti­les de las em­pre­sas de al­ma­ce­na­je y ca­sas co­mer­cia­les del ba­rrio.

La piel blan­ca

Muy cer­ca de es­ta «ciu­dad al­ma­cén», en una de las es­qui­nas del puer­to que aso­man al río, se ha­lla el edi­fi­cio de la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba, el gran «sím­bo­lo de la mú­si­ca del fu­tu­ro». En es­te nue­vo fa­ro ham­bur­gués lla­ma la aten­ción su sa­la de con­cier­tos, con la me­jor acús­ti­ca del país y con una ca­pa­ci­dad pa­ra 2.100 asien­tos que, al igual que la Scala de Mi­lán o la Phi­lahar­mo­nie de Ber­lín, de­ja jus­to en la mi­tad del in­te­rior el es­ce­na­rio y des­de ese pun­to as­cien­den las gra­das ca­si co­mo se tra­ta­ra de unas «te­rra­zas de un vi­ñe­do». Más im­pre­sio­nan­te es ver­la en­vuel­ta en la que se apo­da co­mo « la piel blan­ca», com­pues­ta de 10.000 pla­cas de fi­bra de ye­so en cu­ya pro­duc­ción se ha em­plea­do pa­pel re­ci­cla­do. Nin­gu­na es igual, pues pe­san des­de 35 has­ta 125 ki­los, y de­pen­dien­do de dón­de es­tén co­lo­ca­das des­cri­ben un di­bu­jo u otro. Des­de es­ta obra «fa­raó­ni­ca», cu­ya cres­ta de vi­drio y sus pun- tas en for­ma de ola rom­pien­te se si­túan contra el cie­lo a 37 m de al­tu­ra, ya se pue­de dis­fru­tar de la me­jor vis­ta so­bre el El­ba, la ciu­dad y su puer­to que si­gue sien­do ca­si mil años des­pués uno de los ma­yo­res del mun­do. Ade­más, el lla­ma­ti­vo edi­fi­cio dis­po­ne de 45 apar­ta­men­tos, con un pre­cio que par­te de los 41.000 eu­ros el me­tro cua­dra­do, y de un ho­tel con 248 ha­bi­ta­cio­nes.

Im­pres­cin­di­ble

La vi­si­ta a la ciu­dad no es­ta­ría re­ma­ta­da sin vi­si­tar el Ham­bur­go más an­ti­guo con su bellísimo Ayun­ta­mien­to re­na­cen­tis­ta, se­de hoy del Par­la­men­to y del Go­bierno del Es­ta­do, y otros edi­fi­cios clá­si­cos co­mo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, el me­jor que so­bre­vi­vió a los bom­bar­deos de la gue­rra, o la Igle­sia de San Mi­guel, el tem­plo ba­rro­co pro­tes­tan­te que se con­vir­tió en el au­tén­ti­co fa­ro de to­dos los bar­cos que en­tra­ban en el puer­to de Ham­bur­go. Y los que pre­fie­ran dis­fru­tar de su vi­da noc­tur­na tie­nen una ci­ta en Sankt Pau­li y su ca­lle más em­ble­má­ti­ca, la Ree­per­bahn, re­ple­ta de dis­co­te­cas, ba­res, clu­bes, res­tau­ran­tes y tours que re­cuer­dan el pa­so de Los Beatles por es­ta ciu­dad. Un lu­gar siem­pre de mo­da al que acu­den en­tre 50.000 y 100.000 jó­ve­nes los vier­nes y los sá­ba­dos pa­ra di­ver­tir­se en el ba­rrio más «ca­na­lla» del nor­te de Ale­ma­nia.

MA­XIM SCHULZ

Vis­ta del im­po­nen­te edi­fi­cio de la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba

Los vie­jos al­ma­ce­nes del puer­to. De­ba­jo, la To­rre del Ayun­ta­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.