El ma­yor salto de agua de Eu­ro­pa

Por es­te pun­to del al­to Rin, al nor­te de Sui­za, se des­bo­can 600.000 li­tros de agua por se­gun­do. Un es­pec­tácu­lo na­tu­ral úni­co

ABC - Viajar - - Viajar - POR JA­VIER CARRIÓN

Im­pre­sio­na­do por el so­ni­do de las ca­ta­ra­tas del Rin, Goet­he es­cri­bió en 1797 en su dia­rio que es­tos sal­tos de agua, los más gran­des de Eu­ro­pa, eran las «fuen­tes del océano». Al cé­le­bre es­cri­tor ale­mán le im­pac­tó la ve­lo­ci­dad y la vio­len­cia de las aguas a su pa­so por es­ta zo­na del al­to Rin, si­tua­da en­tre las lo­ca­li­da­des de Neuhau­sen am Rhein­fall y Lau­fen-Uh­wie­sen, a 4 ki­ló­me­tros de Schaff­hau­sen, en el nor­te de Sui­za. Y ese cau­ce de 150 me­tros de an­chu­ra con una caí­da de 23 me­tros si­gue ma­ra­vi­llan­do hoy a los tu­ris­tas que se acer­can a es­te pun­to por el que flu­ye una me­dia de 600.000 li­tros de agua por se­gun­do. El cau­dal va­ría en fun­ción de la épo­ca del año, pe­ro siem­pre es en el fi­nal de la pri­ma­ve­ra cuan­do al­can­za sus ma­yo­res ni­ve­les. El éxi­to tu­rís­ti­co de es­te es­pec­ta­cu­lar em­pla­za­mien­to na­tu­ral re­sul­ta in­cues­tio­na­ble, pues lo vi­si­tan un mi­llón tres­cien­tas mil per­so­nas ca­da año. En Sui­za su ae­ro­puer­to más pró­xi­mo es el de Zú­rich. Inf: www.rhein­fall.ch / www.mys­wit­zer­land.com

La Roca

La Roca, la gran mo­le que se en­cuen­tra en el cen­tro de las ca­ta­ra­tas del Rin, es mu­cho más an­ti­gua que las pro­pias cas­ca­das y re­sul­tó cla­ve en la crea­ción de es­tos es­pec­ta­cu­la­res sal­tos de agua. A los tu­ris­tas les si­gue pa­re­cien­do in­creí­ble co­mo es­ta enor­me roca, que lu­ce la cruz blan­ca del es­tan­dar­te sui­zo en su ci­ma, ha po­di­do re­sis­tir al pa­so del agua y a la ero­sión pro­du­ci­da. Fue es­ta ero­sión cons­tan­te del río so­bre las aguas la que creó en la Edad de Hie­lo, unos 14.000 a 120.000 años atrás, es­tas gran­dio­sas ca­ta­ra­tas.

Ex­cur­sio­nes por el río

Exis­ten tres ru­tas pa­no­rá­mi­cas en es­te au­tén­ti­co «re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za» que per­mi­ten dis­fru­tar me­jor de la vi­si­ta to­man­do fo­to­gra­fías o ví­deos. Al fi­nal del via­je lo más nor­mal es en­con­trar­se li­te­ral­men­te mo­ja­do, por lo que se re­co­mien­da siem­pre un chu­bas­que­ro. La lí­nea 1 (vi­si­ble por su co­lor ama­ri­llo) de los bar­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.