ÚL­TI­MAS FRON­TE­RAS Ha­cia tie­rras sal­va­jes

Di­cen que en la Tie­rra ya no hay te­rri­to­rios por ex­plo­rar, pe­ro los via­je­ros de la pró­xi­ma dé­ca­da aún pue­den po­ner sus pies en reinos de si­len­cio y ho­ri­zon­tes le­ja­nos

ABC - Viajar - - Viajar -

Tie­rra de Te­pu­yes (Ve­ne­zue­la)

La Gran Sa­ba­na ve­ne­zo­la­na cons­ti­tu­ye un mun­do ar­cai­co, me­dio ig­no­to, cu­yo ras­go ca­rac­te­rís­ti­co son sus mon­ta­ñas, esas ex­tra­ñas me­se­tas de pie­dra are­nis­ca, en su ma­yo­ría vír­ge­nes, que emer­gen mi­les de me­tros so­bre las sel­vas cir­cun­dan­tes con ver­ti­ca­li­da­des sú­bi­tas, co­mo to­rreo­nes inex­pug­na­bles. Los in­dios pe­món, sus abo­rí­ge­nes, las lla­man te­pu­yes (ce­rros). Los te­pu­yes nun­ca es­tu­vie­ron su­mer­gi­dos en los océa­nos pa­leo­zoi­cos. Nun­ca fue­ron cu­bier­tos por los hie­los de las gla­cia­cio­nes. «Son san­tua­rios de re­li­quias vi­vien­tes de flo­ra y fau­na úni­cas en el pla­ne­ta», se­gún los cien­tí­fi­cos.

Me­se­ta del Tas­si­li n’Aj­jer, Ar­ge­lia

Si­tua­da en el Sáha­ra ar­ge­lino a 2.100 m de altitud, es­ta me­se­ta es un ca­pri­cho de la Geo­lo­gía, que aquí se trans­mu­tó en es­cul­to­ra su­rrea­lis­ta, mol­dean­do sus ro­cas de are­nis­ca en es­truc­tu­ras tan in­só­li­tas co­mo lla­ma­ti­vas: pi­nácu­los, tol­mos y al­re­de­dor de 300 ar­cos de to­das las for­mas y ta­ma­ños, in­clu­yen­do los for­mi­da­bles des­fi­la­de­ros que flan­quean su en­tra­da. La me­se­ta del Tas­si­li n’Aj­jer es el mu­seo de pin­tu­ras ru­pes­tres a cie­lo abier­to más gran­de e im­por­tan­te del mun­do. Se lle­van cen­sa­das unas 15.000 y al­gu­nas se re­mon­tan a 8.000 años a. de Cris­to.

La Sel­va del Da­rién (Pa­na­má)

Des­de que, en 1513, Núñez de Balboa y su hues­te atra­ve­sa­ron el ist­mo del Da­rién has­ta dar con el Pa­cí­fi­co, ex­plo­ra­do­res y aven­tu­re­ros han en­fren­ta­do con dis­tin­ta for­tu­na el desafío de sus sel­vas, las más va­ria­das de to­da la Amé­ri­ca tro­pi­cal. Ha­bla­mos de una jun­gla tu­pi­da, ló­bre­ga y hos­ca, de un ge­nuino in­fierno ver­de, par­te del cual con­for­ma hoy el par­que na­cio­nal ho­mó­ni­mo que, en sus 160 km de cos­ta a cos­ta, pro­te­ge uno de los bos­ques hú­me­dos tro­pi­ca­les me­nos de­te­rio­ra­dos de Cen­troa­mé­ri­ca.

De­sier­to de Da­na­kil (Etio­pía)

Ha­bi­ta­da des­de ha­ce si­glos por la et­nia afar, la de­pre­sión de Da­na­kil con­for­ma uno de los es­pa­cios más in­hós­pi­tos y ca­lu­ro­sos del pla­ne­ta. Es una tie­rra de crá­te­res freá­ti­cos y lla­nu­ras de sal ba­rri­das por vien­tos de as­fi­xian­tes hu­me­da­des don­de los ter­mó­me­tros se dis­pa­ran por en­ci­ma de 45ºC. La in­ten­sa ac­ti­vi­dad tec­tó­ni­ca de su fon­do, por de­ba­jo del ni­vel del mar, es­ta par­tien­do Áfri­ca en dos. En me­dio de es­ta na­tu­ra­le­za dis­lo­ca­da y es­té­ril, los 613 m. del vol­cán Erta Ale (mon­ta­ña humean­te, en len­gua afar), ac­ti­vo des­de 1967, cons­ti­tu­yen el te­cho de la de­pre­sión. Su ci­ma ex­hi­be uno de los po­cos la­gos per­ma­nen­tes de la­va fun­di­da en La Tie­rra. El as­cen­so com­por­ta un re­co­rri­do de 15 km.

Fior­dos ma­ga­llá­ni­cos (Chi­le)

La Pa­ta­go­nia Chi­le­na es un ad­mi­ra­ble dis­pa­ra­te geo­grá­fi­co, una zo­na ca­si in­tac­ta apo­da­da, de mo­do tan su­ge­ren­te co­mo inequí­vo­co, Tie­rra del fin del mun­do. Los ven­tis­que­ros y los gla­cia­res, ca­si to­dos con sa­li­da di­rec­ta al océano, son los ele­men­tos más per­sis­ten­tes y no­ta­bles del pai­sa­je. Jun­to a ellos, fior­dos, ca­na­les, en­se­na­das, bos­ques, ríos, ro­sa­rios de la­gos y de is­las com­po­nen uno de los es­pec­tácu­los más su­bli­mes de la Crea­ción. Aquí se ha­lla el más fa­mo­so par­que na­cio­nal su­ra­me­ri­cano: Torres del Pai­ne.

Río Nahan­ni (Ca­na­dá)

El Va­lle sin Hom­bres, di­cen los in­dios chi­pew­yan. Y con ra­zón, ya que, en es­ta in­men-

EFE/NICKY WIL­SON

El bu­que HMS Pro­tec­tor, bar­co pa­tru­lle­ro des­ple­ga­do en el Mar de Ross, en la An­tár­ti­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.