Las mi­sio­nes je­suí­ti­cas

ABC - Viajar - - Viajar - TEX­TO Y FOTOS: JA­VIER CA­RRIÓN

Sin sa­li­da al mar y ro­dea­do por Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Bo­li­via, Pa­ra­guay es un gran des­co­no­ci­do pa­ra los es­pa­ño­les, a pe­sar de la an­ti­gua vin­cu­la­ción je­suí­ti­ca en es­tas tie­rras don­de la na­tu­ra­le­za y la hos­pi­ta­li­dad de sus gen­tes atra­pan.

Fun­da­cio­nes je­suí­ti­cas

Ocho pue­blos pa­ra­gua­yos com­po­nen es­te cir­cui­to que re­crea el pa­so de la Com­pa­ñía de Je­sús por es­te país vi­si­tan­do las po­bla­cio­nes y las mi­sio­nes que los re­li­gio­sos le­van­ta­ron jun­to a los in­dí­ge­nas en me­dio de las sel­vas sud­ame­ri­ca­nas. Las fun­da­cio­nes je­suí­ti­cas fue­ron más de cin­cuen­ta, si bien so­lo trein­ta se con­so­li­da­ron fi­nal­men­te en Bra­sil (7), Ar­gen­ti­na (15) y Pa­ra­guay (8). Las fun­da­cio­nes pa­ra­gua­yas son: San Ignacio Gua­zú, San­ta Ma­ría de Fe, San­ta Ro­sa, San­tia­go, San Cos­me y San Da­mián, Ita­púa (la ac­tual ciu­dad de En­car­na­ción), San­tí­si­ma Tri­ni­dad del Pa­ra­ná y Je­sús de Ta­va­ran­güe.

Más de 130 mi­sio­ne­ros per­die­ron la vi­da en las jun­glas mien­tras evan­ge­li­za­ban a los in­dí­ge­nas, pe­ro otros re­li­gio­sos con­si­guie­ron or­ga­ni­zar­se pa­ra de­fen­der­les de la es­cla­vi­tud de los «ban­dei­ran­tes» por­tu­gue­ses. Ca­da mi­sión in­cluía en­tre dos mil y cua­tro mil in­dí­ge­nas, que eran di­ri­gi­dos por dos o tres je­sui­tas y los ca­ci­ques de ca­da pue­blo. La ma­yo­ría de es­tas cons­truc­cio­nes que­da­ron re­du­ci­das a es­com­bros, pe­ro dos de ellas ( Je­sús de Ta­va­ran­güe y Tri­ni­dad) fue­ron de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la UNES­CO en 1993. Tri­ni­dad, fun­da­da en 1706, es la que man­tie­ne en ma­yor gra­do la es­truc­tu­ra del com­ple­jo y otras, co­mo San Cos­me y San Da­mián, si­guen sir­vien­do a la co­mu­ni­dad ac­tual co­mo lu­gar de re­ti­ros re­li­gio­sos, ca­te­cis­mos y es­cue­la. De la pri­me­ra de ellas, San Ignacio de Igua­sú, fun­da­da en 1609, no que­da prác­ti­ca­men­te na­da en pie, pe­ro si se pue­de ver en su Mu­seo Dio­ce­sano las imá­ge­nes ori­gi­na­les ta­lla­das en ma­de­ra po­li­cro­ma­da de san­tos y vír­ge­nes que asom­bran por su in­creí­ble ex­pre­si­vi­dad, co­mo las de San Pe­dro, San Fran­cis­co Ja­vier o San Ignacio de Lo­yo­la.

Los Sal­tos de Mon­day

El Mon­day es un afluen­te del Pa­ra­ná, el río más im­por­tan­te de Pa­ra­guay, y a su pa­so por el dis­tri­to Pre­si­den­te Franco (De­par­ta­men­to de Al­to Pa­ra­ná, cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil y Ar­gen­ti­na) for­ma una es­pec­ta­cu­lar ca­ta­ra­ta de obli­ga­da vi­si­ta. El lu­gar, que fue una de las es­ta­cio­nes del ca­mino prehis­pá­ni­co de los gua­ra­níes, ocu­pa una su­per­fi­cie de 9 hec­tá­reas con tres caí­das de 45 me- tros de al­tu­ra y un an­cho de 390 me­tros. Sus mi­ra­do­res son es­pec­ta­cu­la­res.

Asun­ción, «ma­dre de ciu­da­des»

Asun­ción, la lla­ma­da «Ca­pi­tal Verde de Ibe­roa­mé­ri­ca » por la va­ria­da vegetación que em­be­lle­ce sus ca­lles y jar­di­nes, mez­cla sus edi­fi­cios coloniales con im­po­nen­tes es­truc­tu­ras dig­nas de una gran me­tró­po­lis y una nue­va ciu­dad mo­der­na con rascacielos, ho­te­les bou­ti­que y de cin­co es­tre­llas, cen­tros co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas. A Asun­ción, que se asen­tó en sus orí­ge­nes so­bre un te­rreno en­cla­va­do en­tre sie­te co­li­nas, se la co­no­ce his­tó­ri­ca­men­te tam­bién co­mo la «ma­dre de ciu­da­des » , ya que du­ran­te la épo­ca de la con­quis­ta par­tie­ron des­de aquí mu­chas ex­pe­di­cio­nes pa­ra fun­dar otras ciu­da­des. De ese pa­sa­do co­lo­nial que­dan al­gu­nos atractivos que me­re­ce la pe­na vi­si­tar: la Ca­sa de la In­de­pen­den­cia (1772), un so­lar co­lo­nial que evo­ca la ciu­dad del XVIII don­de se ce­le­bra ese aniver­sa­rio ca­da 14 y 15 de ma­yo; el Cen­tro Cul­tu­ral de la Ciu­dad “Man­za­na de la Ri­ve­ra” con su mu­seo de la ciu­dad y su bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal, la Igle­sia Ca­te­dral y el más re­cien­te Pa­la­cio de Go­bierno.

El es­plen­dor fran­cis­cano

La Igle­sia de Ya­gua­rón o de San Buenaventura (1772), a unos cua­ren­ta y ocho ki­ló­me­tros de Asun­ción,es­tá con­si­de­ra­da el ejem­plo más notable de los tem­plos le­van­ta­dos en los pue­blos fun­da­dos por los fran­cis­ca­nos, cuan­do em­pren­die­ron su la­bor pas­to­ral co­mo par­te de la con­quis­ta es­pa­ño­la. El tem­plo es un enor­me edi­fi­cio con techo de te­jas a dos aguas y co­rre­dor que lo ro­dea y so­bre sus pa­re­des de ado­be, pi­ntadas en co­lor blan­co, se re­cor­tan las grue­sas co­lum­nas de ma­de­ra, ta­lla­das a mano. El interior del edi­fi­cio es­tá di­vi­di­do en tres na­ves se­pa­ra­das por co­lum­nas cua­dra­das re­ves­ti­das por ta­blo­nes de ma­de­ra po­li­cro­ma­da, des­ta­can­do su her­mo­sa bó­ve­da em­be­lle­ci­da con un mag­ní­fi­co ar­te­so­na­do, el al­tar ri­ca­men­te or­na­men­ta­do y de­co­ra­do en oro, con re­ta­blos ta­lla­dos en ma­de­ra y re­cu­bier­tos con lá­mi­nas de oro. En el ex­te­rior lla­ma la aten­ción su sen­ci­llo cam­pa­na­rio de ma­de­ra con un techo del que cuel­gan un par de cam­pa­nas. De­ba­jo del tem­plo exis­ten unos tú­ne­les, que se­gún di­cen Ar­gen­ti­na Ciu­dad del Es­te Tri­ni­dad En­car­na­ción

To­rre en el cen­tro co­mer­cial Pa­seo la Ga­le­ría de Asun­ción

Arri­ba, Je­sús de Ta­va­ran­güé. A la de­re­cha, púl­pi­to de la mi­sión de Tri­ni­dad

Sal­tos del Mon­day en Pre­si­den­te Franco

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.