El gran li­bro de la sel­va

ABC - Viajar - - Viajar - POLY MAR­TÍ­NEZ

Océano Pa­cí­fi­fi­co CaCa­ri bri­be Ma­rMar Par­que Na­cio­nal de Chi­ri­bi­que­te Ec ua do r Pe­rú

El ja­guar nos elu­de. Des­pués de tre­par por una lo­ma in­cli­na­da, en me­dio de la es­plen­do­ro­sa vegetación y la hu­me­dad de la sel­va ama­zó­ni­ca una co­lo­nia de abejas se in­ter­po­ne en el ca­mino, se­gu­ra­men­te más fe­ro­ces que el gran ga­to de Amé­ri­ca. Im­po­si­ble pa­sar, na­die in­ten­ta tre­par esos otros dos ni­ve­les que co­ro­nan el Ce­rro Azul, el te­puy de la se­rra­nía de La Lin­do­sa, par­te del Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral de Chi­ri­bi­que­te, de­cla­ra­do el 1 de ju­lio Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Arri­ba, en la ro­ca, des­can­sa la ima­gen del ja­guar tal co­mo fue pin­ta­da ha­ce más de 20.000 años por los in­dí­ge­nas ka­ri­jo­nas. De­li­nea­do en ro­jo con una tin­tu­ra si­mi­lar al óxi­do de hie­rro uti­li­za­do en Altamira, el ja­guar es el más im­por­tan­te de la cos­mo­go­nía in­dí­ge­na y por eso se re­pi­te mu­chas ve­ces en los más de 70.000 pic­to­gra­mas que tie­ne es­ta in­men­sa ga­le­ría al ai­re li­bre, tal vez la con­cen­tra­ción de ar­te ru­pes­tre más ri­ca del mun­do. El pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos, via­jó has­ta el lu­gar el pa­sa­do 3 de ju­lio pa­ra ce­le­brar la de­cla­ra­ción de Ve­ne­zue­la Bra­sil la Unes­co y am­pliar Chi­ri­bi­que­te en un mi­llón y me­dio de hec­tá­reas, de­ján­do­lo de 4.3 mi­llo­nes de hec­tá­reas y co­mo el par­que na­tu­ral de sel­va hú­me­da más gran­de del mun­do, equi­va­len­te al te­rri­to­rio de Di­na­mar­ca, cer­cano al de Ara­gón o Ex­tre­ma­du­ra.

Lo in­creí­ble es que Chi­ri­bi­que­te fue des­cu­bier­to ha­ce so­lo 30 años, co­mo por ar­te de ma­gia de la pro­pia sel­va. El an­tro­pó­lo­go Car­los Cas­ta­ño-Uri­be se lo tro­pe­zó mien­tras huía de una tor­men­ta que aco­sa­ba a la avio­ne­ta en la que via­ja­ba a Le­ti­cia, al sur del país. Es­ta for­ma­ción geo­ló­gi­ca, de las más an­ti­guas del con­ti­nen­te, fue pun­to cla­ve pa­ra el po­bla­mien­to de Su­ra­mé­ri­ca y el ori­gen de la cos­mo­go­nía con­ti­nen­tal re­la­cio­na­da con el ja­guar.

Es un lu­gar sa­gra­do y co­mo to­do lo sa­gra­do, guar­da una his­to­ria ci­fra­da. En es­ta «ma­lo­ca del pa­dre ja­guar», el om­bli­go del mun­do pa­ra las co­mu­ni­da­des na­ti­vas, se es­ti­ma que ha­bi­tan seis co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas no con­tac­ta­das. Ese es uno de los mo­ti­vos de fuer­za pa­ra man­te­ner a Chi­ri­bi­que­te ba­jo lla­ve. Allí ha­bi­ta el 70% de los ma­mí­fe­ros, el 40% de los an­fi­bios, 51% de los rep­ti­les y 70% de los pe­ces con­ti­nen­ta­les de Co­lom­bia. Y de es­te país, ca­ta­lo­ga­do co­mo el más ri­co en aves del mun­do, aco­ge al 35% de las es­pe­cies. Co­mo si fue­ra po­co, Chi­ri­bi­que­te al­ma­ce­na más de 450 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bono en la co­pa de sus ár­bo­les, que pue­den lle­gar a me­dir has­ta 20 me­tros de al­tu­ra. Con la am­plia­ción del par­que que­dó pro­te­gi­do el 60% del agua su­per­fi­cial que le sur­te a la Ama­zo­nía.

¿Có­mo cui­dar tan­ta ri­que­za? Par­te de la res­pues­ta es­tá en los 21 res­guar­dos in­dí­ge­nas que co­lin­dan con el par­que y sir­ven de mu­ro de con­ten­ción. Sin em­bar­go, el re­to ma­yor es­tá en la real pre­sen­cia del Es­ta­do, en un tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio de pro­tec­ción y res­pe­to pa­ra evi­tar que los ma­les del mun­do mo­derno des­tie­rren al ja­guar de Chi­ri­bi­que­te y lo bo­rren pa­ra siem­pre de la lla­ma­da Ca­pi­lla Six­ti­na de la Ama­zo­nia.

Cas­ca­da en un te­puy del par­que SAN JO­SÉ DEL GUAVIARE, CO­LOM­BIA

Una mon­ta­ña en el Par­que Na­cio­nal Chi­ri­bi­que­te

Co­lom­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.