El en­can­to ru­ral fran­cés

En el pa­ra­le­lo 45, el pai­sa­je que rie­ga el nor­te del río Dor­do­ña (Fran­cia) es una tie­rra fe­liz y de lar­ga alian­za con el hom­bre

ABC - Viajar - - Viajar - POR MAR RA­MÍ­REZ FOTOS: JUAN CAR­LOS MU­ÑOZ

Por su abun­dan­cia en bos­ques, pra­de­rías y ríos fue Ju­lio Ver­ne quien lo de­no­mi­nó Périgord Vert, el te­rri­to­rio más al nor­te del Dor­do­ña. Pai­sa­je ru­ral oriun­do de las va­cas de ra­za li­mou­sin, uno de los me­jo­res ga­na­dos va­cu­nos de Eu­ro­pa y la ra­za más uti­li­za­da en el mun­do. Con su co­lor ro­jo cas­ta­ño y cuer­nos elíp­ti­cos han vis­to pa­sar la his­to­ria de Fran­cia a su al­re­de­dor, ya que es­ta­mos en uno de los te­rri­to­rios fran­ce­ses que aco­gen al hom­bre des­de sus más re­mo­tos orí­ge­nes.

Se pue­de com­pro­bar en el ve­cino va­lle de la Vé­zè­re, don­de el hom­bre se ins­ta­ló ha­ce 400.000 años de­jan­do su hue­lla en las nu­me­ro­sas cue­vas y abri­gos que se abren en los acan­ti­la­dos de ro­ca que con­fi­nan el dis­cu­rrir ca­pri­cho­so del río. La cue­va de Las­caux, en Mon­tig­nac, es uno de los lu­ga­res más im­pre­sio­nan­tes de la prehis­to­ria, don­de el hom­bre re­pre­sen­tó sus creen­cias y fuer­za es­pi­ri­tual a tra­vés de pin­tu­ras y gra­ba­dos rea­li­za­dos en los pa­sa­jes más re­cón­di­tos de sus ca­vi­da­des.

El ga­na­do pas­ta plá­ci­da­men­te en un pai­sa­je de gran­des bos­ques y aguas vi­vas, en­tre los que se en­cuen­tra el río Dron­ne, el úl­ti­mo río sal­va­je de Fran­cia cu­yas ex­cep­cio­na­les ca­rac­te­rís­ti­cas na­tu­ra­les lo han con­ver­ti­do en el eje del Par­que Na­tu­ral Re­gio­nal Périgord-Li­mou­sin. Re­cur­sos na­tu­ra­les por los que las for­jas abun­da­ron en el si­glo XV dan­do lu­gar a una de las pri­me­ras re­gio­nes si­de­rúr­gi­cas del país.

Non­tron guar­da to­da­vía ese pa­sa­do ar­te­sano ela­bo­ran­do cu­chi­llos des­de el me­die­vo. Con su em­pu­ña­du­ra de ma­de­ra de boj y una «V» in­ver­sa pi­ro­gra­ba­da con tres pun­tos a su al­re­de­dor. Mis­te­rio­sa de­co­ra­ción que po­dría re­pre­sen­tar al gra­fi­ti uni­ver­si­ta­rio del si­glo XIV, el ví­tor, sím­bo­lo de eu­fo­ria y triun­fo rea­li­za­do por los es­tu­dian­tes sal­man­ti­nos des­de el si­glo XIV.

La vi­da ru­ral del Périgord Vert se desa­rro­lla en­tre cam­pos de centeno y cría ga­na­de­ra de va­cas y ove­jas. Aho­ra tam­bién hay ca­ba­llos de pu­ra ra­za ára­be al­re­de­dor de una bo­ni­ta gran­ja en Ma­reuil sur Be­lle. En «Do­mai­ne des 2 Abe­bes­ses en Vert» el cui- Ma­reuil sur-Be­lle Non­tron Bran­tô­me Va­llée de la Dron­ne Châ­teau de Puy­guil­hem St-Jean-de-Cô­le Cor­gnac sur-l’Is­le da­do ama­ble de es­te ser vivo, de lí­neas ge­né­ti­cas pu­ras pro­ce­den­tes de los be­dui­nos per­mi­te su uti­li­za­ción por el pla­cer de vi­vir in­ter­ac­cio­nan­do con ellos.

Los bos­ques de ha­yas y ro­bles pin­tan de verde el en­torno de los pin­to­res­cos pue­blos del Périgord. Tal vez ayu­den a ha­cer aún más be­llas jo­yas ru­ra­les co­mo Bran­tô­me, puer­ta del va­lle de Dron­ne. Un pue­blo de fá­bu­la con aba­día be­ne­dic­ti­na, con­si­de­ra­do la Ve­ne­cia del Périgord.

LOS BOS­QUES DE HA­YAS Y RO­BLES PIN­TAN DE VERDE EL EN­TORNO DE LOS PUE­BLOS DEL PÉRIGORD

En el Ca­mino de San­tia­go, el me­die­val pue­blo de Saint-Jean- de- Cô­le – uno de los más bellos de Fran­cia– des­ta­ca por la pre­sen­cia del cas­ti­llo de La Mart­ho­nie o de una bo­ni­ta igle­sia ro­má­ni­ca con te­ja­do de ma­de­ra. En el puen­te que atra­vie­sa el río sur­ge to­do el en­can­to del mun­do ru­ral fran­cés.

Los cas­ti­llos abun­dan por el te­rri­to­rio. Des­cu­bren el pa­sa­do de la re­gión o enamo­ran con sus vis­tas co­mo el re­na­cen­tis­ta de Puy­guil­hem. Tam­po­co fal­tan los la­gos, mu­chos de ellos de ori­gen artificial des­de el me­die­vo. La ob­ten­ción de agua y el apro­ve­cha­mien­to pis­cí­co­la fue­ron su ori­gen y hoy se des­ve­lan co­mo mag­ní­fi­cos ob­ser­va­to­rios de fau­na y lu­ga­res don­de pa­sear en­tre bos­ques pa­ra sen­tir el bor­bo­teo de los ma­nan­tia­les que los ali­men­tan, co­mo en el pa­ra­je del cam­ping in­só­li­to de Mil­hac de Non­tron.

Al pie del lu­gar más elevado de Dor­do­ña, el pue­blo de Saint-Pie­rre-de-Fru­gie ha de­ci­di­do con­ver­tir­se en un nú­cleo ru­ral con fu­tu­ro verde por el com­pro­mi­so ad­qui­ri­do por sus ve­ci­nos de no usar pes­ti­ci­das en sus cul­ti­vos y jar­di­nes. Ade­más, en su com­pro­mi­so de ce­ro pes­ti­ci­das, se han he­cho ami­gos de los in­sec­tos y un pue­blo que mira a las es­tre­llas por su nu­la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca.

En tie­rra de múl­ti­ples ca­mi­nos que se en­tre­cru­zan hay hue­co pa­ra el tren co­mo la vie­ja vía de Cor­gnac-sur- l’Is­le en desuso. Per­mi­te con­ver­tir­se en ma­qui­nis­ta de un tren a pe­da­les, el ve­lo­rail, y re­co­rrer 5 km pa­ra de­cir aque­llo de ¡pa­sa­je­ros al tren!

En ve­lo­rail por la vie­ja vía de Cor­gnac-sur-L’Is­le

To­rre de la igle­sia de Saint-Jean-deCô­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.