Pa­len­cia

El fue­ro de Bra­ño­se­ra es el do­cu­men­to que re­gu­la la con­vi­ven­cia más an­ti­guo de Es­pa­ña

ABC - Viajar - - Viajar - POR FRAN­CIS­CO LÓ­PEZ-SEIVANE

Qui­zá nun­ca ha­yan oí­do ha­blar de Bra­ño­se­ra, pe­ro es el mu­ni­ci­pio más an­ti­guo de Es­pa­ña y, si me apu­ran, de Eu­ro­pa. Sus orí­ge­nes hay que bus­car­los en el le­jano 13 de oc­tu­bre del año 824. En tal fe­cha y lu­gar, el con­de Mu­nio Nú­ñez, un Se­ñor de la gue­rra en lu­cha con­tra los sa­rra­ce­nos, y su es­po­sa Ar­gi­lo –la mu­jer ya con­ce­día y fir­ma­ba en igual­dad de con­di­cio­nes con su ma­ri­do en el si­glo IX– otor­ga­ron a las cin­co fa­mi­lias que se ha­bían asen­ta­do allí el lla­ma­do Fue­ro de Bra­ño­se­ra, la pri­me­ra Car­ta Pue­bla de que se tie­ne no­ti­cia en nues­tro país. Fue un he­cho sin pre­ce­den­tes, por el que los con­des con­ce­dían a quie­nes allí se asen­ta­ran una ex­ten­sa zo­na de tie­rras, de­no­mi­na­da Bra­ña Osa­ria por su abun­dan­cia en osos, pa­ra ser ad­mi­nis­tra­das man­co­mu­na­da­men­te. En un prin­ci­pio só­lo fue­ron cin­co fa­mi­lias, pe­ro el ac­to tu­vo una im­por­tan­cia ex­tra­or­di­na­ria, ya que nun­ca an­tes un ple­be­yo ha­bía po­seí­do tie­rras en la pe­nín­su­la. El pro­cla­ma­do Fue­ro, que otor­ga­ba de­re­chos de ciu­da­da­nía y pro­pie­dad man­co­mu­na­da a to­dos los ciu­da­da­nos de Bra­ño­se­ra y a sus des­cen­dien­tes, no só­lo su­pu­so una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción so­cial en la épo­ca, sino que se con­vir­tió, sin pre­ten­der­lo, en un atis­bo de Car­ta Fun­da­cio­nal del fu­tu­ro reino de Cas­ti­lla.

Bra­ño­se­ra es un pue­ble­ci­to de cui­da­das ca­sas de pie­dra que se ali­nean des­or­de­na­da­men­te a am­bos la­dos de la em­pi­na­da y cu­le­brean­te ca­rre­te­ra, en­cas­tra­das en­tre ver­des pra­de­ríos y abri­ga­das en un cuen­co de im­po­nen­tes bos­ques. Al fon­do, se yer­gue la sie­rra de Hí­jar, ame­na­zan­te y pro­tec­to­ra por igual. Pa­ra lle­gar allí hay que en­fi­lar el va­lle de San­tu­llán, sal­pi­ca­do de di­fun­tas mi­nas de car­bón, atra­ve­sar el pue­blo de Ba­rrue­lo de pun­ta a pun­ta y se­guir su­bien­do por la ca­rre­te­ra que lle­va a la sie­rra a tra­vés de La Pe­dro­sa, un bos­que de ha­yas y ro­bles cen­te­na­rios de una be­lle­za in­com­pa­ra­ble, que en es­ta épo­ca del año ofre­ce un es­pec­tácu­lo cau­ti­va­dor, con las ho­jas del oto­ño com­po­nien­do una sin­fo­nía inaca­ba­da de ocres cam­bian­tes que inun­da el áni­mo de ale­gría. Y, créan­me, no son so­lo co­lo­res, son sen­sa­cio­nes que ilu­mi­nan el al­ma.

Des­de lo al­to de la ca­rre­te­ra que ser­pen­tea do­lo­ro­sa­men­te por la mon­ta­ña, bus­can­do una sa­li­da na­tu­ral ha­cia Can­ta­bria, por los mis­mos ca­mi­nos que tran­si­ta­ron en la an­ti­güe­dad ro­ma­nos, cán­ta­bros y as­tu­res, y por don­de lle­ga­ron los pri­me­ros fo­ra­mon­ta­nos, las ca­sas de pie­dra y los ro­jos te­ja­dos

Vis­tas de Bra­ño­se­ra des­de lo al­to de la sie­rra Hí­jar

Flo­ri­da ca­sa de pie­dra en Bra­ño­se­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.