¿Por qué ten­de­mos a ver ros­tros en to­do?

Psi­có­lo­gos y al­go­rit­mos tra­tan de des­cu­brir los se­cre­tos de nues­tro ros­tro: si nues­tra ca­ra re­fle­ja nues­tra in­te­li­gen­cia, nues­tras opi­nio­nes po­lí­ti­cas, nues­tra orien­ta­ción se­xual o in­clu­so una po­si­ble ten­den­cia a co­me­ter de­li­tos.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR VÍC­TOR DE AZEVEDO / FO­TO­GRA­FÍA: FRA­NÇOIS RO­BERT

¿EL BRI­LLO EN SU MI­RA­DA?

¿Su son­ri­sa irre­sis­ti­ble? No, lo que más di­ce de us­ted son sus ce­jas. «Son la par­te más ex­pre­si­va de nues­tro cuer­po», afir­ma el neu­ro­cien­tí­fi­co ca­na­dien­se Ja­vid Sadr. Re­fle­jan nues­tra ac­ti­vi­dad men­tal, ex­pre­san sen­ti­mien­tos co­mo la ira o sen­sa­cio­nes co­mo la re­pug­nan­cia, ade­más de es­ta­dos co­mo la con­fu­sión o la con­cen­tra­ción. Y mien­tras que una son­ri­sa es fá­cil de for­zar, las ce­jas nun­ca mien­ten.

«El ros­tro es el es­pe­jo del al­ma», di­jo el poe­ta chino Tu Fu. Y más de 1200 años des­pués na­die pa­re­ce lle­var­le la con­tra­ria. Al fin y al ca­bo, es el lu­gar don­de re­si­den ca­si to­dos nues­tros sen­ti­dos, el prin­ci­pal es­ca­pa­ra­te de la be­lle­za hu­ma­na y la ex­pre­sión pú­bli­ca de nues­tra in­di­vi­dua­li­dad. Y no hay dos ros­tros igua­les. Ni si­quie­ra los ge­me­los uni­vi­te­li­nos son exac­ta­men­te idén­ti­cos. Los 7500 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos que vi­ven en el pla­ne­ta tie­nen 7500 mi­llo­nes de ros­tros di­fe­ren­tes.

Atraí­dos por sus mis­te­rios, los cien­tí­fi­cos lle­van años es­tu­dian­do la re­la­ción en­tre las ex­pre­sio­nes fa­cia­les y el ca­rác­ter. Bus­can sa­ber qué ha­ce que un ros­tro trans­mi­ta con­fian­za o qué ras­gos per­mi­ten a un po­lí­ti­co pa­re­cer com­pe­ten­te y atrac­ti­vo.

Aho­ra, las nue­vas tec­no­lo­gías les han pro­por­cio­na­do he­rra­mien­tas tan pre­ci­sas –aun­que de lo más in­quie­tan­tes– que au­gu­ran una in­mi­nen­te re­vo­lu­ción. A sa­ber: cá­ma­ras de es­ta­cio­nes y ae­ro­puer­tos con al­go­rit­mos que as­pi­ran a leer nues­tras emo­cio­nes pa­ra aden­trar­se en nues­tra men­te.

Sin em­bar­go, no es­tá cla­ro aún si los nue­vos sis­te­mas de vi­deo­vi­gi­lan­cia son com­pa­ti­bles con la en­du­re­ci­da nor­ma­ti­va de pro­tec­ción de datos que aca­ba de en­trar en vi­gor en la UE. Paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos no mues­tran tan­tos es­crú­pu­los. Allí, el FBI tie­ne ac­ce­so a las fo­tos de 64 mi­llo­nes de car­nés de con­du­cir de 16 es­ta­dos, si

bien sus al­go­rit­mos tie­nen pro­ble­mas pa­ra re­co­no­cer a los afro­ame­ri­ca­nos. Y, en Ru­sia, la apli­ca­ción Fin­dFa­ce com­pa­ra fo­tos he­chas con el mó­vil con la ba­se de datos de VKon­tak­te, el Fa­ce­book ru­so. Ha­ces una fo­to a un des­co­no­ci­do por la ca­lle y al ins­tan­te bus­ca coin­ci­den­cias en­tre sus más de 400 mi­llo­nes de cuen­tas. Ya se ha usa­do pa­ra ex­tor­sio­nar a pros­ti­tu­tas y ac­tri­ces porno o pa­ra iden­ti­fi­car a los asis­ten­tes a ma­ni­fes­ta­cio­nes de opo­si­to­res a Pu­tin.

UN PE­QUE­ÑO GES­TO

El ros­tro –y sus 26 múscu­los 'em­po­tra­dos' en él– di­ce mu­cho de no­so­tros. Por ejem­plo, un li­ge­ro en­san­cha­mien­to de las ale­tas de la na­riz, que di­si­mu­lan el bos­te­zo que ca­si se nos es­ca­pa en pre­sen­cia de nues­tro in­ter­lo­cu­tor, es una se­ñal de que al­guien nos abu­rre. Pe­ro, cui­da­do, los hu­ma­nos es­ta­mos ha­bi­tua­dos des­de pe­que­ños pa­ra per­ci­bir los más le­ves ma­ti­ces en cual­quier ges­to, y más si es de al­guien co­no­ci­do. De he­cho, tar­da­mos en­tre tres y cua­tro cen­té­si­mas de se­gun­do en iden­ti­fi­car a las per­so­nas que co­no­ce­mos. Y cap­ta­mos al vue­lo si la son­ri­sa que nos de­di­ca es de ale­gría o de bur­la.

Na­da más di­rec­to y ex­pre­si­vo que la mi­ra­da fran­ca a los ojos; mi­ra­da que los pri­ma­tes sue­len rehuir, pues les re­sul­ta de­ma­sia­do vio­len­ta y pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo un desafío. Y en nin­gún otro pri­ma­te el con­tras­te en­tre el iris y la es­cle­ró­ti­ca, el blan­co del ojo, es tan mar­ca­do co­mo en el ser hu­mano. Es nues­tra in­ter­faz más ca­rac­te­rís­ti­ca. De­la­ta y nos de­la­ta. Hay que te­ner ra­zo­nes muy con­cre­tas pa­ra cla­var, pa­ra­fra­sean­do a Béc­quer, «en mi pu­pi­la tu pu­pi­la azul». Y el flir­teo se­xual es una de ellas. Las pu­pi­las se agran­dan y el pár­pa­do in­fe­rior tam­bién se hin­cha si al­guien nos atrae…

¿Y qué nos atrae? La be­lle­za, por su­pues­to, pe­ro des­de el si­glo XIX se sa­be que su­per­po­nien­do 32 imá­ge­nes de ros­tros al azar, aun­que sean po­co agra­cia­dos o in­clu­so pa­ti­bu­la­rios, se per­ci­be un ros­tro be­llo. Por eso si­gue sien­do un mis­te­rio quién nos atrae. Y to­da­vía no hay una fór­mu­la de­fi­ni­ti­va. La si­me­tría so­lo ex­pli­ca el diez por cien­to. Un as­pec­to sa­lu­da­ble –en las me­di­ci­nas tra­di­cio­na­les chi­na e in­dia se exa­mi­na la ca­ra del pa­cien­te– tam­bién es un plus. ¡Y la ale­gría! Hay cien­tí­fi­cos que di­vi­den el ni­vel de atrac­ti­vo en una es­ca­la de sie­te gra­dos. A la ma­yo­ría, son­reír nos ha­ce su­bir un gra­do.

No obs­tan­te, y a di­fe­ren­cia de los al­go­rit­mos de re­co­no­ci­mien­to fa­cial, los hu­ma­nos no nos li­mi­ta­mos a in­ter­pre­tar las se­ña­les que 'emi­te' un ros­tro. De for­ma in­tui­ti­va nos fi­ja­mos tam­bién en el tono de voz,

Cuan­do al­guien nos atrae, nues­tras pu­pi­las se agran­dan y el pár­pa­do in­fe­rior se hin­cha

el len­gua­je cor­po­ral, la ro­pa… Al­go que las má­qui­nas ya es­tán apren­dien­do. Es lo que se co­no­ce co­mo af­fec­ti­ve

com­pu­ting, que sir­ve a las em­pre­sas pa­ra sa­ber si su pu­bli­ci­dad fun­cio­na. Ama­zon as­pi­ra a mo­ni­to­ri­zar nues­tras ex­pre­sio­nes mien­tras lee­mos un li­bro en un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co. Sa­ber así qué nos in­tere­sa y qué nos di­vier­te.

La pro­pia Fa­ce­book, con más de dos mil mi­llo­nes de usua­rios, uti­li­za una tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to fa­cial pa­ra iden­ti­fi­car ros­tros en fo­to­gra­fías sin eti­que­tar. Una op­ción que fa­ci­li­ta más datos to­da­vía a la red so­cial que me­jor ha sa­bi­do con­ver­tir en po­der y di­ne­ro las cuen­tas de sus usua­rios.

En Is­rael, mien­tras tan­to, la em­pre­sa Fa­ce­cep­tion pa­re­ce ha­ber ido in­clu­so más allá al ase­gu­rar que es ca­paz de des­cu­brir a pe­dó­fi­los y te­rro­ris­tas a par­tir de fo­tos o imá­ge­nes de ví­deo.

NA­CI­DOS PA­RA IDEN­TI­FI­CAR

No so­lo los al­go­rit­mos son ca­pa­ces de es­tu­diar los ros­tros. Los se­res hu­ma­nos ve­ni­mos al mun­do con una ca­pa­ci­dad fas­ci­nan­te pa­ra per­ci­bir­los. Es una ap­ti­tud in­na­ta. Los hu­ma­nos re­cién na­ci­dos di­ri­gen in­me­dia­ta­men­te su mi­ra­da a cual­quier co­sa que le re­mi­ta al pa­trón de dos ojos y una bo­ca.

Po­cas neu­ro­nas del ce­re­bro pre­sen­tan un gra­do ma­yor de es­pe­cia­li­za­ción que las fa­cia­les, agru­pa­das en una do­ce­na de cú­mu­los. Bió­lo­gos de la Uni­ver­si­dad ca­li­for­nia­na Cal­tech han des­cu­bier­to que bas­tan 200 de es­tas cé­lu­las es­pe­cia­li­za­das pa­ra re­co­no­cer a una per­so­na co­no­ci­da. Un co­me­ti­do que se rea­li­za en el ver­ti­gi­no­so in­ter­va­lo de 30 a 40 mi­li­se­gun­dos, por de­ba­jo del um­bral de la per­cep­ción.

Qui­zá por es­te en­tre­na­mien­to pre­coz ana­li­za­mos y juz­ga­mos a los de­más ca­si a la mis­ma ve­lo­ci­dad con la que los re­co­no­ce­mos. Basta un vis­ta­zo fu­gaz pa­ra ca­ta­lo­gar a nues­tro in­ter­lo­cu­tor y juz­gar si nos es sim­pá­ti­co o an­ti­pá­ti­co. «Es di­fí­cil es­ca­par a esa pri­me­ra im­pre­sión –di­ce el psi­có­lo­go Ale­xan­der To­do­rov, uno de los ma­yo­res in­ves­ti­ga­do­res del ros­tro hu­mano–. Y ape­nas so­mos cons­cien­tes de la for­ma en la que cons­trui­mos el pri­mer jui­cio».

To­do­rov, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, se hi­zo fa­mo­so por mos­trar lo bien que se le da a la gen­te pre­de­cir el desem­pe­ño elec­to­ral de po­lí­ti­cos des­co­no­ci­dos so­lo a par­tir de sus fo­to­gra­fías. Por lo ge­ne­ral, atri­bui­mos bue­nos re­sul­ta­dos a ros­tros que nos trans­mi­ten com­pe­ten­cia, ros­tros ma­du­ros, atrac­ti­vos y, pre­fe­ri­ble­men­te, mas­cu­li­nos. El ex­pe­ri­men­to de To­do­rov se ha re­pe­ti­do con vo­lun­ta­rios en Fran­cia, Ita­lia, Mé­xi­co, Fin­lan­dia o Ja­pón con si­mi­la­res pro­nós­ti­cos. In­clu­so los ni­ños iden­ti­fi­ca­ban co­rrec­ta­men­te a los ga­na­do­res. En su ca­so, eso sí,

Una em­pre­sa is­rae­lí ase­gu­ra que su al­go­rit­mo des­cu­bre a un pe­dó­fi­lo ana­li­zan­do el ros­tro

Los re­cién na­ci­dos di­ri­gen la mi­ra­da in­me­dia­ta­men­te a aque­llo que res­pon­da al pa­trón ojos y bo­ca

la pre­gun­ta era: «¿Quién crees que de­be­ría ser el ca­pi­tán del bar­co?».

Pe­ro que a un ros­tro le atri­bu­ya­mos de for­ma tan uná­ni­me un ras­go de personalidad con­cre­to na­da tie­ne que ver con que su due­ño sea com­pe­ten­te, sin­ce­ro, in­te­li­gen­te o do­mi­nan­te. «Los ros­tros no trans­mi­ten un re­fle­jo ob­je­ti­vo de la personalidad –ad­vier­te To­do­rov–. Nues­tras impresiones, más bien, re­fle­jan pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos com­par­ti­dos». Es de­cir, no co­no­ce­mos a una per­so­na por su ros­tro, sino que de­du­ci­mos por sus fac­cio­nes una for­ma de ser y se la ad­ju­di­ca­mos de for­ma de­fi­ni­ti­va.

El mis­mí­si­mo Char­les Dar­win fue víc­ti­ma de es­te jui­cio ace­le­ra­do tan co­mún cuan­do el ca­pi­tán del Bea­gle, Ro­bert Fit­zRoy, le im­pi­dió su­bir a bor­do pa­ra em­pren­der su fa­mo­so via­je a las Ga­lá­pa­gos. Se­gui­dor del pá­rro­co sui­zo Johan Cas­par La­va­ter, uno de los fun­da­do­res de la fi­siog­no­mía –seu­do­cien­cia que di­ce que por la ca­ra de una per­so­na se co­no­ce su ca­rác­ter o personalidad e in­clu­so su fu­tu­ro–, al ma­rino no le gus­tó la na­riz del cé­le­bre na­tu­ra­lis­ta, pro­pia, a su en­ten­der, de una per­so­na in­su­fi­cien­te­men­te au­daz pa­ra un via­je tan arries­ga­do.

CON­DE­NAS A MUER­TE

Es­ta pre­ci­pi­ta­ción a la ho­ra de atri­buir ras­gos de ca­rác­ter no es ex­clu­si­va de hom­bres co­mo Fit­zRoy. To­dos so­bre­va­lo­ra­mos de for­ma alar­man­te nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra dis­tin­guir y re­co­no­cer ros­tros con los que no es­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos. En Es­ta­dos Uni­dos, la ma­yo­ría de las sen­ten­cias ju­di­cia­les erró­neas –in­clui­das con­de­nas a muer­te– se de­be a una ma­la iden­ti­fi­ca­ción por par­te de los tes­ti­gos. En un ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos aus­tra­lia­nos y es­co­ce­ses, los agen­tes de fron­te­ras no re­co­no­cie­ron a un 14 por cien­to de las per­so­nas que in­ten­ta­ban atra­ve­sar los con­tro­les con un pa­sa­por­te que no era el su­yo.

La ex­pli­ca­ción a to­do es­to, se­gún To­do­rov, es que so­le­mos ca­ta­lo­gar co­mo fia­ble un ros­tro que nos re­sul­ta fa­mi­liar y con apa­rien­cia si­mi­lar a la nues­tra. Las per­so­nas atrac­ti­vas, en es­te sen­ti­do, po­seen ven­ta­ja, ya que, sin ra­zón al­gu­na, les atri­bui­mos cua­li­da­des po­si­ti­vas co­mo in­te­li­gen­cia o en­can­to; lo que los psi­có­lo­gos de­no­mi­nan 'efec­to ha­lo'.

Una li­mi­ta­ción hu­ma­na que, co­mo mu­chas otras, las má­qui­nas ya se pre­pa­ran pa­ra su­pe­rar. Le­jos de de­rre­tir­se an­te un Ado­nis o una Afro­di­ta cua­les­quie­ra, sus al­go­rit­mos ya ana­li­zan per­fi­les, vo­lú­me­nes y es­ta­dos de áni­mo con tal pre­ci­sión que nues­tro ros­tro lle­va ca­mino de con­ver­tir­se en una es­pe­cie de infalible DNI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.