Có­mo mi­rar un cua­dro.

Se mues­tra en Bar­ce­lo­na la pri­me­ra ex­po­si­ción de­di­ca­da a la mu­jer de Salvador Da­lí. Rei­vin­di­ca su pa­pel co­mo mu­sa y ar­tis­ta.

ABC - XL Semanal - - SUMARIO -

Ga­la­tea de las es­fe­ras, de Salvador Da­lí.

1. La obra: de­cla­ra­ción de amor

Ga­la­tea de las es­fe­ras es un cé­le­bre y ma­gis­tral re­tra­to de Ga­la, es­po­sa, mu­sa y mo­de­lo fa­vo­ri­ta de Salvador Da­lí. La ima­gen de Ga­la es­tá com­pues­ta por nu­me­ro­sas es­fe­ras que, par­tien­do de un pun­to ne­gro cen­tral, ex­plo­tan en el es­pa­cio y si­túan su ros­tro en el cen­tro del uni­ver­so. La obra ma­ni­fies­ta la gran ad­mi­ra­ción de Da­lí por su es­po­sa y su in­te­rés por la cien­cia.

2. La cien­cia: pa­sión ado­les­cen­te

A Da­lí, la cien­cia le atra­jo des­de la ado­les­cen­cia, pe­ro a par­tir de la ex­plo­sión de la bom­ba ató­mi­ca de Hi­ros­hi­ma en 1945, el áto­mo se con­vir­tió en su tema de re­fle­xión pre­fe­ri­do, dan­do así co­mien­zo a lo que se co­no­ce co­mo su épo­ca mís­ti­co-nu­clear. Mos­tró su pa­sión por la es­truc­tu­ra del ADN o por la de­sin­te­gra­ción del áto­mo y la dis­con­ti­nui­dad de la ma­te­ria en va­rias obras.

3. El ros­tro: Re­na­ci­mien­to ita­liano

Hay va­rios ele­men­tos de es­te lien­zo que co­nec­tan con el ar­te clá­si­co. Uno de ellos son los sua­ves ri­zos de la me­le­na que flo­tan en el ai­re de for­ma re­bel­de sin to­car la ca­be­za de su due­ña: evo­can el ca­be­llo de la Ve­nus de Bot­ti­ce­lli. Otro ele­men­to an­ti­guo es la pos­tu­ra y la ex­pre­sión del ros­tro de Ga­la –con los ojos ce­rra­dos–, que re­cuer­da a una vir­gen de Leo­nar­do da Vin­ci. Tam­bién es clá­si­co el nom­bre Ga­la­tea, que pro­vie­ne de la mi­to­lo­gía grie­ga.

4. El for­ma­to: dos mar­cos

Da­lí uti­li­za va­rios en­cua­dres. Por una par­te, el co­lor del fon­do se ex­pan­de con li­ber­tad. Lue­go, la ma­yor par­te del mo­ti­vo prin­ci­pal es­tá atra­pa­do en un mar­co que con­tie­ne las es­fe­ras. Su po­si­ción en rec­tán­gu­lo ce­rra­do quie­re evi­tar el caos y la des­ma­te­ria­li­za­ción to­tal de la ima­gen, aun­que hay al­gu­nos ele­men­tos, co­mo me­cho­nes de pe­lo o lí­neas del hom­bro, que se sa­len de es­te cer­co.

5. Efec­to: tri­di­men­sio­nal

Uti­li­zan­do di­fe­ren­tes ta­ma­ños de las es­fe­ras y su som­brea­do y plas­ti­ci­dad, Da­lí al­can­za una gran pers­pec­ti­va tri­di­men­sio­nal. Es­pe­cial­men­te, los la­bios ro­jos –con su ima­gen mul­ti­pli­ca­do­ra que ocu­pa va­rias es­fe­ras– ad­quie­ren un lo­gra­do efec­to de vo­lu­mi­no­sa pro­fun­di­dad. Al­gu­nas es­fe­ras pa­re­cen des­con­cha­das: de ellas se ve un nú­cleo du­ro y una frá­gil cor­te­za.

6. Co­lo­res: dis­tin­tos azu­les

Pre­do­mi­nan los to­nos fríos, co­mo el azul os­cu­ro de la par­te in­fe­rior, que po­dría re­pre­sen­tar el mar y que, más arri­ba, se trans­for­ma en un azul pas­tel co­mo el del cie­lo. Sua­ves to­nos ro­ji­zos y ro­sa suben por el pe­cho de Ga­la. Sus cla­ví­cu­las, muy pro­nun­cia­das, pa­re­cen dos co­me­tas en pleno mo­vi­mien­to que es­tán atra­ve­san­do el es­pa­cio. La ca­ra de Ga­la es­tá ro­dea­da por una fi­ní­si­ma pin­ce­la­da que mar­ca la for­ma de su ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.