Re­vo­lu­cio­nes de fal­sa ban­de­ra

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

te­nía yo en­ten­di­do (así me lo en­se­ña­ron en la es­cue­la) que las re­vo­lu­cio­nes las im­pul­sa­ban des­de aba­jo los hu­mi­lla­dos y ofen­di­dos, al­za­dos con­tra go­ber­nan­tes y plu­tó­cra­tas vo­ra­ces que los ex­plo­ta­ban y opri­mían. Lo que en la es­cue­la no me en­se­ña­ron es que lue­go, mis­te­rio­sa­men­te, to­das las re­vo­lu­cio­nes aca­ba­ban de­ge­ne­ran­do en re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les o in­clu­so to­ta­li­ta­rios (por su­pues­to, tam­po­co me ex­pli­ca­ron en la es­cue­la la di­fe­ren­cia en­tre una dic­ta­du­ra y un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio, tal vez por­que no hay ré­gi­men más to­ta­li­ta­rio que la de­mo­cra­cia, cuan­do deja de ser for­ma de go­bierno pa­ra con­ver­tir­se en fun­da­men­to de go­bierno, co­mo ocu­rre hoy an­te nues­tros ojos le­ga­ño­sos). Y que ta­les re­gí­me­nes, con­tro­la­dos por las éli­tes re­vo­lu­cio­na­rias, aca­ba­ban usan­do de ma­yor des­po­tis­mo que los go­ber­nan­tes y plu­tó­cra­tas vo­ra­ces de­rro­ca­dos.

Pe­ro ya se sa­be que las es­cue­las son ins­tru­men­tos de con­trol so­cial a tra­vés de los cua­les se mol­dea la con­cien­cia de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, pa­ra con­ver­tir­las en je­ní­za­ros al ser­vi­cio del pen­sa­mien­to he­ge­mó­ni­co es­ta­ble­ci­do. Con­for­mé­mo­nos, sin em­bar­go, con el con­cep­to de re­vo­lu­ción que nos trans­mi­tie­ron en la es­cue­la. Acep­te­mos que una re­vo­lu­ción es un con­flic­to que se desata cuan­do las ma­sas, des­con­ten­tas an­te ca­la­mi­da­des so­cia­les no­to­rias e in­to­le­ra­bles, se al­zan con­tra las éli­tes que ocu­pan el po­der, for­zan­do su des­alo­jo. Sé que es una de­fi­ni­ción naïf que nin­gu­na per­so­na con jui­cio crí­ti­co pue­de tra­gar­se sin son­ro­jo; pe­ro nues­tra épo­ca ha ali­men­ta­do a las gen­tes con una al­fal­fa que ani­qui­la el jui­cio crí­ti­co. Asu­ma­mos es­ta de­fi­ni­ción y tra­te­mos de apli­car­la a las re­vo­lu­cio­nes de nues­tra épo­ca. Com­pro­ba­re­mos en­se­gui­da que no fun­cio­na.

To­me­mos cual­quie­ra de las re­vo­lu­cio­nes glo­ba­les en bo­ga, por ejem­plo la lla­ma­da 're­vo­lu­ción fe­mi­nis­ta'. Si nos ce­ñi­mos a su ver­sión au­tóc­to­na, des­cu­bri­re­mos, por ejem­plo, que la huel­ga fe­mi­nis­ta del pa­sa­do mes de mar­zo fue apo­ya­da, en­tre otras per­so­na­li­da­des, por… (¡oh, sor­pre­sa!) la rei­na Le­ti­zia y Ana Pa­tri­cia Bo­tín. Tam­bién, por cier­to, por to­dos los lí­de­res y li­de­re­sas de opi­nión con púl­pi­to me­diá­ti­co y suel­do fas­tuo­so. ¡Qué re­vo­lu­ción tan ra­ri­ta, cór­cho­lis! Vuel­vo la vis­ta atrás y no en­cuen­tro nin­gu­na re­vo­lu­ción po­pu­lar que fue­se apo­ya­da por re­yes, ban­que­ros y mi­llo­ne­tis. Por el con­tra­rio, des­cu­bro que ta­les per­so­na­jes em­plea­ron to­dos los me­dios a su al­can­ce (y eran me­dios cru­de­lí­si­mos) pa­ra re­pri­mir­las; des­cu­bro que no tu­vie­ron em­pa­cho en so­li­ci­tar la in­ter­ven­ción del ejér­ci­to, en di­vul­gar las in­to­xi­ca­cio­nes más atro­ces sobre sus ca­be­ci­llas y en en­viar­los al ca­dal­so. Exac­ta­men­te lo con­tra­rio ocu­rre en es­tas re­vo­lu­cio­nes ho­dier­nas, que más bien pa­re­cen una ope­ra­ción sis­té­mi­ca con­cer­ta­da por los po­de­ro­sos de la tie­rra, en con­ni­ven­cia con to­da la pren­sa sis­té­mi­ca del mun­do mun­dial. Por­que, si uno prue­ba a es­tu­diar los apo­yos que es­tas re­vo­lu­cio­nes po­seen 'a ni­vel glo­bal'… ¡cás­pi­ta! Re­sul­ta que uno se tro­pie­za con los si­guien­tes ape­lli­dos: So­ros, Obama, Ga­tes, Hil­ton, Roc­ke­fe­ller… ¡Pe­ro si son ape­lli­dos de go­ber­nan­tes y plu­tó­cra­tas! ¿No eran es­tos, exac­ta­men­te es­tos, los opre­so­res y ex­plo­ta­do­res con­tra los que se le­van­ta­ban los hu­mi­lla­dos y ofen­di­dos? ¿Me­dian­te qué lin­do bir­li­bir­lo­que han ama­ne­ci­do con­ver­ti­dos en re­vo­lu­cio­na­rios? ¿Des­de cuán­do las re­vo­lu­cio­nes son aus­pi­cia­das, pa­tro­ci­na­das y aplau­di­das por las éli­tes del po­der mun­dial y los ge­ri­fal­tes del tur­bo­ca­pi­ta­lis­mo?

Y, vol­vien­do la vis­ta atrás, des­cu­bro que to­das las re­vo­lu­cio­nes úl­ti­mas obe­de­cen al mis­mo es­que­ma. Me acuer­do en­ton­ces de una fra­se in­ti­mi­dan­te que en cier­ta oca­sión leí a Pier Pao­lo Pa­so­li­ni: «El neo­ca­pi­ta­lis­mo se pre­sen­ta tai­ma­da­men­te en com­pa­ñía de las fuer­zas del mun­do que van ha­cia la iz­quier­da. En cier­to mo­do, él mis­mo va ha­cia la iz­quier­da. Y yen­do (a su mo­do) ha­cia la iz­quier­da tien­de a en­glo­bar to­do lo que mar­cha ha­cia la iz­quier­da». Y me acuer­do tam­bién de una re­fle­xión so­bre­co­ge­do­ra que Al­dous Hux­ley des­li­za en el pró­lo­go de Un mun­do fe­liz: «En la me­di­da en que la li­ber­tad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca dis­mi­nu­yen, la li­ber­tad se­xual tien­de a au­men­tar. Y el ti­rano ha­rá bien en alen­tar esa li­ber­tad. En co­la­bo­ra­ción con la li­ber­tad de so­ñar des­pier­tos ba­jo la in­fluen­cia de los nar­có­ti­cos, del ci­ne y de la ra­dio, la li­ber­tad se­xual ayu­da­rá a re­con­ci­liar a sus súb­di­tos con la ser­vi­dum­bre, que es su des­tino».

Y en­ton­ces, por fin, en­tien­do por qué las éli­tes del po­der mun­dial y los ge­ri­fal­tes del tur­bo­ca­pi­ta­lis­mo pro­mue­ven es­tas re­vo­lu­cio­nes de fal­sa ban­de­ra. Q

La huel­ga fe­mi­nis­ta fue apo­ya­da por to­dos los lí­de­res y li­de­re­sas de opi­nión con suel­do fas­tuo­so. ¡Qué re­vo­lu­ción tan ra­ri­ta, cór­cho­lis!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.