Siem­pre nos que­da­rá Me­la­nia

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE FIRMAS - Por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

mien­tras Paul Ma­na­fort, an­ti­guo je­fe de cam­pa­ña de Trump, era de­cla­ra­do cul­pa­ble de cin­co car­gos por frau­de fis­cal; mien­tras Mi­chael Cohen, su abo­ga­do, se au­to­in­cul­pa­ba de ha­ber pa­ga­do con di­ne­ro de la cam­pa­ña elec­to­ral so­bor­nos a dos aman­tes de su je­fe pa­ra ta­par­les la bo­ca; y mien­tras to­dos los pe­rió­di­cos del mun­do se ha­cían eco de las ra­zo­nes por las que nin­gu­na de es­tas cir­cuns­tan­cias tum­ba­rían al más ro­cam­bo­les­co y pe­li­gro­so de to­dos los in­qui­li­nos que ha te­ni­do la Casa Blan­ca, The New York Ti­mes pu­bli­ca­ba un ar­tícu­lo de Frank Bru­ni con tin­tes en apa­rien­cia mu­cho más frí­vo­los y chus­cos. Des­pués de ex­pli­car que, a pe­sar de to­dos los pe­sa­res, ca­si un 90 por cien­to de los vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos si­guen res­pal­dan­do al pre­si­den­te y que ape­nas un 4 por cien­to de ellos pien­sa que las con­duc­tas de Ma­na­fort y Cohen re­ve­lan el pa­trón de com­por­ta­mien­to de su an­ti­guo je­fe, Bru­ni vol­vía sus ojos ha­cia la otra in­qui­li­na de la Casa Blan­ca pa­ra de­cir al­go así co­mo: «Siem­pre nos que­da­rá Me­la­nia». Su te­sis es que mien­tras otras pri­me­ras da­mas aña­die­ron glamur a la pre­si­den­cia, co­mo Jac­kie Ken­nedy, o se em­pe­ña­ron en pro­mo­ver la edu­ca­ción, co­mo Lau­ra Bush, o abo­ga­ron por la cau­sa fe­me­ni­na, co­mo Mi­che­lle Oba­ma, Me­la­nia tie­ne al al­can­ce de la mano una mi­sión mu­cho más im­por­tan­te, li­brar al mun­do de una pe­sa­di­lla: su ma­ri­do. ¿Có­mo? Pa­ra Frank Bru­ni ya ha em­pe­za­do su lar­ga mar­cha has­ta la con­su­ma­ción de es­ta ges­ta de una ma­ne­ra muy la­di­na, que tu­vo su pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción cuan­do Trump aún no ha­bía si­do ele­gi­do pre­si­den­te. Re­bo­bi­ne­mos has­ta el día en que se hi­cie­ron pú­bli­cas cier­tas gra­ba­cio­nes en las que su sim­par es­po­so con­fe­sa­ba a un ami­go que a las mu­je­res les en­can­ta­ba que «las aga­rra­ran por el co­ño». Lo que di­cho en in­glés viene a ser grab them by the pussy. Aque­lla mis­ma no­che, pa­ra asis­tir al de­ba­te elec­to­ral te­le­vi­sa­do ur­bi et or­bi que Trump de­bía man­te­ner con Hi­llary Clin­ton, y con el mun­do en­te­ro pen­dien­te de su reac­ción, Me­la­nia eli­gió po­ner­se un es­pec­ta­cu­lar con­jun­to rosa de Guc­ci cu­ya blusa lle­va­ba una la­za­da que se co­no­ce co­mo un pussy-bow. Un ges­to que, uni­do a su im­pá­vi­da be­lle­za de es­fin­ge, ve­nía a de­cir al­go así co­mo: «Sé lo que es­táis pen­san­do. No, no me chu­po el de­do ni es­toy de acuer­do con él y es­ta es la for­ma que he en­con­tra­do de hablar sin hablar». Po­si­ble­men­te la elec­ción de aque­lla la­za­da fue­ra so­lo una fe­liz ca­sua­li­dad. O tal vez no. Pe­ro lo cier­to es que ese día Me­la­nia Knavs, ex­mo­de­lo y exin­mi­gran­te ile­gal es­lo­ve­na, inau­gu­ró un ex­tra­ño y par­ti­cu­lar có­di­go mor­se. Una for­ma de ha­cer ver que no es una es­po­sa su­mi­sa abo­ca­da a un eterno trá­ga­la, sino una mu­jer bas­tan­te tai­ma­da que ha en­con­tra­do el úni­co mo­do po­si­ble de reír­se de su ma­ri­do sin que él lo no­te, pe­ro el res­to del mun­do sí. Des­de en­ton­ces, co­mo un her­mo­so cis­ne que se des­li­za so­bre una cié­na­ga sin que sus mu­grien­tas aguas se ad­hie­ran a sus blan­cas plu­mas, na­ve­ga a su ai­re. Y ha­bla sin hablar, co­mo cuan­do eli­ge pa­ra una oca­sión muy se­ña­la­da un ves­ti­do crea­ción de un mo­dis­to de­cla­ra­da­men­te an­ti-Trump; o cuan­do ha­ce unos días vol­vió a po­ner­se otro pussy-bow pa­ra ad­ver­tir a los jó­ve­nes de los pe­li­gros del bull­ying, cuan­do to­dos sa­be­mos que el rey de los bu­llies duer­me –si no en su ca­ma, por­que ha­ce años que no la com­par­ten– en su mis­ma ala de la Casa Blan­ca. Ges­tos hue­cos, di­rán us­te­des, pa­té­ti­cas se­ña­les de hu­mo de una náu­fra­ga atra­pa­da en su pro­pia is­la o jau­la do­ra­da. Qui­zá, pe­ro, en un mun­do tan ab­sur­do en el que per­so­na­jes co­mo Trump re­tuer­cen la reali­dad mien­tras su pa­rro­quia no so­lo no se alar­ma, sino que los ja­lea y ele­va a los al­ta­res, la sal­va­ción so­lo pue­de ve­nir de den­tro, en es­te ca­so del círcu­lo más ín­ti­mo del pre­si­den­te. De un ca­ba­llo de Tro­ya que, co­mo ella, no so­lo con­si­gue reír­se de su ma­ri­do, sino que tie­ne la po­tes­tad de asen­tar­le el más efi­caz de los gol­pes. ¿Se ima­gi­nan que un día anun­cie su di­vor­cio y em­pie­ce a hablar de ver­dad? Se­gún Frank Bru­ni, que co­no­ce bien el sen­tir del ame­ri­cano me­dio, Trump, que se ba­lan­cea pe­li­gro­sa­men­te an­te el pre­ci­pi­cio de sus mu­chas men­ti­ras, so­lo ne­ce­si­ta el sua­ve y fe­me­nino em­pu­jon­ci­to de cier­tas uñas per­fec­ta­men­te ma­ni­cu­ra­das en co­lor rosa Guc­ci pa­ra caer en el abis­mo de su pro­pia in­cohe­ren­cia y me­ga­lo­ma­nía.

Ha en­con­tra­do el úni­co mo­do po­si­ble de reír­se de su ma­ri­do sin que él lo no­te, pe­ro el res­to del mun­do sí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.