PROGRESOFOBIA

Un po­pu­lis­mo apo­ca­líp­ti­co se em­pe­ña en que to­do va a peor. Es fal­so

ABC - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

HA­CE tres años se desató en Sie­rra Leo­na un vi­ru­len­to bro­te de ébo­la. La no­ti­cia con­ci­tó la aten­ción in­for­ma­ti­va de un preo­cu­pa­do Oc­ci­den­te, me­dro­so de que la pla­ga se ex­pan­die­se. Al fi­nal la epi­de­mia fue con­tro­la­da. Ese éxi­to ya no se con­tó. La se­ma­na pa­sa­da la eco­no­mía es­pa­ño­la re­cu­pe­ró el no­ta­ble de las gran­des ca­li­fi­ca­do­ras, una nue­va ex­ce­len­te, que per­mi­ti­rá una fi­nan­cia­ción me­nos gra­vo­sa. Ni ca­so. So­lo es­te pe­rió­di­co lo des­ta­có al má­xi­mo. Las ham­bru­nas que aca­ba­ban con po­bla­cio­nes en­te­ras en Áfri­ca han caí­do en pi­ca­do en tres lus­tros. No se cuenta. Lle­va­mos 18 años de si­glo XXI; a es­tas al­tu­ras del si­glo pa­sa­do, la tri­tu­ra­do­ra de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ya ha­bía ma­ta­do a unos quin­ce mi­llo­nes de per­so­nas. Lue­go ven­dría el infierno en la tie­rra, la Se­gun­da, y las dos ma­yo­res sal­va­ja­das de la his­to­ria: los ex­ter­mi­nios de Hitler y Sta­lin (y to­da­vía fal­ta­ba el si­len­cia­do ge­no­ci­dio de Mao). Lo que es­tá ocu­rrien­do en Si­ria es trá­gi­co, pe­ro es­tá muy le­jos de la mag­ni­tud de lo so­por­ta­do por la hu­ma­ni­dad en el ho­rro­ro­so si­glo XX.

El op­ti­mis­mo nun­ca ha ven­di­do. El pers­pi­caz John Stuart Mill co­men­ta­ba que un pe­si­mis­ta que de­ni­gra lo que va bien siem­pre go­za de más cré­di­to so­cial que quien apor­ta op­ti­mis­mo an­te una si­tua­ción di­fí­cil. Cier­to. En el si­glo de las Lu­ces, Vol­tai­re ob­tu­vo un enor­me éxi­to con «Cán­di­do», sá­ti­ra que ri­di­cu­li­za a los op­ti­mis­tas. Hoy la mi­ra­da apo­ca­líp­ti­ca es el nu­trien­te de los exi­to­sos po­pu­lis­mos ex­tre­mis­tas de iz­quier­da y de­re­cha. Su mé­to­do es sen­ci­llo: se exa­ge­ra el «to­do va mal» pa­ra ofre­cer una so­lu­ción utó­pi­ca –el co­mu­nis­mo– o cau­di­llar –el hom­bre fuer­te–, ca­pa­ces de dar so­lu­ción a to­do. La progresofobia go­za de ex­ce­len­te car­tel. Pro­cla­mar que to­do es una mier­da ven­de y pres­ti­gia, es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña. Aca­bo de leer una entrevista con un no­ta­ble li­te­ra­to ga­lle­go. Le va muy bien, acor­de a su ta­len­to. Sus li­bros son un éxi­to en Es­pa­ña y fue­ra. En G ali­cia es una ins­ti­tu­ción. Cul­ti­va un na­cio­na­lis­mo fi­lo in­de­pen­den­tis­ta, pe­ro al tiem­po, y con es ca­sa con­gruen­cia, es fi­gu­ra de un gran pe­rió­di­co de Ma­drid. Pe­ro aho­ra ha pu­bli­ca­do un pan­fle­to, un li­bri­to avi­na­gra­do y de­pre­si­vo, don­de de­nun­cia el mo­men­to hó­rri­do que a su jui­cio vi­ve Es­pa­ña, em­pe­zan­do por un su­pues­to aco­go­ta­mien­to de los de­re­chos ci­vi­les. Huel­ga de­cir que si se le pi­die­se un so­lo ejem­plo de su vi­da per­so­nal que acre­di­te tan te­rri­ble re­pre­sión ra­jo­yis­ta, el hom­bre no lo en­con­tra­ría, pues go­za exac­ta­men­te de los mis­mos de­re­chos que te­nía con Za­pa­te­ro. Da igual. El cli­ché ca­la.

Re­cuer­do ní­ti­da­men­te la Es­pa­ña de mi in­fan­cia, don­de vo­lar era lu­jo de ri­cos; don­de ope­rar­te gra­tis y en 20 mi­nu­tos de ca­ta­ra­tas en la Se­gu­ri­dad So­cial se­me­ja­ría cien­cia fic­ción, al igual que las ayu­das a la de­pen­den­cia, o la ca­li­dad que ofre­cen las vi­vien­das y au­to­mó­vi­les de hoy. Los es­pa­ño­les vi­ven más, son más al­tos y hay quien ase­gu­ra que has­ta más gua­pos. He­mos lo­gra­do sa­lir de la si­ma de una cri­sis du­ra; las ca­lles del país son se­gu­ras y ani­ma­das... Pe­ro lo que to­ca es cla­mar que el mun­do se hun­de por­que Ci­fuen­tes ha tru­ca­do un ti­tu­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.