El ga­ra­je de Prie­go don­de mu­rió la pa­re­ja es­ta­ba ce­rra­do por den­tro

Los hom­bres mu­rie­ron de­san­gra­dos al su­frir he­ri­das con un cu­chi­llo de gran­des di­men­sio­nes

ABC - - ESPAÑA - M. OSU­NA / R. AGUILAR PRIE­GO (CÓR­DO­BA)

Los in­ves­ti­ga­do­res de la Guar­dia Ci­vil tra­ba­jan a fon­do pa­ra des­car­tar por com­ple­to la par­ti­ci­pa­ción de una ter­ce­ra per­so­na en el trá­gi­co su­ce­so ocu­rri­do el pa­sa­do do­min­go en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Prie­go, don­de fue­ron ha­lla­dos los ca­dá­ve­res de Jo­sé Luis Gar­cía y Juan An­to­nio Ruiz, de 43 y 24 años, res­pec­ti­va­men­te, acu­chi­lla­dos en el in­te­rior de un co­che apar­ca­do en un ga­ra­je ce­rra­do de un edi­fi­cio co­mu­ni­ta­rio.

Se­gún el in­for­me pre­li­mi­nar de la au­top­sia rea­li­za­do ayer por el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Cór­do­ba, la muer­te se pro­du­jo en am­bos ca­sos por un «shock he­mo­rrá­gi­co se­cun­da­rio por he­ri­das de ar­ma blan­ca». De­san­gra­dos. En el in­te­rior del vehícu­lo fue en­con­tra­do un cu­chi­llo de gran­des di­men­sio­nes, que se su­po­ne es el ar­ma uti­li­za­da. Fal­ta por de­ter­mi­nar con la au­top­sia el mo­do exac­to en que se pro­du­je­ron esas he­ri­das le­ta­les. Nin­gu­na de las víc­ti­mas te­nía an­te­ce­den­tes y sus en­tor­nos des­ta­can que se tra­ta­ba de per­so­nas tran­qui­las y sin apa­ren­tes pro­ble­mas.

La te­sis de la par­ti­ci­pa­ción de un ter­ce­ro tam­po­co se des­car­ta por com­ple­to, se­gún ha po­di­do sa­ber ABC de fuen­tes pró­xi­mas a la in­ves­ti­ga­ción; in­clu­so, en las pró­xi­mas ho­ras po­dría ha­ber no­ve­da­des al res­pec­to, aun­que el se­cre­to de su­ma­rio ha­ce que la in­for­ma­ción flu­ya con cuen­ta­go­tas. Otras fuen­tes apun­tan a una po­si­ble pe­lea en el in­te­rior del co­che entre los dos hom­bres, que man­te­nían una re­la­ción des­de ha­ce al­gún tiem­po, con el fa­tal desen­la­ce. Am­bos des­apa­re­cie­ron el pa­sa­do jue­ves.

Va­rias hi­pó­te­sis

El de­le­ga­do del Go­bierno en An­da­lu­cía, An­to­nio Sanz, in­sis­tió ayer en que se tra­ba­ja en «va­rias hi­pó­te­sis, no hay nin­gu­na ce­rra­da de mo­men­to pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res des­car­tan, en prin­ci­pio, la in­ter­ven­ción de una ter­ce­ra per­so­na en el su­ce­so». Por tan­to, na­da de­fi­ni­ti­vo. La es­ce­na en­con­tra­da el do­min­go ha­cia las dos y me­dia de la tar­de por un her­mano de la víc­ti­ma que re­si­día en Prie­go –due­ño del co­che y tam­bién de la pla­za de apar­ca­mien­to–, que ade­más es agen­te del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do aun­que aho­ra es­tá de ba­ja, ofre­ce al­gu­nos in­te­rro­gan­tes.

Tras per­der la pis­ta de Jo­sé Luis, es­te fa­mi­liar fue al ga­ra­je pa­ra com­pro­bar si es­ta­ba allí su vehícu­lo. La víc­ti­ma vi­vía con su ma­dre a unos me­tros del in­mue­ble. Al lle­gar al in­te­rior –se tra­ta de pla­zas ce­rra­das con por­to­nes– com­pro­bó que la luz es­ta­ba en­cen­di­da y la ce­rra­du­ra blo­quea­da. Al for­zar la puer­ta en­con­tró las lla­ves pues­tas y en el ma­le­te­ro del co­che, que es­ta­ba ce­rra­do, al más jo­ven de los va­ro­nes en po­si­ción fe­tal y con he­ri­das en el cue­llo y el tó­rax. Su her­mano ya­cía en el asien­to tra­se­ro con un fuer­te gol­pe en la ca­be­za y otra he­ri­da de ar­ma blan­ca en el cue­llo.

Las mis­mas fuen­tes no con­fir­man el ex­tre­mo de si la ce­rra­du­ra de la co­che­ra per­mi­tía abrir des­de fue­ra con las lla­ves pues­tas por den­tro –tam­po­co si fue for­za­da pa­ra en­trar–, un de­ta­lle que de­fi­ni­ría si los dos va­ro­nes se en­ce­rra­ron en el ga­ra­je o lo pu­do ha­cer otra per­so­na ti­ran­do del por­tón.

Así las co­sas, hay dos po­si­bi­li­da­des abier­tas: o bien los jó­ve­nes se en­ce­rra­ron en el ga­ra­je y allí uno ma­tó al otro y lue­go se sui­ci­dó –la for­ma de ha­cer­lo se­ría, en cual­quier ca­so, muy ex­tra­ña–, o bien ha­bría un ter­cer im­pli­ca­do en la es­ce­na del cri­men. Las fuen­tes pró­xi­mas a la in­ves­ti­ga­ción con­sul­ta­das por ABC se­ña­la­ron ayer que los fa­mi­lia­res de Jo­sé Luis ha­bían ex­pli­ca­do a la Guar­dia Ci­vil la po­si­ble in­fluen­cia de una per­so­na que se ha­bría cru­za­do en la re­la­ción que man­te­nían las dos víc­ti­mas y que ha­bría ge­ne­ra­do ten­sión en la pa­re­ja.

Tras dar el avi­so a la Po­li­cía Lo­cal y la Guar­dia Ci­vil, el co­che fue sa­ca­do de la pla­za de ga­ra­je pa­ra ex­traer los cuer­pos del mis­mo y ha­cia las 19.00 ho­ras del do­min­go los ca­dá­ve­res fue­ron tras­la­da­dos al anató­mi­co Fo­ren­se de Cór­do­ba. El vehícu­lo fue lle­va­do asi­mis­mo a las de­pen­den­cias del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do pa­ra ser so­me­ti­do a un aná­li­sis mi­nu­cio­so por par­te de los es­pe­ci­lis­tas en Cri­mi­na­lís­ti­ca. To­do ello cuan­do Prie­go dis­fru­ta­ba de la pro­ce­sión de su pa­trón y la ma­yo­ría de los ve­ci­nos co­no­cían la tris­te no­ti­cia.

Reac­cio­nes

Los fa­mi­lia­res del prie­guen­se muer­to fue­ron los pri­me­ros sor­pren­di­dos con la tris­te no­ti­cia. «Mi her­mano era un mu­cha­cho es­tu­pen­do. No te­nía pro­ble­mas. No vi­mos ve­nir lo que ha pa­sa­do», co­men­ta uno de ellos a ABC. El ba­rrio de la Inmaculada, en las fal­das de Prie­go y muy cer­cano a una de las en­tra­das a la lo­ca­li­dad des­de la ca­rre­te­ra au­to­nó­mi­ca que vie­ne des­de Lu­ce­na, no da­ba cré­di­to ayer a lo su­ce­di­do. La muer­te vio­len­ta de uno de sus ve­ci­nos, Jo­sé Luis Gar­cía Bur­gos, de 43 años, vol­teó el áni­mo de quie­nes tie­nen allí su ca­sa.

La no­ti­cia tie­ne al pue­blo cons­ter­na­do. No se ha­bla de otra co­sa. Ni en los ba­res del en­torno de la ca­lle Ga­briel Ce­la­ya, don­de tie­ne la en­tra­da el ga­ra­je en cues­tión, ni en el cen­tro. «No hay quien se lo crea: era un mu­cha­cho de lo más dis­cre­to», di­ce una mu­jer en­tra­da en años. «Es una fa­mi­lia es­tu­pen­da. La ma­dre, que era viu­da, te­nía cin­co hi­jos, tres va­ro­nes y dos mu­je­res, y Jo­sé Luis era el úni­co que vi­vía con ella, cui­dan­do de las pro­pie­da­des en el cam­po y aten­dien­do a su ma­dre», ex­pli­ca un hom­bre en una ca­lle pró­xi­ma. «El pro­ble­ma vino cuan­do le cam­bió el ca­rác­ter, ha­ce un par de años o así: dio un pa­so en su vi­da, de­re­cho que te­nía, y qui­zás se le vino el mun­do en­ci­ma. O se sin­tió in­com­pren­di­do. Ve­te a sa­ber», ter­cia un ju­bi­la­do que tam­bién co­no­cía a esa víc­ti­ma.

ABC

Ba­je­ra don­de fue­ron ha­lla­dos los ca­dá­ve­res de la pa­re­ja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.