Los ins­pec­to­res de­nun­cian que se les im­pi­de ir a Du­ma por «ra­zo­nes de se­gu­ri­dad»

∑El mi­nis­tro ru­so de Ex­te­rio­res, La­vrov, nie­ga que Mos­cú es­té ma­ni­pu­lan­do las prue­bas an­tes de que lle­guen los in­ves­ti­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les

ABC - - INTERNACIONAL - MI­KEL AYESTARAN CO­RRES­PON­SAL EN ORIEN­TE PRÓ­XI­MO

Los ex­per­tos de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de Ar­mas Quí­mi­cas (OPAQ) lle­ga­ron a Si­ria el sá­ba­do, po­cas ho­ras des­pués del bom­bar­deo de Estados Unidos, Fran­cia y Reino Uni­do, y des­de en­ton­ces no han sa­li­do de su ho­tel en Da­mas­co. El or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal ce­le­bró una reunión de ur­gen­cia en su se­de en La Ha­ya pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de su equi­po des­pla­za­do a Da­mas­co y el director ge­ne­ral, Ah­met Uzum­cu, in­for­mó de que «de­bi­do a pro­ble­mas de se­gu­ri­dad» Ru­sia y Si­ria no es­ta­ban fa­ci­li­tan­do el ac­ce­so de sus ex­per­tos a la zo­na en la que la opo­si­ción de­nun­cia que se pro­du­jo un ata­que con ar­mas quí­mi­cas el 7 de abril.

El má­xi­mo res­pon­sa­ble de la OPAQ ex­pli­có que las au­to­ri­da­des si­rias les ofre­cie­ron la po­si­bi­li­dad de en­tre­vis­tar a 22 tes­ti­gos y ur­gió a los res­pon­sa­bles de se­gu­ri­dad a que «to­men to­das las me­di­das opor­tu­nas pa­ra que el equi­po se des­plie­gue en Du­ma lo an­tes po­si­ble».

Los nue­ve ex­per­tos del equi­po de la OPAQ es­pe­ran la luz ver­de de si­rios y ru­sos en mi­tad del cru­ce de acu­sa­cio­nes entre las dis­tin­tas par­tes im­pli­ca­das. El en­via­do es­ta­dou­ni­den­se en la OPAQ, Ken­neth Ward, mos­tró su «preo­cu­pa­ción por­que los ru­sos ya han te­ni­do ac­ce­so al lu­gar y han po­di­do ma­ni­pu­lar prue­bas pa­ra frus­trar los es­fuer­zos de la mi­sión de lle­var ade­lan­te una in­ves­ti­ga­ción efec­ti­va». El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ru­so, Ser­guéi La­vrov, res­pon­dió a es­ta acu­sa­ción en el pro­gra­ma «Hard Talk» de la ca­de­na BBC y de­cla­ró que «pue­do ase­gu­rar que Ru­sia no ha ma­ni­pu­la­do el lu­gar de los he­chos».

Du­ma fue has­ta el mis­mo día de es­te su­pues­to ata­que el bas­tión del gru­po Ejér­ci­to del Is­lam, or­ga­ni­za­ción is­la­mis­ta res­pal­da­da por Ara­bia Sau­dí cu­yos com­ba­tien­tes se rin­die­ron y via­ja­ron en au­to­bu­ses has­ta el nor­te de Ale­po.

Los ex­per­tos no pu­die­ron lle­gar a Du­ma, pe­ro sí lo hi­zo un gru­po de pe­rio­dis­tas, que acu­dió a es­ta zo­na que des­de el sá­ba­do es­tá ba­jo el con­trol to­tal del Go­bierno, con la pro­tec­ción del ejér­ci­to en un via­je or­ga­ni­za­do por las au­to­ri­da­des si­rias. Les per­mi­tie­ron vi­si­tar un hos­pi­tal pró­xi­mo a la zo­na del su­pues­to ata­que y re­co­gie­ron tes­ti­mo­nios de per­so­nal sa­ni­ta­rio que con­fir­mó el in­gre­so de «mu­chos ca­sos de per­so­nas so­fo­ca­das», pe­ro de­bi­do al «pol­vo y hu­mo» de los bom­bar­deos y no por el efec­to de ar­mas prohi­bi­das.

«Prue­bas irre­fu­ta­bles»

Mien­tras los ins­pec­to­res pi­den ac­ce­so a la zo­na, to­das las par­tes im­pli­ca­das ase­gu­ran te­ner «prue­bas irre­fu­ta­bles» de que hu­bo ata­que o de que fue un mon­ta­je. La opo­si­ción de­nun­ció el lan­za­mien­to de ba­rri­les ex­plo­si­vos car­ga­dos de clo­ro y gas sa­rín en dos pun­tos de Du­ma, di­jo que al me­nos cua­ren­ta per­so­nas ha­bían muer­to y di­fun­dió unas imá­ge­nes te­rri­bles a tra­vés de las re­des so­cia­les en las que se veía a fa­mi­lias en­te­ras muer­tas en los só­ta­nos de sus ca­sas y hos­pi­ta­les en los que se aten­día a ni­ños que echa­ban es­pu­ma por la bo­ca. El im­pac­to de es­tas imá­ge­nes fue, se­gún «The New York Ti­mes», lo que im­pul­só a Trump a or­de­nar el ata­que y ade­lan­tar sus pla­nes vía Twit­ter.

Los pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, y fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, afir­ma­ron te­ner prue­bas del

uso de ar­mas quí­mi­cas an­tes de efec­tuar los bom­bar­deos de re­pre­sa­lia, pe­ro La­vrov ase­gu­ró que tam­bién dis­po­nía de prue­bas pa­ra de­mos­trar que se tra­tó de un mon­ta­je de la opo­si­ción pa­ra pro­vo­car un bom­bar­deo co­mo el ocu­rri­do en la ma­dru­ga­da del sá­ba­do.

Entre tan­tas prue­bas, los ex­per­tos que de­be­rían con­fir­mar si hu­bo ata­que o no sa­lie­ron de su ho­tel de cin­co es­tre­llas a la es­pe­ra del per­mi­so de Si­ria y Ru­sia pa­ra lle­gar a Du­ma. Co­mo ya hi­cie­ron en ca­sos an­te­rio­res, su ta­rea es in­ves­ti­gar la uti­li­za­ción even­tual de ar­mas quí­mi­cas, pe­ro no iden­ti­fi­car a los au­to­res. Trump no tu­vo tiem­po a es­pe­rar a su in­for­me an­tes de lan­zar el ata­que, y ru­sos y si­rios tam­po­co pa­re­cen te­ner pri­sa pa­ra que es­te se pue­da re­dac­tar.

Mien­tras tan­to, fuen­tes ofi­cia­les ru­sas ci­ta­das ayer por la agen­cia Reuters ase­gu­ra­ron que los ins­pec­to­res in­ter­na­cio­na­les po­drán via­jar a Du­ma «es­te miér­co­les». Por su par­te, la ONU con­tra­di­jo a Ru­sia y ase­gu­ró que ha da­do to­dos los per­mi­sos de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rios a los ex­per­tos de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de Ar­mas Quí­mi­cas (OPAQ) pa­ra que se des­pla­cen a la ciu­dad si­ria de Du­ma. «La ONU ha da­do las au­to­ri­za­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que el equi­po de la OPAQ ha­ga su tra­ba­jo en Du­ma. No les he­mos ne­ga­do nin­gún ti­po de per­mi­so», di­jo el por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción, Stéphane Du­ja­rric, du­ran­te su con­fe­ren­cia de pren­sa dia­ria. Du­ja­rric res­pon­dió así des­pués de que el vi­ce­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ru­sia, Ser­guéi Riab­kov, atri­bu­ye­se hoy a Na­cio­nes Uni­das el re­tra­so en el ac­ce­so a Du­ma

AFP

Fuer­zas ru­sas ins­pec­cio­nan ma­te­rial militar de la in­sur­gen­cia aban­do­na­do en Du­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.