Trump in­ten­ta que el FBI no re­vi­se lo in­cau­ta­do a su abo­ga­do

El juez re­cha­za su pe­ti­ción de po­der se­lec­cio­nar an­tes los do­cu­men­tos con su le­tra­do

ABC - - INTERNACIONAL - MA­NUEL ERICE CO­RRES­PON­SAL EN WAS­HING­TON

Do­nald Trump no ha ocul­ta­do una po­co fre­cuen­te in­quie­tud des­de que ,la se­ma­na pa­sa­da, agen­tes del FBI irrum­pie­ran en el des­pa­cho y el do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar de su abo­ga­do Mi­chael Cohen. El que fue­ra uno de los hom­bres de más con­fian­za del hoy pre­si­den­te, en­car­ga­do de re­sol­ver los pro­ble­mas pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les más ur­gen­tes e ines­pe­ra­dos cuan­do go­ber­na­ba dia­ria­men­te su im­pe­rio des­de lo al­to de la Trump To­wer, se en­cuen­tra hoy en apu­ros le­ga­les.

El mo­ti­vo es, pre­ci­sa­men­te, uno de esos ca­bos suel­tos de­ja­dos por su je­fe, que hu­bo de atar pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res en ple­na cam­pa­ña pre­si­den­cial. Cuan­do Mi­chael Cohen in­gre­só en la cuenta de Stormy Da­niels, 130.000 dó­la­res, pa­ra que la ac­triz porno no des­ve­la­ra su pa­sa­da re­la­ción con Do­nald Trump, en vir­tud de un acuer­do es­cri­to, no era cons­cien­te del laberinto ju­di­cial en el que po­día ter­mi­nar.

Aun­que la in­quie­tud del pre­si­den­te no es­tá tan­to en el fu­tu­ro de Cohen co­mo en el con­te­ni­do de los do­cu­men­tos in­cau­ta­dos al abo­ga­do, que pue­den com­pro­me­ter­le de­ci­si­va­men­te. De­trás de la ope­ra­ción es­tá el fis­cal es­pe­cial, Ro­bert Mue­ller, quien ha vis­to en el ca­so de Da­niels una opor­tu­ni­dad pa­ra co­lar­se por la ren­di­ja de su abo­ga­do de con­fian­za e in­cau­tar­se de pa­pe­les na­da des­pre­cia­bles pa­ra quien in­da­ga en el pa­sa­do de Trump. Pa­ra eso pi­dió y ob­tu­vo el per­mi­so ju­di­cial de re­gis­tro.

El pro­pio pre­si­den­te re­co­no­ció ayer abier­ta­men­te que le preo­cu­pa mu­cho más el asun­to de Cohen que el de Ja­mes Co­mey, el ex­di­rec­tor del FBI a quien des­pi­dió, pe­se a que la tra­ma ru­sa avan­ce tam­bién por esa vía.

Ho­ras an­tes de que Mi­chael Cohen se vie­ra ayer las ca­ras con la ac­triz porno en los juz­ga­dos de Nue­va York, en la pri­me­ra vis­ta pre­via del pro­ce­so abier­to por el ca­so de Stormy Da­niels, uno de los ac­tua­les abo­ga­dos del pre­si­den­te Trump en­via­ba una mi­si­va al juez Wood, que ins­tru­ye el ca­so, pa­ra que fre­ne la re­vi­sión de los do­cu­men­tos in­cau­ta­dos por par­te del FBI. Su ar­gu­men­to, que ya fue uti­li­za­do cuan­do los agen­tes en­tra­ron en el des­pa­cho y en la ca­sa de Mi­chael Cohen, se apo­ya en que, des­de un prin­ci­pio, se ha vul­ne­ra­do la ne­ce­sa­ria con­fi­den­cia­li­dad entre el abo­ga­do y el clien­te. Do­nald Trump pe­día al juez que le per­mi­ta re­vi­sar to­dos los pa­pe­les con su le­tra­do, an­tes de que vuel­van a ma­nos de los in­ves­ti­ga­do­res. La mis­ma ex­pec­ta­ti­va de Ro­bert Mue­ller la­te en la in­quie­tud del pre­si­den­te: una puer­ta abier­ta a las fi­nan­zas del mag­na­te. Sin em­bar­go, Trump no po­drá ver sa­tis­fe­chos sus de­seos, por­que el juez re­cha­zó su pe­ti­ción..

La mano del fis­cal Mue­ller El fis­cal es­pe­cial pa­ra la tra­ma ru­sa se mar­có un tan­to con la or­den ju­di­cial de re­gis­tro a Cohen

ABC

Cohen a su lle­ga­da ayer a un tri­bu­nal fe­de­ral en Man­hat­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.