El Ju­li indulta a «Orgullito», de Garcigrande, y abre la Puer­ta del Prín­ci­pe

Cor­ta dos orejas al se­gun­do y lo­gra dos sim­bó­li­cas del quin­to en una gran co­rri­da

ABC - - TOROS - AN­DRÉS AMORÓS SE­VI­LLA

Só­lo un par de años des­pués del inol­vi­da­ble «Co­bra­diez­mos» de Vic­to­rino Mar­tín, la Pla­za de los To­ros se­vi­lla­na vuel­ve a vi­vir la in­men­sa emo­ción del in­dul­to de otro to­ro bra­vo: «Orgullito», ne­gro lis­tón, de 528 ki­los, con cua­tro años y cua­tro me­ses, de la ga­na­de­ría de Garcigrande, li­dia­do, en quin­to lu­gar, por El Ju­li. (Otro «Orgullito», de la mis­ma ga­na­de­ría, fue in­dul­ta­do por Ro­ca Rey en Al­ba­ce­te, el año pa­sa­do). La Pla­za en­te­ra ha vi­vi­do esa co­mu­nión cla­mo­ro­sa: un es­pec­tácu­lo real­men­te úni­co, la gran ca­tar­sis co­lec­ti­va en ho­nor de un to­ro bra­vo: ésa es, en de­fi­ni­ti­va, la jus­ti­fi­ca­ción de nues­tra Fies­ta.

Ade­más del in­dul­ta­do, han da­do jue­go ex­ce­len­te los to­ros se­gun­do y cuar­to. El Ju­li, gran de­fen­sor de es­ta ga­na­de­ría, ha vi­vi­do una de las tar­des más fe­li­ces de su ca­rre­ra, que al­can­za ya dos dé­ca­das: ha sa­li­do por la Puer­ta del Prín­ci­pe, el sue­ño de to­dos los to­re­ros; la no­ble­za de los to­ros le ha per­mi­ti­do des­ple­gar la me­jor ver­sión de su tau­ro­ma­quia. Con me­nos for­tu­na en el sor­teo, Enrique Pon­ce ha di­bu­ja­do una fae­na real­men­te pri­mo­ro­sa, la idó­nea pa­ra ser apre­cia­da por pa­la­da­res tan exi­gen­tes co­mo los de la afi­ción se­vi­lla­na. Só­lo ha sa­li­do mal pa­ra­do Ale­jan­dro Ta­la­van­te, en una tar­de acia­ga. Tam­bién ha acer­ta­do el pre­si­den­te, Jo­sé Lu­que Te­ruel: pri­me­ro, por ser el res­pon­sa­ble de que se li­dia­ra el se­gun­do to­ro, que ha re­sul­ta­do ex­ce­len­te; lue­go, por ha­ber me­di­do bien los tiem­pos y acer­ta­do en el in­dul­to. (A él le to­có tam­bién la for­tu­na de pre­si­dir la co­rri­da en que se in­dul­tó a «Co­bra­diez­mos», co­mo re­fle­ja un azu­le­jo, en los co­rra­les de es­ta Pla­za).

Co­mo de­cía Jack el Des­tri­pa­dor, va­ya­mos por par­tes. Ade­más de ser un car­tel de tres fi­gu­ras, la co­rri­da ofre­ce el atrac­ti­vo de ver la ri­va­li­dad de Pon­ce y El Ju­li con es­tos to­ros, fa­vo­ri­tos de Ju­lián, a los que, es­te año, se es­tá apun­tan­do tam­bién Pon­ce: son los que pro­pi­cia­ron el triun­fo de El Ju­li, en Cas­te­llón, y de Pon­ce, en Va­len­cia.

Aun­que le cos­tó en­trar, ha­ce tiem­po ya que la sa­bia afi­ción se­vi­lla­na va­lo­ra con justicia la ma­du­rez ar­tís­ti­ca de Enrique Pon­ce, que vi­ve una asom­bro­sa se­gun­da ju­ven­tud. La dio­sa For­tu­na le son­ríe só­lo a me­dias. Lan­cea con gus­to al pri­me­ro, que se mue­ve pe­ro pron­to fla­quea. Lo va me­tien­do en la mu­le­ta con sua­vi­dad, man­dan­do mu­cho pe­ro con guan­te de se­da. Aun­que lo cui­da, el to­ro pro­tes­ta, se vie­ne aba­jo y, con él, la fae­na. Falla con el des­ca­be­llo.

Pon­ce, pri­mo­ro­so

Pe­ro le que­da el cuar­to. El co­mien­zo del to­ro no es pro­me­te­dor: em­bis­te re­mi­so al qui­te por ve­ró­ni­cas. Aún así, el va­len­ciano lo brin­da al pú­bli­co: con su ha­bi­tual lu­ci­dez, ha vis­lum­bra­do sus po­si­bi­li­da­des. Pa­ra que no hu­ya, lo su­je­ta, ro­di­lla en tie­rra y, con una so­la tan­da de mu­le­ta­zos, po­ne la Pla­za bo­ca aba­jo, con­si­gue que la mú­si­ca rom­pa a to­car. Se su­ce­den los mu­le­ta­zos ar­mo­nio­sos, acom­pa­ñan­do con la cin­tu­ra, lle­ván­do­lo pren­di­do. Pa­re­ce es­tar rea­li­zan­do el ideal que for­mu­ló Cu­rro Ro­me­ro: ca­da pa­se es una ca­ri­cia. No ca­be to­rear con más pri­mor. Co­mo la fae­na es lar­ga y el to­ro se ra­ja, los do­blo­nes por ba­jo le­van­tan un cla­mor. Y, pa­ra col­mo, con­si­gue una gran es­to­ca­da has­ta la mano: cor­ta una ore­ja. ¿Por qué no la se­gun­da? To­da­vía no lo sé. Su naturalidad, al to­rear, es lo que pe­día An­to­nio Bien­ve­ni­da, el pri­vi­le­gio de los más gran­des. A mi la­do, un es­pec­ta­dor cor­tés pe­ro exi­gen­te dic­ta­mi­na: «Ha si­do co­mo to­mar­se un buen vino». En Se­vi­lla, to­da­vía que­da gen­te que sa­be apre­ciar eso…

Jue­go mag­ní­fi­co

Tie­ne la for­tu­na El Ju­li de que le to­quen dos gran­des to­ros y los apro­ve­cha ple­na­men­te. Me cuen­tan que hu­bo dis­cre­pan­cias so­bre apro­bar o no el se­gun­do, un po­co abro­cha­do de pi­to­nes, que da un jue­go mag­ní­fi­co. Ju­lián se en­tre­ga por com­ple­to, des­de las ve­ró­ni­cas de re­ci­bo. Al ini­ciar la fae­na, se res­ba­la y cae pe­ro tie­ne el ges­to to­re­ro de en­la­zar mu­le­ta­zos de ro­di­llas. To­rea con man­do, len­ti­tud y li­ga­zón. El úni­co lu­nar: re­cu­rrir pron­to a las cer­ca­nías; un to­ro tan no­ble pe­día dis­tan­cia. Ma­ta con el ha­bi­tual sal­to pe­ro co­mo un ca­ñón: dos orejas.

Ya con la Puer­ta del Prín­ci­pe en­tre­abier­ta, es fá­cil ima­gi­nar có­mo sa­le en el quin­to y tie­ne la for­tu­na de que sea ex­cep­cio­nal: es pron­to, va lar­go, hu­mi­lla, re­pi­te, obe­de­ce: ¡va­ya to­ro! En el mis­mo pla­ti­llo, des­ma­ya la mu­le­ta, man­da, li­ga los mu­le­ta­zos. Va cre­cien­do la emo­ción por la bra­vu­ra del to­ro; El Ju­li no se can­sa de to­rear; el ten­di­do se pue­bla de pa­ñue­los; el pre­si­den­te es­pe­ra lo jus­to y sa­ca el an­sia­do pa­ñue­lo na­ran­ja: por su bra­vu­ra, «Orgullito» se ha ga­na­do el de­re­cho a vi­vir fe­liz­men­te, en su dehe­sa sal­man­ti­na. En me­dio de la lo­cu­ra ge­ne­ral, El Ju­li da la vuel­ta al rue­do con el ga­na­de­ro, Jus­to Her­nán­dez, pro­fun­da­men­te emo­cio­na­do: sin du­da, se ha acor­da­do de su pa­dre, fa­lle­ci­do ha­ce po­co.

¿Y Ta­la­van­te? Me­jor ha­blar de él otra tar­de. No se da co­ba en el flo­jo ter­ce­ro y se ve des­bor­da­do por la brus­que­dad del úl­ti­mo, que exigía mu­cho do­mi­nio. (Ha sa­lu­da­do Tru­ji­llo, co­mo tan­tas ve­ces).

Cru­za El Ju­li triun­fal­men­te la Puer­ta del Prín­ci­pe, to­can­do el cielo. En nues­tro re­cuer­do que­da la emo­ción pro­fun­da de es­te to­ro, or­gu­llo –no «Orgullito»– de la cas­ta bra­va. La ilu­sión de ver to­ros así nos se­gui­rá em­pu­jan­do a las Pla­zas. Ése es –di­jo el poe­ta– «el ne­gro to­ro de Es­pa­ña… por­que to­da Es­pa­ña es él». Quie­ran o no quie­ran.

Ju­lián López «El Ju­li», en me­dio de una nu­be de flas­hes de cá­ma­ras y mó­vi­les, abrió ayer por quin­ta vez la Puer­ta del Prín­ci­pe

EFE

La fi­gu­ra ma­dri­le­ña, en un mu­le­ta­zo ro­di­lla en tie­rra

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.