Ha­yes, el do­ma­dor de Rahm

El gol­fis­ta vas­co ha con­se­gui­do sus cin­co triun­fos con un caddy ex­per­to a su la­do que sa­be ma­ne­jar sus emo­cio­nes

ABC - - DEPORTES - MI­GUEL ÁN­GEL BARBERO MA­DRID

Su­do­ro­so, apar­ta­do del tu­mul­to y con lá­gri­mas en los ojos. Así ce­le­bró Adam Ha­yes el triun­fo de Jon Rahm en el Open de Es­pa­ña, el quin­to de una lis­ta que pa­re­ce no ha­ber he­cho más que em­pe­zar. El es­cu­de­ro del viz­caíno es un hom­bre dis­cre­to que bus­ca siem­pre el se­gun­do plano, pe­ro que res­pon­de al tó­pi­co de que «de­trás de un gran ju­ga­dor hay un gran caddy». En to­das las vic­to­rias del es­pa­ñol ha es­ta­do pre­sen­te el de Flo­ri­da, que se ha con­ver­ti­do en su mas fiel con­se­je­ro, en el hom­bre en quien pue­de con­fiar con los ojos ce­rra­dos. En un pilar más de su jue­go.

En sus pri­me­ros me­ses co­mo pro­fe­sio­nal, Jon lle­vó a su la­do a Ben Shur, un ami­go de la uni­ver­si­dad con quien bri­lló en sus pri­me­ras com­pa­re­cen­cias. Pe­ro pron­to se vio que pa­ra lle­gar a lo más al­to ne­ce­si­ta­ba en la bol­sa a al­guien con ex­pe­rien­cia, que su­pie­ra lo que era el PGA Tour y que no fue­ra igual que no­va­to que su je­fe. De ma­ne­ra que, en oc­tu­bre de 2016, Jon anun­ció que con­tra­ta­ba a Adam Ha­yes co­mo asis­ten­te. «Cuan­do me lla­ma­ron pa­ra tra­ba­jar jun­tos no me sor­pren­dió mu­cho por­que ya ha­bía oí­do al­gún co­men­ta­rio al res­pec­to –re­cuer­da–. De to­das for­mas, aun­que siem­pre es agra­da­ble es­tar en el pun­to de mi­ra de los gran­des ju­ga­do­res, soy hu­mil­de y sé que ten­go que tra­ba­jar du­ro ca­da día pa­ra se­guir me­re­cien­do su con­fian­za». Esas cua­li­da­des, la hu­mil­dad y la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo le ha­bían ser­vi­do pa­ra su­mar 17 años de ex­pe­rien­cia en el cir­cui­to con ju­ga­do­res co­mo Rus­sell Hen­ley, Vaughn Tay­lor, Webb Sim­pson, Ja­son Duf­ner, Ben Cra­ne o Jo­nat­han Byrd, con quien triun­fó en Las Ve­gas en 2010.

Des­de que le con­tra­ta­ron, Ha­yes su­po que le ha­bía to­ca­do la lo­te­ría: te­nía en sus ma­nos un dia­man­te en bru­to que no tar­da­ría en dar be­ne­fi­cios. «Siem­pre su­pe que iba a ga­nar tor­neos –con­fie­sa– pues es al­go que no­tas cuan­do tra­ba­jas con ju­ga­do­res de su ca­rác­ter. Pe­ro que fue­ran cin­co en apenas año y me­dio de tra­ba­jo era im­pen­sa­ble». A los tres me­ses de em­pe­zar su re­la­ción ya se es­tre­na­ron en San Die­go y, des­de en­ton­ces, acu­mu­lan cin­co tí­tu­los en su pal­ma­rés. Con una es­tra­te­gia muy cla­ra, man­te­ner siem­pre la cal­ma y no de­jar­se lle­var por las emo­cio­nes más de lo ne­ce­sa­rio. «Es bue­ní­si­mo men­tal­men­te y fí­si­ca­men­te tam­bién es un por­ten­to. Si si­gue man­te­nién­do­se cal­ma­do, ha­cien­do las co­sas bien y con la men­te des­pe­ja­da, se­gu­ro que ven­drán más triun­fos».

Un gran­de, la pró­xi­ma me­ta

Des­pués de de­mos­trar que sa­be ga­nar, Rahm es­tá ex­hi­bien­do aho­ra una ca­pa­ci­dad tre­men­da pa­ra apren­der de sus erro­res. La ex­pe­rien­cia que va acu­mu­lan­do la ab­sor­be de una ma­ne­ra inusi­ta­da. «Es­ta­ba mo­les­to por­que el año pa­sa­do no ju­gó bien en Val­de­rra­ma, al te­ner mu­cha pre­sión an­te su pú­bli­co –re­co­no­ce–. Sin em­bar­go, aquí en Ma­drid, pe­se al vien­to, ha ma­ne­ja­do muy bien sus emo­cio­nes y ha sa­ca­do ade­lan­te el tor­neo. Es­toy muy or­gu­llo­so de él, por­que sé que ha si­do una se­ma­na muy du­ra vi­nien­do di­rec­ta­men­te des­de el Mas­ters».

Los ob­je­ti­vos, an­te tal pre­co­di­dad, han ido cam­bian­do con el tiem­po y aho­ra la (ben­di­ta) du­da es si lle­ga­rá an­tes una vic­to­ria en un ma­jor o el nú­me­ro uno mun­dial. «Jon es un gran ju­ga­dor, con un ta­len­to enor­me y no me ha sor­pren­di­do el ni­vel que ha al­can­za­do, aun­que sí que lo hi­cie­ra tan rá­pi­da­men­te –apun­ta–. Aho­ra bien, si te­ne­mos que ele­gir entre ga­nar un gran­de o lle­gar a a la ci­ma del rán­king pre­fie­ro lo pri­me­ro. Ser el nú­me­ro uno es el re­sul­ta­do, no pue­de ser el ob­je­ti­vo. Ga­nar un "ma­jor" es el ma­yor or­gu­llo pa­ra un ju­ga­dor. In­ten­ta­ré ayu­dar­le a lo­grar­lo con to­das mis fuer­zas».

Ca­pa­ci­dad triun­fa­do­ra «Sa­bía que ga­na­ría tor­neos, pe­ro era im­pen­sa­ble su­mar cin­co en año y me­dio» Ca­be­za fría «Si si­gue man­te­nién­do­se con la men­te des­pe­ja­da se­gu­ro que ven­drán más triun­fos» Ga­nar un gran­de «Jon tie­ne un ta­len­to enor­me e in­ten­ta­ré ayu­dar­le con to­das mis fuer­zas»

ABC

La tran­qui­li­dad de Ha­yes, con­tra­pun­to de la ex­plo­si­vi­dad de Rahm

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.