RUBICHIS

«La De­mo­cra­cia es muy agra­de­ci­da, y se en­tu­sias­ma con el hom­bre de le­tras que quiere ser­vir­la», di­jo Le­rroux a Pío Ba­ro­ja

ABC - - GENTESTILO&TV - IG­NA­CIO RUIZ-QUINTANO

Por con­se­jo de Blas Bo­te­llo, el as­tró­lo­go que dio a Cor­tés el día de la No­che Tris­te, me cor­to el pe­lo por lu­nas, y hoy, de cua­tro ca­ba­lle­ros cár­de­nos en fi­la an­te el es­pe­jo, uno, yo, se sen­ta­ba pa­ra cor­tar, y los de­más, pa­ra te­ñir… de rubichis, mien­tras par­lo­tea­ban co­mo «tri­co­teu­ses» so­bre la ca­be­za de Ce­cé, ru­bi­chi co­mo la «Primavera» de Bot­ti­ce­lli, pres­ta a caer en el ces­to de Ma­riano, el hom­bre que da tono (ja­bo­ne­ro su­cio, en to­ro) al pe­lo del es­pa­ñol co­rrien­te, que es trum­piano de pe­lu­que­ría.

La so­cial­de­mo­cra­cia (eco­no­mía de de­re­chas, cul­tu­ra de iz­quier­das y go­bierno de cen­tro) es ru­bi­chi. Es­pa­ña es ra­bio­sa­men­te so­cial­de­mó­cra­ta, y los es­pa­ño­les, al ma­du­rar, rom­pen, gra­cias a los tin­tes, a Fe­bos Apo­los tan do­ra­de­tes que cual­quier his­pa­nis­ta di­ría que des­cien­den de los cria­dos tu­des­cos de Car­los V, que era un em­pe­ra­dor ru­bio co­mo la cer­ve­za que vino a Ta­zo­nes en un bar­co de nom­bre ex­tran­je­ro (se­gún Al­bor­noz, ter­cer des­em­bar­co in­faus­to, con Ta­riq en Ta­ri­fa y Co­lón en San Sal­va­dor).

De Fran­co se cuenta que, al vo­lar a Te­tuán pa­ra dar el gol­pe, or­de­nó al pi­lo­to ca­ra­co­lear des­pa­cio, y no ate­rri­zó has­ta ver en el ae­ró­dro­mo los ri­zos blon­dos del co­ro­nel Saenz de Bu­rua­ga: –¡El ru­bi­to! Con se­me­jan­tes se­ñas, hoy hu­bie­ra si­do im­po­si­ble el 18 de Ju­lio, y por eso la De­mo­cra­cia Que Tan­to Nos Ha Cos­ta­do ani­ma a sus hi­jos a man­te­ner­se jó­ve­nes, que es de­cir rubichis, en el ideal, y «al rit­mo de Ra­joy», otro Da­to, re­pre­sen­tan­te, se­gún el gran se­ño­ri­to de es­ta Ca­sa, Ma­nuel Bueno, del «es­cep­ti­cis­mo es­tá­ti­co» en pos, por to­do ideal, de la quie­tud bien ves­ti­da, frente al «es­cep­ti­cis­mo di­ná­mi­co» y el rui­do in­fe­cun­do de Ro­ma­no­nes, que, pa­ra el pe­rio­dis­mo di­ver­ti­do, es el que aho­ra nos fal­ta.

–La De­mo­cra­cia es muy agra­de­ci­da, y se en­tu­sias­ma con el hom­bre de le­tras que quiere ser­vir­la.

Eso di­jo un día Le­rroux a Pío Ba­ro­ja en el Ca­fé In­glés, adon­de lo ha­bía in­vi­ta­do a co­mer pa­ra pro­po­ner­le en­trar en su par­ti­do.

Ba­ro­ja no era ru­bio, pe­ro gas­ta­ba boi­na azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.