AR­TE

LA MA­YOR DE LAS BA­LEA­RES VI­BRA CON EL AR­TE CUAN­DO EL SOL Y LA PLA­YA SON SO­LO UN RE­CUER­DO. CON EL FRÍO, CA­DA SE­MA­NA HAY AL­GO NUE­VO PA­RA VER. LAS GA­LE­RÍAS Y LOS AR­TIS­TAS VI­VEN SU TEM­PO­RA­DA AL­TA.

AD (Spain) - - Enero - POR BET­TI­NA DUB­COVSKY FO­TOS UXÍO DA VI­LA

Ma­llor­ca no es so­lo pla­ya. En in­vierno, fun­da­cio­nes y ga­le­rías de ar­te atraen a la is­la a los aman­tes del con­tem­po­rá­neo.

Pi­sos

RE­DU­CI­DOS , di­mi­nu­tos, mi­cro ... sin con­ten­ción ( de­có ). SOIS gran­des , pe­que­ños.

.

M ás allá del ve­rano, el hip­nó­ti­co Me­di­te­rrá­neo, las en­sai­ma­das la beau­ti­ful peo­ple , o in­clu­so los hoo­li­gans, en oto­ño e in­vierno, la ma­yor de las is­las Ba­lea­res –con sus 3.640 km y una po­bla­ción de apro­xi­ma­da­men­te

2 630.000 ha­bi­tan­tes– se abri­ga al ca­lor del ar­te. En pro­por­ción qui­zá sea el lu­gar con ma­yor mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co de Es­pa­ña. Es­tá pla­ga­da de mu­seos, co­lec­cio­nes pri­va­das, sa­las de ex­po­si­cio­nes, fun­da­cio­nes y es­pa­cios al­ter­na­ti­vos: tan so­lo en la ca­pi­tal, Pal­ma, hay dos do­ce­nas de ga­le­rías (en Ma­drid, hay al­go más de 40). La ve­te­ra­na es Pe­lai­res de Pep Pin­ya, que abrió sus puer­tas en 1969 ex­po­nien­do a Sau­ra, Chi­lli­da o Tà­pies cuan­do los pai­sa­jes y ma­ri­nas eran los gran­des hits del pa­no­ra­ma.el ga­le­ris­ta, que sin ti­rar la toa­lla le pa­sa el tes­ti­go a su hi­jo Fre­de­ric, re­cuer­da que fue Joan Mi­ró, dos se­ma­nas des­pués de la aper­tu­ra, el que le di­jo: "Es­ta ga­le­ría tie­ne que ser pa­ra mí y mis ami­gos". El gran maes­tro ca­ta­lán, ca­sa­do con la ma­llor­qui­na Pi­lar Jun­co­sa, ha­bía echa­do raí­ces en la is­la en los años 50.

Allí cons­trui­ría su ca­sa Son Bo­ter , ro­tun­da­men­te in­su­lar, y su ta­ller, obra de Jo­sep Lluís Sert. En 1992 se le aña­dió un nue­vo edi­fi­cio, vo­lá­til, geo­mé­tri­co, poé­ti­co, de­vo­to de la na­tu­ra­le­za que lo ro­dea fir­ma­do por Ra­fael Mo­neo. Hoy es la Fun­da­ció Pi­lar i Joan Mi­ró que con­ser­va y ex­po­ne una in­creí­ble can­ti­dad de sus obras. La is­la en­gan­cha. Fo­ras­ters como An­gla­da Ca­ma­ra­sa, So­ro­lla o, más de aho­ra, Jo­sé Ma­ría Si­ci­lia ca­ye­ron en sus re­des. "Exis­te una fuer­te tra­di­ción ar­tís­ti­ca des­de fi­na­les del XIX, que en los úl­ti­mos 30 años se po­ten­ció con el fe­nó­meno de Miquel Bar­ce­ló, que ani­mó a mu­chos jó­ve­nes a lan­zar­se a la aven­tu­ra de in­ten­tar en­se­ñar sus tra­ba­jos", nos cuen­ta Xa­vier Fiol, que aca­ba de ce­le­brar el 25 aniver­sa­rio del es­pa­cio al que da nom­bre. Y ca­da vez hay más ga­le­rías emer­gen­tes que apun­tan a lo más al­to, es el ca­so de Louis 21 . Tan arrai­ga­do es­tá lo arty, que Pal­ma en los 90 fue pio­ne­ra en ce­le­brar, a me­dia­dos de sep­tiem­bre, la Nit de l'art, la no­che en la que los cen­tros, pú­bli­cos y pri­va­dos abren sus puer­tas. La ca­pi­tal ba­lear en­te­ra es una fies­ta. Y si hay tan­to ar­te, es por­que hay crea­do­res lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les y, so­bre to­do co­lec­cio­nis­mo, en par­te ali­men­ta­do por los ex­tran­je­ros –so­bre to­do ale­ma­nes, sue­cos y bri­tá­ni­cos– re­si­den­tes o con ca­sa de va­ca­cio­nes. En lo­ca­li­da­des pe­que­ñas como An­dratx, los da­ne­ses Ja­kob y Pa­tri­cia As­baek han mon­ta­do un es­pa­cio ex­po­si­ti­vo de más de 2.000 m y cua­tro es­tu­dios pa­ra ar­tis­tas. Otro

2 tan­to ocu­rre en Ala­ró, cu­yo Cen­tro de Ar­te Ad­da­ya po­see un pro­gra­ma si­mi­lar. Al nor­te, cer­ca de Al­cu­dia y de un mo­do más am­bi­cio­so, Yan­nick y Ben Ja­ko­ber tie­nen la Fun­da­ción que lle­va sus nom­bres: Sa Bas­sa Blan­ca , el úni­co edi­fi­cio pro­yec­ta­do en Eu­ro­pa por el egip­cio Has­san Fathy, que al­ber­ga una ha­bi­ta­ción en­te­ra di­se­ña­da por Re­bec­ca Horn o Nins, una colección de 150 re­tra­tos de ni­ños de los si­glos XVI al XIX. Pe­ro el gi­gan­tes­co te­rreno da pa­ra más: un par­que de es­cul­tu­ras de ani­ma­les, un jar­dín de ro­sas o el es­pa­cio Sok­rates con pie­zas ex­tra­or­di­na­rias como una cor­ti­na de 10.000 cris­ta­les de Swa­rovs­ki , el es­que­le­to de un ri­no­ce­ron­te del Pleistoceno y pie­zas de Ger­hard Merz, Do­lo­res Vi­ta o de los pro­pios an­fi­trio­nes. En Pal­ma, has­ta los edi­fi­cios de más ran­cio abo­len­go se han ple­ga­do al ar­te, res­tau­ra­dos pa­ra aco­ger la plás­ti­ca más con­tem­po­rá­nea. La pro­pia Ca­te­dral del 1300 al­ber­ga el mo­der­nis­mo de Gau­dí y el buen ha­cer de Bar­ce­ló en la Ca­pi­lla de San Pe­dro; Sa Llot­ja y su ar­qui­tec­tu­ra gó­ti­ca del XVI, el Ca­sal So­lle­ric de 1700 o Es Ba­luard Mu­seu d'art Mo­dern i Con­tem­po­ra­ni , asen­ta­do so­bre los restos de la mu­ra­lla re­na­cen­tis­ta que ro­dea­ba la ciu­dad has­ta prin­ci­pios del XX. Ya en la Part Fo­ra­na (o sea el ex­tra­rra­dio), la Igle­sia del Con­ven­to de San­to Domingo de Po­lle­nça, sor­pren­de con sus ins­ta­la­cio­nes úni­cas como las que mon­ta­ron Bill Vio­la o Jau­me Plen­sa. ¿Te ape­te­ce pa­sar un in­vierno en Ma­llor­ca?

n

LA IS­LA EN­GAN­CHA , FO­RAS­TERS COMO MI­RÓ, AN­GLA­DA, SO­RO­LLA O SI­CI­LIA CA­YE­RON EN SUS RE­DES Y SE QUE­DA­RON ALLÍ.

La ca­sa-ta­ller de Joan Mi­ró, tal como él la de­jó a su muer­te, en 1983. Cons­trui­da por Jo­sep Lluis Sert, al es­pa­cio se le su­ma un nue­vo edi­fi­cio, obra de Ra­fael Mo­neo, pa­ra la Fun­da­ció Pi­lar i Joan Mi­ró . En la otra pá­gi­na: Ben Ja­ko­ber, Yan­nick Vu y Snoopy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.