SA­LA DE JUE­GOS

AD (Spain) - - Enero - REA­LI­ZA­CIÓN PA­TRI­CIA KETELSEN FO­TOS PABLO ZAMORA

El Gru­po Memp­his es el leit­mo­tiv de la leo­ne­ra de­co­ra­da por Ser­ge Cas­te­lla pa­ra un ado­les­cen­te en Cha­mo­nix.

Los co­lo­res y la es­té­ti­ca del ‘Gru­po Memp­his’ fue­ron la ins­pi­ra­ción de Ser­ge Cas­te­lla pa­ra re­for­mar es­te pi­so de for­mas or­gá­ni­cas en los Alpes fran­ce­ses ha­bi­ta­do por un ado­les­cen­te.

Cuan­do la pro­pie­ta­ria le di­jo que le da­ba car­ta blan­ca, Ser­ge Cas­te­lla se que­dó per­ple­jo. Sus an­te­rio­res tra­ba­jos pa­ra ella (un cas­ti­llo del si­glo XIV de 10.000 m en el cen­tro de Eu­ro­pa y una

2 vi­lla mo­der­na en la cos­ta me­di­te­rrá­nea) ha­bían si­do muy di­ri­gi­dos. Pe­ro aho­ra el an­ti­cua­rio y de­co­ra­dor era li­bre de trans­for­mar un loft de 80 m , cons­trui­do en los años 70

2 a las afue­ras de Cha­mo­nix, Fran­cia, pa­ra el hi­jo ado­les­cen­te de la due­ña. Ale­ja­do de la ca­sa prin­ci­pal, ha­bía si­do un pa­be­llón de in­vi­ta­dos. Cuan­do lo vio por pri­me­ra vez, le cau­ti­vó el lu­cer­na­rio re­don­do que pre­si­día el sa­lón. “Mi ins­pi­ra­ción sur­gió de su for­ma ova­la­da y de las pa­re­des cur­vas”, cuen­ta. Pa­ra dar­le vida, Cas­te­lla apos­tó por los to­nos par­chís: “Co­lo­res muy fran­cos, pro­pios de los años 80 y del Gru­po Memp­his ”, pun­tua­li­za. La li­bre­ría Carl­ton de Et­to­re Sot­tsass, gu­rú del mo­vi­mien­to es­té­ti­co que in­ven­tó el es­ti­lo pos­mo­derno, fue la pri­me­ra pie­za que ad­qui­rió. “A par­tir de ella, to­do fue fá­cil —co­men­ta—. Di­se­ñé un so­fá enor­me, con di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des y es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra to­dos los ami­gos del in­qui­lino”. Las te­las de Bu­te eran per­fec­tas por su tex­tu­ra y su ga­ma cro­má­ti­ca. “Son pu­ras, vi­ta­lis­tas, jus­to lo que ne­ce­si­ta­ba”, ase­gu­ra el an­ti­cua­rio. El par­quet , siem­pre neu­tro en ma­de­ra gris, de­bía pa­sar

“ES UNA GUA­RI­DA PA­RA JÓ­VE­NES Y APOS­TÉ POR CO­LO­RES PAR­CHÍS, PRO­PIOS

DE LOS AÑOS 80 Y DE SOT­TSASS”.

SER­GE CAS­TE­LLA

inad­ver­ti­do. Ser­ge creó ex pro­fe­so la me­sa y los ta­bu­re­tes la­ca­dos en blan­co bri­llan­te, pa­ra que se adap­ta­sen a la si­nuo­si­dad de la ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal. Las al­fom­bras re­don­das ahon­dan tam­bién en la for­ma or­gá­ni­ca del edi­fi­cio. El ma­yor re­to fue in­cor­po­rar tres vi­kin­gos gi­gan­tes ta­lla­dos en ma­de­ra ma­ci­za que ya se ha­lla­ban en la ca­sa. “A los pro­pie­ta­rios les re­cor­da­ban a los ve­ra­nos pa­sa­dos allí, y a to­dos los bue­nos mo­men­tos vi­vi­dos, así que me pi­die­ron con­ser­var­los. No se me ocu­rrió otra co­sa que pin­tar­los con la­ca de co­che de co­lo­res vi­vos si­guien­do el hi­lo con­duc­tor de los 80. Si iban a es­tar sí o sí, que tu­vie­ran al me­nos una pre­sen­cia po­de­ro­sa, como su pro­pia ima­gen”, ase­gu­ra. La co­ci­na, se­pa­ra­da jun­to con el co­me­dor del es­pa­cio co­mún, de­bía ser eco­nó­mi­ca. Re­cu­rrió a la mar­ca Sch­midt y, si­guien­do las mis­mas pre­mi­sas, apli­có co­lo­res pu­ros y geo­me­trías al es­ti­lo Mon­drian. El vi­kin­go más pe­que­ño pin­ta­do de blan­co re­ma­ta la en­ci­me­ra. “El re­sul­ta­do, com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a lo que sue­lo ha­cer, me de­jó sa­tis­fe­cho. No fue di­fí­cil y sí muy di­ver­ti­do. Mi clien­ta no me ha­bía pe­di­do na­da y no es­pe­ra­ba na­da con­cre­to, así que fue una sor­pre­sa muy bien aco­gi­da, no só­lo por ella, so­bre to­do por su hi­jo”, con­clu­ye.

n

EL ES­PA­CIO EN CUR­VA, EL GRAN LU­CER­NA­RIO OVA­LA­DO Y LA PLAN­TA DE LA YU­CA MAR­CA­RON LAS PAU­TAS DE­CO­RA­TI­VAS. BU­TA­CAS ITA­LIA­NAS DE LOS 50 CON TE­LA DE BU­TE ,EN BSB . DE­TRÁS, SO­FÁ DI­SE­ÑA­DO POR SER­GE CAS­TE­LLA CON TA­PI­CE­RÍA DE GAN­CE­DO , AL­FOM­BRAS DE ES­PAR­TO Y MESIT

ME­SA Y TA­BU­RE­TES CREA­DOS POR SER­GE PA­RA ADAP­TAR­SE A LA AR­QUI­TEC­TU­RA SI­NUO­SA DE LA CA­SA. SO­BRE ELLOS, LÁM­PA­RA DU­BUF­FET DE ADOLFO ABE­JÓN. CAS­TE­LLA RE­PLI­CÓ EL VERDE DE LA YU­CA EN FOR­MA DE FRAN­JAS. TO­DOS LOS MO­TI­VOS LU­CEN FOR­MAS GEO­MÉ­TRI­CAS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA

EN EL CO­ME­DOR, ME­SA DI­SE­ÑO DE SER­GE CAS­TE­LLA, SI­LLAS STAN­DARD DE JEAN PROU­VÉ, EN VI­TRA , LÁM­PA­RAS DE TE­CHO FAR­MING-NET DE NEN­DO , VI­KIN­GO ORI­GI­NAL DE LA CA­SA, ÓLEO DE DA­NIÈ­LE AKMEN, EN GA­LE­RÍA ARTVERA’S DE GINEBRA, Y CAN­DE­LA­BROS EN FOR­MA DE CU­BO, EN BROT

LA CO­CI­NA IMI­TA LOS CUA­DROS DE MON­DRIAN CON MUE­BLES LA­MI­NA­DOS DE CO­LO­RES DE SCH­MIDT . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: A LA IZ­DA., EL DOR­MI­TO­RIO ES­TÁ IN­TE­GRA­DO EN EL SA­LÓN. SO­BRE UNA ME­SI­TA DI­SE­ÑA­DA POR CAS­TE­LLA, LAM­PA­RI­TA TAHI­TI DE SOT­TSASS. DCHA., LA LI­BRE­RÍA CARL­TON

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.