ICONO

SE LE RE­CUER­DA COMO AR­QUI­TEC­TO, ES­CUL­TOR E IN­TERIO­RIS­TA, PE­RO AN­DRÉ AR­BUS FUE, SO­BRE TO­DO, UN EBA­NIS­TA FRAN­CÉS QUE ELE­VÓ SU OFI­CIO A LA CA­TE­GO­RÍA DE AR­TE. LA MA­DE­RA Y EL BRON­CE FUE­RON SUS AR­MAS.

AD (Spain) - - Enero - POR IT­ZIAR NA­RRO

El fran­cés An­dré Ar­bus de­fen­dió la tra­di­ción de la al­ta eba­nis­te­ría pa­ra crear mue­bles so­fis­ti­ca­dos de ma­de­ra y bron­ce.

E n 1925 un jo­ven An­dré Ar­bus pre­sen­tó en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de París un to­ca­dor que lla­mó la aten­ción. No se­guía las pre­mi­sas ar­qui­tec­tó­ni­cas de Le Cor­bu­sier, ni creía en su ob­se­sión por la des­nu­dez, pe­ro tam­po­co com­par­tía el cre­do del Art Déco , “ese cu­bis­mo del azar”, de­cía él. A sus 22 años, es­ta­ba or­gu­llo­so de su ter­ce­ra vía, la de la tra­di­ción fran­ce­sa, la de los aca­ba­dos im­po­lu­tos y los ma­te­ria­les no­bles. “No me gus­ta la se­que­dad plás­ti­ca ni la fal­ta de sen­si­bi­li­dad de los ra­cio­na­lis­tas”, ase­gu­ra­ba. Su abue­lo, León Ar­bus, ha­bía fun­da­do una eba­nis­te­ría en Tou­lou­se a fi­na­les del XIX, en la que An­dré ha­bía, ca­si li­te­ral­men­te, na­ci­do. Su pa­dre An­toi­ne le ini­ció en los se­cre­tos del mo­bi­lia­rio, y él re­cor­da­ría to­da su vida el olor a bar­niz y las con­fi­den­cias de los vie­jos car­pin­te­ros en el ta­ller fa­mi­liar. Cuan­do a los 18 años em­pe­zó a es­tu­diar Be­llas Ar­tes en la Uni­ver­si­dad, am­plió su vi­sión de las co­sas y se fi­jó un ob­je­ti­vo: “Ele­var es­te ofi­cio, ha­cer­lo gran­de”. Pa­ra él un mue­ble no tie­ne ape­lli­dos. “Es como una pin­tu­ra, como la li­te­ra­tu­ra o la mú­si­ca; no per­te­ne­ce a nin­gu­na mo­da. Tie­ne que du­rar, de­be en­con­trar una be­lle­za eter­na”, pen­sa­ba. De­jó de la­do ma­te­ria­les como el cris­tal o el me­tal pa­ra cen­trar­se en la ma­de­ra y de­fen­der lo ar­te­sa­nal, lo he­cho a mano. “El tra­ba­jo de

eba­nis­ta po­see la ad­mi­ra­ble im­per­fecc ió n de lo hu­mano”, con­tó. En lo s años 30 se tras­la­dó a París con s u mu­jer y su úni­ca hi­ja, Ma­de­lei­ne, don­de abrió es­tu­dio y ga­le­ría. Los años 40 fue­ron los de su con­sa­gra­ción, la épo­ca en la que ideó sus pie­zas más co­di­cia­das. Le gus­ta­ban las lí­neas pu­ras, neo­clá­si­cas, pe­ro no es­ca­ti­ma­ba en ador­nos, de­ta­lles mo­de­la­dos en bron­ce o pe­que­ñas es­cul­tu­ras. En esa dé­ca­da tam­bién se lan­zó a de­co­rar in­te­rio­res ofi­cia­les (el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y la Em­ba­ja­da fran­ce­sa en Was­hing­ton) con su es­ti­lo am­pu­lo­so y ele­gan­te, y se atre­vió con la ar­qui­tec­tu­ra por en­car­go. Pro­yec­tó ca­sas pa­ra obre­ros en Lau­dun du­ran­te la ocu­pa­ción ale­ma­na, y más tar­de re­cons­tru­yó el fa­ro de Pla­nier en Mar­se­lla, des­trui­do por la gue­rra. Des­de fi­na­cas. les de los 50 y has­ta su muer­te, en 1969, sin em­bar­go, se con­vir­tió en lo que siem­pre qui­so ser, un es­cul­tor a se­cas. Sus fi­gu­ras alar­ga­das, pa­re­ci­das a las de Gia­co­met­ti, a quien ido­la­tra­ba, fue­ron su úl­ti­mo le­ga­do crea­ti­vo.

n

Al­fom­bra fa­bri­ca­da en Au­bus­son (1946), y, arri­ba, so­fá Ju­les Ver­nes pa­ra Wi­lliam Swit­zer , chan­de­lier pa­ra Ve­ro­ne­se, re­tra­to de los años 30 y boceto de un hô­tel par­ti­cu­lier en París (1952).

Có­mo­da de ma­de­ra la­ca­da (1942) y bu­ta­ca (1940). Dcha., dor­mi­to­rio en la Ex­po­si­ción de 1937 de la So­cié­té des Ar­tis­tes Dé­co­ra­teurs de París. Con­so­la (1945) y apli­que de la­tón y bron­ce . De­ba­jo, ca­sa de los Pe­ter­sen (1939), de­co­ra­da por Ar­bus, gué­ri­don (194

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.