Las me­di­das PER­FEC­TAS

AD (Spain) - - Y Digo Yo... - EN­RIC PAS­TOR, DI­REC­TOR

Mi pri­me­ra ‘ca­sa’ fue el dor­mi­to­rio de 12 m que com­par­tí

2 con mi her­mano ma­yor en el ho­gar fa­mi­liar de Valencia. En­ton­ces la de­co­ra­ción no exis­tía en mi vida, a ex­cep­ción de las col­chas con fle­cos, las pa­re­des al go­te­lé co­lor mar­fil y los mue­bles ‘Cuen­tá­me’ que triun­fa­ban en los 80. Años des­pués me in­de­pen­di­cé en un es­tu­dio de 20 m en el cen­tro de Ma­drid. Era es­tu­dian­te y te­nía

2 una ciu­dad por des­cu­brir (de he­cho, es­ta­ba con­ven­ci­do de que el desor­bi­ta­do al­qui­ler in­cluía el uso de los sa­lo­nes

del cer­cano Pa­la­cio Real). En aque­lla es­pe­cie de ‘ta­qui­lla ha­bi­ta­ble’ tem­po­ral, con co­ci­na in­te­gra­da y un ba­ño don­de era im­po­si­ble dar­se la vuel­ta, so­lo ca­bía una ca­ma, un ar­ma­rio, un es­cri­to­rio, una es­tan­te­ría y un par de si­llas. Pe­ro era mi ni­do, hol­ga­do y mag­ní­fi­co

pa­ra mis ojos, y me lan­cé a em­be­lle­cer­lo. Con el tiem­po lle­gó el tras­la­do a un apar­ta­men­to de 45 m cu­yos fo­go­nes eran el pa­si­llo y el dor­mi­to­rio una ex­ten­sión del

2 sa­lón. Co­men­za­ba a asom­brar­me el in­ge­nio de los in­terio­ris­tas. Con Starck y los maes­tros ita­lia­nos el di­se­ño en­tró en mi vida: eran el cre­do a se­guir en los 90. Yo abra­cé fe­liz aquel ‘look’ de pa­re­des en blan­co y sue­los en azul añil, lle­né li­bre­rías in­dus­tria­les de li­bros de ar­te y en­fren­té si­llas de ma­de­ra a una gi­gan­tes­ca me­sa me­tá­li­ca. Lue­go as­cen­dí has­ta los 70 m ya una épo­ca es­ti­lís­ti­ca más pro­fu­sa,

2 ins­pi­ra­da en la Al­ta De­co­ra­ción fran­ce­sa: cor­ti­nas, pa­re­des en­te­la­das, consolas de for­ja y so­fás de ter­cio­pe­lo. ¿Aca­so no cam­bia Karl La­ger­feld de in­terio­ris­mo como de ca­mi­sa? Yo lo mis­mo, aun­que no lle­ve co­le­ta. Por fin (to­do lle­ga) es­tre­né una ‘ca­sa-ca­sa’: 85 m pa­ra re­par­tir

2 a mis an­chas, la mo­ra­da ca­si de­fi­ni­ti­va y ma­du­ra que me re­fu­gia aho­ra. Ti­ré to­dos los ta­bi­ques pa­ra vi­vir en un loft-ga­le­ría al es­ti­lo del Soho neo­yor­quino y la amue­blé mí­ni­ma­men­te pa­ra au­men­tar la plá­ci­da sen­sa­ción de es­pa­cio y luz. Hoy me ron­da la idea de pre­pa­rar una nue­va y ro­tun­da mu­dan­za: una vuel­ta a los 12 m

2 re­co­le­tos, fun­cio­na­les, per­fec­tos pa­ra ovi­llar­se, pe­ro con la ex­pe­rien­cia de­co­ra­ti­va de los 85. Por­que si hay al­go que apren­dí en el ca­mino es que no im­por­ta el

ta­ma­ño si la de­co­ra­ción (y la di­cha) es bue­na.

En es­te nú­me­ro te ilus­tra­mos las re­ce­tas pa­ra su­mar­le me­tros a un pi­so pe­que­ño. Son 10 ca­sas en­tre los 25 y los 90 m en las

2 que acu­rru­car­te a tus an­chas. Arri­ba, le­tras lu­mi­no­sas de ‘ De­light­full ’ , pie­zas

fa­vo­ri­tas es­te mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.