PEN­SIÓN BRU­TAL

AD (Spain) - - Enero - REA­LI­ZA­CIÓN PE­TE BERMEJO IMAZ FO­TOS BE­LÉN

El es­ti­lo ex­tre­mo del di­se­ña­dor Ma­xi­mi­lian Be­ne­dikt von Wa­llen­berg plas­ma­do en un es­tu­dio ber­li­nés.

ob­je­tos tra­ba­ja con me­ta­les y Be­ne­dikt von Wa­llen­berg se

ex­tre­mo e in­dus­trial El di­se­ña­dor Ma­xi­mi­lian Su es­ti­lo

fá­bri­cas de la ex RDA. ami­gos. en­con­tra­dos en an­ti­guas al­qui­lar a ami­gos de

ber­li­nés que di­se­ñó pa­ra plas­ma en es­te apar­ta­men­to

El pro­pie­ta­rio de es­te apar­ta­men­to con look in­dus­trial de la era so­vié­ti­ca na­ció con la ha­bi­li­dad de cons­truir cual­quier mue­ble a par­tir de ma­te­ria­les como la ma­de­ra, el ce­men­to, el hie­rro, el ace­ro o el hor­mi­gón. “Cuan­do ter­mi­né el co­le­gio tu­ve cla­ro que los tra­ba­jos ma­nua­les eran lo mío y que que­ría vi­vir de ello. Por eso es­tu­dié car­pin­te­ría”, ex­pli­ca Ma­xi­mi­lian Be­ne­dikt von Wa­llen­berg. Su pa­sión por crear ele­men­tos úti­les pa­ra la vida dia­ria le lle­vó a mon­tar su pro­pia mar­ca, Heavy­tool , con la que ha idea­do ele­men­tos tan ex­tre­mos como una to­rre de so­ni­do pa­ra ipho­ne de hor­mi­gón y ace­ro inoxi­da­ble, me­sas a par­tir de an­da­mios y es­cul­tu­ras con vie­jos ele­men­tos de cons­truc­ción fun­di­dos. Un ami­go le co­men­tó que ha­bía una ca­sa de al­qui­ler a buen pre­cio en un ba­rrio obre­ro del Berlín Oes­te, y aun­que no le en­ca­ja­ba por­que bus­ca­ba al­go más gran­de pa­ra ins­ta­lar su ta­ller, no tar­dó ni me­dia ho­ra en ir a vi­si­tar­la. “Me en­can­ta­ba ese ai­re vie­jo y des­tar­ta­la­do, y lo me­jor es que po­día ha­cer to­das las obras y re­pa­ra­cio­nes que me die­se la ga­na”. Al po­co de mu­dar­se se en­te­ró de que tam­bién al­qui­la­ban el pi­so de al la­do, de 30 m , y se le ocu­rrió una

2 gran idea: unir­lo a tra­vés de una puer­ta pa­ra arren­dar­lo por tem­po­ra­das a los ami­gos de ami­gos que vi­si­ta­sen la nue­va y enér­gi­ca ca­pi­tal

ale­ma­na. De­ci­dió man­te­ner la en­tra­da in­de­pen­dien­te y, cuan­do es­tá li­bre, usa in­dis­tin­ta­men­te las dos vi­vien­das. Al­gu­nas ve­ces, Ma­xi­mi­lian duer­me allí, como si se mu­da­ra por una no­che; le pa­re­ce un lu­gar aco­ge­dor y re­co­gi­do. Ob­via­men­te se en­car­gó él mis­mo de las ta­reas de re­mo­de­la­ción eléc­tri­ca y de fon­ta­ne­ría. “Trein­ta me­tros cua­dra­dos son más que su­fi­cien­tes pa­ra dos o tres per­so­nas, por eso en la ha­bi­ta­ción que ha­ce las fun­cio­nes de sa­lón y dor­mi­to­rio pu­se un al­ti­llo con otra ca­ma, por si lo quie­re al­qui­lar una fa­mi­lia con ni­ños pe­que­ños o ami­gos que no tie­nen de­re­cho a ro­ce”. La re­for­ma sa­lió ba­ra­ta: de­jó to­das las ins­ta­la­cio­nes a la vis­ta, arran­có va­rias ca­pas de pa­pe­les pin­ta­dos y con­ser­vó un par de pa­re­des des­con­cha­das, en bru­to. Le gus­ta­ba ese efec­to de es­pa­cio vi­vi­do. Pin­tó el res­to de blan­co ní­veo. Pa­ra el res­to de los mu­ros y el vie­jo par­quet de ma­de­ra, op­tó por un gris aper­la­do en dis­tin­tos gra­dos que re­cuer­dan al frío de los me­ta­les con los que sue­le tra­ba­jar. So­lo se con­ce­dió a sí mis­mo li­cen­cia pa­ra uti­li­zar dos co­lo­res vi­vos más pro­pios de paí­ses tro­pi­ca­les que de la nu­blo­sa Ale­ma­nia: el verde man­za­na del mar­co de la ventana de la co­ci­na, por la lu­mi­no­si­dad que pro­por­cio­na, y el ama­ri­llo en una de las tu­be­rías del ba­ño, que da la sen­sa­ción de un ra­yo de luz. No ha­ce fal­ta de­cir que los mue­bles tam­bién los hi­zo él, par­tien­do de ele­men­tos y ob­je­tos que en­cuen­tra en de­rri­bos y an­ti­guas fá­bri­cas de la ex­tin­ta RDA y de ob­je­tos de uso co­ti­diano a los que les da una se­gun­da fun­cio­na­li­dad, como las ca­jas de mer­can­cía o al­ma­ce­na­je que re­con­vier­te en ar­ma­rios o es­tan­te­rías. Con in­ten­ción de ha­cer el ba­ño más gran­de, ti­ró las pa­re­des y lo abrió al pa­si­llo, pe­ro pu­so una gran cor­ti­na de du­cha a lo lar­go de to­do el pe­rí­me­tro pa­ra con­se­guir una mí­ni­ma pri­va­ci­dad. De ma­ne­ra in­te­li­gen­te, es­con­dió las ba­jan­tes ele­van­do el sue­lo so­bre una pla­ta­for­ma re­ma­ta­da con una re­ji­lla pa­ra dar­le ese ai­re fá­bril que tan­to le gus­ta. Re­for­zó esa sen­sa­ción de­jan­do las ca­ñe­rías a la vis­ta. Ha si­do tan­to el éxi­to co­se­cha­do en­tre los vi­si­tan­tes de es­te apar­ta­men­to, que ha em­pren­di­do una ca­rre­ra pa­ra­le­la como de­co­ra­dor. El es­ti­lo in­dus­trial es­tá de en­ho­ra­bue­na.

n

EN EL SA­LÓN-DOR­MI­TO­RIO, LA ME­SA, LA ES­CA­LE­RA Y LA ES­TRUC­TU­RA DE LA CA­MA FUE­RON HE­CHAS POR EL PRO­PIE­TA­RIO. SI­LLAS MI­LI­TA­RES PRO­CE­DEN­TES DE LA OTAN, LÁM­PA­RA IN­DUS­TRIAL DE LA RDA, COR­TI­NAS DE UN PRO­BA­DOR DE LA TIEN­DA DE RO­PA GAP E, IZ­DA., DI­BU­JO DE PHI­LIPP

EN EL PA­SI­LLO, A LA DCHA., INS­TA­LA­CIÓN REA­LI­ZA­DA POR MA­XI­MI­LIAN CON ACRÍ­LI­CO FLUO­RES­CEN­TE. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL SA­LÓN, EL PRO­PIE­TA­RIO HA FA­BRI­CA­DO ES­TAN­TE­RÍAS PA­RA LA RO­PA CON CA­JAS DE PLÁS­TI­CO DE AL­MA­CE­NA­JE. SO­BRE EL AL­TI­LLO HAY UNA CA­MA AU­XI­LIAR.

EN LA CO­CI­NA, MÁ­QUI­NA DE CA­FÉ PIC­CO , FRE­GA­DE­RO DE IKEA Y AS­PI­RA­DOR DY­SON . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: TO­DOS LOS MUE­BLES, IN­CLUI­DAS LA ME­SA Y LA SI­LLA, SON DE IKEA. EL MAR­CO DE LA VENTANA SE TI­ÑÓ DE VERDE VI­VO PA­RA AU­MEN­TAR LA SEN­SA­CIÓN DE LU­MI­NO­SI­DAD.

EN EL BA­ÑO, EL LA­VA­BO ES­TÁ HE­CHO A ME­DI­DA POR EL PRO­PIE­TA­RIO CON RESTOS DE AN­TI­GUAS FÁ­BRI­CAS DE BERLÍN. EN LA PA­RED, AR­MA­RI­TO RO­JO COM­PRA­DO EN UN MER­CA­DI­LLO, JA­BO­NE­RO DE MA­NU­FAC­TUM Y TOA­LLA DE PO­LO RALPH LAU­REN . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: IZ­DA., UNA ZO­NA DE AL

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.