LA IN­VEN­CIÓN DE HU­GO

AD (Spain) - - Casas - TEX­TO BET­TI­NA DUB­COVSKY FO­TOS RI­CAR­DO LABOUGLE

Na­da se pier­de, to­do se re­ci­cla. El es­ti­lis­ta de mo­da Hu­go Cur­let­to vi­ve des­de ha­ce 30 años

en la zo­na más an­ti­gua de París. Sin em­bar­go, es­tre­na pi­so, de tan­to en tan­to,

cam­bian­do la de­co­ra­ción de arri­ba abajo.

“Ten­go un sex­to sen­ti­do pa­ra des­cu­brir co­sas que aho­ra pa­san des­per­ci­bi­das, pe­ro que el tiem­po revaloriza”.

HU­GO CUR­LET­TO

M e de­pri­me te­ner co­sas vie­jas. Por ejem­plo, ese so­fá que ya ha cum­pli­do 20 años me tie­ne har­to. ¡La se­ma­na que vie­ne vue­la !”, ex­cla­ma Hu­go Cur­let­to con un mar­ca­do de­je ar­gen­tino y ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad. Afin­ca­do en París des­de que tie­ne me­mo­ria, es­te es­ti­lis­ta de mo­da, adic­to a la de­co­ra­ción, lle­va tres dé­ca­das arrai­ga­do en un pe­que­ño gran pi­so de 80 m en Le Ma­rais, el

2 ba­rrio más an­ti­guo de la ciu­dad y uno de los po­cos que fue bom­bar­dea­do du­ran­te la gue­rra. “No quie­ro que los ob­je­tos duer­man o se ins­ta­len. El úni­co es­ta­ble aquí soy yo, to­do lo de­más es­tá de pa­so”, ase­gu­ra ro­tun­do. Pe­ro na­da se ti­ra, siem­pre se re­ci­cla o cam­bia de ma­nos. El des­ape­go for­ma par­te de la per­so­na­li­dad de nues­tro an­fi­trión que, aún así, ha in­dul­ta­do a la co­ci­na ori­gi­nal. “La pre­fie­ro así a los pro­yec­tos ul­tra­mo­der­nos de aho­ra, me en­can­tan los mue­bles, tie­nen al­ma. Aquí es­ta­rá, in­mu­ta­ble, has­ta que em­pie­ce a caer­se a pe­da­zos”. El quin­to pi­so con te­rra­za, bal­cón de un me­tro de an­cho y ven­ta­nas que ro­dean to­das las es­tan­cias, per­te­ne­cía al ar­qui­tec­to que cons­tru­yó el edi­fi­cio en los años 60, por lo que Cur­let­to, al ins­ta­lar­se, ape­nas tu­vo que ha­cer re­for­mas. Asi­duo a los via­jes (Bang­kok, Pa­ta­go­nia, EEUU, Ma­rrue­cos, Ita­lia, Por­tu­gal...) e in­con­di­cio­nal de los mer­ca­dos de pul­gas, fe­rias y bro­can­tes, allí don­de es­té dis­fru­ta des­cu­brien­do pie­zas úni­cas. “Cuán­to más in­só­li­tas, más me atraen”, apun­ta. Des­de el mo­men­to en que las ve, au­to­má­ti­ca­men­te les asig­na un es­pa­cio do­més­ti­co. La pri­me­ra im­pre­sión al en­trar en la mai­son Cur­let­to es que se tra­ta

de la re­si­den­cia de un co­lec­cio­nis­ta gourmet . Tie­ne mó­vi­les que ha­cen un gui­ño a los de Cal­der, una lám­pa­ra de For­na­set­ti, otra de ins­pi­ra­ción Gia­co­met­ti y va­rias obras de Os­wal­do Gua­ya­sa­mín. “No son ne­ce­sa­ria­men­te ob­je­tos de un gran va­lor –acla­ra– pe­ro sí de una enor­me en­ver­ga­du­ra es­té­ti­ca. Por lo ge­ne­ral no gas­to mu­cho di­ne­ro”. Com­pra a gol­pe de flechazos, so­bre to­do di­se­ño de las dé­ca­das de los 50 y los 60, y su de­bi­li­dad es la al­fa­re­ría. “Pa­sé de la ce­rá­mi­ca de Va­llau­ris, que era don­de Pi­cas­so ha­cía las su­yas, a la ale­ma­na cin­cuen­te­ra . Mi ca­sa se ca­rac­te­ri­za por sus cons­tan­tes cam­bios de look ”. El ar­te bri­lla por su au­sen­cia, sal­vo por el re­tra­to de un hom­bre fu­man­do tres ci­ga­rri­llos que com­pró ha­ce 30 años en Es­pa­ña y que, ca­sual­men­te, es de D’avi­la, un pin­tor ar­gen­tino. Hu­go ya ha en­tra­do en un nue­vo ci­clo, su úl­ti­ma afi­ción son los ta­pi­ces, te­ji­dos, bor­da­dos a mano o im­pre­sos. “El otro día com­pré uno de Jean Lu­rçat, ¡una ma­ra­vi­lla! Lo bueno es que to­da­vía son fá­ci­les de en­con­trar, por­que la gen­te aún no se ha fi­ja­do en ellos. Ten­go un sex­to sen­ti­do, un ra­dar pa­ra des­cu­brir co­sas que aho­ra pa­san des­per­ci­bi­das, pe­ro que el de­ve­nir del tiem­po revaloriza y con­vier­te en bo­ni­tas”. Es­te pi­so ex­cep­cio­nal, ca­ma­leó­ni­co como po­cos, que se rein­ven­ta una y otra vez por gra­cia, ca­pri­cho y obra de su due­ño, po­see cier­tas cua­li­da­des im­plí­ci­tas por las que Cur­let­to ja­más se mu­da­rá: “Ya no que­dan lu­ga­res como es­te en París. Mi­la­gro­sa­men­te tie­ne as­cen­sor y ga­ra­je. Me en­can­ta que sea una ca­sa de lí­neas cua­dra­das, sus vis­tas al Se­na, al Sa­cré-coeur, No­tre-dame, el Pan­teón o el Pom­pi­dou. Lo que más dis­fru­to es la tran­qui­li­dad que se res­pi­ra y mi te­rra­za, don­de des­co­nec­to y con­tro­lo to­da la ciu­dad”.

n

Si­llo­nes Stei­ner años 70 ta­pi­za­dos en al­go­dón in­dio verde. de­trás del So­fá de Ba­ker con man­ta de lana ro­ja de Be­na­rés, lám­pa­ra de Ser­ge moui­lle. en primer tér­mino, di­no­sau­rio del ar­tis­ta chino Sui jian­guo y, a la dcha., ta­bu­re­te de ch­ris­tian ghion. des­de

EN EL CO­ME­DOR, SI­LLAS AÑOS 70 Y ME­SA DE LOS 60 CON CAN­DE­LA­BROS DE MA­RRA­KECH. EN LA PA­RED, CO­LLA­GE ANÓ­NI­MO. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: ARRI­BA A LA IZ­DA., SO­FÁ DE BA­KER , ME­SI­TA DE MA­DE­RA Y ME­TAL DE BRO­CAN­TE CON MÁS­CA­RA AFRI­CA­NA, LÁM­PA­RA DE SER­GE MOUI­LLE Y CE­RÁ­MI­CA

EN EL CUAR­TO DE IN­VI­TA­DOS, RE­TRA­TO DE D’AVI­LA, ME­SI­TA AÑOS 50 CON LÁM­PA­RA DE FOR­NAS­SET­TI Y BU­TA­CA DE SEN­TOU . SO­BRE LA CÓ­MO­DA, CE­RÁ­MI­CA DE AC­CO­LAY. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: IZ­DA., CA­MA CON MAN­TA DE LA PA­TA­GO­NIA, COR­TI­NA DE JIM THOM­PSON Y MÓ­VIL DE INS­PI­RA­CIÓN CA

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, CU­BRE­CA­MA DE SEN­TOU CON DI­BU­JOS PI­XE­LA­DOS DE LAS VI­DRIE­RAS DE NO­TRE-DAME. EN EL RINCÓN, SI­LLÓN VIN­TA­GE DE HA­BI­TAT Y LÁM­PA­RA DE PIE DE JA­COB­SEN. EN LA PA­RED, ES­PE­JO SOL Y APA­RA­DOR AÑOS 50, AM­BOS DE LAS PUL­GAS. DCHA., OBRA DE OSW

EN EL BA­ÑO, CON LA­VA­BO DE CE­RÁ­MI­CA VIN­TA­GE RES­TAU­RA­DO, ES­PE­JO AR­TE­SA­NAL DE YE­SO MOL­DEA­DO DEL MAES­TRO AR­GEN­TINO MAR­TI­NEAU Y PA­RE­JA DE APLIQUES ES­TI­LO MAI­SON JAN­SEN .

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.