ADIC­CIO­NES

AD (Spain) - - Febrero - Por evi­ta ca­ño

Evi­ta Ca­ño se des­pi­de pa­ra siem­pre de su sem­pi­terno Se­gis (o al me­nos de mo­men­to) y lo su­pera ro­dea­da del me­jor lu­jo.

cuan­do la cuen­ta”, sen­ten­ció Ga­briel Gar­cía Már­quez . El primer bol­so de Loe­we que irrum­pió en mi vida, se­gún la ver­sión de ma­má Evi­ta Sospechas , fue el enor­me Ama­zo­na en el que ella me lle­va­ba de aquí pa­llá, como Pa­ris Hil­ton ha­ce con sus chihuahuas. Yo te­nía unos tres me­ses y no la­dra­ba. Me sen­tía có­mo­da, mi­ma­da y arro­pa­da, y aún con­ser­vo aquel ma­ra­vi­llo­so por­ta­be­bés; pe­ro el sino hu­mano es evo­lu­cio­nar y el Puzzle ,el primer mo­de­lo fir­ma­do por su nue­vo di­se­ña­dor Jo­nat­han An­der­son , ha lle­ga­do a mi vida. En él, a fal­ta de críos, trans­por­to mis te­so­ros pre­cia­dos, como la Mon­te Ce­lio de Mont­blanc que me re­ga­la­ron por mi cum­ple Sal­ma y Fra­nçois-hen­ri . Con es­ta plu­ma, cual Ma­da­me de Sé­vig­né , es­cri­bí mi car­ta de des­pe­di­da fi­nal pa­ra Se­gi­mun­do (ya no es mi Se­gis ). Su error fue pe­dir mi mano, nun­ca de­bió ha­cer­lo... Bueno, a ex­cep­ción de aque­lla vez cuan­do co­lo­có en mi mu­ñe­ca el Ra­do Dia­mas­ter pa­ra re­con­ci­liar­nos por enési­ma vez (es­ta vez no ha­brá otra opor­tu­ni­dad... creo). Pa­ra sin­cro­ni­zar nues­tros tiem­pos, en aque­llos mo­men­tos yo le ob­se­quié un Ra­dio­mir 3 Days GMT Oro Ros­so de Pa­ne­rai . ¡Qué bien le que­da­ba! Nues­tros se­gun­de­ros uní­so­nos mar­ca­ban la ban­da so­no­ra de nues­tra pa­sión. Aho­ra, con un gin-to­nic de The Lon­don Nº1 , mien­tras

evo­co nues­tros me­jo­res mo­men­tos, em­pa­que­to

las úl­ti­mas per­te­nen­cias que de­jó en ca­sa en la ma­le­ta Ro­mack de la colección S+arck­trip de Del­sey . Ade­más del di­se­ño alu­ci­nan­te de Phi­lip­pe Starck , tie­ne ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra me­ter su ce­pi­llo de dien­tes, sus za­pa­tos, tra­jes, a Fé­lix , su osi­to de pe­lu­che, e in­clu­so la Wall­box de Au­di, la to­ma de car­ga in­dus­trial de su Au­di A3 Sport­back , el primer hí­bri­do en­chu­fa­ble, al que yo le ce­día de bue­na ga­na los en­chu­fes de mi sa­lón, mi ha­bi­ta­ción y mi ba­ño. Era una de­li­cia pa­sear en ese co­che, lo echa­ré de me­nos, como a mi ex­no­vio. Pe­ro la vida si­gue. El au­to lo pue­do com­prar, a Se­gis­mun­do no, pe­ro otros ven­drán que mi­ti­guen mi cons­ter­na­ción. ¡ Arco­ma­drid me es­pe­ra! Que tiem­blen los co­lec­cio­nis­tas y ar­tis­tas que, como los ta­xis li­bres, lle­ven una luz verde. ¡ Evi­ta Ca­ño ha vuel­to! Pa­ra mi look , na­da de es­tri­den­cias. Al cue­llo, el Fla­min­go Party de Her­mès . Do­ña Sospechas tam­bién me ini­ció en es­ta de­li­ca­tes­sen. De pe­que­ña, cuan­do co­gí pio­jos en el San Pa­tri­cio de Ma­drid, ella, ra­di­cal, me ra­pó en­te­ra. Al ver­me, llo­ré, chi­llé y pa­ta­leé. Ma­mi, por su sa­lud au­di­ti­va, apa­ci­guó la si­tua­ción im­pro­vi­san­do un tur­ban­te con un pa­ñue­lo de Her­mès que ni a Gre­ta Gar­bo le ha­bría que­da­do tan bien. Des­de en­ton­ces lle­vo uno. Lo si­guien­te se­rá dar­me un to­que de co­lor en los ojos con los to­nos de la pa­le­ta de som­bras de Mary Kay ; mi mi­ra­da ga­tu­na re­sul­ta­rá irre­sis­ti­ble. Re­ma­tan­do la beauty fae­na , el pun­to fes­ti­vo-in­te­lec­tual lo pon­dré con las ga­fas es­ti­lo Theo van Doesburg que com­pré ha­ce po­qui­to en la tien­da del Thys­sen-bor­ne­mis­za . “La vida es una con­ti­nua su­ce­sión de opor­tu­ni­da­des pa­ra so­bre­vi­vir”, tam­bién lo di­jo Gabo. Yo no des­per­di­cio ni una. ( con­ti­nua­rá )

n

Al Au­di A3 Sport­back e-tron lo re­car­gas en ca­sa y lue­go ¡a ro­dar! El primer pre­mium hí­bri­do en­chu­fa­ble res­pe­ta el me­dio am­bien­te y tam­bién a ti como con­duc­tor.

El pri­me­ro Puzzle (des­de 1.600€) es el primer bol­so de Jo­nat­han An­der­son pa­ra Loe­we . Ori­gi­nal, cú­bi­co, ple­ga­ble y ele­gan­te en cual­quie­ra de sus sie­te co­lo­res. El tu­yo te es­pe­ra.

¡Oh, es de Phi­lip­pe! La ma­le­ta Ro­mack (290€) de la colección S+arck­trip de Phi­lip­pe Starck pa­ra Del­sey ha­ce de via­jar un pla­cer. Li­ge­ra, er­go­nó­mi­ca e im­permea­ble, es­tá he­cha con un ma­te­rial in­te­li­gen­te que la pro­te­ge de la su­cie­dad y las bac­te­rias.

Muy bri­tish Es lon­di­nen­se de cu­na y su co­lor tur­que­sa y los ma­ti­ces de enebro, ci­lan­tro o ber­ga­mo­ta la ha­cen tan úni­ca: The Lon­don Nº1 es la Lady de las gi­ne­bras.

Se­rá tu lu­na Su es­fe­ra de ná­car con 36 dia­man­tes y su pul­se­ra de ce­rá­mi­ca blan­ca ha­cen del Ra­do Dia­mas­ter (3.050€) una jo­ya de pu­re­za lle­ga­da des­de las es­tre­llas.

Mi pa­raí­so Aca­ri­cian­do su se­da uno ima­gi­na los aro­mas, co­lo­res y so­ni­dos del Edén... Pe­ro es un pa­ñue­lo: el Fla­min­go Party (330€) de Her­mès .

Se­rá tu som­bra Hay cua­tro pa­le­tas pa­ra ele­gir. Las som­bras de Mary Kay (18€), con su cuar­te­to de to­nos, ele­va­rán tus ojos a ma­ra­vi­llo­sos oja­zos.

Mon­tu­ra arty Es­tán ins­pi­ra­das en la obra de Theo van Doesburg, por eso las ven­den en la tien­da del Mu­seo Thys­sen-bor­ne­mis­za. Con es­tas ga­fas gra­dua­das (23,90€) se­gu­ro que ve­rás el ar­te con otra pers­pec­ti­va.

Be­llo y sim­ple El Ra­dio­mir 3 Days GMT Oro Ros­so de Pa­ne­rai pre­su­me de di­se­ño sen­ci­llo y li­neal, fiel al ori­gi­nal de 1936. Es una edi­ción es­pe­cial, con ca­ja cua­dran­gu­lar, es­fe­ra azul y co­rrea de alli­ga­tor . De lu­jo.

En­tre mon­tes Des­de la ci­ma de Mont­blanc di­vi­sa­mos a Mon­te Ce­lio. La nue­va plu­ma de la ca­sa con dia­man­tes y za­fi­ros ro­sas es la más ca­ra del mun­do. Más mas­cu­li­na y so­bria, la John F. Ken­nedy Spe­cial Edi­tion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.