AR­TE

MI­RA LA VIDA COMO HA­CE­MOS TO­DOS, RE­FLE­XIO­NA, LA TRANS­FOR­MA Y CREA. EL AR­TIS­TA ALE­MÁN CH­RIS­TIAN JAN­KOWS­KI, PRO­VO­CA­DOR Y CRÍ­TI­CO CON LA SO­CIE­DAD DE CON­SU­MO, NOS RE­CI­BE EN SU ES­TU­DIO DE BERLÍN.

AD (Spain) - - Marzo - POR BET­TI­NA DUB­COVSKY FO­TOS DANIEL SCHÄ­FER

El ar­tis­ta ale­mán Ch­ris­tian Jan­kows­ki, pro­vo­ca­dor y crí­ti­co con la so­cie­dad de con­su­mo, nos re­ci­be en su es­tu­dio de Berlín.

CA­SAS, crea­do­res y es­ti­los que me­re­cen un PRE­MIO. Tú ga­nas .

.

:

V e lo mis­mo que ve­mos to­dos, lo ana­li­za, le da mil vuel­tas y, tras ru­miar­lo, ma­ti­za con es­ti­lo el sig­ni­fi­ca­do de esa per­cep­ción. Ch­ris­tian Jan­kows­ki (1968, Göt­tin­gen), al­qui­mis­ta de per­for­man­ces y pro­yec­tos con­cep­tua­les, es un vo­yeur de lo co­ti­diano, in­te­li­gen­te, con una cu­rio­si­dad cien­tí­fi­ca que aca­ri­cia el ci­nis­mo. Es el tí­pi­co ca­so de qué me im­por­ta lo que di­ga la gen­te , pe­ro sin la gen­te no po­dría desa­rro­llar su tra­ba­jo. Ele­gan­te y muy afín a las bue­nas co­sas de es­ta vida, po­dría pa­sar por mé­di­co, ban­que­ro, agen­te es­pe­cial bue­no­rro de una pe­lí­cu­la de ac­ción, te­nis­ta de éli­te... Pe­ro ha pre­fe­ri­do de­di­car su tiem­po a pen­sar. “Hay mu­chas ra­zo­nes que me lle­va­ron a de­di­car­me al ar­te, por ejem­plo el he­cho de ma­ne­jar di­ver­sas po­si­bi­li­da­des de ex­pre­sión y, apa­ren­te­men­te, po­der de­ci­dir qué se­rá lo pró­xi­mo que ha­ré. Pue­des cam­biar de es­tra­te­gia o tu con­tex­to de tra­ba­jo. En con­clu­sión, es una ma­ne­ra fas­ci­nan­te de ser in­de­pen­dien­te ” , cuen­ta mien­tras ha­bla­mos có­mo­da­men­te en su in­men­so es­tu­dio en Berlín. Sus tra­ba­jos ali­men­tan pi­na­co­te­cas de to­do el pla­ne­ta. Ch­ris­tian re­cu­rre al ci­ne, al ví­deo, a la fo­to­gra­fía, la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra y la ins­ta­la­ción pa­ra ex­pre­sar­se, y a po­lí­ti­cos, ma­gos, mi­li­ta­res o pa­sean­tes anó­ni­mos pa­ra dar for­ma a sus re­fle­xio­nes. Pa­ra es­te ale­mán, las per­so­nas y si­tua­cio­nes aje­nas a la plás­ti­ca son he­rra­mien­tas, ma­te­rial sen­si­ble y esen­cial en su obra. “No son ob­je­tos, tie­nen la li­ber­tad de ex­pre­sar­se, dar su opi­nión y ofre­cer sus co­no­ci­mien­tos. Al for­mar par­te de una per­for­man­ce , son ar­te en sí mis­mos ” . Crí­ti­co (pe­ro poé­ti­ca­men­te) con la so­cie­dad, la in­fluen­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el con­su­mis­mo, en su cu­rrí­cu­lum hay pie­zas como el ví­deo Cas­ting Je­sus (2011) don­de tres re­pre­sen­tan­tes del Va­ti­cano ac­tua­ron como ju­ra­do en un ta­lent show , ani­man­do y acon­se­jan­do a ac­to­res que com­pe­tían pa­ra in­ter­pre­tar a Cris­to. En 2014, con Heavy Weight

MA­GOS, JAN­KOWS­KI RE­CU­RRE A PO­LÍ­TI­COS,

DAR MI­LI­TA­RES O GEN­TE ANÓ­NI­MA PA­RA

PAR­TI­CI­PAR, FOR­MA A SUS PER­FOR­MAN­CES . “AL

ASE­GU­RA. TO­DOS SON AR­TE EN SÍ MIS­MOS ” ,

History re­cu­rrió a le­van­ta­do­res de pe­so po­la­cos pa­ra que ele­va­ran pe­sa­dos mo­nu­men­tos de Var­so­via, al­gu­nos de la era co­mu­nis­ta. “El ar­te se ha con­ver­ti­do en un es­pec­tácu­lo y, como re­sul­ta­do, ha mi­na­do su po­ten­cial crí­ti­co”, di­ce. Pe­ro pa­ra él es mu­cho más: “Es mi mo­do de re­la­cio­nar­me con lo que nos ro­dea, con la gen­te, las emo­cio­nes... En un mu­seo, por ejem­plo, siem­pre hay al­go de hu­ma­ni­dad per­ma­nen­te que lo en­vuel­ve to­do. El ar­te es co­nec­tar­me ” . Pe­ro de­di­car­se al ofi­cio tam­bién con­lle­va un la­do más abu­rri­do, apun­ta Ch­ris­tian: “Pue­de ser bu­ro­crá­ti­co y tan nor­mal como cual­quier tra­ba­jo. Re­pi­tes lo mis­mo una y otra vez; otra fe­ria, otra inau­gu­ra­ción, otra fies­ta, be­ber al­cohol, ae­ro­puer­tos, es­pe­ras, su­bir y ba­jar de avio­nes, no es­tar en ca­sa... En oca­sio­nes, no te ape­te­ce ha­cer na­da de eso, aun­que en esas idas y ve­ni­das tam­bién des­cu­bres co­sas nue­vas, un via­je nue­vo y di­fe­ren­te ” . ¿Se­ría Jan­kows­ki ca­paz de ha­cer una obra so­bre sí mis­mo? “¿Mi vida es una gran obra de ar­te? En una au­to­bio­gra­fía, to­do se con­vier­te rá­pi­da­men­te en fic­ción. He vis­to lo que Wi­ki­pe­dia di­ce so­bre mí y hay co­sas que no son cier­tas. Cuan­do cuen­tas la his­to­ria de una vida, ter­mi­na sien­do ar­te. Pe­ro pa­ra con­tar­la re­quie­re que mar­ques dis­tan­cia en­tre tú y tú ” . Su es­tu­dio siem­pre es­tá in­va­di­do por ca­jas de em­ba­la­je en con­ti­nuo mo­vi­mien­to. Ch­ris­tian Jan­kows­ki no pa­ra y su agen­da es­tá lle­na de com­pro­mi­sos. En 2016 se­rá el primer ar­tis­ta en ejer­cer de co­mi­sa­rio je­fe de Ma­ni­fes­ta , la bie­nal eu­ro­pea de ar­te con­tem­po­rá­neo cu­ya XI edi­ción se ce­le­bra en Zú­rich. Es di­fí­cil ima­gi­nar­le de va­ca­cio­nes. Como nun­ca tie­ne una pau­sa, no es de ex­tra­ñar que su ima­gen ideal de la fe­li­ci­dad, se­gún di­ce, “sea es­tar sen­ta­do y ha­cer­me vie­jo ” .

n

Ch­ris­tian Jan­kows­ki son­ríe so­bre la obra Kunst und Kri­se (2010). Es una ma­que­ta di­dác­ti­ca cu­yas pie­zas ro­tan y trans­for­man una ciu­dad en no­ci­va y fea (con trá­fi­co, su­cie­dad, etc.) o en sos­te­ni­ble y sa­na (sin po­lu­ción, verde, etc.).

En el sa­lón, es­cul­tu­ra Mo­nu­ment to the Bourgeois Wor­king Class (2012), ins­pi­ra­da en un mu­ral de Die­go de Ri­ve­ra. De­ba­jo fo­tos de la se­rie Heavy Weight History ( 2013).

Es­cul­tu­ra de neón On Point (Vi­si­tor) (2013). Abajo des­de la iz­da., Jan­kows­ki tum­ba­do en Ar­tist Paths (2010), una al­fom­bra he­cha a par­tir de un plano tra­za­do en una ser­vi­lle­ta; vis­ta ge­ne­ral de su es­tu­dio y tum­bo­na pa­ra pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.