ICONO

FLO­REN­CE KNOLL RE­VO­LU­CIO­NÓ EL IN­TERIO­RIS­MO. MO­DER­NI­ZÓ LA DIS­PO­SI­CIÓN DEL ES­PA­CIO, ALIS­TÓ A AR­QUI­TEC­TOS Y AR­TIS­TAS EN LA CREA­CIÓN DE MUE­BLES Y CRE­YÓ EN LA ALIAN­ZA EN­TRE FUN­CIO­NA­LI­DAD Y ES­TÉ­TI­CA.

AD (Spain) - - Marzo - POR BET­TI­NA DUB­COVSKY

Flo­ren­ce Knoll re­vo­lu­cio­nó el in­terio­ris­mo en­ro­lan­do a ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas pa­ra crear mue­bles fun­cio­na­les y es­té­ti­cos .

L a II Gue­rra Mun­dial ha­bía ter­mi­na­do y el es­pí­ri­tu ge­ne­ral era el de emer­ger. Sa­bía­mos que co­men­za­ba al­go di­fe­ren­te y el en­tu­sias­mo nos sal­pi­ca­ba a to­dos. Ha­bía op­ti­mis­mo y una vi­sión fres­ca de las co­sas”, re­cuer­da Flo­ren­ce Knoll (Mi­chi­gan, 1917) en una de sus en­tre­vis­tas gra­ba­das en ví­deo. Mu­cho an­tes de con­ver­tir­se en la se­ño­ra Knoll, es­ta da­ma, aho­ra ca­si cen­te­na­ria, se lla­ma­ba Flo­ren­ce Schust y bri­lla­ba con luz pro­pia. Es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en la Kings­wood School for Girls yen­la Cran­brook Aca­demy of Art de Mi­chi­gan, don­de en­ta­bló una es­tre­cha amis­tad con Ei­lel Saa­ri­nen, hi­jo de Ee­ro. Huér­fa­na des­de los 12 años, ve­ra­nea­ba en Fin­lan­dia con ellos. Así hi­zo im­por­tan­tes con­tac­tos que, su­ma­dos a su ta­len­to, le abrie­ron el ca­mino ha­cia el es­tre­lla­to . Una cer­te­za que se ma­te­ria­li­zó aún más con su bo­da en 1946 con Hans Knoll, un em­pre­sa­rio ale­mán que ha­bía lle­ga­do a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­ta­ble­cer Hans G. Knoll Fur­ni­tu­re Com­pany . Tras el en­la­ce, la fir­ma pa­só a lla­mar­se Knoll As­so­cia­tes Inc. y la pa­re­ja se afin­có en Nue­va York. Ella, ar­qui­tec­ta y con un ojo pri­vi­le­gia­do pa­ra el di­se­ño, y él, un ex­per­to en la fa­bri­ca­ción de mue­bles y mar­ke­ting , die­ron un gi­ro de 360º al uni­ver­so del mo­bi­lia­rio y el in­terio­ris­mo. Arran­ca­ron mo­der­ni­zan­do el ve­tus­to plan­tea­mien­to es­pa­cial de las ofi­ci­nas. “No hay na­da peor que los mue­bles abu­rri­dos, ex­ce­si­va­men­te abu­rri­dos, ta­pi­za­dos en verde oli­va, con pa­tas tos­cas. ¡Era to­do tan ma­lo que re­sul­ta­ba fa­ci­lí­si­mo me­jo­rar­lo!”, ex­pli­ca­ba. Su re­no­va­ción vino da­da por el plan­tea­mien­to de es­pa­cios lim­pios, or­de­na­dos y de plan­tas abier­tas. Com­pa­ñías como H.J. Heinz , CBS o

“No hay na­da peor que los mue­bles abu­rri­dos, ex­ce­si­va­men­te abu­rri­dos”.

FLO­REN­CE KNOLL

Con­nec­ti­cut Ge­ne­ral Li­fe In­su­ran­ce se apun­ta­ron a es­te nue­vo mo­do de or­ga­ni­zar sus se­des. Flo­ren­ce, que ha­bía tra­ba­ja­do con Wal­ter Gro­pius y Mar­cel Breuer, re­cu­rrió a la fi­lo­so­fía de la Bauhaus pa­ra ofre­cer ob­je­tos es­té­ti­ca­men­te atrac­ti­vos, fun­cio­na­les y fac­ti­bles de pro­du­cir en ma­sa. En 1955 Hans fa­lle­ció en un ac­ci­den­te y su mu­jer to­mó el man­do de la com­pa­ñía. La revolución fue a más. Su cé­le­bre fra­se “Good de­sign is good bu­si­ness ” (el buen di­se­ño es un buen ne­go­cio) se con­vir­tió en el le­ma de la fir­ma. La ar­qui­tec­ta sa­bía que “el buen in­terio­ris­mo su­po­ne un clien­te fe­liz, y un clien­te fe­liz te lle­va a otro clien­te fe­liz”. Knoll se dis­tin­guió por ser ex­pe­ri­men­tal, con una mi­ra­da cu­rio­sa y fres­ca ideó téc­ni­cas, ma­te­ria­les y he­rra­mien­tas pa­ra los pro­ble­mas que sur­gían con sus avan­ces. Pre­di­có las bon­da­des del di­se­ño in­te­gral y fue pio­ne­ra en fi­char de ar­qui­tec­tos pa­ra la crea­ción de pie­zas. Otro de sus lo­gros fue dar va­lía a los mue­bles de au­tor, ló­gi­co si pen­sa­mos que en sus fi­las con­ta­ban con Ee­ro Saa­ri­nen, Jens Ri­som, Harry Ber­toia o Isa­mu No­gu­chi. “De pe­que­ña te­nía un enor­me are­ne­ro del que no que­ría sa­lir nun­ca –co­men­ta­ba–. ¡Era to­do mi mun­do! En él cons­truía cas­ti­llos ma­ra­vi­llo­sos”... Qui­zá en­ton­ces es­ta­ba dan­do su primer pa­so pa­ra lle­gar ser una de las per­so­nas más in­flu­yen­tes del di­se­ño del si­glo XX.

n

Me­sa de co­me­dor de már­mol y ace­ro cro­ma­do de 1960 y, en­ci­ma, Loun­ge chair de 1965, am­bos crea­dos por Flo­ren­ce. Apa­ra­dor Cre­den­za de 1961 de Flo­ren­ce Knoll. Arri­ba, la ar­qui­tec­ta con su pe­rro Car­tree, en el show­room de Knoll en Nue­va York y, dcha., un so­fá

Arri­ba, es­cri­to­rio Exe­cu­ti­ve de 1979; dcha., el show­room de Knoll en San Francisco y de­ba­jo, un so­fá he­cho por en­car­go, am­bos de 1954.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.