CRO­MO­TE­RA­PIA

AD (Spain) - - Marzo - REA­LI­ZA­CIÓN PA­TRI­CIA KETELSEN FO­TOS MA­NO­LO YLLE­RA

El de­co­ra­dor Ch­ris­top­her Co­le­man cam­bia su co­lo­ri­do ha­bi­tual por el blan­co en un apar­ta­men­to de Nue­va York.

En un áti­co ní­veo en Nue­va York,

el de­co­ra­dor Ch­ris­top­her Co­le­man gi­ro a su co­lo­ri­do es­ti­lo ha­bi­tual. da un Por de­seo de los due­ños se cen­tra

en un blan­co ta­jan­te sal­pi­ca­do con azul y ama­ri­llo. El de­but ha si­do un

éxi­to.

S iem­pre hay una pri­me­ra vez pa­ra to­do y, pa­ra Ch­ris­top­her Co­le­man, la de­co­ra­ción de es­ta vi­vien­da ní­vea en Nue­va York ha si­do el ca­so. Re­co­no­ci­do por sus di­se­ños e in­te­rio­res co­lo­ris­tas, su nue­vo clien­te de ori­gen sud­ame­ri­cano le pro­pu­so em­be­lle­cer su apar­ta­men­to con la pre­mi­sa de que el blan­co fue­ra el pro­ta­go­nis­ta. “He te­ni­do que apren­der a tra­ba­jar con es­ta pe­ti­ción. Soy muy de mez­clar co­lo­res, sin em­bar­go lo­gré ha­cer una fu­sión de es­ti­los”, re­co­no­ce el de­co­ra­dor. El es­pa­cio, de 375 m , en la úl­ti­ma plan­ta de un

2 es­bel­to edi­fi­cio a los pies del río Hud­son, en el Up­per West Si­de neo­yor­quino, se dis­tri­bu­ye en una am­plia área co­mún en for­ma de T, con sa­lón, co­me­dor y co­ci­na, y en otra zo­na, con cua­tro dor­mi­to­rios y dos ba­ños, uno de ellos, el de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, en sui­te . Des­de to­dos los rin­co­nes las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res y se ha li­mi­ta­do el nú­me­ro de mue­bles pa­ra evi­tar qui­tar­les de­ma­sia­do pro­ta­go­nis­mo. Los pro­pie­ta­rios, un ma­tri­mo­nio jo­ven con dos pe­que­ños que no vi­ven ha­bi­tual­men­te en Nor­tea­mé­ri­ca, re­cu­rrie­ron a Co­le­man por re­co­men­da­ción de otro de sus clien­tes. En su pri­me­ra vi­si­ta el in­terio­ris­ta des­cu­brió que, si bien los es­pa­cios eran es­tán­dar y co­rrec­tos, ten­dría que reha­cer to­do de arri­ba abajo. Ade­más del blan­co por im­pe­ra­ti­vo hu­bo otras dos pe­ti­cio­nes: dar­le re­le­van­cia a su colección de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano (que sal­pi­ca to­da la ca­sa) y que la co­ci­na fue­ra di­se­ño de Pors­che De­sign .No so­lo es un mo­de­lo de cam­peo­na­to, Co­le­man se sir­vió de sus vo­lú­me­nes asi­mé­tri­cos pa­ra en­sal­zar par­te del ar­te que se ex­po­ne en la ca­sa: los mue­bles y en­ci­me­ras ejer­cen sa­bia­men­te de pea­nas de ex­po­si­ción. El res­to del pi­so, al ser pro­yec­ta­do con men­ta­li­dad ame­ri­ca­na, ofre­ce el má­xi­mo con­fort y unas ins­ta­la­cio­nes com­ple­ta­men­te do­mo­ti­za­das: las ta­reas del día a día se re­suel­ven con un de­do y un ipad . La en­tra­da an­ti­ci­pa el to­tal look en blan­co. Aquí la uni­for­mi­dad se ha ro­to mez­clan­do for­mas y tex­tu­ras como el ban­co que re­cuer­da al di­se­ño fu­tu­ris­ta de Zaha Ha­did y una obra es­cul­tu­ral que sa­le tea­tral­men­te de una cor­ti­na de fle­cos. El sa­lón, en­vuel­to en el mis­mo co­lor, se ha sal­pi­men­ta­do con ama­ri­llo y azul. “Son dos to­nos que con­si­de­ro muy lu­mi­no­sos y en­ca­jan bien en la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na –apun­ta Co­le­man–. Tu­ve la suer­te de que una ma­ra­vi­llo­sa pie­za del ar­tis­ta venezolano Ma­nuel Mé­ri­da se trans­for­ma­ra en pun­to de par­ti­da e ins­pi­ra­ción pa­ra el res­to del in­terio­ris­mo. Son dos círcu­los gi­ra­to­rios, pre­ci­sa­men­te en es­tos dos co­lo­res que, si­tua­dos en­tre el co­me­dor y el sa­lón, me die­ron la pau­ta pa­ra ar­mo­ni­zar to­da la zo­na co­mún”. Así, del sa­lón ha­cia el of­fi­ce de la co­ci­na, hay una dis­mi­nu­ción gra­dual de los co­lo­res has­ta que so­lo que­da un bri­llan­te tono so­lar. El dor­mi­to­rio prin­ci­pal se en­vuel­ve con el mis­mo azul en una at­mós­fe­ra de re­co­gi­mien­to. Se­lec­tos mue­bles de di­se­ño ita­liano re­ma­tan la es­ce­no­gra­fía crea­da por Co­le­man que su­po­ne el es­treno to­tal de un es­ti­lis­mo na­da co­mún en su tra­yec­to­ria. La pre­gun­ta, vis­to el re­sul­ta­do, es ¿ha­brá una se­gun­da par­te?

n

NE­GRA DE DAN SCHNEIGER, EN MAYWEATHER DE KHOU­RI GUZ­MAN BUNCE LININGER ; ES­CUL­TU­RA EN EL SA­LÓN, EN LA PA­RED, OBRA DE CARLOS CRUZ-DIEZ. SO­FÁ DE SEN­TOU ; Y AL­FOM­BRA ME­SI­TAS DE DDC CON PLA­TO AZUL DE CRIS­TAL Y CUEN­CO AMA­RI­LLO FLAIR ; LÁM­PA­RA SKYS­CRA­PER AÑOS 7

RE­DON­DA DE MÁR­MOL DE DOWN­TOWN. BU­TA­CAS DE LA COLECCIÓN LAFAYETTE DE PRO­FI­LES Y ME­SI­TA EN OTRA VIS­TA DEL SA­LÓN, JUN­TO A LOS ENOR­MES VEN­TA­NA­LES, DE MAR­TA CHI­LIN­DRÓN. EN PRIMER PLANO, VE­LA­DOR DE ACE­RO PU­LI­DO DE TI­MOTHY SCHREI­BER. A LA IZ­DA., SO­BRE UNA MESIT

POR LA PIE­ZA CÍRCU­LO AMA­RI­LLO (2011) LAS PA­RE­DES EN­LU­CI­DAS EN EL CO­ME­DOR, SO­LO IN­TE­RRUM­PI­DO NARBRLOAWNCBO OIMKP6OLAUVT10O LDAESDE EL SUE­LO DE CUAR­ZO A DI­SE­ÑA­DO­RA DES­CU­BRIÓ DE MA­NUEL MÉ­RI­DA. ME­SA DE TOM DI­XON , SI­LLAS VIN­TA­GE DE WA­RREN PLAT­NER Y LÁM­PA­RA DE

NA­RROW BOOK 6 AV10 LA DI­SE­ÑA­DO­RA DES­CU­BRIÓ ES­TA AM­PLIA TE­RRA­ZA EN­TRE LAS RO­CAS CER­CA­NAS A LA CA­SA, DES­DE DON­DE SE VE EL MÁ­GI­CO PA­NO­RA­MA DE LAS IS­LAS DE LI­PA­RI Y DE VUL­CANO Y, EN LOS DÍAS CLA­ROS, EN EL CA­BE­CE­RO Y UNA ES­TAN­TE­RÍA BAJA DE MA­DE­RA RÚS­TI­CA. , M

DE AR­TE­MI­DE . EN­CI­MA DE LA POR AR­TI­FORT , ME­SI­TAS DE NO­CHE DE CA­RRIA­GE HOU­SE Y LÁM­PA­RA EN EL DOR­MI­TO­RIO, SI­LLA LITTLE TU­LIP DE PIE­RRE PAU­LIN, EDI­TA­DA DE JESÚS SO­TO. ABAJO, CA­MA, BLUE PLA­NET TRIO DE KA­ZU­MI YOS­HI­DA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL VES­TÍ­BU­LO, BU­TA

(ver car­net de direcciones)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.