ADIC­TOS 3.0

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones -

Ca­da ma­ña­na desa­yu­na con www.re­vis­taad.es.

Des­pier­ta con las ca­sas, res­tau­ran­tes, ga­le­rías, tien­das

y en­tre­vis­tas que te pro­vo­ca­rán la pri­me­ra son­ri­sa del día.

100-APER-CA­SA-AD.INDD 1 07/02/15 00:19 LA EN­TRA­DA (vie­ne de la pág. 146) Leo­par­do ita­liano de ce­rá­mi­ca vi­dria­da de los años 70, en El8 , y en­ci­ma de la puer­ta, ca­be­za de bú­fa­lo de plei­ta (125€) he­cha a mano por el ar­te­sano Javier Sán­chez Me­di­na.

EL RE­CI­BI­DOR (vie­ne de la pág. 132) Des­de la iz­da., es­cul­tu­ra de ma­de­ra de ha­ya Tor­so 13002 (2013) de Jo­se­cho López Llo­rens (2.150€), apa­ra­dor ita­liano de los años 50 de ma­de­ra, cris­tal co­lo­rea­do de Mu­rano y ti­ra­do­res de la­tón (3.750€) y tor­so aca­dé­mi­co fe­me­nino fran­cés de la mis­ma dé­ca­da de es­ca­yo­la ta­lla­da (550€), to­do en L.A. Stu­dio . Biom­bo chino de la­ca Co­ro­man­del del si­glo XIX (600€), en Go­ya Subas­tas ,y de­lan­te, si­lla es­pa­ño­la de ca­ña años 60 (90€), en La Bro­can­te­rie . En el sue­lo, bus­to (250€), en An­mo­der , y en la pa­red, es­pe­jo sol de mé­du­la (250€) he­cho a mano por el ar­te­sano Javier Sán­chez Me­di­na. LA SA­LA DE ES­TAR Si­lla ama­ri­lla in­gle­sa de mim­bre y de los años 60 (60€), si­llón blan­co Ste­reo Alp­ha Egg Pod Spea­ker di­se­ño de Lee West de los 70 (750€) y me­si­ta es­ti­lo Tu­lip (240€) con ja­rrón ita­liano de ce­rá­mi­ca de Ber­ton­ce­llo (des­de 70€), to­do en Non Va­cui . So­fá azul es­can­di­na­vo años 60 con ta­pi­ce­ría de Kva­drat (1.800€), en Reno ,y co ee table de pie do­ra­do y so­bre de már­mol (700€), en An­mo­der , con ce­rá­mi­ca de Ber­ton­ce­llo de los 70 (des­de 70€), en Non Va­cui , y de­trás, ja­rrón Um­be­la (79€) de Sar­ga­de­los . En la pa­red, des­de la iz­da., fo­to­gra­fía de chico de la se­rie In Amo­ri­ca y abajo dcha., de in­dio de la se­rie In Asia , am­bas de Alex Ri­ve­ra; en el cen­tro, re­tra­to de ca­ba­lle­ro del XVII de An­to­nio Blan­co, en Go­ya Subas­tas , y dcha., es­pa­ñol de 1854, en Be­re­ni­ce . Arri­ba y abajo, dos obras pe­que­ñas de la se­rie The Wi­re de Maí­llo, en Pon­ce + Ro­bles . Pa­re­ja de apliques españoles de los años 50 de me­tal y pan de oro, en El8 , y pla­tos gran­des Ele­fan­tes (71€) y Sel­va (85€), am­bos di­se­ño de Eddy Va­re­kamp, Bu­re­la (30,50€) e Itá­li­co (44,50€), to­dos de Sar­ga­de­los . Cor­ti­na iz­quier­da con vis­co­sa Se­rrano Li­ma/tur­que­sa (84,70€/m) de Gas­tón y Da­nie­la , como to­dos los co­ji­nes (des­de 40€/ud.). En el sue­lo, mo­que­ta Efek­to Se­da de KP y, en­ci­ma, al­fom­bra be­re­ber Bou­che­roui­te Azi­lal vin­ta­ge (625€), en Ber­be­ría .El­pa­pel de la pa­red y la cor­ti­na de­re­cha son los ori­gi­na­les de la ca­sa.

(vie­ne de la pág. 133)

EL PA­SI­LLO (vie­ne de la pág. 134) En la pa­red, fo­to­gra­fía Bai­la­ri­na (Cat­he­ri­ne) , 2002, de Per Bar­clay (18.000€), en Ga­le­ría Oli­va Arauna . Si­lla Rib­bin Rocker de me­ta­cri­la­to trans­pa­ren­te y co­lo­rea­do (1.100€) de Mo­neo Brock Stu­dio y bo­la de cris­tal azo­ga­do (80€), en Be­re­ni­ce . EL SA­LÓN (vie­ne de la pág. 135) En la pa­red, con al­go­dón ama­ri­llo (46,56€/m) de Gan­ce­do , fo­to­gra­fía de la se­rie Es­tu­dio de las Va­ni­da­des de Omar Vic­tor Diop, en Gaz­zam­bo Ga­llery ; óleo so­bre lien­zo Stacked de Leslie Smith III, en Pon­ce + Ro­bles , y ca­be­zas de to­ro y reno de plei­ta con cuer­nos de ma­de­ra de al­mez (des­de 150€/ud.) de Javier Sán­chez Me­di­na. Bu­ta­ca East Ri­ver (1.790€) de He­lla Jon­ge­rius y dcha., si­llón na­ran­ja Al­co­ve Plu­me (2.869€) de los Bou­rou­llec, am­bos pa­ra Vi­tra ,y me­sa de cen­tro de már­mol de Ca­rra­ra años 70 de An­ge­lo Man­gia­rot­ti (3.750€), en L.A. Stu­dio , con ca­be­zas (48€/ud.) de Sar­ga­de­los . So­bre la chi­me­nea, pe­rros Foo (130€/la pa­re­ja de gri­ses y 150€/la pa­re­ja de blan­cos), en El Tes­ta­men­to del Ba­rón , y taza Itá­li­co (44,50€) de Sar­ga­de­los . En el sue­lo, ki­lim con­tem­po­rá­neo he­cho a mano, en Zi­gler-ber­mond­sey .

EL CO­ME­DOR (vie­ne de las págs. 136-137) Me­sa de co­me­dor fran­ce­sa de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX y pa­re­ja de si­llas Tu­lip años 70 de Ee­ro Saa­ri­nen, to­do en Be­re­nis . En­ci­ma, bodegón de ca­za rea­li­za­do por Mi­chel de Fuen­tes de Me­dems Ca­te­ri­ng y, a la iz­da., va­si­ja de ce­rá­mi­ca de Tria­na de fi­na­les del si­glo XVII (2.600€), en Ma­ri­ta Se­go­via , con cen­tro flo­ral rea­li­za­do por Fran­cis López-ya­nes pa­ra The Flo­wer Room . So­bre la chi­me­nea, fo­to­gra­fía de la se­rie Bon­da­ge (15.000€) del ja­po­nés No­bu­yos­hi Ara­ki y pa­re­ja de lám­pa­ras fran­ce­sas del si­glo XIX (4.500€), en Ma­ri­ta Se­go­via , con pan­ta­llas co­lor guin­da de Por­ta Ro­ma­na . En la pa­red, des­de arri­ba, lino de flo­res Pink & Ro­se (77€/m) de Wi­lliam Mo­rris y pa­pel geo­mé­tri­co de Li­berty (119,95€/ro­llo), am­bos en Gan­ce­do ,ypa­pel de ra­yas Sig­na­tu­re Country Coordinates (96€/ro­llo) de Ralph Lau­ren Ho­me . En la es­tan­te­ría, pie­zas de va­ji­llas de por­ce­la­na de las co­lec­cio­nes Blue Can­ton , Christ­mas Ma­gic , Xan­gai y Mar­gão de Vis­ta Ale­gre . Res­to de ce­rá­mi­ca es­pa­ño­la y colección de pe­rros in­gle­ses de lo­za de Sta ords­hi­re (des­de 200€/ud.), en Go­ya Subas­tas .

EL RINCÓN (vie­ne de la pág. 138) Me­sas de Ri­chard Schultz, en Be­re­nis , con va­si­jas de ba­rro pa­ra acei­te (85€/ud.), en Fe­de­ri­ca & Co. ; can­de­la­bros de me­tal (1.600€/la pa­re­ja), en Ma­ri­ta Se­go­via ; ja­rron­ci­to azul, en El Al­ma­cén de Lo­za ; pe­rro in­glés de lo­za de Sta ords­hi­re (200€/pre­cio de sa­li­da) y lám­pa­ra de Ma­ni­ses (400€/sa­li­da) con pan­ta­lla de Por­ta Ro­ma­na , am­bos en Go­ya Subas­tas ; re­tra­to de San Jo­sé del XVII (1.300€), en Be­re­nis , y te­te­ra, en Usera Usera . En la pa­red, lino Fox Ho­llow Dam­son/ Ruby (184,21€/m) de Mul­berry ,en Gas­tón y Da­nie­la , y es­pe­jos del XVIII, en Be­re­nis . Flo­res de Fran­cis López-ya­nes pa­ra The Flo­wer Room . LA CO­CI­NA (vie­ne de la pág. 139) Me­sa fran­ce­sa (1.400€), en Ca­ra­van , con ta­blas de ma­de­ra (des­de 40€/ud.), en La Ca­si­ta de Mar­gaux . Ne­ve­ra de Smeg y ba­te­ría de co­ci­na 365+ (49,99€/sie­te pie­zas) y cu­chi­llo Slit­bar (19,99€) de Ikea . Ces­tos ma­rro­quíes an­ti­guos (80€/ud.), en Ba­zar Ni­co­lás , y en el sue­lo, al­fom­bra de yu­te (175€), en Ca­ra­van .

EL JAR­DÍN (vie­ne de la pág. 140) Tum­bo­na Flo­ta-loun­ge de me­ta­cri­la­to trans­pa­ren­te (1.500€) de Mo­neo Brock Stu­dio y da­ma­jua­nas (190€/ud.), en Ma­ri­ta Se­go­via . Ti­pis ve­ge­ta­les rea­li­za­dos por Los Pe­ño­tes . EL OF­FI­CE (vie­ne de la pág. 141) Me­sa de co­ci­na fran­ce­sa de prin­ci­pios del si­glo XX y, en­ci­ma, pla­tos de lo­za, cu­bier­tos y co­pas de cris­tal, to­do en La Eu­ro­pea ; lám­pa­ra de me­sa he­cha con una la­ta an­ti­gua (90€), en Ma­ran­tikk , y fru­te­ro de ce­rá­mi­ca le­van­ti­na años 40 (30€), en Co­lin­dan­te . Si­lla Alu­mi­ni­um Chair de los Ea­mes (1.723€) pa­ra Vi­tra con ser­vi­lle­ta de lino bel­ga, en La Eu­ro­pea . Ne­ve­ra de Smeg y bo­ti­jo de ce­rá­mi­ca de los años 50 (30€), en Co­lin­dan­te . So­bre la en­ci­me­ra, des­de la iz­da., pi­la de pla­tos de Za­ra Ho­me (5,99€/ud.) y va­ji­lla 365+ (29,99€/18 pie­zas) de Ikea ; fru­te­ro blan­co de ce­rá­mi­ca de Ma­ni­ses años 50 (120€) y dos pe­que­ños de co­lo­res (des­de 30€/ud.), en Co­lin­dan­te , pie­zas de va­ji­lla can­to­ne­sa (300€/68 pie­zas), en El Tes­ta­men­to del Ba­rón , y a la dcha., pla­tos de lo­za blan­ca, en La Eu­ro­pea . En la pa­red, a la iz­da., y en las puer­tas de los ar­ma­rios, pla­tos de ce­rá­mi­ca de los años 60 (des­de 25€/ ud.), en Co­lin­dan­te , y ban­de­ja blan­quia­zul Cre­pes (59€) de Sar­ga­de­los . En el sue­lo, al­fom­bra de yu­te (45€) de Le­roy Mer­lin .

EL DOR­MI­TO­RIO (vie­ne de las págs. 142-143) En la pa­red, ter­cio­pe­lo Ti­gres­se (78,69€/m) de Le­liè­vre pa­ra Gas­tón y Da­nie­la y fo­to de Jai­me San Román (1.850€), en Ca­ra­van . Des­de la iz­da., si­lla de bam­bú (400€), en An­mo­der , con ba­tín de Ralph Lau­ren ; có­mo­da es­pa­ño­la años 60 (240€), en Ta­do , con lám­pa­ra de Ma­ni­ses, en El8 , es­cul­tu­ra de pie­dra Ca­be­za Fe­me­ni­na de San­tia­go de San­tia­go, en Ansorena , y cos­mé­ti­ca de Cha­nel . Col­cho­nes Hafs­lo (59,99€/ud.) y so­mie­res Ak­kar­vik (49,99€/ ud.), to­do de Ikea , con fun­das nór­di­cas (59,99€/ud.) de Za­ra Ho­me y, en­ci­ma, al­go­dón Ma­la­kos-ma­la­chi­te (44,62€/m) de Robert Allen , en Gan­ce­do . Al­moha­do­nes de flo­res (40€/ud.) de Gas­tón y Da­nie­la , y de an­ti­guas man­tas be­re­be­res (25€/ud.) y co­jín rec­tan­gu­lar Ham­bel Zaian (68€), en Ber­be­ría . Me­si­ta da­ne­sa (380€), en Reno , con re­tra­to de jo­ven poe­ta años 50 (220€), en El Tes­ta­men­to del Ba­rón , y lám­pa­ra de cris­tal (1.100€), en An­mo­der . En el sue­lo, al­fom­bra be­re­ber (795€), en Ber­be­ría .

EL BA­ÑO (vie­ne de la pág. 144) Col­ga­das, en diagonal en la pa­red (des­de arri­ba a la dcha.) y en­ci­ma del ra­dia­dor, tres fo­to­gra­fías de la se­rie S/t (Tok­yo Diary) , 1981-1989 (7.200€/ud.), de No­bu­yos­hi Ara­ki. Abajo iz­da., Be­sa­li Ma­ko , 1979 (3.400€), tam­bién de No­bu­yos­hi Ara­ki, en Ta­ka Is­hii Ga­llery , y arri­ba dcha., en for­ma­to más gran­de, How to Crea­te a Beau­ti­ful Pic­tu­re de Dai­do Moriyama. Lám­pa­ra de te­cho da­ne­sa Se­mi di­se­ña­da en 1967 por Claus Bon­de­rup & Tors­ten Tho­rup (380€), en Tiem­pos Mo­der­nos , y ta­bu­re­te de ma­de­ra po­pu­lar es­pa­ñol (150€), en Be­re­nis .En el sue­lo, ta­ri­ma de ta­blo­nes de ro­ble na­tu­ral de Uni­que Wood . EL DES­PA­CHO (vie­ne de la pág. 145) Me­sa y, en la es­tan­te­ría, li­bros del XVII y co­ro­na do­ra­da, to­do en Be­re­nis . Si­llas ame­ri­ca­nas años 60 de me­ta­cri­la­to (1.550€/ud.), en Mo­der­na­rio ; si­lla gi­ra­to­ria da­ne­sa (370€), lám­pa­ra de so­bre­me­sa Fa­se de los 70 (480€) y de te­cho ita­lia­na de los 50 (3.450€), to­do en Tiem­pos Mo­der­nos . Es­cul­tu­ra en es­pi­ral de Ma­ru Oriol y mo­du­lar de már­mol de Jo­sé Luis Sán­chez, am­bas en Ga­le­ría Gu­rria­rán . Fi­gu­ras mi­li­ta­res de por­ce­la­na (200-300€/pre­cio de sa­li­da), en Go­ya Subas­tas . En la pa­red, fo­tos de Ri­chard Ave­don y Herb Ritts, y en el sue­lo, ta­blo­nes de ro­ble na­tu­ral de Uni­que Wood . (ver car­net de direcciones)

n

(vie­ne de la pág. 178) Sus vips son la ma­de­ra, el cue­ro, el hie­rro, la lana, el lino, di­fe­ren­tes pie­dras y me­ta­les y, en al­gu­nas oca­sio­nes, la ce­rá­mi­ca. Los co­lo­res los pre­fie­re neu­tros y le gus­ta ex­plo­rar. “En Du­bai es­ta­mos construyen­do un fal­so te­cho de EDM ama­ri­llo con un di­bu­jo flo­ral es­cul­pi­do con con­trol nu­mé­ri­co”, des­cri­be. Des­de ha­ce cin­co años su es­tu­dio es­tá en ple­na ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal, con Ara­bia Sau­dí como re­fe­ren­te, gra­cias en par­te al sa­voir fai­re de su so­cio Ri­card Trenchs. “Aho­ra hay más via­jes, más can­san­cio, pe­ro tam­bién gen­te y cul­tu­ras nue­vas, es muy en­ri­que­ce­dor”, aña­de. En­tre sus re­fe­ren­tes, los Ea­mes, Mies van der Rohe, Mi­guel Mi­lá, Pa­tri­cia Ur­quio­la, los Bou­rou­llec, Co­derch, An­to­ni Aro­la, Ee­ro Saa­ri­nen, Achi­lle Cas­ti­glio­ni... “Me in­tere­sa mu­cho el ra­cio­na­lis­mo, aun­que lo nór­di­co tam­bién me gus­ta, igual que John Paw­son y el mi­ni­ma­lis­mo”, enu­me­ra. Le gus­ta re­cu­pe­rar ele­men­tos, como los so­bres de los me­nús del res­tau­ran­te To­ma­te , aun­que el re­ci­cla­je no es una de sus con­sig­nas. “Lo que sí nos in­tere­sa es co­la­bo­rar con ar­te­sa­nos y ar­tis­tas que apor­ten sus co­no­ci­mien­tos”. Le pre­gun­ta­mos por las cla­ves de un lo­cal per­fec­to. “La luz, la fun­cio­na­li­dad, la acús­ti­ca y la am­bien­ta­ción, que el ca­ma­re­ro pue­da tra­ba­jar có­mo­da­men­te y que el clien­te se sien­ta a gus­to y no per­ci­ba o no le mo­les­te lo que ocu­rre a su al­re­de­dor. La co­ci­na tam­bién es fun­da­men­tal. En mis res­tau­ran­tes sue­le es­tar vi­si­ble, es al­go de lo que mi her­mano se dio cuen­ta ha­ce tiem­po. Su di­na­mis­mo ayu­da, el mo­vi­mien­to de los co­ci­ne­ros ha­ce que cuan­do el lo­cal no es­tá lleno, te dis­trai­ga, te sien­tas acom­pa­ña­do. Si os fi­jáis es al­go que se re­pi­te en Lu­ci Bom­bón , Pez Vela , Lu­zia , Cui­nes en Mé­xi­co DF…”, re­ma­ta. En­tre sus pró­xi­mos pro­yec­tos si­gue ha­bien­do es­pa­cios pa­ra co­mer, có­mo no, por ejem­plo un Cin­co Jo­tas en Ma­drid, y otros en Du­bai, Ali­can­te o Va­lla­do­lid. En­tre ellos, la re­for­ma del res­tau­ran­te Bra­vo de Carlos Abellán en el ho­tel W de la Ciu­dad Con­dal. Ade­más, un po­co de va­rie­dad: una tien­da de ro­pa y otra de alimentación, y dos ho­te­les en Ma­drid y Bar­ce­lo­na. No es­tá mal pa­ra la ado­les­cen­te que so­ñó con trans­for­mar es­pa­cios en una ca­sa de Nor­man Cin­na­mond.

n www.san­dra­ta­rrue­lla.com

CRUZ Y ORTIZ: CA­BA­LLE­ROS CON OR­DEN

(vie­ne de la pá­gi­na 182) Cruz y Ortiz ate­rri­za­ron en la es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra por ca­sua­li­dad. “Una vez pre­gun­ta­ron a John Ford có­mo lle­gó al mun­do del ci­ne y él con­tes­tó: en tren. Pues más o me­nos. A nin­guno de los dos es­to nos vie­ne de fa­mi­lia. Nos co­no­ci­mos al co­mien­zo de nues­tros es­tu­dios en Sevilla y a mi­tad de ca­rre­ra nos cam­bia­mos a Ma­drid. Allí com­par­ti­mos apar­ta­men­to. Des­de en­ton­ces so­mos ami­gos y so­cios”, re­la­ta Ortiz mien­tras Cruz asien­te: “Yo creo que hoy en día el pa­pel in­di­vi­dual del crea­dor es­tá so­bre­di­men­sio­na­do. No­so­tros par­ti­mos del diá­lo­go, de la di­fe­ren­cia de opi­nio­nes y de dis­cu­tir to­dos los pro­ble­mas an­tes de em­pe­zar a mo­ver la tie­rra. En Es­pa­ña, en ge­ne­ral, se de­di­ca muy po­co a la redacción del pro­yec­to, los tiem­pos es­tán in­ver­ti­dos res­pec­to al res­to de Eu­ro­pa y eso dis­pa­ra los cos­tes”. En su ha­ber cuen­tan con ga­lar­do­nes tan pres­ti­gio­sos como el Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra De­por­ti­va (1998) por el es­ta­dio de La Cartuja de Sevilla, el Pre­mio de Ho­nor del Ame­ri­can Ins­ti­tu­te of Ar­chi­tects (2014), el de Ar­qui­tec­tu­ra Es­pa­ño­la In­ter­na­cio­nal CSCAE o el Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra (1992) por la Es­ta­ción de San­ta Jus­ta, en­tre otros mu­chos. Es­ta úl­ti­ma tu­vo una gran acep­ta­ción en­tre la pren­sa y en­tre los pro­pios se­vi­lla­nos. “Tras 25 años de fun­cio­na­mien­to, uno lle­ga allí y no se arre­pien­te de lo que hi­zo. El uso in­ten­si­vo ha­ce que los usua­rios per­ci­ban un edi­fi­cio como ne­ce­sa­rio, por eso es im­por­tan­te que ade­más de que sea bueno, se uti­li­ce. Es lo que le pa­sa a La Pei­ne­ta , for­mal­men­te muy fuer­te, pe­ro has­ta aho­ra prác­ti­ca­men­te inac­ti­va. Con la re­for­ma ac­tual y el tras­la­do allí del Altlético de Ma­drid, se ar­mo­ni­za­rán for­ma y fon­do”, afir­ma Cruz. Los dos An­to­nios acu­mu­lan más ho­ras de vue­lo que un pi­lo­to de la KLM . A ca­ba­llo en­tre sus es­tu­dios de Sevilla y Áms­ter­dam, fi­na­li­zan el es­ta­dio ma­dri­le­ño, el cam­pus uni­ver­si­ta­rio y la fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Granada o el edi­fi­cio de Con­se­je­rías de la Jun­ta de An­da­lu­cía. Su ri­gor se trans­mi­te aho­ra a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos, ya que am­bos dan cla­se en la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Delft y la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de Ginebra . Un fu­tu­ro que se aven­tu­ra pro­me­te­dor. www.cruz­yor­tiz.com

n

CU­RRO CLA­RET: OUT­SI­DER DEL DI­SE­ÑO

(vie­ne de la pág. 186) Mu­chas de mis crea­cio­nes las tie­nen que ter­mi­nar los usua­rios, yo so­lo di­se­ño una par­te”. Por eso le atraen los ma­te­ria­les que eco­nó­mi­ca­men­te no tie­nen va­lor pe­ro que en tér­mi­nos for­ma­les o plás­ti­cos sí: car­to­nes, hie­rro doblado, plás­ti­co, etc. ¿Fun­cio­na­li­dad o es­té­ti­ca? “El uso tie­ne que exis­tir. Me gus­ta el ma­ni­tas di­rec­to, que trans­mi­te una cier­ta hu­ma­ni­dad, sim­pa­tía y ayu­da a re­des­cu­brir el atrac­ti­vo de ele­men­tos que mu­chas ve­ces no con­si­de­ra­mos. Me in­tere­sa la so­lu­ción, a ve­ces pa­to­sa, la cha­pu­ci­lla , la no in­ten­cio­na­li­dad. A to­dos los ni­ve­les: por­que al­guien de­ci­de ha­cér­se­lo y no com­prár­se­lo, y tam­bién a ni­vel es­té­ti­co”. Es pro­fe­sor oca­sio­nal en la es­cue­la Eli­sa­va de Bar­ce­lo­na y des­de ha­ce un año im­par­te men­sual­men­te una asig­na­tu­ra de pos­gra­do en el IED ba­jo el tí­tu­lo “un po­co pre­ten­cio­so”, re­co­no­ce, de Di­se­ño y éti­ca , don­de se cues­tio­na con sus alum­nos las co­ne­xio­nes en­tre el di­se­ño y los va­lo­res: “Lo que nos es­tá to­can­do vi­vir como ciu­da­da­nos es­tá for­zán­do­nos a re­vi­sar qué es ser di­se­ña­dor hoy y em­pe­zar a asu­mir cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des”. Él ya las ha asu­mi­do. Pa­sa una tar­de a la se­ma­na en la Fun­da­ción Arrels , una or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja con per­so­nas sin ho­gar pa­ra ayu­dar­les a re­co­brar una cier­ta au­to­no­mía. Su re­la­ción con és­ta y con otras como la San Mar­tín de Po­rres en Ma­drid es lar­ga, des­de fi­na­les de los 90, y fruc­tí­fe­ra. “So­bre to­do he­mos tra­ba­ja­do con La pie­za T300 ,un tro­zo de hie­rro cor­ta­do al lá­ser que sir­ve de unión pa­ra jun­tar tres ta­blas y ha­cer un ta­bu­re­te. In­ten­to su­per­vi­sar que téc­ni­ca­men­te no pa­se na­da ra­ro, pe­ro ellos com­bi­nan las ma­de­ras, los co­lo­res... Hay in­di­vi­duos con mu­cho ta­len­to. Quie­ro que no sea so­lo ma­nu­fac­tu­ra sino que ha­ya un pro­ce­so crea­ti­vo”. Es­te he­rra­je na­ció en 2010. Coin­ci­dió con que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra con­vo­có un con­cur­so de di­se­ños con­tra la ex­clu­sión

so­cial y la po­bre­za. Lo ga­nó y lo em­pleó pa­ra desa­rro­llar con Arrels una va­rio­pin­ta colección de ta­bu­re­tes, me­sas y lám­pa­ras con ma­de­ras ca­lle­je­ras. La pre­sen­tó en la ga­le­ría Es­trany-de la Mo­ta en 2011. Lue­go la vio Cam­per y a par­tir de ahí han es­ta­do co­la­bo­ran­do (lo úl­ti­mo, las lu­mi­na­rias Shoe­la­ces pa­ra Me­ta­lar­te ) y el ca­ta­lán ha di­se­ña­do dos tien­das pa­ra ellos en Bar­ce­lo­na y Ma­drid con la mis­ma idea: ma­te­ria­les apro­ve­cha­dos y en co­la­bo­ra­ción con las per­so­nas de la fun­da­ción. Des­de en­ton­ces ofre­ce el ar­chi­vo de La pie­za T300 a cual­quier or­ga­ni­za­ción que lo so­li­ci­te siem­pre y cuan­do sean co­lec­ti­vos que quie­ran au­to­abas­te­cer­se, no ha­cer ne­go­cio. “Las unio­nes son re­ver­si­bles. Si al­gún día uno se can­sa del ta­bu­re­te, lo pue­de des­mon­tar, que­mar las pa­tas en el fue­go y co­ci­nar unas ham­bur­gue­sas y la pie­za ser­vi­rá pa­ra otra co­sa: nun­ca mo­ri­rá. Me an­gus­tia que sea ina­mo­vi­ble, el he­cho de de­jar al­go que no se pue­da cam­biar y que al­guien se lo ten­ga que tra­gar por­que sí. Me pa­re­ce su­ge­ren­te la idea de una pie­za li­ge­ra, que se des­va­nez­ca”, ex­pli­ca. El re­ci­cla­je le vie­ne de le­jos: “Son mu­chas co­sas. Nues­tra so­cie­dad de ex­ce­sos, de usar y ti­rar, el pro­ble­ma am­bien­tal, el abu­so de re­cur­sos y, so­bre to­do, la in­co­mo­di­dad y el mie­do de ser un di­se­ña­dor con­ven­cio­nal, que lo que ha­ce sin que­rer es po­ner más ca­cha­rros en el mun­do”. www.cu­rro­cla­ret.com

n

TOM DI­XON: MIS­TER BRI­LLO

(vie­ne de la pág. 198) “Lo ha­cía por di­ver­tir­me pe­ro pron­to se con­vir­tió en un ne­go­cio. To­dos mis ami­gos eran gen­te crea­ti­va y me en­car­ga­ban co­sas”. Como Ma­rio Tes­tino, en­ton­ces un jo­ven pe­ruano des­co­no­ci­do que le pi­dió pres­ta­das unas si­lue­tas me­tá­li­cas pa­ra su primer shoo­ting pa­ra Lan­vin . Du­ran­te un tiem­po al­ter­nó los mue­bles con la mú­si­ca, la ges­tión de un par de night­clubs y mon­ta­ba fies­tas ile­ga­les en al­ma­ce­nes. “Era el fi­nal de la era dis­co, el ini­cio de las ra­ves y del acid hou­se . Cuan­do el éx­ta­sis em­pe­zó a abun­dar, la po­li­cía co­men­zó a in­tere­sar­se de­ma­sia­do por es­te ti­po de fies­tas, así que el di­se­ño se con­vir­tió en mi al­ter­na­ti­va. Ya te he da­do un ti­tu­lar –sen­ten­cia jo­co­so–, Ra­ve pio­neer ”. Aban­do­nó la mú­si­ca y la no­che y em­pe­zó a ser co­no­ci­do por sus pie­zas de una de­li­be­ra­da pe­ro bella tos­que­dad. Dos de sus si­llas mas re­fi­na­das, la S-chair y la Py­lon lla­ma­ron la aten­ción de Giu­lio Cap­pe­lli­ni, el ca­po de la fir­ma del mis­mo nom­bre que de­ci­dió pro­du­cir­las en 1991. “Él era cons­cien­te de que la es­ce­na del di­se­ño ita­liano ne­ce­si­ta­ba re­ci­clar­se. Ha­bía es­ta­do do­mi­na­da por los es­tu­dios de maes­tros como En­zo Ma­ri o Et­to­re Sot­tsass, y Giu­lio en­con­tró al­go nue­vo en Lon­dres. “Pe­ro no arries­gó por­que las si­llas no fue­ron di­se­ña­das pa­ra Cap­pe­lli­ni . So­lo hi­zo una se­lec­ción de lo me­jor que vio mío y de­jó lo peor –di­ce rién­do­se con sua­vi­dad, mo­men­to en que de­ja en­tre­ver su le­gen­da­rio dien­te de oro–. Me que­dé sin na­da que fa­bri­car”. Des­de en­ton­ces y a pe­sar de que le han cor­te­ja­do, Tom no ha vuel­to a po­ner su nom­bre a na­da que otros ha­yan fa­bri­ca­do, aun­que sí su buen ojo y ta­len­to. En 1994 fun­dó Eu­ro­loun­ge pa­ra edi­tar de for­ma ma­si­va su lám­pa­ra Jack , uno de sus pri­me­ros hits . Des­pués, du­ran­te diez años, en­tre 1998 y 2008, ejer­ció de di­rec­tor crea­ti­vo de Ha­bi­tat , que se­guía en ma­nos de Ikea , a la que lo­gró re­flo­tar y con­ver­tir de nue­vo en un sím­bo­lo de la es­té­ti­ca ma­de in the UK . Aquí, es­te em­pren­de­dor aún bi­so­ño apren­dió los en­tre­si­jos del ne­go­cio. “Fue como un cho­que cul­tu­ral. Ges­tio­nar de re­pen­te un equi­po de 200 per­so­nas, 70 tien­das y con 6.000 pro­duc­tos en ca­tá­lo­go. Me en­se­ñó mu­cho, pe­ro más que so­bre di­se­ño, so­bre cos­tes de pro­duc­ción, con­trol de ca­li­dad, trans­por­tes en­tre China y Eu­ro­pa, las ne­ce­si­da­des reales de la gen­te cuan­do com­pra, bran­ding , mar­ke­ting … Fue fas­ci­nan­te”. Di­xon ha­bía en­con­tra­do su si­tio. Agi­tó la mar­ca crea­da por Con­ran in­tro­du­cien­do nuevos con­cep­tos, al­go que siem­pre se le ha da­do bien. El pri­me­ro, la colección Li­ving Le­gends , en la que pi­dió a crea­do­res enor­mes y ol­vi­da­dos que di­se­ña­ran pa­ra él, como Ro­bin Day o Pie­rre Pau­lin. “Que­ría re­tro­traer Ha­bi­tat a sus raí­ces. Fue una for­ma fan­tás­ti­ca de co­no­cer a mis hé­roes. Pe­ro en el cur­so del pro­yec­to mu­rie­ron tres de ellos: Ver­ner Panton, An­na Cas­te­lli y Achi­lle Cas­ti­glio­ni”. Y ha­ce ga­la de su bri­tish hu­mour : “¡Pa­re­cía que los ma­ta­ba! Hu­bo que cam­biar­le el nom­bre a XX Cen­tury Le­gends ”. Otro tan­to a su fa­vor fue su se­rie VIP , en la que nom­bres aje­nos pe­ro fa­mo­sos (Ma­no­lo Blah­nik, He­le­na Ch­ris­ten­sen, Daft Punk ...) po­nían su se­llo a ob­je­tos do­més­ti­cos como me­sas, lám­pa­ras o un cal­za­dor. “Ese ti­po de co­la­bo­ra­cio­nes con ce­le­bri­ties eran fre­cuen­tes en la mo­da pe­ro no en el di­se­ño”. Mr. Au­to­di­dac­ta ya lo sa­bía ca­si to­do del ne­go­cio y la ges­tión de Ikea no era de su agra­do. De­ci­dió di­mi­tir. Ellos le ofre­cie­ron que­dar­se so­lo la mi­tad del tiem­po. Y en es­ta te­si­tu­ra apro­ve­chó pa­ra mon­tar su pro­pia mar­ca, Tom Di­xon Li­mi­ted , con un so­cio fi­nan­cie­ro. Lle­ga­dos a es­te pun­to, el in­glés tam­bo­ri­lea con de­li­ca­de­za en la me­sa, su­ya, por su­pues­to, y con buen rit­mo, como el mú­si­co que to­da­vía es, pe­ro triunfa su educación. Era 2002 y se sen­tía como un ni­ño con za­pa­tos nuevos. “Du­ran­te esos años como di­rec­tor crea­ti­vo ca­si no di­se­ñé, da­ba ins­truc­cio­nes pa­ra reha­cer cier­tas for­mas, cam­biar es­ca­las o ma­te­ria­les. Así que al de­jar­lo em­pe­cé de ce­ro, como si fue­ra nue­vo”. ¿Y aho­ra? “Ha­go de to­do y no ha­go na­da –di­ce res­tán­do­le im­por­tan­cia–. Te­ne­mos un pe­que­ño equi­po de di­se­ño de tres per­so­nas al que co­mu­ni­co lo que quie­ro, co­sas sim­ples que se ajus­ten siem­pre a una de­ter­mi­na­da es­té­ti­ca. Tra­ba­jo mu­cho en el desa­rro­llo del pro­duc­to, pla­ni­fi­co, pien­so, via­jo a las fá­bri­cas, des­de Ale­ma­nia a Cra­co­via, me im­pli­co en la co­mu­ni­ca­ción. Me gus­ta te­ner una ocu­pa­ción di­fe­ren­te ca­da día. Unos días me sien­to más un es­cul­tor, otros un ar­te­sano, un in­dus­trial o un re­la­cio­nes pú­bli­cas. No pue­do de­cir que me gus­te más una co­sa que otra, es­toy im­pli­ca­do en ca­da es­la­bón de la ca­de­na”, sub­ra­ya es­te crea­dor que de­fi­ne su ca­rre­ra como “una aven­tu­ra lle­na de ex­tra­va­gan­cias”. Di­xon tie­ne un fino ol­fa­to. Pa­ra lo que vie­ne, pa­ra desa­rro­llar nue­vas for­mas de ven­der, pa­ra el ta­len­to emer­gen­te y pa­ra lo co­mer­cial. El po­ten­tí­si­mo fon­do de in­ver­sión Pro­ven­tus tam­bién lo vio así y me­tió una ju­go­sa in­yec­ción de ca­pi­tal en su em­pre­sa en 2004, a los dos años de ha­ber si­do fun­da­da. Cuan­do la fe­ria de París Mai­son & Ob­jet le rin­dió ho­me­na­je es­te año pa­sa­do, no pre­pa­ró la tí­pi­ca ex­po­si­ción an­to­ló­gi­ca: mon­tó una tien­da pop up don­de se pro­du­cían in si­tu ob­je­tos en edi­ción li­mi­ta­da de su colección Eclec­tic que se po­dían com­prar re­cién ter­mi­na­dos. Mu­cho con-

cep­to e investigación pe­ro siem­pre uni­do a ven­tas. Cuen­ta que aho­ra es­tá en una fa­se en la que quie­re tra­ba­jar con cue­ro, fe­me­nino y sua­ve. “El me­tal no es bueno pa­ra los co­lo­res pu­ros o las trans­pa­ren­cias. Por cier­to, ha­blan­do de trans­pa­ren­cias, tus ga­fas es­tán mu­grien­tas”, co­men­ta con sor­na. Ha­ce ya unos años creó la di­vi­sión De­sign Re­search Stu­dio , con la que rea­li­za pro­yec­tos de in­terio­ris­mo, en­tre ellos, los res­tau­ran­tes Eclec­tic en París y Bar­be­coa oel­de­la Ro­yal Aca­demy en Lon­dres. Su obra más im­por­tan­te y ti­tá­ni­ca has­ta la fe­cha es el re­cién inau­gu­ra­do ho­tel Mon­drian , tam­bién la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, una im­po­nen­te mo­le en el South­bank don­de ha op­ta­do por la te­má­ti­ca ma­ri­na en ho­me­na­je al cer­cano río Tá­me­sis. “Cuan­to más me in­vo­lu­cro en in­te­rio­res veo que no se tra­ta so­lo de ha­cer­los bo­ni­tos, bien iluminados y con­for­ta­bles. Se tra­ta del olor, del sa­bor, del so­ni­do… Voy a tra­ba­jar ha­cia el di­se­ño sen­so­rial. Tam­bién me ape­te­ce mu­cho pen­sar los ex­te­rio­res, me­ter­me en la ar­qui­tec­tu­ra. Una vez pro­yec­té una ca­sa pa­ra un clien­te en Mó­na­co. Es gra­ti­fi­can­te ha­cer al­go más só­li­do y du­ra­de­ro”. Aho­ra, en unos días, se va a La­ti­noa­mé­ri­ca, a Chile, Co­lom­bia y Bra­sil. “A des­cu­brir nuevos ar­te­sa­nos, nue­vas téc­ni­cas, a co­ger ideas qui­zá pa­ra un nue­vo res­tau­ran­te, a ver qué se me ocu­rre. Como di­se­ña­dor hay que man­te­ner la men­te fres­ca, sen­tir que es­tás al prin­ci­pio del ca­mino aun­que es­tés a mi­tad o al fi­nal de él”. Por su ener­gía y la can­ti­dad de te­mas que tie­ne en­tre ma­nos (mu­chos de ellos no los pue­de con­tar) di­ría­mos que se en­cuen­tra en el primer su­pues­to y que en la cin­cuen­te­na le ani­man los mis­mos mo­ti­vos que cuan­do eran vein­tea­ñe­ro. “Siem­pre me sor­pren­dió que la gen­te com­pra­ra mis di­se­ños y eso es muy ins­pi­ra­dor. Pue­do ha­cer al­go con mis ma­nos que gus­te y ga­nar di­ne­ro con ello. Es como ser un al­qui­mis­ta y con­ver­tir el me­tal en oro”. Y es­te Mi­das mo­derno re­ma­ta es­ta fra­se tan sin­ce­ra con una son­ri­sa am­plia en la que bri­llan por igual sus ojos ver­des y su dien­te. www.to­mdi­xon.net

n

AMID.CE­RO9: DOS VA­LIEN­TES

(vie­ne de la pág. 202) “La in­te­li­gen­cia se for­ma a ba­se de los es­tí­mu­los que has ido re­ci­bien­do du­ran­te to­da la vida y es la que lue­go pro­yec­tas, mu­chas ve­ces de ma­ne­ra in­cons­cien­te”, ex­pli­ca Cris­ti­na. Su in­ten­sa ac­ti­vi­dad uni­ver­si­ta­ria ha cons­ti­tui­do des­de el co­mien­zo de su tra­yec­to­ria, ase­gu­ran, “una apues­ta per­so­nal que nos man­tie­ne des­pier­tos in­te­lec­tual­men­te”. El trián­gu­lo ini­cial de las uni­ver­si­da­des de Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Ali­can­te ha cre­ci­do, y á el se unen Har­vard y Lon­dres. Los lar­gos via­jes se ven com­pen­sa­dos por el con­tac­to con los alum­nos y el mu­tuo en­ri­que­ci­mien­to que su­po­ne. Afir­man ha­cer­lo por pu­ro egoís­mo. Si la cu­rio­si­dad es la fuen­te de la eter­na ju­ven­tud, Amid.ce­ro9 es­tán per­ma­nen­te­men­te des­pier­tos, son fres­cos y he­te­ro­do­xos, na­da que ver con la ima­gen in­ten­sa de los ar­qui­tec­tos es­tre­lla. Arries­gan con so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras sin de­jar­se pa­ra­li­zar por el mie­do al fra­ca­so. “Los ar­qui­tec­tos es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­te ti­po de res­pon­sa­bi­li­da­des, in­clu­so ha­cer una ca­sa es una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me; vas a con­di­cio­nar un mon­tón de ac­tos y de­ci­sio­nes, pe­ro es apa­sio­nan­te pen­sar­lo así”, con­clu­ye Efrén. www.ce­ro9.com

n

LA PIE­ZA DEL DÍA ¿Te va lo mid­cen­tury o mi­li­tas en di­se­ño in­dus­trial? Seas como seas, ama­rás nues­tra se­lec­ción dia­ria de ha­llaz­gos. AN­TI­GÜE­DA­DES Del 26 al 29 de mar­zo, la fe­ria Pad lle­ga a París. La ga­le­ría Por­tuon­do lle­va me­ses mi­man­do las pie­zas que pre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.