AR­TE

LA LUZ Y EL SO­NI­DO SON LAS PRIN­CI­PA­LES HE­RRA­MIEN­TAS DE TRA­BA­JO DE PA­BLO VAL­BUE­NA, UN EX AR­QUI­TEC­TO RE­CON­VER­TI­DO EN AR­TIS­TA QUE CREA ES­PA­CIOS CON­CEP­TUA­LES PA­RA IN­VI­TAR A LA RE­FLE­XIÓN. AU­DE­MARS PI­GUET LE HA PRE­MIA­DO EN LA ÚL­TI­MA EDI­CIÓN DE ARCO­MA­DRID .

AD (Spain) - - Abril - POR IT­ZIAR NA­RRO RE­TRA­TO BE­LÉN IMAZ

El ar­tis­ta Pa­blo Val­bue­na, el úl­ti­mo ga­na­dor del Pre­mio Au­de­mars Pi­guet de Arco­ma­drid , tra­ba­ja con el tiem­po, la luz y el es­pa­cio.

.

M i obra tra­ta so­bre la per­cep­ción y tie­ne que ver con la ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro so­lo en su di­men­sión más abs­trac­ta y men­tal. Uti­li­zo el es­pa­cio pa­ra cues­tio­nar có­mo nos re­la­cio­na­mos con la reali­dad, que tam­po­co sé si es ob­je­ti­va”. Ha­bla uno de los jó­ve­nes ar­tis­tas es­pa­ño­les más pro­me­te­do­res de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. Pa­blo Val­bue­na (Ma­drid, 1978) es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en la ETSAM , pe­ro pron­to se dio cuen­ta de que lo que le ape­te­cía ha­cer no en­ca­ja­ba en ese ám­bi­to, no era fun­cio­nal. “No sa­bía có­mo de­fi­nir­lo, así que me de­ci­dí por el ca­jón de sas­tre del ar­te, don­de po­día crear con más li­ber­tad”, cuen­ta. Em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar con la es­cul­tu­ra, con vo­lú­me­nes geo­mé­tri­cos te­ñi­dos de blan­co, pa­re­ci­dos a ma­que­tas dis­tor­sio­na­das, que lla­mó Aug­men­ted Scul­ptu­res , pe­ro rá­pi­da­men­te cam­bió de ter­cio. “Pre­fie­ro las in­ter­ven­cio­nes por­que los si­tios me dic­tan co­sas. Es el ti­po de crea­ción que bus­co, aun­que no sea el más de­man­da­do por el mer­ca­do ni el más fá­cil de ven­der”, di­ce. Tra­ba­ja con el tiem­po, la luz y el es­pa­cio en pro­yec­tos que son ca­si siem­pre si­te spe­ci­fic . “Son los tres ele­men­tos fun­da­men­ta­les, aun­que úl­ti­ma­men­te es­toy in­cor­po­ran­do tam­bién el so­ni­do. Más que de la luz, ha­blo de la ma­ne­ra en la que la vi­vi­mos. Igual me pa­sa con el tiem­po: lo que me in­tere­sa es có­mo lo ex­pe­ri­men­ta­mos. En reali­dad am­bas va­ria­bles son la mis­ma co­sa”. Pre­ci­sa­men­te, ha­blan­do de tiem­po, pa­ra la re­lo­je­ra Au­de­mars Pi­guet , que ca­da año pre­mia la crea­ción y pro­duc­ción de una obra ar­tís­ti­ca en Arco­ma­drid , creó Vein­ti­cin­co mil seis­cien­tos mi­llo­nes . Se tra­ta de un úni­co mo­de­lo de bal­do­sa en blan­co o ne­gro, con cua­tro po­si­cio­nes di­fe­ren­tes, que al ser or­ga­ni­za­da se­gún unas re­glas ma­te­má­ti­cas sim­ples da­ba lu­gar a múl­ti­ples com­bi­na­cio­nes cu­yas im­pre­sio­nes se iban col­gan­do en la pa­red. Así, du­ran­te los cin­co días de la fe­ria, se iba ge­ne­ran­do un nú­me­ro ca­si inago­ta­ble de com­bi­na­cio­nes. “El tí­tu­lo es pre­ci­sa­men­te el nú­me­ro de fi­gu­ras di­fe­ren­tes que pue­den com­po­ner­se. Me gus­ta la con­tra­po­si­ción en­tre al­go muy sen­ci­llo, un di­bu­jo re­pe­ti­do, con la com­ple­ji­dad que ge­ne­ra. Es in­tere­san­te que de al­go tan sim­ple sur­jan per­mu­ta­cio­nes prác­ti­ca­men­te in­fi­ni­tas. La obra iba cam­bian­do de­lan­te del pú­bli­co con el pa­so de las ho­ras, con­vir­tien­do al­go es­tá­ti­co en un pro­ce­so in­fi­ni­to”, ex­pli­ca. (con­ti­núa en la pág. 200)

In­ter­ven­ción Qua­dra­tu­re , en Ma­ta­de­ro y, de­ba­jo, Pa­ra-si­te (Mat­tress Fac­tory) , en Pit­ts­burgh. En la otra pá­gi­na: Pa­blo Val­bue­na con Vein­ti­cin­co mil seis­cien­tos mi­llo­nes , la obra con la que ha ga­na­do el III Pre­mio Au­de­mars Pi­guet. Iz­da. arri­ba, Aug­men­ted

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.