ICONO

CREA­DOR MUL­TI­DIS­CI­PLI­NAR, ISAAC DÍAZ PARDO SE PRO­PU­SO RE­CU­PE­RAR LA ME­MO­RIA DE GA­LI­CIA. SU ME­JOR HE­RRA­MIEN­TA FUE SAR­GA­DE­LOS Y BA­JO SU DI­REC­CIÓN DIO IDEN­TI­DAD A SUS ICÓ­NI­CAS POR­CE­LA­NAS.

AD (Spain) - - Abril - POR MA­RÍA DÍAZ DEL RÍO

Isaac Díaz Pardo re­cu­pe­ró, a tra­vés de la fir­ma Sar­ga­de­los ,la me­mo­ria de Ga­li­cia en unas ce­rá­mi­cas que son ob­je­tos de de­seo.

L a vi­da del pin­tor, di­se­ña­dor, ce­ra­mis­ta y em­pre­sa­rio Isaac Díaz Pardo (San­tia­go de Com­pos­te­la, 1920 - La Co­ru­ña, 2012) es el re­fle­jo de la his­to­ria re­cien­te de Es­pa­ña y, so­bre to­do, de Ga­li­cia. Fir­me de­fen­sor de su tie­rra, qui­so re­cu­pe­rar su me­mo­ria con un im­pul­so re­no­va­dor que en­fo­có en dis­tin­tos cam­pos. El ta­len­to ar­tís­ti­co es­ta­ba es­cri­to en su ADN – su pa­dre era ar­tis­ta y es­ce­nó­gra­fo– y él des­pun­tó pron­to en el di­se­ño de car­te­les po­lí­ti­cos. La Gue­rra Ci­vil se in­ter­pu­so en el ca­mino, su pro­ge­ni­tor fue re­pre­sa­lia­do y eje­cu­ta­do, e Isaac tu­vo que ocul­tar­se du­ran­te un tiem­po. Gra­cias a una be­ca de for­ma­ción de la Dipu­tación Pro­vin­cial de La Co­ru­ña via­jó a Ma­drid pa­ra es­tu­diar en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do. Em­pie­zó una ful­gu­ran­te ca­rre­ra co­mo pin­tor, pe­ro un en­car­go en con­flic­to con sus ideas po­lí­ti­cas, le hi­zo re­tor­nar a súa te­rra don­de pu­so en mar­cha un la­bo­ra­to­rio de ce­rá­mi­ca en el que ex­pe­ri­men­tó con ma­te­ria­les y for­mas has­ta con­se­guir unas per­so­na­les pie­zas ar­te­sa­nas. Fun­da la fá­bri­ca O Cas­tro y se ha­ce em­pre­sa­rio sin que­rer. Sin em­bar­go, eso no le hi­zo un se­den­ta­rio o un con­for­mis­ta. Sus in­quie­tu­des le lle­va­ron a via­jar a Ar­gen­ti­na en 1955, don­de to­mó con­tac­to con la in­te­lec­tua­li­dad exi­lia­da. De su re­en­cuen­tro con Luís Seoa­ne –a quien ha­bía

co­no­ci­do en el ta­ller de su pa­dre– sur­ge en 1968 La­bo­ra­to­rio de For­mas que, ins­pi­ra­do en las ex­pe­rien­cias de la Bauhaus , era una ins­ti­tu­ción sin fi­nes de lu­cro pa­ra re­cu­pe­rar la cul­tu­ra ga­lle­ga per­di­da. Una de las pri­me­ras ini­cia­ti­vas fue pro­se­guir la ac­ti­vi­dad in­dus­trial de Sar­ga­de­los, que ha­bía ce­rra­do en 1875. Y así, en la dé­ca­da de los 70, se inau­gu­ra la se­gun­da edad de oro de la lo­za que ha­bía crea­do An­to­nio Raimundo Ibá­ñez en 1806. Isaac se im­pli­có a fon­do. Vol­can­do su ex­pe­rien­cia de O Cas­tro , co­la­bo­ró con ar­tis­tas plás­ti­cos lo­ca­les y jun­tos bus­ca­ron una ico­no­gra­fía que die­ra fuer­za a las ce­rá­mi­cas: una ima­gi­ne­ría que be­bía de la his­to­ria de esas tie­rras pe­ro con una in­ter­pre­ta­ción mo­der­na. Pen­sa­ba que “to­do lo que hi­zo el hom­bre es cul­tu­ra”, y no des­pre­cia­ba na­da a la ho­ra de bus­car ins­pi­ra­ción. Tam­bién re­for­zó la iden­ti­dad pro­pia de la mar­ca con dos to­nos hoy mí­ti­cos: el azul co­bal­to y el ro­jo in­ten­so. In­ven­tó el di­se­ño Mon­fé­ri­co, abs­trac­to y geo­mé­tri­co, y Por­to­ma­rí­ni­co , con re­lie­ves y sin nin­gún co­lor. El gru­po, ba­jo su di­rec­ción, lle­gó a te­ner una trein­te­na de tien­das-ga­le­rías re­par­ti­das por Es­pa­ña, Opor­to, Milán y La Ha­ba­na, pe­ro di­fe­ren­cias con los ac­cio­nis­tas, le apar­ta­ron de sus fun­cio­nes en 2006. Hoy su fá­bri­ca de Cer­vo ha si­do de­cla­ra­da Bien de In­te­rés Cul­tu­ral con la ca­te­go­ría de mo­nu­men­to. En sus 40 años al fren­te de Sar­ga­de­los, Díaz Pardo in­su­fló nue­va vi­da a las ce­rá­mi­cas que, des­de Ga­li­cia, con­quis­ta­ron el mun­do. Sus pie­zas son ico­nos de me­sa.

n

Bo­ti­xo y, aba­jo, pla­to Mon­fé­ri­co , un clá­si­co de Sar­ga­de­los . Dcha., ca­fe­te­ra Vi­lar de Do­nas . Arri­ba, Isaac en 1959 en una fá­bri­ca en Ar­gen­ti­na fren­te a una vi­tri­na de por­ce­la­nas de O Cas­tro .

Pie­zas del mí­ti­co mo­de­lo Por­to­ma­rí­ni­co. Dcha., ja­rro­nes An­tro­po­mór­fi­cos , y, de­ba­jo, me­sa y si­llas de la se­rie del mis­mo nom­bre di­se­ña­das por Díaz Pardo. Arri­ba, lien­zo Adán y Eva (1966) tam­bién obra su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.