PAI­SA­JE IN­TE­RIOR

Tra­je­ron ár­bo­les de Flo­ren­cia pa­ra crear un jar­dín in­va­si­vo, in­te­gra­do en una ar­qui­tec­tu­ra lim­pia, pla­ga­da de mue­bles de au­tor y ar­te es­pa­ñol. Es la ‘vi­vien­da com­par­ti­da’ de la in­terio­ris­ta Mer­ce­des Isa­sa y su fa­mi­lia.

AD (Spain) - - Abril - ES­TI­LIS­MO NURIA ME­NO­YO TEX­TO IT­ZIAR NA­RRO FO­TOS RICARDO LA­BOU­GLE

Ar­qui­tec­tu­ra lim­pia con pie­zas de au­tor y un es­pec­ta­cu­lar jar­dín. Es la mo­ra­da de la in­terio­ris­ta Mer­ce­des Isa­sa.

“Me en­can­ta­ría sa­ber tra­ba­jar con co­lo­res fuer­tes, pe­ro

no en­ca­jan con mi ca­rác­ter. Me va lo so­se­ga­do, la ar­mo­nía, la na­tu­ra­le­za”.

MER­CE­DES ISA­SA

L e en­can­ta Frank Lloyd Wright, su Ca­sa de la Cas­ca­da , su ar­qui­tec­tu­ra ho­ri­zon­tal y lim­pia. Y al­go de eso hay en es­ta enor­me vi­vien­da uni­fa­mi­liar en el cen­tro de Ma­drid, que Mer­ce­des Isa­sa tar­dó cin­co años en trans­for­mar y po­ner a su gus­to. “Era una cons­truc­ción pro­te­gi­da, uno de los po­cos cha­lets con una par­ce­la gran­de en el cen­tro de la ca­pi­tal, así que no la pu­de to­car de­ma­sia­do. Con­ser­vé una par­te de la geo­me­tría, pe­ro am­plié es­pa­cios, aña­dien­do plan­tas a tra­vés de una es­ca­le­ra que di­se­ñé yo mis­ma y abrien­do vo­lú­me­nes”, ex­pli­ca. Y es que Isa­sa es, ade­más de la due­ña, la in­terio­ris­ta que en las úl­ti­mas dé­ca­das ha ves­ti­do gran par­te de las ofi­ci­nas del país, en­tre ellas las del edi­fi­cio In­dra . Le fas­ci­na la ar­qui­tec­tu­ra, la res­pe­ta y ad­mi­ra, y se sien­te un buen com­ple­men­to de ella. Lo que le po­ne en un pro­yec­to es el ca­pa­ra­zón, el en­va­se, la en­vol­tu­ra, dis­tri­buir, ilu­mi­nar. Aho­ra lo es­tá apli­can­do en ho­te­les en Ale­ma­nia, Ma­drid y San Sebastián, al­gu­nos pa­ra el gru­po NH , y en ofi­ci­nas de Glas­gow y Bar­ce­lo­na pa­ra Ca­ser , en­tre otros. Pe­ro pa­ra ha­cer su pro­pio ho­gar vol­vió a sus orí­ge­nes, al ám­bi­to do­més­ti­co. Su pri­mer tra­ba­jo fue en Ar­tes­pa­ña . “Me dio mu­cha agi­li­dad, mu­cho ofi­cio con la gen­te –ex­pli­ca–. Pe­ro aho­ra la de­co­ra­ción me re­sul­ta más aje­na. Sa­ber dón­de en­con­trar los ob­je­tos que me in­tere­san, los de­ta­lles, eso se pier­de en en­car­gos pú­bli­cos. Pa­ra ves­tir es­te es­pa­cio, fui a BSB , me lle­vé 40 al­fom­bras y las fui pro­ban­do en las ha­bi­ta­cio­nes. Lo mis­mo me pa­só con Vi­tra , don­de en­con­tré ma­ra­vi­llas. Yo no voy de com­pras, yo voy a com­prar”, re­ma­ta. Y el ojo no le fa­lla. Un so­fá y una lám­pa­ra de He­lla Jon­ge­rius, una me­sa de Prou­vé o va­rias si­llas de los Ea­mes dan fe. Ade­más, re­co­rre ca­da año el Sa­lo­ne del Mo­bi­le de Milán y no per­do­na la vi­si­ta a la Ga­lle­ria Ni­lu­far . Tam­bién le gus­ta el ar­te. En sus pa­re­des hay óleos de Jor­di Al­ca­raz, fo­tos de An­na Ma­la­gri­da y di­bu­jos de Chiha­ru Shio­ta. “Me en­can­ta­ría sa­ber tra­ba­jar con co­lo­res es­tri­den­tes, pe­ro no con­cuer­da con mi ca­rác­ter. Me va lo so­se­ga­do, la ar­mo­nía. Lo real­men­te im­por­tan­te era crear una ca­sa par­ti­ci­pa­da . No que­ría ce­rrar de­pen­den­cias, me ape­te­cía que mi dor­mi­to­rio es­tu­vie­se abier­to a mis hi­jos –con­fie­sa–. Me gus­ta so­bre to­do por la no­che por­que es­tá muy bien ilu­mi­na­da. La vi­vo y la dis­fru­to en­te­ra, aun­que to­da­vía que­dan ca­bles por ta­par y hue­cos por lle­nar”. Luis Va­lle­jo y su mu­jer Gua­ria le ayu­da­ron a re­ma­tar el sue­ño. Con­vir­tie­ron el ex­te­rior en un oa­sis lleno de ár­bo­les traí­dos de Flo­ren­cia. “Me pro­pu­sie­ron un jar­dín se­co, pe­ro yo que­ría mi tro­ci­to de na­tu­ra­le­za fu­sio­na­do con el en­torno”, re­ma­ta. Lloyd Wright de nue­vo.

n

EN LA GRAN EN­TRA­DA CON SUE­LO DE RE­SI­NA, PA­RE­DES LA­CA­DAS Y MU­RO DE PAN DE PLA­TA, BI­CI­CLE­TA DE SPE­CIA­LI­ZED Y OBRA DE JOR­DI AL­CA­RAZ. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL SA­LÓN, SO­FÁ POLDER DE HE­LLA JON­GE­RIUS CON MAN­TA DE MIS­SO­NI Y BU­TA­CA CI­TÉ DE PROU­VÉ, AM­BOS DE VI­TRA .

EN EL SA­LÓN, EN PRI­MER PLANO, ME­SA BRASILIA DE LOS HER­MA­NOS CAM­PA­NA PA­RA EDRA E IZ­DA., SO­FÁ PLA­CE DE JAS­PER MO­RRI­SON PA­RA VI­TRA CON CO­JI­NES DE RA­YAS DE IKEA . SI­LLAS DE B&B ITA­LIA Y, A SU IZ­DA., ME­SI­TA AU­XI­LIAR DI­SE­ÑO DE ISA­SA. AL FON­DO, APA­RA­DOR DE ACERB

EN LA CO­CI­NA, ME­SA DI­SE­ÑO DE ISA­SA, SI­LLAS STEELWOOD DE LOS BOU­ROU­LLEC PA­RA MA­GIS , SO­FÁ CON TE­LA DE DE­SIG­NERS GUILD Y, AL FON­DO, LÁM­PA­RA DE DE PA­DO­VA .EN LA OTRA PÁ­GI­NA: LA CO­CI­NA ES­TÁ EX­CA­VA­DA EN LA PLAN­TA BA­JA DE LA VI­VIEN­DA. SE AC­CE­DE A ELLA A TRA­VÉS

Me­sa y si­llas de al­mo­ne­da ro­dea­das de ar­ces y nís­pe­ros. el jar­dín, fue idea del pai­sa­jis­ta luis va­lle­jo y su mu­jer, gua­ria. en la otra pá­gi­na: en el des­pa­cho de mer­ce­des, bu­ta­ca the wor­ker de He­lla jon­ge­rius, so­fá com­pact de los ea­mes y apa­ra­dor kast 1 de

EN EL DOR­MI­TO­RIO, CA­BE­CE­RO Y ME­SI­LLA DE LA IN­TERIO­RIS­TA FA­BRI­CA­DOS POR LA NA­VA­RRA . EN LA PA­RED, PE­QUE­ÑO ÓLEO DE JOR­DI AL­CA­RAZ, FAL­SO MA­TIS­SE Y APLI­QUE TO­LOMEO . CO­MO COL­CHA, AL­FOM­BRA MA­RRO­QUÍ, EN ZIE­GLER . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: BA­ÑO DE UNO DE LOS HI­JOS CON

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.