PU­RO CON­CEP­TO

El di­se­ña­dor Mi­chael Anas­tas­sia­des vi­ve y tra­ba­ja en el South­bank lon­di­nen­se fiel a sus prin­ci­pios es­té­ti­cos. Con­ten­ción, poé­ti­ca aus­te­ri­dad y un ‘me­jor que fal­te que no que so­bre’ de­fi­nen su ca­sa y su obra.

AD (Spain) - - Abril - REA­LI­ZA­CIÓN ISA­BEL MAR­GA­LE­JO FO­TOS PA­BLO ZA­MO­RA

Mi­chael Anas­tas­sia­des prac­ti­ca en su ca­sa lon­di­nen­se la mis­ma fi­lo­so­fía de con­ten­ción que en sus di­se­ños.

La ca­sa de Mi­chael Anas­tas­sia­des es co­mo un hai­ku . Una obra poé­ti­ca de una be­lla sim­pli­ci­dad que sin em­bar­go es­con­de con­cep­tos com­pli­ca­dos e ideas con­tra­pues­tas. El di­se­ña­dor chi­prio­ta do­mi­na el ar­te del mi­ni­ma­lis­mo lí­ri­co, de ex­pre­sar mu­cho con po­co, ya se tra­te de una lám­pa­ra, un ja­rrón, una co­pa o, co­mo es el ca­so, to­do un edi­fi­cio, don­de vi­ve y tra­ba­ja en Lon­dres. “Re­fle­ja mi fi­lo­so­fía. Qui­se crear el con­tex­to per­fec­to pa­ra mi obra, que com­ple­ta­se la his­to­ria de mis ob­je­tos, un lu­gar don­de se pu­die­ran apre­ciar”, ex­pli­ca. La com­pró ha­ce 17 años, cuan­do el South­bank era una zo­na de­pri­mi­da y de la Ta­te Mo­dern so­lo exis­tían los ci­mien­tos. “A Wa­ter­loo lo lla­ma­ban la ciu­dad del car­tón por la can­ti­dad de ho­me­less que ha­bía. Yo bus­ca­ba un pe­que­ño in­mue­ble in­de­pen­dien­te que pu­die­se pa­gar y que tu­vie­ra mu­chas po­si­bi­li­da­des, que fue­ra co­mo un lien­zo en blan­co. Lo de­mo­lí to­do ex­cep­to las fa­cha­das, ex­ca­va­mos el só­tano, ti­ra­mos el te­ja­do... No te­nía di­ne­ro y me me­tí en ello sin te­ner ni idea de lo que im­pli­ca­ba”, con­ti­núa. Afor­tu­na­da­men­te, su ami­go el ar­qui­tec­to Wim De Mul le ayu­dó con el grue­so de la obra. Se mu­dó to­da­vía es­tan­do en cons­truc­ción, so­lo con ca­le­fac­ción y agua ca­lien­te. Ni sue­los, ni ba­ran­di­llas, ni co­ci­na, ni la­va­bos. “Por muy fa­bu­lo­sa que pa­rez­ca aho­ra, te­nía que la­var los pla­tos en la ba­ñe­ra”, di­ce con iro­nía. En­ton­ces Anas­tas­sia­des era to­da­vía un jo­ven tra­tan­do de ha­cer­se un hue­co en el mun­do del di­se­ño. Tras es­tu­diar in­ge­nie­ría, ha­bía cur­sa­do un más­ter en el Ro­yal Co­lle­ge of Arts y lla­ma­ba a to­das las puer­tas con sus di­se­ños mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo free­lan­ce . “Mi lí­nea de tra­ba­jo ya era pe­cu­liar y no muy adap­ta­ble. To­do el mun­do me acon­se­ja­ba que me lo mon­ta­ra por mi cuen­ta”. Tras vein­te años sin gran­des re­sul­ta­dos, de­ci­dió en 2007 mon­tar to­da una co­lec­ción, pro­du­cir­la él mis­mo y pre­sen­tar­la du­ran­te el Lon­don De­sign Fes­ti­val. El éxi­to fue in­me­dia­to, y Mi­chael pa­só del ano­ni­ma­to a ju­gar en pri­me­ra lí­nea

“MI CA­SA RE­FLE­JA MI FI­LO­SO­FÍA . QUI­SE CREAR EL CON­TEX­TO

PER­FEC­TO QUE COM­PLE­TA­SE LA HIS­TO­RIA DE MIS DI­SE­ÑOS. UN LU­GAR DON­DE SE PU­DIE­RAN APRE­CIAR”.

MI­CHAEL ANAS­TAS­SIA­DES

con su tra­ba­jo en ga­le­rías co­mo Ni­lu­far de Milán, Moss de Los Án­ge­les o The Apart­ment de Co­pen­ha­gue, y ser ten­ta­do pa­ra fa­bri­car sus pie­zas por mu­chas de aque­llas com­pa­ñías que an­tes le re­cha­za­ron. So­lo le ha di­cho sí a la ita­lia­na Flos , que edi­ta una co­lec­ción de lám­pa­ras, su gran es­pe­cia­li­dad. Al­gu­nas de ellas sur­gie­ron en­ton­ces. “Mu­chos de mis di­se­ños han ido en pa­ra­le­lo, fue­ron crea­dos pa­ra es­ta ca­sa por­que no en­con­tra­ba en el mer­ca­do co­sas que me gus­ta­ran, es­pe­cial­men­te lu­ces”. To­dos ellos son una fa­mi­lia bien ave­ni­da con una se­rie de ras­gos co­mu­nes: con­ten­ción, sen­ci­llez, equi­li­brio. Anas­tas­sia­des re­fle­xio­na mu­cho an­tes de crear y no se pro­di­ga. “Al di­se­ñar hay que ha­cer­se siem­pre las pre­gun­tas co­rrec­tas. La fun­da­men­tal es: ¿Tie­ne sen­ti­do?”. En sus do­mi­nios ha apli­ca­do el mis­mo ba­re­mo. Po­see po­cas co­sas pe­ro lle­nas de sig­ni­fi­ca­do, ca­si to­das de crea­ción pro­pia y con mu­cha per­so­na­li­dad. Sin em­bar­go, pa­ra él lo que de­fi­ne el ca­rác­ter de es­te es­pa­cio, más que el va­cío es­té­ti­co, es el sue­lo. “Du­ran­te la re­for­ma, pa­sean­do, un obre­ro me ofre­ció el par­quet que es­ta­ban ti­ran­do del County Hall . Com­pré 200 m y ese mis­mo día me lo de­ja­ron en

2 enor­mes bol­sas de ba­su­ra. Era una cao­ba alu­ci­nan­te pe­ro su­cia, lle­na de gra­pas y agu­je­ros. La cor­té por­que no me gus­ta­ba el des­pie­ce y con ayu­da de un chi­co la lim­pié y la fui pe­gan­do”, re­me­mo­ra. La co­ci­na se la di­se­ñó tam­bién De Mul en el mis­mo ma­te­rial. “Vino con ella en un ca­mión des­de Am­be­res y pa­sa­mos un par de se­ma­nas mon­tán­do­la. Sa­bía que no que­ría na­da a la vis­ta. El plan era pin­tar­la de blan­co y po­ner una en­ci­me­ra de már­mol, pe­ro de­ci­dí de­jar­la así y ser más con­cep­tual”. Co­mo su ca­rre­ra, la pro­gre­sión de su ho­gar ha si­do len­ta pe­ro im­pa­ra­ble. De dos plan­tas pa­só a te­ner cua­tro. Aba­jo es­tá el es­tu­dio y el show­room . En la pri­me­ra: el sa­lón, co­ci­na y des­pa­cho. Ha­ce unos años le­van­tó el ter­cer pi­so, el de su dor­mi­to­rio, y ha­ce so­lo dos que re­ma­tó con un cuar­to don­de es­tá una sa­li­ta de es­tar. To­das, ex­cep­to la ofi­ci­na, lu­cen igual­men­te so­se­ga­das, des­po­ja­das. No es un tru­co de es­ti­lis­mo. En el ca­so de Anas­tas­sia­des es su pu­ra reali­dad. “Ba­jo mi pun­to de vis­ta es­tán lle­nas, lle­nas de co­sas. He vi­vi­do con un ter­cio de lo que hay aho­ra –ase­gu­ra con sin­ce­ri­dad–. To­do de­be te­ner sen­ti­do y no lo tie­ne po­seer al­go pa­ra lo que no en­cuen­tres un si­tio”. Un buen con­cep­to, tan­to de vi­da co­mo de di­se­ño.

n

ANAS­TAS­SIA­DES ES UN RE­DUC­CIO­NIS­TA RA­DI­CAL

QUE VI­VE EN UN VA­CÍO BUS­CA­DO Y RA­CIO­NAL . CREE QUE TO­DOS LOS

OB­JE­TOS DE­BEN TE­NER SEN­TI­DO Y UN LU­GAR.

EN EL SA­LÓN, SO­FÁ DE ES­TI­LO VIC­TO­RIANO DE GEOR­GE SMITH , LA MAR­CA TRA­DI­CIO­NAL IN­GLE­SA. EN­CI­MA, COP­PER MI­RROR 1 OBRA DE MI­CHAEL ANAS­TAS­SIA­DES. EN EL SUE­LO, ME­SI­TA IN­DIA RE­GA­LO DE SU AMI­GO BIJOY SAIN DE STU­DIO MUM­BAI Y PIE­DRAS SHI­VA LIN­GAM TAM­BIÉN DE LA IND

EN EL DES­PA­CHO ABIER­TO AL SA­LÓN, ME­SA FACETED DE NO­GAL AME­RI­CANO Y, EN EL SUE­LO, TA­BU­RE­TES DE ME­DI­TA­CIÓN DE MÁR­MOL NE­GRO, BO­LA DE LA­TÓN Y LÁM­PA­RA ONYX , TO­DO DI­SE­ÑO DE ANAS­TAS­SIA­DES. SI­LLAS VIN­TA­GE DE MIES VAN DER ROHE RETAPIZADAS CON CUE­RO DE ROLLS ROY­CE

LA CO­CI­NA SON DOS GRAN­DES CUER­POS DE AR­MA­RIO DI­SE­ÑA­DOS Y CONS­TRUI­DOS POR WIM DE MUL, UN AMI­GO AR­QUI­TEC­TO DE MI­CHAEL. AL FON­DO, EN EL DES­PA­CHO, SI­LLA DE MA­DE­RA Y ES­PE­JO, UNA PIE­ZA ÚNI­CA PRO­DU­CI­DA PA­RA UNA EX­PO­SI­CIÓN EN LA TIEN­DA CO­LET­TE DE PA­RÍS EN 2011. E

EN LA SA­LA DE ES­TAR DEL CUAR­TO PI­SO, SO­FÁ AD­DI­TION DE KAA­RE KLINT Y LÁM­PA­RA DE LA SE­RIE IC DE MI­CHAEL ANAS­TAS­SIA­DES PA­RA FLOS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL MIS­MO ES­PA­CIO, TUM­BO­NA DE STU­DIO MUM­BAI Y LÁM­PA­RA LIT LI­NES DE ANAS­TAS­SIA­DES. EN EL SUE­LO, SU­PER LAMP D

EL DOR­MI­TO­RIO OCU­PA JUN­TO CON UN BA­ÑO TO­DA LA TER­CE­RA PLAN­TA, QUE FUE LE­VAN­TA­DA HA­CE SEIS AÑOS. LÁM­PA­RA DE LA SE­RIE IC DE ANAS­TAS­SIA­DES PA­RA FLOS Y, JUN­TO A LAS ES­CA­LE­RAS QUE SUBEN A LA SA­LA DE ES­TAR, RE­TRA­TO DEL DI­SE­ÑA­DOR HE­CHO POR UNA DE SUS ES­TU­DIAN­TES

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.