Sud­jic EL SA­BIO

DEYAN SUD­JIC DI­RI­GE EL DE­SIGN MU­SEUM DE LON­DRES, PE­RO AN­TES FUE PE­RIO­DIS­TA, EDI­TOR, CRÍ­TI­CO Y PRO­FE­SOR. SU NUE­VO LI­BRO, BDE BAUHAUS , HA­BLA DE DI­SE­ÑO Y AR­QUI­TEC­TU­RA.

AD (Spain) - - Buscador - POR IT­ZIAR NA­RRO RE­TRA­TO AL­BER­TO HERAS

.

E l ac­tual di­rec­tor del De­sign Mu­seum de Lon­dres pre­sen­ta li­bro. No es la pri­me­ra vez. Deyan Sud­jic (1952), in­glés de pa­dres yu­gos­la­vos, ha pu­bli­ca­do, y con éxi­to, unos cuan­tos. En reali­dad él es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro pre­fi­rió no ha­cer­le eso a la pro­fe­sión, con­fie­sa, y de­di­car­se a la teo­ría. “Sen­tí que mi de­ber con el mun­do era no cons­truir na­da. No te­nía ni la maes­tría ni la pa­cien­cia ne­ce­sa­rias”, iro­ni­za. En lu­gar de eso, fue crí­ti­co de la ma­te­ria en The Ob­ser­ver , fun­dó la re­vis­ta Blue­print en los 80, di­ri­gió Do­mus , en­se­ñó en la Kings­ton Uni­ver­sity y es­tu­vo al fren­te de la Bie­nal de Ve­ne­cia en 2002. “El pe­rio­dis­mo te per­mi­te pre­gun­tar­lo to­do y te lle­va a lu­ga­res in­tere­san­tes. Lo de­jé en el mo­men­to jus­to, eso sí, por­que es­ta pro­fe­sión te aís­la, te en­cie­rras en una bur­bu­ja de adu­la­ción —cuen­ta—. Ser di­rec­tor de un mu­seo es me­nos ego­cén­tri­co, tra­ba­jas con más gen­te, com­par­tes ideas, sir­ves a tus vi­si­tan­tes y de­bes pen­sar en el fu­tu­ro”. Con esos mim­bres se atre­vió a es­cri­bir La ar­qui­tec­tu­ra del po­der y tam­bién La ca­sa del si­glo XXI , y aho­ra se lan­za con al­go más per­so­nal. B de Bauhaus (edi­to­rial Tur­ner ) es un en­sa­yo so­bre di­se­ño y ar­te pla­ga­do de gui­ños vi­ta­les. “Que­ría ha­cer un dic­cio­na­rio de ver­dad, pe­ro mi edi­tor me re­cor­dó que con al­go lla­ma­do Wi­ki­pe­dia no te­nía mu­cho sen­ti­do, así que lo con­ver­tí en una his­to­ria más ín­ti­ma. Es­cri­bo so­bre lu­ga­res don­de he es­ta­do y gen­te a la que he >

co­no­ci­do”, ex­pli­ca. Y eso, en su ca­so, es mu­cho. Deyan es un eru­di­to, un hom­bre del si­glo XX que so­lo ha­bla de lo que sa­be y co­lec­cio­na si­llas en la in­ti­mi­dad. “Acu­mu­lar ob­je­tos es co­mo in­ten­tar con­tro­lar un mun­do caó­ti­co —se ríe—. Pe­ro al­ma­ce­nar­las es, ade­más, al­go ver­gon­zo­so en mi sec­tor, de­ma­sia­do ob­vio, muy de los 90, aun­que es la pie­za que me­nos se de­va­lúa. Un or­de­na­dor es­tá ob­so­le­to en dos años”, di­ce con hu­mor. Es­ta ma­ña­na con­ge­la­da en Ma­drid nos ha­bla de su li­bro y de su vi­da a par­tes igua­les. “Aho­ra el de­sign es so­bre co­sas no fí­si­cas, so­bre lo que pa­sa en una pan­ta­lla o de­trás de una de ellas”, re­la­ta, qui­zás re­cor­dan­do los vie­jos bue­nos tiem­pos en los que vi­si­ta­ba a Et­to­re Sot­tsass en su es­tu­dio de Milán. Co­ti­llea so­bre la Bauhaus : “No era una es­cue­la, sino mu­chos egos lu­chan­do en­tre sí. Se odia­ban, se em­bo­rra­cha­ban y se acos­ta­ban con las mu­je­res de los otros, pe­ro te­nían una bue­na pro­pa­gan­da —ase­gu­ra—. Fui a ver su edi­fi­cio de Des­sau y si­gue sien­do fas­ci­nan­te”. No cree en el efec­to Gug­gen­heim , que él lla­ma ur­ba­nis­mo zom­bi, ba­sa­do en cons­truir sin ton ni son, pa­ra atraer con­su­mi­do­res. Cam­bio de te­ma. Ha­bla de las iden­ti­da­des múl­ti­ples co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca de la cul­tu­ra que vie­ne ba­sán­do­se en la his­to­ria de su pa­dre, (con­ti­núa en la pág. 200)

Ee­ro Saa­ri­nen Womb Chair de que pa­ra Knoll . “Con­fie­so di­ce Deyan. co­lec­ciono si­llas”, de su li­bro B A la iz­da., por­ta­da Tur­ner ). de Bauhaus (edi­to­rial

SEYAN SUD­JIC

Deyan Sud­jic en Ma­drid sen­ta­do en el ta­bu­re­te Roc­ket de Vi­tra . A dcha. y de­ba­jo, la ca­sa ACME en Maui y la lám­pa­ra Tahiti, am­bas de su ami­go Et­to­re Sot­tsass.

La Farns­worth Hou­se en Illi­nois, una de sus cons­truc­cio­nes pre­fe­ri­das y arri­ba, la to­rre Ma­re Nos­trum de su ami­go En­ric Mi­ra­lles en Bar­ce­lo­na y la chai­se lon­gue de Le Cor­bu­sier, Jean­ne­ret y Pe­rriand.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.