Las co­sas de PA­LA­CIO

Fue su es­tu­dio y aho­ra es su ca­sa. El di­se­ña­dor Mi­guel Pa­la­cio ha­bi­ta en un pi­so se­ño­rial y afran­ce­sa­do del ba­rrio ma­dri­le­ño de Cham­be­rí. Unos es­pa­cios im­pac­tan­tes que ha ves­ti­do de for­ma se­re­na con al­gu­nas con­ce­sio­nes a la ex­cen­tri­ci­dad.

AD (Spain) - - Casas - REA­LI­ZA­CIÓN ISA­BEL MAR­GA­LE­JO FO­TOS MA­NO­LO YLLE­RA

LOS MUE­BLES van y vie­nen, PO­COS PER­MA­NE­CEN.

Pa­la­cio so­brio

ES DES­APE­GA­DO, Y PRAC­TI­CA

suer­te

UNA DE as­ce­tis­mo ilus­tra­do.

P are­ce clá­si­co, pe­ro so­lo lo pa­re­ce, por­que el pi­so se­ño­rial y afran­ce­sa­do del ba­rrio de Cham­be­rí don­de vi­ve el di­se­ña­dor de mo­da Mi­guel Pa­la­cio no tie­ne na­da de con­ven­cio­nal ni de es­tá­ti­co o pre­vi­si­ble. Su par­quet en pun­ta de Hun­gría, sus mol­du­ras de es­ca­yo­la y sus bal­do­sas hi­draú­li­cas son lo úni­co que per­ma­ne­ce. El res­to, sean ta­bi­ques, usos o mo­bi­lia­rio, cam­bia o se trans­for­ma de tan­to en tan­to de­pen­dien­do del ca­pri­cho o las ne­ce­si­da­des de su due­ño. Des­de ha­ce 10 años al­ber­ga­ba el show­room de la mar­ca que lle­va su nom­bre, y ha­ce po­co de­ci­dió con­ver­tir­lo en su ho­gar. “De to­das las ca­sas en las que he vi­vi­do es con la que más me iden­ti­fi­co. Ca­da día me en­cuen­tro me­jor en ella. Es­tá he­cha exac­ta­men­te a la me­di­da de mis ne­ce­si­da­des, no ser­vi­ría pa­ra una fa­mi­lia. Es pa­ra mi dis­fru­te”, ex­pli­ca. En­ton­ces, Mi­guel ya se per­mi­tió el lu­jo de re­par­tir sus 250 m en po­cos pe­ro enor­mes es­pa­cios y eli­mi­nar ca­si

2 to­dos los pa­si­llos con ayu­da del in­terio­ris­ta Jor­ge Va­re­la. Al mu­dar­se a ella, al­gu­nos de ellos han cam­bia­do de fun­ción. De­ja­ron una gi­gan­tes­ca en­tra­da: “An­tes aquí ha­bía un pe­que­ño hall , un co­me­dor in­te­rior y un co­rre­dor”. A su de­re­cha se ac­ce­de a un gran sa­lón ex­te­rior con otros dos en sui­te que per­ma­cen in­tac­tos. “De­ci­dí res­pe­tar la dis­tri­bu­ción de la par­te de­lan­te­ra, la noble, aun­que tu­vie­ra dos ha­bi­ta­cio­nes cie­gas. Me en­ca­ja­ba y no que­ría to­car los sue­los”, apos­ti­lla. Es­tas es­tan­cias don­de se ex­hi­bían sus co­lec­cio­nes aho­ra ejer­cen de sa­la de es­tar, de dor­mi­to­rio y sa­la de lec­tu­ra. En la zo­na que mi­ra al pa­tio in­te­rior tam­bién de­rri­bó en su día to­dos los ta­bi­ques que se le pu­sie­ron por de­lan­te pa­ra mon­tar el ta­ller. Así lo ates­ti­gua un ra­dia­dor so­li­ta­rio que se al­za co­mo una es­cul­tu­ra en el cen­tro. Aquí es­tá la enor­me co­ci­na, de unos 40 m , con

2 su zo­na de tra­ba­jo bien aco­ta­da por el sue­lo de re­si­na blan­ca. En es­ta ha­bi­ta­ción hí­bri­da, rei­na una enor­me en­ci­me­ra-me­sa de di­se­ño pro­pio, con so­bre de már­mol y pa­tas de me­sa de bi­llar. Co­mo si de una ga­le­ría se tra­ta­ra, a lo lar­go de to­das las pa­re­des cuel­gan fo­to­gra­fías de gran­des di­men­sio­nes de la ar­tis­ta Isa­bel Mu­ñoz. “Es una bue­na ami­ga, y me de­ja sus obras pa­ra que las dis­fru­te, pe­ro cual­quier per­so­na que se in­tere­se por ellas pue­de com­prar­las y lle­vár­se­las”. En to­do el pi­so so­lo hay un ba­ño, pe­ro tam­bién de muy ge­ne­ro­sas pro­por­cio­nes. “Que era la co­ci­na, por eso es­tá allí la puer­ta de ser­vi­cio. Los fo­go­nes es­ta­ban don­de el la­va­bo, que es el an­ti­guo fre­ga­de­ro”, ex­pli­ca Mi­guel, a quien no le dan pe­re­za los cam­bios. Tam­bién jun­to con Va­re­la, com­ple­tó la pe­que­ña re­vo­lu­ción an­ti­bur­gue­sa mo­der­ni­zan­do las es­ca­yo­las al so­bre­po­ner­les un se­gun­do fal­so te­cho con aber­tu­ras elíp­ti­cas que se ilu­mi­nan con lu­ces fluorescentes. En cuan­to a los mue­bles, van y vie­nen, y so­lo unos po­cos se que­dan de­fi­ni­ti­va­men­te. Pa­la­cio le tie­ne po­co ape­go a las co­sas. Se ha cam­bia­do va­rias ve­ces de ca­sa, ha vi­vi­do en San Sebastián, Pa­rís, Ma­drid. Y, co­mo buen di­se­ña­dor, re­nue­va el ves­ti­do de su há­bi­tat si­guien­do el rit­mo de las co­lec­cio­nes de su mar­ca. Sus an­ti­cua­rios de ca­be­ce­ra son L.A. Stu­dio , a cu­yo due­ño Car­los Ló­pez co­no­ce des­de ha­ce mu­chos años, y Pi­ra­ne­si , ve­cino del ba­rrio, don­de Mi­guel en­tró por ca­sua­li­dad ha­ce po­cos me­ses y de cu­yo pro­pie­ta­rio, Ra­fael Pe­ña, ha ter­mi­na­do sien­do ami­go y so­cio. Tie­nen en­tre ma­nos un pro­yec­to pa­ra lan­zar una lí­nea de de­co­ra­ción con el nom­bre de Ca­sa Pa­la­cio don­de quie­ren mez­clar an­ti­güe­da­des con mue­bles de di­se­ño pro­pio. Con la con­fian­za que da la amis­tad, los dos le pres­tan pie­zas pa­ra que prue­be y se con­ven­za o pa­ra atre­zar los sa­lo­nes pa­ra las pre­sen­ta­cio­nes que ha­ce pa­ra sus clien­tas. En la ac­tua­li­dad, so­fás ches­ter pro­ce­den­tes de un club in­glés, ta­llas fran­ce­sas, ra­re­zas ita­lia­nas y ob­je­tos bi­za­rros lu­cen bien con­jun­ta­dos, con un re­sul­ta­do plá­ci­do y desaho­ga­do, una suer­te de as­ce­tis­mo mas­cu­li­ni­zan­te e ilus­tra­do. Es­ta es aho­ra la ten­den­cia, la pró­xi­ma tem­po­ra­da oto­ño-in­vierno al­gu­nas pie­zas cam­bia­rán, pe­ro el es­ti­lo per­ma­ne­ce­rá.

n

EN EL DOR­MI­TO­RIO, EN­CI­MA DE LA CA­MA CON MAN­TA DE HER­MÈS , TE­LA PIN­TA­DA DE CAMILO VI­LLE­GAS. ÁN­GEL DE MA­DE­RA DO­RA­DA PRO­CE­DEN­TE DE UN DO­SEL FRAN­CÉS DEL XVIII Y AL­FOM­BRAS BE­RE­BE­RES, EN PI­RA­NE­SI . ME­SI­TAS DE MÁR­MOL Y LA­TÓN, EN EL8 , CON LÁM­PA­RAS FRAN­CE­SAS DE L

LA ENOR­ME CO­CI­NA DE UNOS 40 M OCU­PA EL ES­PA­CIO 2 DON­DE ES­TU­VO EL TA­LLER DE COS­TU­RA. LA EN­CI­ME­RA, DE TRES ME­TROS DE LAR­GO CON PA­TAS DE ME­SA DE BI­LLAR Y SO­BRE DE MÁR­MOL MA­CAEL, ES UN DI­SE­ÑO DE MI­GUEL Y RA­FAEL PE­ÑA DE PI­RA­NE­SI. LO­ROS DE POR­CE­LA­NA Y APLI­QUES

EL BA­ÑO OCU­PA EL LU­GAR DON­DE AN­TES ES­TU­VO LA CO­CI­NA Y POR ESO EN ÉL ES­TÁ LA PUER­TA DE SER­VI­CIO. LOS AZU­LE­JOS, LA CAR­PIN­TE­RÍA Y EL FRE­GA­DE­RO DE MÁR­MOL, AHO­RA USA­DO CO­MO LA­VA­BO, SON LOS ORI­GI­NA­LES DE LA CA­SA. BA­ÑE­RA AN­TI­GUA RES­TAU­RA­DA, ES­PE­JO DI­SE­ÑO DE MIGU

EN LA EN­TRA­DA DE LA CA­SA, SO­FÁ DE TER­CIO­PE­LO DE PIE­RRE CAR­DIN DE LOS AÑOS 60 Y LÁM­PA­RAS FRAN­CE­SAS DE LOS 60 DE ENEA Y LA­TÓN, EN L.A. STU­DIO . AL FON­DO, ÓLEO CONS­TRUC­TI­VIS­TA RU­SO DE ACA­DE­MIA DE PRIN­CI­PIOS DEL XX, EN PI­RA­NE­SI . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: MI­GUEL PAL

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.