LIEN­ZO EN BLAN­CO

es­ce­na­rio En es­te GRAN los mue­bles IN­DUS­TRIAL, fo­to­gra­fía FIFTIESYMUCHA CÁ­LI­DO. pun­to el po­nen

AD (Spain) - - Casas - REA­LI­ZA­CIÓN MARC HEL­DENS FO­TOS VER­NE

Una

PA­RE­JA ha de trans­for­ma­do eje­cu­ti­vos el

TA­LLER de un PIN­TOR en un

dú­plex lim­pio, ní­veo y MO­DERNO.

“Fue un FLE­CHA­ZO . Era es­pa­cio­sa

Qui­si­mos crear una AT­MÓS­FE­RA

y te­nía las pro­por­cio­nes PER­FEC­TAS. blan­ca y muy SEN­CI­LLA”. HANS DIETVORST

Se UNI­FI­CA­RON los es­pa­cios pa­ra con­se­guir la GRAN­DE­ZA y

AM­PLI­TUD que tie­ne aho­ra.

Fo­to­gra­fías PRO­PIAS o re­pro­du­ci­das de LI­BROS mar­can el rit­mo es­té­ti­co de la

VI­VIEN­DA .

El ba­rrio de los mu­seos es uno de los más desea­dos de Áms­ter­dam, con sus lar­gas ca­lles y su en­can­to his­tó­ri­co al sur de Von­del­park , el Cen­tral Park de la ciu­dad. En es­te ar­tís­ti­co en­cla­ve se si­tua un edi­fi­cio de 1900, de la­dri­llo ama­ri­llo y tres plan­tas, en la úl­ti­ma de las cua­les vi­ven Hans Dietvorst y Jo­chen Run­kel, que trans­for­ma­ron el caó­ti­co y ati­bo­rra­do ta­ller-apar­ta­men­to de un ar­tis­ta, en otro mo­derno, so­brio y ele­gan­te. Su pa­sión por la ar­qui­tec­tu­ra y la de­co­ra­ción es con­se­cuen­cia di­rec­ta de las pro­fe­sio­nes de am­bos: Hans es vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo in­ter­na­cio­nal de la di­vi­sión de hom­bre y de sas­tre­ría de Tommy Hil­fi­ger y Jo­chen, vi­ce­pre­si­den­te de re­tail pa­ra Eu­ro­pa de Cal­vin Klein . El es­pa­cio, la luz y las vis­tas fue­ron esen­cia­les a la ho­ra de eje­cu­tar la re­for­ma de sus 250m . “Fue un fle­cha­zo.

2 El apar­ta­men­to te­nía las pro­por­cio­nes per­fec­tas que sir­vie­ron de re­fe­ren­cia pa­ra crear la at­mós­fe­ra fi­nal: blan­ca, mo­der­na y vin­ta­ge –cuen­ta Dietvorst–. El día des­pués de esa vi­si­ta hi­ce los pri­me­ros bo­ce­tos du­ran­te un vue­lo a la In­dia. Des­pués con­tac­ta­mos con el ar­qui­tec­to de in­te­rio­res Ruud van Oos­ter­hout pa­ra que el di­se­ño fi­nal re­co­gie­ra to­dos nues­tros de­seos”. El in­terio­ris­ta ho­lan­dés, que rá­pi­da­men­te sin­to­ni­zó con la pa­re­ja, se ocu­pó tan­to de la re­for­ma co­mo de la res­tau­ra­ción. “Los pe­que­ños cris­ta­les de las ven­ta­nas fron­ta­les en­fa­ti­zan el ca­rác­ter in­dus­trial ori­gi­nal del edi­fi­cio de prin­ci­pios del XX. Se no­ta que tu­vo otros usos an­tes de ser vi­vien­da y que­ría­mos man­te­ner esa esen­cia”, con­ti­núa Hans. Y es que en más de un si­glo ha te­ni­do mu­chas vi­das: ta­ller de cos­tu­ra, es­cue­la de ma­tro­nas y es­tu­dio de pin­tu­ra. És­te era su uso cuan­do los due­ños lo vie­ron por pri­me­ra vez. “Es­ta­ba di­vi­di­do en va­rios es­pa­cios se­pa­ra­dos que anu­la­ban la gran­de­za y am­pli­tud del apar­ta­men­to”, apun­ta Dietvorst. Los uni­fi­ca­ron pa­ra ha­cer una zo­na co­mún com­ple­ta­men­te abier­ta. La im­po­lu­ta es­ca­le­ra que lle­va a la plan­ta su­pe­rior le da em­pa­que al hall de en­tra­da y es uno de los in­gre­dien­tes que tie­nen más pe­so en la re­for­ma jun­to con la de­co­ra­ción ba­sa­da en di­se­ños icó­ni­cos y so­brias fo­to­gra­fías. El equi­li­brio y la sen­sa­ción de tran­qui­li­dad eran re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra los due­ños que, de­bi­do a su fre­né­ti­ca agen­da con fre­cuen­tes via­jes por to­do el mun­do, ne­ce­si­ta­ban plas­mar la sen­sa­ción de “lle­gar a ca­sa”. Es­ta at­mós­fe­ra lim­pia ha si­do lo­gra­da en par­te a un de­li­ca­do tra­ba­jo de car­pin­te­ría a me­di­da en los ar­ma­rios, en la es­tan­te­ría del sa­lón o la puer­ta co­rre­de­ra del dor­mi­to­rio he­cha en pa­li­san­dro. Una in­ter­ven­ción no­ve­do­sa fue la que se hi­zo en los te­chos, que cam­bian de al­tu­ra pa­ra mar­car las di­fe­ren­tes áreas, co­mo en la zo­na de la li­bre­ría, ge­ne­ran­do una sen­sa­ción de in­ti­mi­dad. En con­tras­te con el blan­co in­ma­cu­la­do de pa­re­des y te­chos, los sue­los se han re­ves­ti­do con ma­te­ria­les os­cu­ros, co­mo la cuar­ci­ta gris de Bra­sil con efec­to de hor­mi­gón del sa­lón. Es­te te­lón de fon­do era per­fec­to pa­ra el cá­li­do mo­bi­lia­rio vin­ta­ge que Dietvorst y Run­kel han ido re­ca­ban­do a lo lar­go de los años: Ar­ne Ja­cob­sen, Mies van der Rohe, los Ea­mes... O pa­ra sus fo­tos de mo­da pre­fe­ri­das, sa­ca­das de li­bros de Bru­ce We­ber, Ma­rio Tes­tino o Hel­mut New­ton. To­dos pin­tan y mu­cho en el lien­zo per­fec­to de la ca­sa de su vi­da.

n

EN EL CO­ME­DOR, ME­SA Y SI­LLAS DA­NE­SAS DE LOS 50 Y LÁM­PA­RA MID­CEN­TURY , TO­DO EN MORENTZ . SO­BRE LA ME­SA, JA­RRÓN DE STILLEBEN PA­RA KÄH­LER Y, APO­YA­DA EN EL SUE­LO, LI­TO­GRA­FÍA PHU YI DE CH­RIS­TIAN DEVELTER. DE­TRÁS, EN UN MÓ­DU­LO ES­TÁ ES­CON­DI­DA LA CO­CI­NA. EN LA OT

EN EL SA­LÓN ABIER­TO AL CO­ME­DOR, DES­DE LA IZ­DA., JA­RRÓN DE CRIS­TAL DE THE WUN­DER­KAM­MER , BU­TA­CA Y RE­PO­SA­PIÉS EGG DE AR­NE JA­COB­SEN PA­RA FRITZ HAN­SEN , FO­TO­GRA­FÍA DE RAS­CA­CIE­LOS DE NUE­VA YORK DE DIETVORST, LÁM­PA­RA LE­WIT DE JOR­DI VE­CIA­NA PA­RA ME­TA­LAR­TE , SO­FÁ

EN LA ZO­NA DE DES­PA­CHO DEL GRAN ES­PA­CIO CO­MÚN, A LA IZ­DA., APA­RA­DOR TRIENNALE DE AR­NE VODDER Y ME­SA DE OFI­CI­NA CON SI­LLAS MELANDRA DE AN­TO­NIO CIT­TE­RIO PA­RA B&B ITA­LIA . AL FON­DO, EL DOR­MI­TO­RIO DE IN­VI­TA­DOS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: ARRI­BA, ES­TAN­TE­RÍA DI­SE­ÑA­DA P

EN EL DES­PA­CHO, PIE­ZA CUS­TO­MI­ZA­DA CO­MO LÁM­PA­RA POR DIETVORST, CHAI­SE LON­GUE VIN­TA­GE ,EN MORENTZ , Y FO­TO RAY PO­LES DE MI­CHAEL DWECK DEL LI­BRO THE END, MON­TAUK NY . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: DE IZ­DA. A DCHA. Y DE ARRI­BA A ABA­JO, EN LA ES­CA­LE­RA DI­SE­ÑA­DA POR RUUD V

EN LA HA­BI­TA­CIÓN DE IN­VI­TA­DOS, CA­MA DE B&B ITA­LIA CON UNA MAN­TA DE LA­NA DE TOMMY HIL­FI­GER . EN­CI­MA, LÁM­PA­RA BUB­BLE DE GEOR­GE NEL­SON EDI­TA­DA POR VI­TRA . DES­DE LA IZ­DA., SI­LLA DE NOR­MAN CHERNER, LÁM­PA­RA IN­DUS­TRIAL, PIN­TU­RA INS­PI­RA­DA EN UNA OBRA DE JU­LIAN SC

EN LA HA­BI­TA­CIÓN PRIN­CI­PAL, TRAS LA CA­MA DE DI­SE­ÑO PRO­PIO HE­CHA POR HAM, POST & VAN HUYSTEE, PUER­TA CO­RRE­DE­RA EN PA­LI­SAN­DRO CREA­DA POR RUUD VAN OOS­TER­HOUT. LÁM­PA­RA TARAXACUM VIN­TA­GE DE ACHI­LLE CAS­TI­GLIO­NI, EN MORENTZ, Y AL­FOM­BRA DE JO­NAT­HAN AD­LER. EN LA O

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.