¡PÍNCHAME!

En­tra, na­ve­ga, bus­ca, ‘cli­ca’, abre, des­cu­bre y dis­fru­ta en www.re­vis­taad.es. Ca­sas inau­di­tas, las úl­ti­mas di­rec­cio­nes, en­tre­vis­tas iné­di­tas... Lo que bus­cas y mu­cho más.

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - . R D , YLLE­RA . M , RÚA . A : FO­TOS

lo­cu­tor de la BBC , que na­ció en el Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro, y a lo lar­go de su vi­da acu­mu­ló seis pa­sa­por­tes, con­for­me las fron­te­ras de Eu­ro­pa se di­bu­ja­ban y des­di­bu­ja­ban. “Co­no­cí bien a En­ric Mi­ra­lles en Es­co­cia. Él de­cía que los ar­qui­tec­tos son co­mo los cham­pi­ño­nes. Don­de cre­ce uno, cre­cen mu­chos. Pien­so que el de­sign , en cam­bio, sur­ge pe­ga­do a una bue­na es­cue­la, si hay cer­ca una in­dus­tria que pro­duz­ca esas ideas. Es el ca­so de Milán, con los es­tu­dios de Sot­tsass y Ma­gis­tret­ti ro­dea­dos de em­pre­sas y bue­nos ar­te­sa­nos. Lon­dres tam­bién es un fo­co de atrac­ción pa­ra gen­te crea­ti­va de to­do el pla­ne­ta. Lo in­tere­san­te es qué va a pa­sar en Asia. Por eso Chi­na e In­dia quie­ren te­ner sus pro­pias fe­rias de di­se­ño, cen­tros de ar­te... Ve­re­mos qué ciu­da­des si­guen en el jue­go”, de­cla­ra. Le in­tere­sa es­pe­cial­men­te la pri­me­ra, el cen­tro de to­do lo nue­vo. “Fui por pri­me­ra vez en 1992. En las ca­lles to­da­vía se veían ca­ba­llos ti­ran­do de ca­rros y en el ae­ro­puer­to so­lo ha­bía 12 puer­tas de em­bar­que. Cin­co años más tar­de ya ha­bía 50. Crea­ti­va­men­te, és­te es el mo­men­to en el que va­mos a sa­ber qué pa­sa, co­mo su­ce­dió en los años 80 en Ja­pón. Ve­re­mos si son ca­pa­ces de ha­cer la tran­si­ción de co­piar a in­ven­tar. Ya hay ar­tis­tas in­tere­san­tes, tam­bién di­rec­to­res de ci­ne; la mo­da y el di­se­ño se­rán lo pró­xi­mo”. En cual­quier ca­so, el fu­tu­ro del sec­tor lo ve cla­ro. “Son ci­clos. Te di­ré que mis alum­nos no sue­ñan con ser Phi­lip­pe Starck, sino con fa­bri­car ob­je­tos éti­cos, más afi­nes con el me­dio am­bien­te, más so­cia­les. Pre­ten­den tra­ba­jar en co­lec­ti­vos. Igual que cuan­do no­so­tros éra­mos jó­ve­nes, que ima­gi­ná­ba­mos pie­zas que es­tu­vie­ran fue­ra del mun­do del con­su­mo, y jus­to des­pués, en las si­guien­tes dé­ca­das, lle­ga­ron to­dos los di­se­ña­do­res su­per­es­tre­llas. Pe­ro vol­ve­rá, es co­mo una rue­da”, re­ma­ta.

n

SOY EL INS­TA­LA­DOR (vie­ne de la pág. 82)

Val­bue­na, a quien re­pre­sen­ta la ga­le­ría Max Es­tre­lla de Ma­drid, ha tra­ba­ja­do en Ma­ta­de­ro de la ca­pi­tal, La­bo­ral de Gi­jón, Stuk Kuns­ten­cen­trum de Leu­ven, Bé­gi­ca, el To­day­sart Fes­ti­val de La Ha­ya, Ho­lan­da, en la Mat­tress Fac­tory de Pit­ts­burgh o en la mis­mí­si­ma Ga­re d’aus­ter­litz de Pa­rís. “Al­gu­nos mu­seos e ins­ti­tu­cio­nes me lla­man pa­ra lle­nar rin­co­nes ex­tra­ños en los que no sa­ben qué ha­cer, co­mo la mí­ti­ca es­ta­ción de tre­nes fran­ce­sa, en la que qui­se crear mo­vi­mien­to a tra­vés de la ilu­mi­na­ción. Con mi tra­ba­jo tam­bién cues­tiono la mis­ma idea de una ex­po­si­ción con­ven­cio­nal, del ar­te que se ex­hi­be en un cu­bo neu­tro de la mis­ma ma­ne­ra des­de ha­ce si­glos. Es lo que hi­ce ha­ce po­co en Max Es­tre­lla . Es­ta­ble­cí re­co­rri­dos don­de se hu­bie­ran col­ga­do las pin­tu­ras de una mues­tra es­tán­dar”, acla­ra. Lo pri­me­ro, pa­ra él, es la ubi­ca­ción, el im­pul­so de su pro­ce­so crea­ti­vo. Lo­ca­tion, lo­ca­tion, lo­ca­tion , que di­rían los ame­ri­ca­nos. “Voy, veo el en­torno y pro­pon­go al­go. De vi­si­tar el lu­gar sur­gen pen­sa­mien­tos que se van con­cre­tan­do. Des­pués bo­ce­to, siem­pre me ha gus­ta­do di­bu­jar, su­pon­go que vie­ne de los años en los que es­tu­dia­ba ar­qui­tec­tu­ra, aun­que a ve­ces se me que­da cor­to y gra­bo pe­que­ños ví­deos o fo­to­mon­ta­jes. Lo im­por­tan­te es lo que cuen­to. No me in­tere­sa el ar­te tec­no­ló­gi­co o pro­bar con di­fe­ren­tes so­por­tes di­gi­ta­les por­que sí”, acla­ra. Le de­ja­mos rum­bo a Tou­lou­se, don­de vi­ve y crea ale­ja­do de la mun­da­nal pa­tria. Lar­ga vi­da. www.pa­blo­val­bue­na.com; www.au­de­mars­pi­guet.com

n

SUD­JIC EL SA­BIO

(vie­ne de la pág. 42)

MUY DI­GEST Abier­tas, co­lo­ri­das, cá­li­das y con vo­ca­ción arty . Así son (y así te las con­ta­re­mos) las co­ci­nas del XXI. LA PIE­ZA DEL DÍA Tu to­ma dia­ria de buen di­se­ño y me­jor vin­ta­ge . Avi­so: es adic­ti­va, no te vi­cies. CA­SAS AD Fres­co co­mo su li­mo­na­da. Es e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.