BUEN RE­TI­RO

AD (Spain) - - Mayo - rea­li­za­ción pa­tri­cia ke­tel­sen fo­tos ma­no­lo ylle­ra

Ju­lie Hill­man de­ja su im­pron­ta mo­der­na y lu­jo­sa en una vi­lla de Long Is­land con su ha­cer se­reno e im­pe­ca­ble.

La in­terio­ris­ta Ju­lie Hil­man ha de­ja­do su im­pron­ta mo­der­na y lu­jo­sa en una vi­lla de va­ca­cio­nes en una zo­na ex­clu­si­va de Long Is­land. Cons­trui­da de ce­ro, pa­re­ce que lle­va allí to­da la vi­da y su de­co­ra­ción se­re­na, lu­mi­no­sa e im­po­lu­ta le aña­de la ca­li­dez ne­ce­sa­ria.

Wa­ter Mill es si­nó­ni­mo de pa­raí­so pa­ra un nor­te­ame­ri­cano, una de esas pe­que­ñas lo­ca­li­da­des don­de los neo­yor­qui­nos adi­ne­ra­dos vue­lan en he­li­cóp­te­ro a abrir sus man­sio­nes y a pre­pa­rar sus bar­ba­coas en cuan­to em­pie­za el buen tiem­po. Se en­cuen­tra al fi­nal de Long Is­land, en la Cos­ta Es­te y a dos ho­ras y me­dia de la Gran Man­za­na, si tie­nes suer­te con el trá­fi­co. Las ca­sas de la zo­na son las más ca­ras del país y Ju­lie Hill­man es una de las de­co­ra­do­ras más so­li­ci­ta­das allí. Re­si­den­te en Nue­va York, em­pe­zó su ca­rre­ra en la mo­da pe­ro po­co a po­co fue evolucionando ha­cia el in­terio­ris­mo. En es­te ca­so, Ju­lie ha de­co­ra­do la nue­va re­si­den­cia de un ma­tri­mo­nio jo­ven con dos ni­ñas de uno y dos años. La pa­re­ja compró el te­rreno, en­car­gó la cons­truc­ción a No­ce­ra Ge­ne­ral Con­trac­ting, y jun­to a la in­terio­ris­ta desa­rro­lla­ron rá­pi­da­men­te la idea que te­nían en men­te. Tan­to que en seis me­ses ha­bían com­ple­ta­do el pro­yec­to. La vi­vien­da, le­van­ta­da de ce­ro en una par­ce­la a las afue­ras del nú­cleo his­tó­ri­co, es­tá ro­dea­da de un jar­dín am­plio con cés­ped y ar­bus­tos. Tie­ne 2.700 me­tros cua­dra­dos y es­tá dis­pues­ta en dos plan­tas. Aba­jo, el re­ci­bi­dor, la sa­la de te­le­vi­sión-bi­blio­te­ca, la de bi­llar (los pro­pie­ta­rios son unos fa­ná­ti­cos de es­te de­por­te), la co­ci­na-of­fi­ce ,el sa­lón y el co­me­dor; arri­ba, el dor­mi­to­rio prin­ci­pal con el ba­ño en sui­te y dos gran­des ves­ti­do­res in­de­pen­dien­tes, los cuar­tos de las ni­ñas con sus aseos co­rres­pon­dien­tes y uno más de in­vi­ta­dos. Los pro­pie­ta­rios de­ci­die­ron res­pe­tar la es­té­ti­ca tra­di­cio­nal de las edi­fi­ca­cio­nes de la re­gión pa­ra que la su­ya no des­en­to­na­ra: la ele­va­ron so­bre una es­truc­tu­ra de ma­de­ra, la fo­rra­ron de es­te mis­mo ma­te­rial y la pin­ta­ron de un sua­ve co­lor cru­do. “Los due­ños que­rían tres co­sas: un am­bien­te atem­po­ral, que fue­ra muy re­la­ja­do pe­ro que se vie­ra con­tem­po­rá­neo –ex­pli­ca Ju­lie–. Con­fia­ron ple­na­men­te en mí y des­de el mo­men­to en que con­cre­ta­mos los de­ta­lles yo me en­car­gué de to­do, pe­ro res­pe­tan­do su con­cep­to”. Aquí, la in­terio­ris­ta ha mez­cla­do ar­te con­tem­po­rá­neo con mue­ble vin­ta­ge eu­ro­peo, en es­pe­cial de los años 60 y 70 y de gran­des nom­bres co­mo Char­lot­te Pe­rriand, Poul Hen­ning­sen o Milo Baughman. “Mi lu­gar pre­fe­ri­do es la bi­blio­te­ca, me gus­ta mu­cho la al­fom­bra de angora y las pa­re­des más os­cu­ras con la boi­se­rie mo­der­na. El es­pa­cio es pe­que­ño pe­ro in­vi­ta a su­mer­gir­se en él”, afir­ma. Hill­man ha vuel­to a dar rien­da suel­ta a su par­ti­cu­lar có­di­go es­té­ti­co: luz a rau­da­les, tex­tu­ras ri­cas, ma­de­ra en cru­do, blan­co im­po­lu­to y me­ta­les cá­li­dos. Posh pe­ro dé­con­trac­té.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.