PLÁS­TI­CO FINO

En los Ape­ni­nos, con ai­re a ca­si­ta de ‘Han­sel y Gre­tel’, el ar­tis­ta y di­se­ña­dor Ja­co­po Fog­gi­ni se ha crea­do un re­fu­gio ale­ja­do del mun­da­nal rui­do. Allí se ex­pla­ya a sus an­chas a to­do co­lor y con su ma­te­rial fa­vo­ri­to el me­ta­cri­la­to.

AD (Spain) - - Mayo - to­le­do rea­li­za­ción ama­ya de fo­tos ma­no­lo ylle­ra

En los Ape­ni­nos, el ar­tis­ta y di­se­ña­dor Ja­co­po Fog­gi­ni se ha crea­do una gua­ri­da a me­di­da ale­ja­da del mun­da­nal rui­do. Allí se ex­pla­ya con su ma­te­rial fa­vo­ri­to: el me­ta­cri­la­to.

De pe­que­ño me pa­sa­ba la vi­da en el agua, es mi mu­sa, mi eter­na fuen­te de ins­pi­ra­ción. El mar es­tá pre­sen­te y sal­pi­ca mi tra­ba­jo en mu­chos sen­ti­dos: por sus for­mas y tam­bién por to­dos sus ma­ti­ces de co­lor, que con­si­go gra­cias al me­ta­cri­la­to”. Las pie­zas de Ja­co­po Fog­gi­ni –me­du­sas, pe­ces, flo­res...– son úni­cas, tan­to co­mo su es­con­di­te. A so­lo una ho­ra y me­dia de Mi­lán, don­de re­si­de ha­bi­tual­men­te, en el va­lle de Treb­bia, cer­ca de Vob­bio, se al­za el re­fu­gio de es­te ar­tis­ta. Es don­de de­ja to­do el es­trés y se de­di­ca a con­tem­plar el in­men­so va­lle, tan má­gi­co e im­pac­tan­te co­mo sus obras. “An­tes de des­cu­brir es­tas tie­rras y caer ren­di­do an­te ellas, mi sue­ño era cons­truir una ca­si­ta jun­to al mar, la ima­gi­na­ba en las is­las Cí­cla­das grie­gas. Te­nía una ne­ce­si­dad vi­tal de agua y, así de pron­to, sin ha­ber­lo pre­vis­to, en­con­tré la más pu­ra, la del río Treb­bia en es­te pa­ra­je”, ex­pli­ca nues­tro an­fi­trión. Fog­gi­ni na­ció en Tu­rín, pe­ro co­mo mi­la­nés de adop­ción, le cau­ti­vó la pro­xi­mi­dad de es­te pa­raí­so con la ciu­dad, que le ha­cía más fá­cil es­ca­par­se de su aje­trea­da vi­da pro­fe­sio­nal. Ade­más, le en­can­ta la ex­ce­len­te gastronomía de la zo­na. La ca­sa de una so­la plan­ta y 200 m2, con jar­dín y ro­dea­da de vi­ñe­dos –des­de don­de se con­tem­pla “el in­fi­ni­to”–, fue di­se­ña­da por él jun­to a la ar­qui­tec­ta Ali­ce Nar­di. En su es­ti­lo se des­cu­bre una mez­cla de ma­ti­ces de dis­tin­tas cul­tu­ras me­di­te­rrá­neas. Los di­se­ños de Fog­gi­ni co­lo­ni­zan to­do su reino, in­clu­so el ex­te­rior: in­va­den la fa­cha­da y el te­ja­do, ca­mu­flán­do­se en­tre las plan­tas tre­pa­do­ras. Una vi­sión abs­trac­ta y su­rrea­lis­ta que, le­jos de cho­car con el en­torno na­tu­ral, se in­te­gra, par­ti­ci­pa de su ma­gia y po­ne el pun­to de co­lor al pai­sa­je. “To­do lo que lo que hay aquí

es una ex­pre­sión de mi tra­ba­jo. Me ro­deo úni­ca­men­te de lo que me gus­ta”. Cur­ti­do en la in­dus­tria fa­mi­liar del plás­ti­co, des­de muy pe­que­ño se sin­tió fas­ci­na­do por lo que lla­ma “mi más ama­da he­rra­mien­ta”: el me­ta­cri­la­to, un ma­te­rial ver­sá­til (pri­mo le­jano del cris­tal) y li­ge­ro. Con él rea­li­za es­cul­tu­ras lu­mi­no­sas, di­se­ña si­llas, bu­ta­cas e ins­ta­la­cio­nes pa­ra ga­le­rías y mu­seos de to­do el mun­do co­mo el Ca­rrou­sel du Lou­vre ,el Cen­tre Geor­ges Pom­pi­dou y, en­tre los úl­ti­mos, el Mu­sée d’or­say. En su show­room del va­lle, los in­te­rio­res po­seen el enigma de sus crea­cio­nes. Son com­po­si­cio­nes de­co­ra­ti­vas dis­tri­bui­das de una ma­ne­ra po­co con­ven­cio­nal, por la elec­ción de mo­bi­lia­rio de gran­des del di­se­ño ac­tual, co­mo Humberto y Fer­nan­do Cam­pa­na, Pa­tri­cia Ur­quio­la o clá­si­cos co­mo Ee­ro Aar­nio y For­na­set­ti, mez­cla­do con la obra de Ja­co­po. To­do ello for­ma un pe­que­ño uni­ver­so oní­ri­co y re­crea­ti­vo. La chi­me­nea fue lo pri­me­ro que se in­cor­po­ró a la ca­sa. Se di­se­ñó con bloques de pie­dra en­con­tra­dos en Treb­bia de tres to­ne­la­das de pe­so. “La pro­pie­dad tie­ne un gran huer­to don­de cul­ti­va­mos ver­du­ras, co­ci­na­mos en com­pa­ñía, aco­ge­mos a fa­mi­lia y ami­gos. So­bre to­do, co­mo es­ta­mos to­tal­men­te ais­la­dos, or­ga­ni­za­mos au­tén­ti­cas jam ses­sions mu­si­ca­les que se pro­lon­gan has­ta el ama­ne­cer”. Tras ce­le­brar el lan­za­mien­to de su nue­va si­lla Gil­da B y el so­fá Elle pa­ra Edra, su edi­to­ra de ca­be­ce­ra, en el re­cién clau­su­ra­do Sa­lo­ne In­ter­na­zio­na­le del Mo­bi­le de Mi­lán, en­tre sus pro­yec­tos in­mi­nen­tes le ha­ce es­pe­cial ilu­sión la de­co­ra­ción del Tea­tro de la Trie­na­le de Mi­lán, don­de pre­sen­ta­rá una gran lám­pa­ra y tam­bién rea­li­za­rá una per­for­man­ce jun­to con otros crea­do­res. Con­tem­pla­ción, ins­pi­ra­ción, jue­go e ima­gi­na­ción, en una ca­sa muy Han­sel y Gre­tel, que da ca­bi­da a los sue­ños y las obras de es­te ge­nial ar­tis­ta del plás­ti­co fino.

n

63

132

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, BAL­DA­QUINO DE ME­TA­CRI­LA­TO DE JA­CO­PO, AL IGUAL QUE LA LÁM­PA­RA DISK. LAS ME­SI­LLAS Y LA CA­MA SON DE OBRA. A LA DCHA., EN EL BA­ÑO, COR­TI­NA

DE FOG­GI­NI, TOA­LLE­RO DE BRON­CE, ES­PE­JO DE HIE­RRO DEL XVII Y, EN­CI­MA, LÁM­PA­RI­TA LU­CE­LLINO DI­SE­ÑO DE IN­GO MAU­RER. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: OTRA VIS­TA DE LA HA­BI­TA­CIÓN.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.