SÍ HAY CO­LOR

La in­terio­ris­ta Mu­riel Bran­do­li­ni des­co­nec­ta en una inusual ca­sa de va­ca­cio­nes en los Ham­ptons. Unos co­lo­ri­dos vo­lú­me­nes cú­bi­cos lle­nos de ‘vin­ta­ge’ y buen ar­te con­tem­po­rá­neo.

AD (Spain) - - Mayo - tex­to henry ur­bach fo­tos björn wa­llan­der estilismo car­los mota

La in­terio­ris­ta Mu­riel Bran­do­li­ni des­co­nec­ta en una inusual ca­sa de va­ca­cio­nes en los Ham­ptons. Unos vo­lú­me­nes cú­bi­cos lle­nos de vin­ta­ge y ar­te con­tem­po­rá­neo.

En cuan­to lle­ga­mos aquí, bus­ca­mos cual­quier ex­cu­sa pa­ra no ir­nos”, cuen­ta la in­terio­ris­ta Mu­riel Bran­do­li­ni, afin­ca­da en Nue­va York, edu­ca­da en­tre Viet­nam y Mar­ti­ni­ca y una mez­cla ex­plo­si­va y ra­di­cal de raí­ces fran­ce­sas y ve­ne­zo­la­nas. Se re­fie­re a su ca­sa en Los Ham­ptons, un re­fu­gio pa­ra los fi­nes de se­ma­na y el ve­rano, que ha de­co­ra­do si­guien­do las pre­mi­sas de su ha­cer: co­lor y yux­ta­po­si­ción de mue­bles y es­ti­los. Po­sa­da so­bre una pe­que­ña co­li­na en la bahía de Pe­co­nic, ilu­mi­na­da por la luz de Long Is­land, la vi­vien­da es a la vez so­fis­ti­ca­da y re­la­ja­da. Mu­riel en­car­gó el pro­yec­to a la ita­lia­na Raffaella Bor­to­luz­zi, del es­tu­dio ame­ri­cano La­bo De­sign, con una con­di­ción: que no ha­bla­ra la len­gua de Dan­te con su es­po­so, ban­que­ro per­te­ne­cien­te a una pro­mi­nen­te es­tir­pe ve­ne­cia­na. Las ne­go­cia­cio­nes, pues, fue­ron en in­glés. Ori­gi­nal­men­te, los Bran­do­li­ni pa­sa­ban sus va­ca­cio­nes en es­te mis­mo te­rreno, en una cons­truc­ción de los años 70 con un pe­que­ño cot­ta­ge ane­xo de los 20. To­do fue de­mo­li­do. Lo pri­me­ro que hi­zo la ar­qui­tec­ta fue su­bir el ni­vel del te­rreno pa­ra que las ha­bi­ta­cio­nes tu­vie­sen vis­tas al mar. En su par­te fron­tal pa­re­ce que se tra­ta de una so­la plan­ta, pe­ro des­de el mar se ven dos al­tu­ras. “Le di­mos car­ta blan­ca, nos fia­mos com­ple­ta­men­te de su cri­te­rio, so­lo le pe­di­mos es­pa­cios am­plios, mu­chos me­tros pa­ra dis­fru­tar y una pis­ci­na in­te­rior”, acla­ra la de­co­ra­do­ra. Raffaella con­ci­bió el edi­fi­cio co­mo una su­ce­sión de vo­lú­me­nes con una fa­cha­da muy sim­ple la­mi­na­da con ma­de­ra pin­ta­da de ama­ri­llo, gris, ma­rrón y blan­co, que se pro­yec­ta so­bre un jar­dín pen­sa­do por la pai­sa­jis­ta Mi­ran­da Brooks. Co­mo es­pi­na dor­sal, una ga­le­ría in­te­rior —el te­les­co­pio, lo lla­ma Mu­riel— pro­gre­sa des­de las zo­nas co­mu­nes has­ta los dor­mi­to­rios. Es­tá re­ple­ta de li­bros y obras de ar­te y en ella la in­terio­ris­ta ha co­lo­ca­do una gran me­sa de tra­ba­jo don­de se ins­pi­ra me­jor que en su es­tu­dio de Man­hat­tan. Aun­que pri­mor­dial­men­te es un lu­gar de des­can­so en el que co­ci­nar, una de las pa­sio­nes de la fa­mi­lia, y prac­ti­car el dol­ce far nien­te. “Tam­bién era im­por­tan­te que unos pu­dié­se­mos dor­mir mien­tras otros si­guen la fies­ta o ha­cen rui­do en la co­ci­na y el sa­lón”, co­men­ta la pro­pie­ta­ria. Los to­nos bri­llan­tes de los ex­te­rio­res se han ex­ten­di­do a los in­te­rio­res, pin­ta­dos de ama­ri­llo mos­ta­za o azul tur­que­sa. “Nor­mal­men­te uti­li­zo te­las y pa­pe­les en las pa­re­des pa­ra crear am­bien­tes cozy. Pa­ra mí los tex­ti­les son co­mo un chal al­re­de­dor de los hom­bros, con­vier­ten cual­quier ha­bi­ta­ción en un si­tio aco­ge­dor. Pe­ro en es­ta oca­sión, en­fren­ta­da a unos cu­bos neu­tros y a vo­lú­me­nes cua­dra­dos y sin iden­ti­dad, la ca­li­dez te­nía que ve­nir de otra par­te”, ex­pli­ca. Eli­gió exac­ta­men­te 23 to­na­li-

da­des he­chas ex pro­fe­so pa­ra la obra, con las que se ti­ñe­ron in­clu­so los en­chu­fes. Su pa­sión por el di­se­ño con­tem­po­rá­neo y mo­derno que­da cla­ro en su elec­ción de pie­zas ori­gi­na­les de Pie­rre Pau­lin, Marc New­son, Milo Baughman o Jor­ge Zalszupin, la ma­yo­ría com­pra­das en una subas­ta de Phi­llips de Pury & Co. “No que­ría­mos que la de­co­ra­ción re­sul­ta­se opu­len­ta —acla­ra—, por eso mez­cla­mos gran­des nom­bres con mue­bles que ro­zan lo kitsch, ins­pi­ra­dos so­bre to­do en la es­té­ti­ca co­mer­cial ame­ri­ca­na de los 50”. El so­fá y la bu­ta­ca del sa­lón, ta­pi­za­dos con te­las folk o di­rec­ta­men­te con patch­works, son al­gu­nos de ellos, igual que va­rias si­llas y me­sas de ra­tán y bam­bú com­pra­das por to­do el mun­do. Las raí­ces asiá­ti­cas de Mu­riel es­tán pre­sen­tes en las sá­ba­nas bor­da­das en Viet­nam que cu­bren las ca­mas. Y el ori­gen ita­liano de su par­te­nai­re se no­ta en va­rios ítems de Joe Co­lom­bo y lám­pa­ras vin­ta­ge ve­ne­cia­nas. “Me gustan to­das y ca­da una de las co­sas que hay aquí”, di­ce tí­mi­da­men­te Bran­do­li­ni. Pe­ro al fi­nal re­co­no­ce que la bu­ta­ca de mim­bre del sa­lón de los años 60 es su rincón pre­fe­ri­do, en el que se sien­ta por las ma­ña­nas, des­pués del desa­yuno, pa­ra ha­cer lar­gas lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a Eu­ro­pa y mi­rar la bahía. Ba­jan­do la co­li­na, la pla­ya se pres­ta a la prác­ti­ca del es­quí acuá­ti­co, el surf y el padd­le, y en el in­te­rior, una sa­la de ci­ne, va­rias li­bre­rías re­ple­tas de li­bros y una sa­la de jue­gos, dejan cla­ro cuá­les son los hob­bies del clan. La sen­sa­ción es la de un re­fu­gio aco­ge­dor, ale­gre, en el que pro­lon­gar las so­bre­me­sas con la fa­mi­lia y ami­gos, un lu­gar de­sen­fa­da­do, atre­vi­do, don­de la li­ber­tad crea­ti­va de Mu­riel no ha en­con­tra­do freno. “Nos en­can­ta re­ci­bir vi­si­tas, ani­ma­mos a to­do el mun­do a ve­nir a ver­nos, por­que una vez que es­ta­mos ins­ta­la­dos aquí ya no nos mo­ve­mos a nin­gún si­tio –se ríe la an­fi­trio­na–. La ca­sa es ju­gue­to­na, tie­ne sen­ti­do del hu­mor, no es una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. Es co­mo la vi­da mis­ma”, con­clu­ye Bran­do­li­ni. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.